El gran Pi­vot

El di­rec­tor de Apos­trop­hes ha lo­gra­do au­dien­cias mi­llo­na­rias en la te­le­vi­sión fran­ce­sa ha­blan­do so­lo de li­bros.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

NATIIVEL PRECIIADO

In­so­bor­na­ble, ha re­cha­za­do to­das las ofer­tas mi­llo­na­rias que le han he­cho pa­ra pro­mo­cio­nar cual­quier pro­duc­to

re­sul­ta alen­ta­dor ha­blar de cul­tu­ra en los tér­mi­nos que lo ha he­cho Ber­nard Pi­vot, di­rec­tor de Apos­trop­hes, el me­jor pro­gra­ma li­te­ra­rio de la te­le­vi­sión fran­ce­sa. De­cir, por ejem­plo, que la no­ve­la si­gue sien­do el gé­ne­ro por ex­ce­len­cia; que In­ter­net es un ele­men­to esen­cial pa­ra la vi­da in­te­lec­tual; que lo más po­si­ti­vo de la glo­ba­li­za­ción es des­per­tar el in­te­rés por otras cul­tu­ras; que no de­be­mos des­ani­mar­nos por que se pu­bli­quen li­bros ma­los, por­que siem­pre los hu­bo y que el pres­ti­gio del li­bro y los es­cri­to­res si­guen in­tac­tos. Lo di­ce el gran di­vul­ga­dor li­te­ra­rio europeo del pa­sa­do si­glo, en cu­yo mí­ti­co pro­gra­ma, que al­can­za­ba au­dien­cias de en­tre dos y cua­tro mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, en­tre­vis­tó du­ran­te ca­si cua­tro dé­ca­das a los es­cri­to­res e in­te­lec­tua­les más im­por­tan­tes del mun­do. Pi­vot ha ve­ni­do a Es­pa­ña a re­co­ger el pre­mio An­to­nio de San­cha 2011, con­ce­di­do por la Aso­cia­ción de Edi­to­res de Ma­drid, y en sus pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to no hu­bo lu­gar pa­ra la nos­tal­gia ni la mi­ti­fi­ca­ción.

Co­mo to­dos los gran­des, atri­bu­ye su éxi­to al fac­tor suerte más que a sus pro­pios mé­ri­tos. Él di­ce que es­ta­ba allí, en el si­tio ade­cua­do, en el mo­men­to opor­tuno, tra­tan­do de ha­cer bien su tra­ba­jo y qui­so el azar que el pú­bli­co le pres­ta­se más aten­ción de lo ha­bi­tual. ¿Eso es to­do? Se en­tien­de me­jor cuan­do ex­pli­ca cuán­to es­fuer­zo le de­di­ca­ba a su tra­ba­jo. El pri­mer re­qui­si­to pa­ra ha­cer bien un pro­gra­ma de di­vul­ga­ción so­bre li­bros era leer mu­chí­si­mo y Pi­vot te­nía tal pa­sión por la lec­tu­ra que le de­di­ca­ba diez o do­ce ho­ras dia­rias, lo cual le im­pi­dió ha­cer vi­da fa­mi­liar o de­di­car­se a cual­quier otra co­sa que no fue­ra la li­te­ra­tu­ra. Las cla­ves pa­ra atraer la aten­ción de mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res ha­blán­do­les so­lo de li­bros, las ex­pu­so con pre­ci­sión en la en­tre­vis­ta de Wins­ton Man­ri­que Sa­bo­gal: “Tra­ba­jar siem­pre por en­ci­ma de to­do, y leer en­te­ro ca­da li­bro del in­vi­ta­do; una gran cu­rio­si­dad sin pre­jui­cios y tra­tar a to­dos los es­cri­to­res por igual; in­de­pen­den­cia ab­so­lu­ta y elec­ción de los li­bros so­lo por su in­te­rés li­te­ra­rio; y po­si­cio­nar­se an­te el es­cri­tor del mis­mo mo­do que an­te la vi­da”. Con ta­les in­gre­dien­tes -su de­di­ca­ción, su pa­sión, su sen­ti­do del hu­mor y su ta­len­to pe­rio­dís­ti­co- hi­zo un pro­gra­ma ameno y ri­gu­ro­so.

Con­ver­ti­do en uno de los per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del mun­do li­te­ra­rio, le hi­cie­ron nu­me­ro­sas ofer­tas mi­llo­na­rias, que re­cha­zó. Fue in­so­bor­na­ble. Siem­pre pen­só que si acep­ta­ba anun­ciar mar­cas los es­pec­ta­do­res sos­pe­cha­rían que tam­bién se ha­bía de­ja­do com­prar co­mo pe­rio­dis­ta, así que tu­vo un cui­da­do ex­qui­si­to en man­te­ner­se al mar­gen de la pu­bli­ci­dad o en pres­tar su nom­bre pa­ra cual­quier pro­duc­to. Ni si­quie­ra acep­tó lu­cir la ro­pa que le ofre­cían las fir­mas de mo­da. Y con­clu­ye de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca: “Los pre­sen­ta­do­res que se pres­tan a la pu­bli­ci­dad pier­den su al­ma”. A pe­sar de su amor por la li­te­ra­tu­ra tam­po­co ca­yó en la ten­ta­ción de pro­bar suerte co­mo au­tor. Es­cri­bió una no­ve­la a los 21 años, pe­ro lo con­si­de­ra un pe­ca­do de ju­ven­tud y ce­le­bra no ha­ber se­gui­do por un ca­mino que no era el su­yo. Po­cos, en sus pri­vi­le­gia­das cir­cuns­tan­cias, hu­bie­ran he­cho lo mis­mo. Por eso es gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.