El pac­to ro­to

So­mos ani­ma­les sim­bó­li­cos, am­pa­ra­dos tras un ar­ma­zón fic­cio­nal que nos pro­te­ge de la pro­sa del mun­do.

Tiempo - - VISIONES - RICARDO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

La irrup­ción de la muer­te en el de­por­te ha­ce sal­tar por los ai­res el pac­to con el es­pec­ta­dor

vi­vi­mos atra­pa­dos en la reali­dad, cier­to, pe­ro ne­ce­si­ta­mos de las fic­cio­nes pa­ra so­bre­vi­vir a su red. So­mos ani­ma­les sim­bó­li­cos, am­pa­ra­dos tras un ar­ma­zón fic­cio­nal que nos pro­te­ge de la pro­sa del mun­do, de su pe­ga­jo­sa obs­ce­ni­dad, del pe­so ab­sur­do y a ve­ces ini­cuo que po­seen la vi­da y sus ac­ci­den­tes. Có­mo ha­bi­te­mos esas fic­cio­nes, qué en­ti­dad les otor­gue­mos, a qué for­mas de com­pro­mi­so lle­gue­mos con ellas de­fi­ne en mu­chos ca­sos nues­tro triun­fo o fra­ca­so en la vi­da. De­be­mos ser in­dul­gen­tes con la men­ti­ra pa­ra asu­mir la ver­dad. Ne­go­ciar con la ima­gi­na­ción pa­ra so­por­tar la trans­pa­ren­cia de lo co­ti­diano. Co­rre­gir el pun­to de mi­ra pa­ra que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la dia­na per­ma­nez­ca vi­si­ble. El gra­do de des­via­ción que sea­mos ca­pa­ces de otor­gar­le a nues­tra mi­ra­da pa­ra eva­luar el sen­ti­do de lo co­ti­diano sue­le ser una ga­ran­tía de su­per­vi­ven­cia. El ín­di­ce de adul­te­ra­ción de la reali­dad que sea­mos ca­pa­ces de con­te­ner en nues­tro dis­cur­so pa­ra no sen­tir­nos abru­ma­dos por la ob­je­ti­vi­dad de cuan­to nos ro­dea sue­le ser un bi­lle­te al éxi­to. Dar cons­tan­tes ro­deos pa­ra lle­gar can­sa­dos pe­ro a sal­vo al puer­to de la reali­dad.

Cla­ro que cuan­do pien­so en fic­cio­nes no con­si­de­ro so­lo las que pro­vee el ar­te. El es­ce­na­rio de lo fic­ti­cio es mu­cho más su­til y es­tá mu­cho más di­suel­to en nues­tra con­cien­cia de lo que su­po­ne­mos. Así, si en li­te­ra­tu­ra exis­te al­go lla­ma­do pac­to con el lec­tor (el no cues­tio­na­mien­to por par­te de quien lee de la fal­se­dad de de­ter­mi­na­dos enun­cia­dos), qui­zá en de­por­te exis­ta al­go que po­dría­mos de­no­mi­nar pac­to con el es­pec­ta­dor (la con­vic­ción de que, mien­tras ob­ser­va­mos un acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo, cier­tas par­ce­las de la exis­ten­cia no se en­tro­me­te­rán en el even­to al que asis­ti­mos). De ahí que la irrup­ción de esa reali­dad ines­pe­ra­da pro­vo­que un cor­to­cir­cui­to de los sen­ti­dos y nos con­mue­va sin re­me­dio. Bas­ta que un fut­bo­lis­ta se rom­pa una pier­na pa­ra que la in­ten­si­dad de sus gri­tos, un do­lor que no es el do­lor ha­bi­tual en la re­pre­sen­ta­ción fut­bo­lís­ti­ca, nos arran­que del he­chi­zo en que vi­vi­mos.

Qué es­pe­rar, por lo tan­to, ya no de una frac­tu­ra, sino de la muer­te te­le­vi­sa­da. Ha­rold Brod­key, uno de los gran­des es­cri­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos del pa­sa­do si­glo, de­jó di­cho en El al­ma fu­gi­ti­va que “la muer­te es la con­di­ción real que ofen­de a la fan­ta­sía”. La irrup­ción de la muer­te en el de­por­te ha­ce sal­tar por los ai­res el pac­to con el es­pec­ta­dor y di­na­mi­ta cual­quier pre­ten­sión de fic­ción. Por­que aunque en una ca­rre­ra de mo­tos de gran ci­lin­dra­da la muer­te es una per­pe­tua ex­pec­ta­ti­va, el mis­te­rio de la re­pre­sen­ta­ción obra el pro­di­gio de que los mo­to­ci­clis­tas no ca­bal­guen má­qui­nas de ma­tar, sino pe­ga­sos tec­no­ló­gi­cos, o cua­les­quie­ra me­tá­fo­ras que que­ra­mos im­po­ner a su aven­tu­ra. Por eso la muer­te de Mar­co Si­mon­ce­lli, a quien vi­mos mo­rir en di­rec­to en un país lla­ma­do Ma­la­sia, acaso no sea sino la cer­te­za de que el de­por­te es una fic­ción en la que, de vez en cuan­do, se fil­tra una in­vi­ta­da in­de­sea­da: la reali­dad. Na­die co­mo ella es­cri­be ver­da­des con ren­glo­nes tan tor­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.