LOS GUS­TOS, CO­MO LOS CO­LO­RES

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

Al igual que en otros sec­to­res, mu­chos de los ju­gue­tes eró­ti­cos lle­van el se­llo ma­de in Chi­na. Es el ca­so tam­bién de las mu­ñe­cas, de allí lle­gan las más eco­nó­mi­cas y hay de to­do, co­mo en bo­ti­ca. “No­so­tros con­ta­mos con unas 80 re­fe­ren­cias dis­tin­tas: las hay em­ba­ra­za­das, ar­ti­cu­la­das, gor­das, de man­ga, las lla­ma­das Polly poc­ket, que se han pues­to de mo­da y que son pe­que­ñas, y tam­bién hay mu­ñe­cos”, co­men­ta Eva Coll, de Im­port Ka­re­va, ma­yo­ris­ta im­por­ta­dor de ju­gue­tes eró­ti­cos. “Se pi­den tan­to pa­ra des­pe­di­das de sol­te­ra co­mo pa­ra par­ti­cu­la­res, y los pre­cios va­rían mu­chí­si­mo. Las que vie­nen de Chi­na no son to­das de plás­ti­co, tam­bién las hay 100% si­li­co­na”, aña­de. Y no es­tán en ab­so­lu­to en de­cli­ve, defiende Coll. ¿Los pre­cios? “Tie­nes des­de 30 eu­ros la bá­si­ca, que se sue­le com­prar pa­ra des­pe­di­das y que es co­mo una col­cho­ne­ta”, ex­pli­ca Ade­li­ne Ará­ne­ga, del sex-shop Kitch en Bar­ce­lo­na. “Des­pués las hay de 100 eu­ros, 500, o lo que quie­ras gas­tar­te si la ha­ces por en­car­go, por ejem­plo con los ojos de quien quie­ras, o las pier­nas...”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.