El mu­seo di­na­mi­ta­do

SAN PE­TERS­BUR­GO, 17 DE FE­BRE­RO DE 1880 · Un aten­ta­do en el co­me­dor de ga­la del Pa­la­cio de In­vierno –hoy Mu­seo del Er­mi­ta­ge- cau­sa 63 víc­ti­mas.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

La ex­plo­sión se ha­bía pro­gra­ma­do pa­ra las 18.30, ple­na no­che en el in­vierno ru­so. A esa ho­ra el zar Ale­jan­dro II, la fa­mi­lia im­pe­rial y la cor­te de­bían es­tar reuni­dos en el gran co­me­dor de ga­la don­de po­dían sen­tar­se cien­tos de co­men­sa­les, aga­sa­jan­do a su in­vi­ta­do, el prín­ci­pe Ale­jan­dro de Bat­ten­berg. Pe­ro el tren que traía al prín­ci­pe des­de Ber­lín se re­tra­só y, por pri­me­ra vez en el rei­na­do, la ce­na no em­pe­zó a su ho­ra.

Si se hu­bie­ra cum­pli­do la ru­ti­na­ria eti­que­ta del Pa­la­cio de In­vierno, se ha­bría producido un ac­to te­rro­ris­ta so­lo com­pa­ra­ble al 11-S de las To­rres Ge­me­las. Por­que los só­ta­nos ba­jo el co­me­dor al­ma­ce­na­ban tal can­ti­dad de di­na­mi­ta que, aunque ha­bía otro pi­so por en me­dio, el co­me­dor que­dó des­tro­za­do y el per­so­nal de ser­vi­cio que ha­bía en él fa­lle­ció o fue gra­ve­men­te herido.

El zar ya no es­ta­ba a sal­vo ni en su pa­la­cio y ro­dea­do de guar­dias (mu­rie­ron 11 sol­da­dos de la Guar­dia Fin­lan­de­sa). De he­cho, so­la­men­te le que­da­ba un año an­tes de caer víc­ti­ma de las bom­bas te­rro­ris­tas. Al mo­rir Ale­jan­dro II tam­bién mo­ri­ría el Pa­la­cio de In­vierno co­mo se­de de la más exó­ti­ca cor­te de Eu­ro­pa. Los za­res lo aban­do­na­ron te­me­ro­sos, aunque si­guió sien­do el epi­cen­tro de la con­vul­sa po­lí­ti­ca ru­sa. Y lue­go re­su­ci­ta­ría co­mo la más her­mo­sa ave fé­nix en for­ma de Mu­seo del Er­mi­ta­ge.

Los te­so­ros que los so­be­ra­nos ru­sos acu­mu­la­ron en el con­jun­to de pa­la­cios que for­man el mu­seo (véa­se re­cua­dro) eran tan des­co­mu­na­les co­mo el po­der de los za­res, au­tó­cra­tas ve­ne­ra­dos re­li­gio­sa­men­te por mi­llo­nes de súb­di­tos del ma­yor im­pe­rio con­ti­nen­tal. Ese des­po­tis­mo de tin­te orien­tal pro­vo­ca­ba, co­mo es na­tu­ral, una opo­si­ción de­ses­pe­ra­da, vio­len­ta, nihi­lis­ta, que fi­ja­ría en el re­gi­ci­dio su úni­co ho­ri­zon­te de es­pe­ran­za. Así sur­gie­ron las so­cie­da­des se­cre­tas te­rro­ris­tas, cu­ya ob­se­sión era ma­tar al zar. Lo más tris­te es que lo­gra­rían su ob­je­ti­vo con­tra Ale­jan­dro II, el úni­co zar re­for­mis­ta de la di­nas­tía Ro­ma­nov.

Ale­jan­dro era hi­jo de Ni­co­lás I, pe­ro muy opues­to a su pa­dre. A Ni­co­lás le apo­da­ban Es­ta­ca por su afi­ción al pa­lo y ten­te­tie­so; Ale­jan­dro II, en cam­bio, em­pren­dió una se­rie de re­for­mas pro­gre­sis­tas del ca­li­bre de abo­lir la ser­vi­dum­bre, una for­ma de se­mi­es­cla­vi­tud en la que vi­vían 50 de los 60 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Ru­sia. Es­ta­ba in­clu­so a pun­to de in­tro­du­cir un sis­te­ma par­la­men­ta­rio que mo­de­ra­se el po­der del mo­nar­ca cuan­do fue ase­si­na­do. Pe­ro an­tes de que se pro­du­je­ra el mag­ni­ci­dio, en 1881, hu­bo va­rios aten­ta­dos frus­tra­dos, que cul­mi­na­ron con la mi­na ba­jo el co­me­dor im­pe­rial.

La Vo­lun­tad del Pue­blo.

El tre­men­do aten­ta­do fue obra de la or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na Na­rod­na­ya Vol­ya (Vo­lun­tad del Pue­blo), ca­pi­ta­nea­da por An­drei Zhel­ya­bov, el re­vo­lu­cio­na­rio que Le­nin com­pa­ra­ría con Ro­bes­pie­rre. Su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal era So­fía Pe­rovs­ka­ya, una uni­ver­si­ta­ria de fa­mi­lia no­ble con ideas re­vo­lu­cio­na­rias des­de la ado­les­cen­cia. Am­bos in­ten­ta­ron vo­lar con ni­tro­gli­ce­ri­na el tren de Ale­jan­dro II, pe­ro cal­cu­la­ron mal y vo­la­ron otro dis­tin­to. Lue­go pre­ten­die­ron di­na­mi­tar el puen­te Ka­menny al pa­so del zar, y fra­ca­sa­ron tam­bién.

La ter­ce­ra ten­ta­ti­va no po­día fa­llar. Los te­rro­ris­tas ha­bían in­fil­tra­do en el ser­vi­cio del Pa­la­cio de In­vierno a uno de los su­yos, el car­pin­te­ro Ste­pan Khal­tu­rin, que día a día fue in­tro­du­cien­do pa­que­tes de di­na­mi­ta. Cuan­do tu­vo una gran can­ti­dad, apro­ve­chan­do los tra­ba­jos de re­pa­ra­ción, pre­pa­ró una po­ten­tí­si­ma mi­na en el só­tano, jus­to de­ba­jo del gran co­me­dor de ga­la.

El ce­re­bro de la ope­ra­ción era So­fía Pe­rovs­ka­ya, que co­no­cía per­fec­ta­men­te la eti­que­ta pa­la­cie­ga, pues su pa­dre ha- bía si­do go­ber­na­dor de San Pe­ters­bur­go. Ella eli­gió el lu­gar y mo­men­to en que el aten­ta­do hi­cie­ra más da­ño, al­can­zan­do a to­da la cú­pu­la de la mo­nar­quía. De­bía ser una no­che en que un hués­ped ofi­cial fue­se aga­sa­ja­do con una ce­na de ga­la, lo que re­uni­ría en el co­me­dor al zar, la fa­mi­lia im­pe­rial en pleno, el Go­bierno, el al­to man­do mi­li­tar y, en fin, to­da la cor­te, mu­chos cien­tos de víc­ti­mas po­ten­cia­les. Pe­ro co­mo he­mos ex­pli­ca­do, la ce­na se re­tra­só y la tra­ge­dia fue re­du­ci­da. Por cier­to, tras la de­fla­gra­ción, en me­dio de la te­rri­ble con­fu­sión, Ale­jan­dro II acu­dió en pri­mer lu­gar jun­to a su aman­te, la prin­ce­sa Dol­go­ruky, pa­ra com­pro­bar que es­ta­ba sa­na y sal­va, y so­la­men­te des­pués se acor­dó de su es­po­sa, la za­ri­na.

Un año des­pués del fra­ca­so, la Vo­lun­tad del Pue­blo lo­gró ca­zar al fin su pre­sa. Un es­tu­dian­te lan­zó una bom­ba ba­jo el co­che de ca­ba­llos de Ale­jan­dro II, que re­sul­tó por enési­ma vez ile­so. Pe­ro im­pru­den­te­men­te ba­jó del ca­rrua­je pa­ra ver los efec­tos de la ex­plo­sión y un se­gun­do te­rro­ris­ta lan­zó otra bom­ba, que le mal­hi­rió –aún ha­bía dos hom­bres más con bom­bas-. El zar fue lle­va­do al Pa­la­cio de In­vierno y sus des­tro­za­das pier­nas fue­ron de­jan­do un ras­tro de san­gre en los fas­tuo­sos sue­los de már­mol. Mu­rió

de­san­gra­do en el des­pa­cho don­de ha­bía fir­ma­do la eman­ci­pa­ción de los sier­vos, su ma­yor ser­vi­cio a su pue­blo.

Su su­ce­sor, Ale­jan­dro III, se es­ta­ble­ció fue­ra de San Pe­ters­bur­go, pues la po­li­cía no po­día ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad en el in­men­so pa­la­cio, y a par­tir de en­ton­ces el Pa­la­cio de In­vierno, con sus le­gen­da­rias co­lec­cio­nes de ar­te y ob­je­tos pre­cio­sos, so­lo fue uti­li­za­do pa­ra ce­re­mo­nias ofi­cia­les, co­mo la bo­da de Ni­co­lás II, el úl­ti­mo zar. El ca­rác­ter re­traí­do de la es­po­sa de es­te, la za­ri­na Alejandra, hi­zo que prác­ti­ca­men­te se su­pri­mie­ran las ce­re­mo­nias de cor­te. El úl­ti­mo gran fas­to de la mo­nar­quía ru­sa ten­dría lu­gar en fe­bre­ro de 1903: un bai­le de dis­fra­ces en el Pa­la­cio de In­vierno que du­ró tres días, con los in­vi­ta­dos ves­ti­dos al es­ti­lo tra­di­cio­nal ru­so del si­glo XVII. Pe­ro co­mo re­cor­da­ría el gran du­que Ale­jan­dro Mi­jai­lo­vich, tío del zar: “Una Ru­sia nue­va y hos­til se po­día ver a tra­vés de las gran­des ven­ta­nas... mien­tras no­so­tros bai­lá­ba­mos, los obre­ros ha­cían la huel­ga”.

Do­min­go san­grien­to.

Esa nue­va Ru­sia se pre­sen­tó un par de años des­pués an­te el Pa­la­cio de In­vierno, una ma­ni­fes­ta­ción de 5.000 tra­ba­ja­do­res que inocen­te­men­te pre­ten­dían pe­dir ayu­da a su pa­dre­ci­to el zar pa­ra sa­lir de la mi­se­ria. No sa­bían si­quie­ra que el zar no vi­vía allí des­de ha­cía 25 años. Quie­nes les es­pe­ra­ban en la an­ti­gua re­si­den­cia eran los sol­da­dos de la Guar­dia Im­pe­rial, que dis­pa­ra­ron a pla­cer so­bre la mul­ti­tud, cau­san­do unos 100 muer­tos y 400 he­ri­dos y desatan­do la Re­vo­lu­ción de 1905.

El Pa­la­cio de In­vierno fue tam­bién se­de de la Du­ma, el pri­mer Par­la­men­to de Ru­sia, con el que Ni­co­lás II in­ten­tó en 1906 po­ner un par­che re­for­mis­ta al de­te­rio­ro im­pa­ra­ble de su ré­gi­men. Du­ran­te la Pri­me­ra Guerra Mun­dial fue trans­for­ma­do en hos­pi­tal de san­gre, y cuan­do el zar fue de­rro­ca­do, en fe­bre­ro de 1917, se ins­ta­ló en la Sa­la de Ma­la­qui­ta el Go­bierno Pro­vi­sio­nal, que a su vez se­ría de­rro­ca­do y he­cho pri­sio­ne­ro allí por los bol­che­vi­ques (véa­se His­to­rias de la his­to­ria, “El asal­to al Pa­la­cio de In­vierno” en Tiem­po nº 1.528).

Tras la Re­vo­lu­ción, el ré­gi­men bol­che­vi­que abri­ría al pú­bli­co el Pa­la­cio de In­vierno co­mo par­te –la más fas­tuo­sa- del Mu­seo del Er­mi­ta­ge. Su úl­ti­mo so­bre­sal­to his­tó­ri­co fue du­ran­te la Se­gun­da Guerra Mun­dial, cuan­do los ale­ma­nes ase­dia­ron du­ran­te 900 días a Le­nin­gra­do (nue­vo nom­bre de San Pe­ters­bur­go). Se em­ba­la­ron un mi­llón de pie­zas del mu­seo y se lo­gró eva­cuar dos tre­nes an­tes de que se ce­rra­se el cer­co ale­mán. Y du­ran­te el in­fer­nal ase­dio 12.000 per­so­nas se re­fu­gia­ron en las ga­le­rías don­de an­tes -y des­pués- se ex­po­nían los gran­des maes­tros del ar­te.

El co­me­dor del zar. Así que­dó la es­tan­cia tras el aten­ta­do di­ri­gi­do por So­fía Pe­rovs­ka­ya, re­vo­lu­cio­na­ria de fa­mi­lia no­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.