Los ma­los hu­mos de Lady Di

El ac­tor Je­remy Irons cuen­ta en es­te ar­tícu­lo có­mo me­tió la pa­ta el día que en­cen­dió un ci­ga­rri­llo de­lan­te de Lady Di.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

du­ran­te la ma­yor par­te de mi vi­da he dis­fru­ta­do fu­man­do ta­ba­co de liar con la ex­cep­ción de cier­tos pe­rio­dos lar­gos, en los que pa­ré pa­ra com­pro­bar que real­men­te po­día de­jar­lo.

Ha­ce 25 años, du­ran­te el tiem­po en que in­ter­pre­té Ricardo II pa­ra la Ro­yal Sha­kes­pea­re Com­pany, la prin­ce­sa Dia­na me in­vi­tó a mí y a otros miem­bros de la com­pa­ñía a un almuerzo en apo­yo de una de sus causas hu­ma­ni­ta­rias fa­vo­ri­tas, la in­ves­ti­ga­ción con­tra el cán­cer de ma­ma. Co­mo yo es­ta­ba in­ter­pre­tan­do al rey, me sen­ta­ron en la me­sa prin­ci­pal, jus­to a la de­re­cha de la prin­ce­sa.

Al igual que yo, un gran nú­me­ro de in­tér­pre­tes y bai­la­ri­nes de la com­pa­ñía

Cuan­do la pren­sa ri­di­cu­li­zó mi com­por­ta­mien­to, caí en la cuen­ta de que aquel ha­bía si­do el Día Na­cio­nal con­tra el Ta­ba­co

tam­bién fu­ma­ba, y an­te la po­si­bi­li­dad de que la co­mi­da se alar­ga­ra, a mu­chos nos preo­cu­pa­ba cuán­do po­dría­mos fi­nal­men­te en­cen­der­nos un ci­ga­rri­llo. Lo nor­mal en es­te ti­po de ac­tos es que ese mo­men­to lle­gue tras el brin­dis ofi­cial por la rei­na, pe­ro ha­bía oí­do el ru­mor de que no ha­bría brin­dis ni dis­cur­sos de­bi­do a que la prin­ce­sa que­ría dar­le a aquel ac­to un to­que más in­for­mal. Pro­me­tí, pues, pre­gun­tar­le du­ran­te la co­mi­da en qué mo­men­to se po­dría em­pe­zar a fu­mar, de mo­do que cuan­do yo me en­cen­die­ra el pi­ti­llo to­dos pu­die­ran se­guir mi ejem­plo.

De es­te mo­do, mien­tras re­ti­ra­ban el pos­tre y em­pe­za­ban a ser­vir el ca­fé, le di­je a su al­te­za real: “¿Le im­por­ta que fu­me, se­ño­ra, o tal co­sa le im­por­tu­na­ría?” Ella res­pon­dió que, pe­se a que no le mo­les­ta­ba, no de­be­ría ha­cer­lo por el bien de mi sa­lud. Pe­se a que en lí­neas ge­ne­ra­les es­ta­ba de acuer­do con aque­lla afir­ma­ción, le ex­pli­qué que los de mi ofi­cio te­nía­mos que so­por­tar mu­cha pre­sión, y que aquel mal há­bi­to ayu­da­ba a so­bre­lle­var­lo. Tras de­cir aque­llo me en­cen­dí el ci­ga­rri­llo, y por to­da la sa­la fue­ron sur­gien­do pe­que­ñas nu­be­ci­tas de hu­mo que fue­ron as­cen­dien­do, ali­via­das, ha­cia las lám­pa­ras de araña.

Al día si­guien­te to­da la pren­sa ri­di­cu­li­zó cor­tés­men­te mi com­por­ta­mien­to. So­lo en­ton­ces caí en la cuen­ta de que aquel ha­bía si­do el Día Na­cio­nal con­tra el Ta­ba­co, y que ahí ha­bía es­ta­do yo, fu­man­do co­mo un ca­rre­te­ro jun­to a nues­tro ama­do icono na­cio­nal. Ella nun­ca de­jó de re­cor­dár­me­lo.

La ver­dad es que es­ta his­to­ria no en­cie­rra nin­gu­na lec­ción, nin­gu­na con­clu­sión; yo to­da­vía fu­mo. Y en­ton­ces, ¿qué fue lo que me en­se­ñó? Que aún exis­ten ra­ras oca­sio­nes en que no de­be­ría fu­mar. Si me hu­bie­ra es­pe­ra­do me­dia ho­ra na­da de aque­llo ha­bría ocu­rri­do. Tal vez la úni­ca lec­ción que apren­dí fue que de­bo va­lo­rar más sen­tar­me jun­to a una mu­jer her­mo­sa que fu­mar­me un ci­ga­rri­llo.

61

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.