En bus­ca de los res­tos de Cer­van­tes

El ca­dá­ver del más gran­de es­cri­tor de la His­to­ria po­dría es­tar, mez­cla­do con otros, en un con­ven­to de mon­jas del cen­tro de Ma­drid.

Tiempo - - CULTURA - POR SINIKKA TARVAINEN (DPA)

en al­gún rincón de un con­ven­to de mon­jas de Ma­drid po­drían en­con­trar­se los res­tos del es­cri­tor Miguel de Cer­van­tes, cu­ya tum­ba lle­va des­apa­re­ci­da des­de el si­glo XVII. Aho­ra, con ayu­da de geo­rra­da­res, tec­no­lo­gía fo­ren­se y aná­li­sis de ADN, ex­per­tos es­pa­ño­les in­ten­tan arro­jar luz so­bre tan­ta os­cu­ri­dad. Se­gún ha con­fir­ma­do el his­to­ria­dor Fer­nan­do Pra­do, que di­ri­ge el pro­yec­to, se en­cuen­tran an­te una bue­na opor­tu­ni­dad de ha­llar e iden­ti­fi­car los hue­sos del au­tor del Qui­jo­te, in­clu­so si es­tos es­tán mez­cla­dos con otros. El des­cu­bri­mien­to con­tri­bui­ría a co­se­char in­for­ma­ción so­bre el pro­pio Cer­van­tes y su vi­da, des­de cuál era su as­pec­to a cuán­to co­mió du­ran­te su in­fan­cia o cuál fue la cau­sa de su muer­te.

No exis­te nin­gún re­tra­to fia­ble del no­ve­lis­ta, poe­ta y dra­ma­tur­go que es­cri­bió las aven­tu­ras de El in­ge­nio­so hi­dal­go don Qui­jo­te de La Man­cha. El li­bro se con­si­de­ra la pri­me­ra no­ve­la mo­der­na y una de las más gran­des obras de fic­ción ja­más escritas. Sin em­bar­go, los ad­mi­ra­do­res de Cer­van­tes no pue­den vi­si­tar su tum­ba.

Se­gún Pra­do, Cer­van­tes fa­lle­ció el 22 de abril de 1616, a la edad de 69 años, aunque en mu­chos lu­ga­res apa­re­ce co­mo fe­cha un día des­pués. Fue en­te­rra­do en un ataúd ba­jo el sue­lo del con­ven­to de las Tri­ni­ta­rias Des­cal­zas, una or­den con la que el es­cri­tor man­te­nía una re­la­ción es­pe­cial, ya que ayu­dó a pa­gar el res­ca­te pa­ra li­be­rar­lo de su cau­ti­ve­rio en Ar­gel en 1580, cuan­do ejer­cía co­mo sol­da­do de la Ma­ri­na es­pa­ño­la.

Más tar­de, ya en el si­glo XVII, tu­vie­ron lu­gar va­rias re­mo­de­la­cio­nes en el con­ven­to. En una oca­sión, las mon­jas in­clu­so de­bie­ron aban­do­nar el edi­fi­cio tem­po­ral­men­te, y la in­for­ma­ción so­bre el lu­gar don­de se en­con­tra­ba la tum­ba de Cer­van­tes se per­dió. Fren­te a la creen­cia po­pu­lar, Pra­do sos­tie­ne que los hue­sos del es­cri­tor nun­ca sa­lie­ron del con­ven­to, y pa­ra de­mos­trar­lo ha reuni­do va­rios do­cu­men­tos. Sin em­bar­go, es po­si­ble que du­ran­te las obras los res­tos de Cer­van­tes aca­ba­ran mez­cla­dos con los de otras per­so­nas en­te­rra­das en la igle­sia.

Pra­do, cu­yo pro­yec­to es­tá res­pal­da­do por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, el ar­zo­bis­pa­do de Ma­drid y las pro­pias mon­jas del con­ven­to, es­tá bus­can­do la fi­nan­cia­ción de las au­to­ri­da­des re­gio­na­les y el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa pa­ra lo­ca­li­zar la osa­men­ta con ayu­da de geo­rra­da­res. Des­pués, ex­per­tos fo­ren­ses se en­car­ga­rían de iden­ti­fi­car los res­tos. Uno de los her­ma­nos de Cer­van­tes tie­ne des­cen­dien­tes vi­vos, pe­ro los aná­li­sis de ADN no bas­ta­rían pa­ra iden­ti­fi­car los hue­sos des­pués de cua­tro si­glos, se­ña­la Pra­do. Sin em­bar­go, exis­ten otros mé­to­dos.

El bra­zo y la ci­rro­sis.

Cer­van­tes per­dió su bra­zo iz­quier­do y fue herido en el pe­cho en la ba­ta­lla de Le­pan­to (1571) con­tra las tro­pas oto­ma­nas. Si una per­so­na no pue­de usar su bra­zo du­ran­te más de cua­tro dé­ca­das, co­mo le ocu­rrió al es­cri­tor, que­da­ría re­fle­ja­do en la for­ma de to­do su es­que­le­to, di­ce Da­río Vi­lla­nue­va, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

Se cree que Cer­van­tes su­fría ci­rro­sis he­pá­ti­ca cuan­do mu­rió, aunque no es pro­ba­ble que fue­ra be­be­dor, sos­tie­ne Pra­do. Y tam­bién pa­re­ce que pu­do pa­de­cer hi­dro­pe­sía (acu­mu­la­ción de lí­qui­dos en los te­ji­dos). Ade­más, “po­dría­mos lo­grar re­cons­truir su ros­tro y su as­pec­to fí­si­co”, afir­ma el di­rec­tor del pro­yec­to.

Hay du­das so­bre la ve­ra­ci­dad de un fa­mo­so re­tra­to del es­cri­tor, atri­bui­do a Juan de Jáuregui, en el que apa­re­ce con la ca­ra alar­ga­da y bar­ba. Así, el ha­llaz­go de los res­tos de Cer­van­tes ten­dría “un im­pac­to tan tre­men­do en la cul­tu­ra mun­dial” que va­le la pe­na in­ten­tar­lo.

Ocul­to. Con­ven­to de las Tri­ni­ta­rias Des­cal­zas de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.