La úl­ti­ma mu­ñe­ca hin­cha­ble

Una py­me fran­ce­sa es la úl­ti­ma em­pre­sa eu­ro­pea de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal de es­te ju­gue­te eró­ti­co.

Tiempo - - SOCIEDAD - LU­CÍA MAR­TÍN

Es­tas mu­ñe­cas cues­tan de 100 a 600 eu­ros, fren­te a las fa­bri­ca­das en Chi­na, que ron­dan los 40 o 50

La in­va­sión de los pro­duc­tos ma­de in Chi­na es tal que has­ta los ju­gue­tes pa­ra adul­tos vie­nen de allí, por eso re­sul­ta de lo más cu­rio­so des­cu­brir que aún que­da en Eu­ro­pa un fa­bri­can­te de ar­ti­lu­gios eró­ti­cos que si­gue ha­cien­do fren­te a la in­va­sión asiá­ti­ca y con una pro­duc­ción rea­li­za­da a mano. Es el ca­so de la py­me fran­ce­sa Do­max, que co­mer­cia­li­za es­te ti­po de ar­tícu­los, eso sí, fa­bri­ca­dos de for­ma to­tal­men­te ar­te­sa­nal y ela­bo­ra­dos con lá­tex na­tu­ral, el que se uti­li­za en los pre­ser­va­ti­vos. De es­ta pe­que­ña fá­bri­ca del nor­te de Fran­cia sa­len vi­bra­do­res, len­ce­ría y, so­bre to­do, su gran es­pe­cia­li­dad: las mu­ñe­cas hin­cha­bles. Lae­ti­tia, Gé­ral­di­ne, An­na­be­lle y Béa­tri­ce son los nom­bres de al­gu­nas de ellas. Las hay pa­ra to­dos los gus­tos, ru­bias, mo­re­nas, pe­li­rro­jas, aunque, se­gún afir­ma Do­mi­ni­que Ber­ger, al fren­te de la em­pre­sa des­de ha­ce ocho años, las ru­bias son las que más éxi­to tie­nen en­tre el pú­bli­co mas­cu­lino. Por al­go aque­lla pe­lí­cu­la de Ma­rilyn Mon­roe...

Ber­ger se de­di­ca a in­su­flar vi­da a es­tas mu­ñe­cas o, al me­nos, a dar­les un as­pec­to lo más real po­si­ble. El pri­mer pa­so es in­tro­du­cir el mol­de en un ba­ño de lá­tex. La com­pa­ñía im­por­ta es­ta sus­tan­cia de Ma­la­sia y, en el ca­so de las mu­ñe­cas, per­mi­te que ten­gan una apa­rien­cia más hu­ma­na: al pa­re­cer, el con­tac­to es más sua­ve, no tie­nen cos­tu­ras y son, se­gún afir­man en la em­pre­sa, más re­sis­ten­tes. Des­pués del ba­ño, el ope­ra­rio la des­mol­da y pa­sa a in­flar­la y a po­ner los ac­ce­so­rios ne­ce­sa­rios.

Ber­ger, que fue pa­na­de­ro an­tes de re­con­du­cir su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de for­ma tan sin­gu­lar, se lle­vó la ca­de­na de pro­duc­ción de la com­pa­ñía al nor­te del país cuan­do la em­pre­sa ori­gi­na­ria, lo­ca­li­za­da en el ex­tra­rra­dio de París, es­ta­ba a pun­to de echar el cie­rre. De es­ta for­ma na­ció Do­max, que produce al mes al­re­de­dor de unas cien mu­ñe­cas (ha ha­bi­do épo­cas que has­ta 200), siem­pre ba­jo de­man­da. En 2009 lan­za­ron di­fe­ren­tes ti­pos de di­se­ños, apar­te de la hin­cha­ble que ve-

nían co­mer­cia­li­zan­do: doll, sweet doll,

full doll y sweet full doll. La full doll, a di­fe­ren­cia de las de­más, no es­tá va­cía, sino re­lle­na de mi­cro­par­tí­cu­las. Es tam­bién la de ma­yor pe­so (ocho ki­los) y la más ca­ra del ca­tá­lo­go: en­tre 600 y 650 eu­ros, a di­fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ras que os­ci­lan en­tre los 100 y los 200 eu­ros (las ori­gi­na­rias de Chi­na sue­len ron­dar los 40 o 50).

En 2010 la em­pre­sa fac­tu­ró cer­ca de 100.000 eu­ros. Los pe­di­dos se dis­tri­bu­yen so­bre to­do en Fran­cia, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia y van des­ti­na­dos a par­ti­cu­la­res pe­ro tam­bién a ma­yo­ris­tas, sex shops... Y el par­ti­cu­lar que la re­ci­ba en su ca­sa no tie­ne que te­mer las mi­ra­das in­qui­si­ti­vas de sus ve­ci­nos: las mu­ñe­cas lle­gan en una ca­ja de car­tón sin nin­gún ti­po de re­mi­te, so­lo con la pa­la­bra frá­gil ins­cri­ta en los la­te­ra­les. Eso en el ca­so de las re­lle­nas de mi­cro­par­tí­cu­las, por­que Ber­ger ha in­no­va­do has­ta en los em­ba­la­jes de las mu­ñe­cas: na­da de ca­jas apa­ra­to­sas sino una es­pe­cie de cu­bo de plás­ti­co re­ci­cla­do (si­mi­lar a los bo­tes de pin­tu­ra) que per­mi­te, se­gún la em­pre­sa, “un al­ma­ce­na­mien­to más dis­cre­to e in­clu­so, una re­uti­li­za­ción del en­va­se pa­ra otros usos”. Re­no­var­se o mo­rir.

Ca­si reales. Es­tas mu­ñe­cas se fa­bri­can a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.