Aún que­dan rin­co­nes sin tu­ris­mo

Con más de 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el mun­do es un lu­gar ca­da vez más den­sa­men­te po­bla­do, aunque to­da­vía al­ber­ga si­tios tran­qui­los y so­li­ta­rios.

Tiempo - - VIAJES - POR TONY WHEE­LER (News­week)

En 1972, y des­pués de ha­ber es­ta­do via­jan­do seis me­ses por Asia, mi mu­jer y yo ate­rri­za­mos en Bang­kok en un vue­lo pro­ce­den­te de Cal­cu­ta. Ha­bía­mos com­pra­do en Londres un co­che vie­jo con el que lle­ga­mos a Kabul, en don­de lo ven­di­mos por una pe­que­ña can­ti­dad, y a par­tir de allí con­ti­nua­mos nues­tro ca­mino en di­rec­ción Es­te en cual­quier me­dio de trans­por­te que se pu­sie­ra a ti­ro. En­ton­ces no nos di­mos cuen­ta, pe­ro en aque­lla re­gión del pla­ne­ta es­ta­ba a pun­to de pro­du­cir­se una re­vo­lu­ción en lo re­fe­ren­te a los via­jes. En los si­guien­tes 40 años el nú­me­ro de via­je­ros se in­cre­men­tó enor­me­men­te en to­do el mun­do, pe­ro en nin­guno el cam­bio iba a ser tan gran­de co­mo en el sud­es­te asiá­ti­co.

Ha­ce cua­tro dé­ca­das, Bang­kok aún se es­ta­ba sa­cu­dien­do la fa­ma de ser el lu­gar de des­can­so de los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses des­ti­na­dos en Viet­nam; que­da­ba mu­cho pa­ra que se fil­ma­ran pe­lí­cu­las co­mo La pla­ya o Re­sa­cón 2: ¡aho­ra en Tai­lan­dia!. Mi es­po­sa y yo se­gui­mos via­jan­do ha­cia el Sur: hi­ci­mos au­to­es­top de Bang­kok a Sin­ga­pur, to­ma­mos un bar­co a Ya­kar­ta y más tar­de en Ba­li nos vol­vi­mos a em­bar­car en di­rec­ción Sur, pa­san­do por Aus­tra­lia has­ta que al­can­za­mos Nue­va Ze­lan­da. Por su­pues­to que en­ton­ces no éra­mos los úni­cos tu­ris­tas –no fui­mos pio­ne­ros en ab­so­lu­to-, pe­ro el nú­me­ro de ellos era mi­núscu­lo si lo com­pa­ra­mos con los que hay hoy.

En aque­lla épo­ca coin­ci­die­ron mu­chos fac­to­res. Los miem­bros de la ge­ne­ra­ción del baby boom, de la que yo for­ma­ba par­te, es­ta­ban des­ple­gan­do sus an­sias de via­jar, yen­do mu­cho más le­jos de lo que sus pa­dres hu­bie­ran so­ña­do nun­ca. Eu­ro­pa era so­lo el pun­to de par­ti­da. Des­de allí pen­sá­ba­mos to­mar el Ma­rra­kesh Ex­press o bien se­guir a los Beatles en sus via­jes por la In­dia. Los Boeing 747 ha­bían em­pe­za­do a tras­la­dar sus pri­me­ros pa­sa­je­ros dos años atrás, y no pa­sa­ría de­ma­sia­do tiem­po has­ta que los nom­bres de un gran nú­me­ro de ae­ro­lí­neas em­pe­za­ran a so­nar­nos muy fa­mi­lia­res. Pro­me­tían lle­var­nos a lu­ga­res ig­no­tos a pre­cios in­creí­ble­men­te ba­jos. Ade­más, el mun­do

vi­vía in­mer­so en un pro­ce­so de apertura. Du­ran­te los diez años si­guien­tes, el sud­es­te asiá­ti­co pa­só de ser una zo­na de guerra a ser una zo­na de di­ver­sión; y una dé­ca­da des­pués, la Chi­na co­mu­nis­ta, que du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das ha­bía vi­vi­do ce­rra­da al mun­do, em­pe­zó su pro­ce­so de apertura al ex­te­rior.

El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, los ade­lan­tos de la avia­ción y los gran­des cam­bios po­lí­ti­cos pro­vo­ca­ron es­ta re­vo­lu­ción a la ho­ra de via­jar, que se con­so­li­dó gra­cias a las trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. De re­pen­te po­día­mos re­ser­var vue­los ba­ra­tos, en­con­trar buenos ho­te­les, pla­ni­fi­car nues­tras va­ca­cio­nes y con­tár­se­lo to­do a nues­tros ami­gos una vez en ca­sa de for­ma más o me­nos ins­tan­tá­nea.en mu­chos as­pec­tos el mun­do es un lu­gar

To­da­vía hoy se pue­den en­con­trar es­pa­cios va­cíos de gen­te, in­clu­so en pleno ve­rano, en Ve­ne­cia

mu­cho me­nos so­li­ta­rio que cuan­do se pu­bli­có la pri­me­ra edi­ción de las guías Lo­nely Pla­net, ha­ce ya cua­tro dé­ca­das. Y sin em­bar­go, pa­ra los que quie­ran huir de las gran­des aglo­me­ra­cio­nes aún exis­ten es­pa­cios po­co po­bla­dos.

Ha­ce po­co es­tu­ve ha­cien­do trek­king des­de Si­mi­kot, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de Ne­pal, has­ta la fron­te­ra con el Tí­bet. Acor­da­mos con un ca­mio­ne­ro chino que nos re­co­ge­ría en ese pun­to y nos lle­va­ría al mon­te Kai­lash. Se­gún di­cen los ti­be­ta­nos, una pe­re­gri­na­ción a es­ta mon­ta­ña sa­gra­da sir­ve pa­ra pur­gar to­dos los pe­ca­dos. Cla­ro, que eso so­lo se apli­ca a es­ta vi­da; si quie­res pur­gar los pe­ca­dos de vi­das an­te­rio­res has de ha­cer más pe­re­gri­na­cio­nes.

Nos sen­tía­mos muy a gus­to con no­so­tros mis­mos en nues­tro cam­pa­men­to cer­cano al mon­te Kai­lash, has­ta que pa­sa­das unas ho­ras apa­re­cie­ron unos ci­clis­tas que nos die­ron una cu­ra de hu­mil­dad.

“¿De dón­de ve­nís?”, les pre­gun­ta­mos. Tras nues­tro pe­ri­plo por las mon­ta­ñas tar­da­ría­mos una se­ma­na en lle­gar en co­che a Lha­sa; y la otra al­ter­na­ti­va, ir a Kash­gar, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de Chi­na, es­ta­ba a una dis­tan­cia si­mi­lar. Vi­nie­ran de don­de vi­nie­ran, ha­bían he­cho un lar­go ca­mino.

“Oh, com­pra­mos es­tas bi­ci­cle­tas en un ba­zar de Laho­re”, nos res­pon­dió uno de es­tos ci­clis­tas rom­pe­kar­mas. “Lue­go co­gi­mos la au­to­pis­ta del Ka­ra­kó­rum des­de el nor­te de Pa­kis­tán -aña­dió su com­pa­ñe­ro-. Tras lo cual en­tra­mos en Chi­na a tra­vés del pa­so de Khun­je­rab”.

¡Es­tos chi­cos se ha­bían cru­za­do el Hi­ma­la­ya! Éra­mos unos prin­ci­pian­tes: en po­cos mi­nu­tos el trek­king y el paseo en ca­mión de los que es­tá­ba­mos tan or­gu­llo­sos nos pa­re­cie­ron po­co me­nos que un pa­seí­to por el par­que. De re­pen­te el mun­do nos pa­re­ció mu­cho más gran­de, y las po­si­bi­li­da­des de en­con­trar rin­co­nes des­po­bla­dos mu­cho más nu­me­ro­sas.

Unos me­ses an­tes es­ta­ba re­co­rrien­do las is­las Sa­lo­món cuan­do un día aca­bé en un pe­que­ño re­sort si­tua­do al sur del puer­to de Gi­zo. Allí al­qui­lé un ka­yak y me fui ale­jan­do de la bahía ha­cia otra is­la si­tua­da a un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia. Em­pu­jé el ka­yak ha­cia la are­na y allí es­ta­ba yo, en la mis­ma pla­ya don­de un jo­ven JFK sal­tó ha­ce 70 años cuan­do su bu­que tor­pe­de­ro se hun­dió tras co­li­sio­nar con un des­truc­tor ja­po­nés. ¿Cuán­ta gen­te po­día pre­su­mir de ha­ber es­ta­do allí? El nú­me­ro de tu­ris­tas en las is­las Sa­lo­món es aún muy pe­que­ño, a pe­sar de su gran po­ten­cial co­mo des­tino pa­ra ha­cer sub­ma­ri­nis­mo, la gran co­mo­di­dad que ofre­cen los alo­ja­mien­tos y la ri­ca variedad de cer­ve­zas lo­ca­les. Soy un via­je­ro muy afor­tu­na­do, ya que ca­da po­co tiem­po sien­to la emo­ción de es­tar ha­cien­do al­go por mí mis­mo, le­jos de las aglo­me­ra­cio­nes. Pe­ro no es ne­ce­sa­rio ir­se a rin­co­nes re­mo­tos del Tí­bet ni per­der­se en los con­fi­nes del Pa­cí­fi­co sur pa­ra en­con­trar tu pro­pio es­pa­cio. Sor­pren­de có­mo en nues­tro mun­do ma­si­fi­ca­do aún es po­si­ble es­ca­par de las mu­che­dum­bres. ¿Pue­de con­ce­bir un des­tino europeo más lleno de tu­ris­tas que Ve­ne­cia du­ran­te el ve­rano? Bueno, pues va­ya allí, alé­je­se un par de man­za­nas de la pla­za de San Mar­cos, es­co­ja al­gu­na de las pre­cio­sas igle­sias que sin du­da ve­rá, sién­te­se en un ban­co y mi­re a su al­re­de­dor: es po­si­ble que no vea a na­die.

El mun­do es un lu­gar más po­bla­do, las co­las pa­ra fac­tu­rar son más lar­gas, los avio­nes son más gran­des y ca­da vez hay más tu­ris­tas. Pe­ro si us­ted quie­re en­con­trar un lu­gar tran­qui­lo y so­li­ta­rio, se­pa que aún es po­si­ble.

Kar­ma. Kai­lash es una mon­ta­ña sa­gra­da pa­ra los

ti­be­ta­nos.

Pa­raí­so. A pe­sar de sus mu­chos en­can­tos, las is­las Sa­lo­món si­guen sien­do un des­tino tu­rís­ti­co bas­tan­te des­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.