La so­le­dad del 11-M

Tiempo - - CULTURA -

“Yo es­tu­ve allí cuan­do los aten­ta­dos del 11-M. En las es­ta­cio­nes ya no se po­día ha­cer na­da, así que nos fui­mos al re­cin­to aquel, el Juan Car­los I, don­de te­nían a to­dos los cuer­pos y don­de iban lla­man­do a los fa­mi­lia­res. No te pue­do des­cri­bir lo que era aque­llo, es im­po­si­ble. Yo no lo ha­bía pa­sa­do tan mal en to­da mi vi­da. Pe­ro ¿sa­bes qué? Ha­bía mu­chos psi­có­lo­gos que aten­dían a los he­ri­dos y a los pa­rien­tes. Pe­ro na­die se ocu­pa­ba de no­so­tros, que es­tá­ba­mos ago­ta­dos des­pués de tan­tas ho­ras, des­tro­za­dos por den­tro, hun­di­dos. Y na­die nos ayu­da­ba: qui­zá su­po­nían que éra­mos de ma­de­ra o de plás­ti­co. Y no lo so­mos, In­ci, no lo so­mos. Nos sen­tía­mos tan so­los y tan des­trui­dos co­mo cual­quie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.