Ai­rean el la­do os­cu­ro de la no­via de Pa­qui­rrín

Un ex­no­vio de Jessica Bueno ta­cha a la mo­de­lo Miss y ex Se­vi­lla de tre­pa y ávi­da de bra­gue­ta­zo. Ella no se mo­les­ta, ni le im­por­ta el qué di­rán.

Tiempo - - GENTE -

Jessica Bueno lo mis­mo tie­ne enamo­ra­do a Ki­ko Rivera que tie­ne en­ga­tu­sa­da a la ma­dre de su no­vio, Isa­bel Pantoja

Son ga­nas de aguar­les el fu­tu­ro con­vi­te, la ilu­sio­na­da es­pe­ra, el jú­bi­lo ma­tri­mo­nia­dor. El amor es cie­go y bien lo de­mues­tra Jessica, la Ye­si ya en la in­ti­mi­dad pan­to­jil. ¿Có­mo es po­si­ble un true­que así y cam­biar la apos­tu­ra ton­to­rro­na de ese Fe­li­ciano López que de­ses­pe­ró a la se­re­na Alejandra Prat y lle­vó de ca­be­za a Ma­ría Jo­sé Suá­rez por un ca­cho hom­bre, ro­tun­do y di­ver­ti­do co­mo es Ki­ko Rivera Pantoja? Cues­ta di­ge­rir­lo por­que no re­pa­ran que el co­ra­zón no se pa­ra en ba­rras o que la vein­tea­ñe­ra que ha­ce tres años fue Miss Se­vi­lla res­pon­de más a los im­pul­sos car­dia­cos que a de­ci­res y res­que­mo­res so­cia­les. Na­da le im­por­ta el qué di­rán, esa mo­les­ta can­ti­ne­la im­pa­ra­ble re­la­ta­do­ra de có­mo es Fran­cis­co Rivera y su re­tahí­la de amo­res de aquí te pi­llo aquí te ma­to. Pe­ro Ki­ko no pu­do re­sis­tir­se a los can­tos de si­re­na y la sen­sa­ción sel­vá­ti­ca que sin du­da in­flu­ye­ron en que se pren­da­ra de quien ya es la Ye­si y lo mis­mo tie­ne enamo­ra­do al hi­jo de Pa­qui­rri que en­ga­tu­só a la fol­cló­ri­ca que las ve ve­nir y en abril o ma­yo de­be­rá sen­tar­se pa­ra ex­pli­car su im­pli­ca­ción en la ope­ra­ción Ma­la­ya.

Va­ti­ci­nan que Isa­bel sal­drá li­bre de mu­chos car­gos, que to­do se lo en­do­san a Ju­lián Muñoz y que re­sol­ve­rán con una mul­ta cuan­tio­sa. Al­go com­pen­sa­do en el amor fuer­te y fogoso de quie­nes ya pro­ta­go­ni­zan amo­río his­tó­ri­co. Rían­se del prín­ci­pe Gui­ller­mo y Ca­ta­li­na en West­mins­ter, del fi­no­lis Al­ber­to en Mó­na­co y de lo más re­cien­te de Ca­ye­ta­na y Al­fon­so dán­do­le al cuer­po en Las Due­ñas, don­de la du­que­sa to­da­vía se re­po­ne de la frac­tu­ra de pel­vis. Le acon-

Ki­ko Rivera da la sor­pre­sa.

Igual que Pa­qui­rrín a la Ye­si, la úni­ca que lo­gró ca­zar­lo en tan so­lo tres me­ses de co­no­ci­mien­to, un ré­cord. Ím­pe­tu in­con­tes­ta­ble, em­ba­ra­zo bus­ca­do aunque sor­pren­den­te y cier­to des­ba­ra­jus­te fa­mi­liar mien­tras la ca­si ni­ña ase­gu­ra es­tar de ocho se­ma­nas –que ya se­rán diez- Isa­bel anun­cia que “el par­to se­rá por agos­to o así”. No se en­tien­de se­me­jan­te des­en­cuen­tro o des­coor­di­na­ción. Acaso pre­ci­pi­ta­ron el an­sia de te­ner des­cen­den­cia o no sa­ben bien dón­de y có­mo fue. Ca­be pen­sar­lo –¿mal pen­sar­lo?– to­do. Pe­ro Se­vi­lla se pre­pa­ra ya pa­ra otro bo­dón.

A Pa­qui­rrín siem­pre le ha­bían gus­ta­do con ca­ta­du­ra pe­chu­go­na y or­di­na­ria pe­ro la Ye­si rom­pe mol­des. De ahí que lo ha­ya pren­da­do en un se­ja­ban la ma­yor in­mo­vi­li­dad po­si­ble, que es mu­cha, y anu­ló va­rios com­pro­mi­sos pa­ra se­guir la juer­ga de nun­ca aca­bar, siem­pre en pan­di­lla. Se re­cu­pe­ra con len­ti­tud re­to­man­do fuer­zas en el ma­dru­ga­dor re­pa­so ma­ti­nal que siem­pre ha­ce a los te­so­ros de su ca­sa se­vi­lla­na don­de han ha­bi­li­ta­do un dor­mi­to­rio in­me­dia­to pa­ra Al­fon­so en vez de man­dar­lo a la otra pun­ta del re­cin­to co­mo pa­só con Je­sús Agui­rre. Su es­po­sa lo quie­re a mano. pla­ni­fi­ca­do tra­ba­jo cua­si hip­no­ti­za­dor y má­gi­co ex­ten­si­vo a la re­fe­liz can­tan­te dis­pues­ta a ser abue­la. Un ali­vio pa­ra las fa­ti­gui­tas del pro­ce­so mar­be­lle­ro don­de aho­ra pac­tan con Ju­lián Muñoz, Ma­ri­sol Ya­güe, Gar­cía Mar­cos y otros con igual vin­cu­la­ción y trin­que de­frau­da­dor.

Y vuel­ve a lo del en­ce­ga­mien­to amo­ro­so por­que so­lo así se en­tien­de, o tal afir­man, con­si­de­ran­do có­mo Jessica pu­do pa­sar de un ve­rano en­tre­ga­da a Fe­li­ciano López a en­lo­que­cer de amor an­te Pa­qui­rrín. Dos ti­pos con­tra­pues­tos, muy re­sul­tón el te­nis­ta que aún en­fu­re­ce a la fe­liz­men­te ca­sa­da Alejandra Prat y que no su­po es­tar a la al­tu­ra de Ma­ría Jo­sé Suá­rez, a la que des­pre­ció tras ren­dir­la. Lo con­si­de­ran un ni­ña­to in­ma­du­ro, al­go im­pen­sa­ble en al­guien tan co­rri­do co­mo Pa­qui­rrín, “su pe­que­ño del al­ma” que gra­cias a la Ye­si su­peró la an­gus­tia crea­da por An­ne Ger­main de­vol­vién­do­le la pre­sen­cia ca­si real de su pa­dre, al que nun­ca co­no­ció. Jessica se dio a co­no­cer en el con­cur­so que ca­da año mon­ta Raquel Re­vuel­ta bus­can­do la más be­lla del lu­gar, don­de des­ta­can Eva Gon­zá­lez y la Suá­rez, pre­de­ce­so­ra de la Ye­si en de­jar­se pa­sear por el te­nis­ta con el que ha­ce dos ve­ra­nos com­par­tió al­go más que sui­te en el Puen­te Ro­mano mar­be­lle­ro. Han ex­hu­ma­do sus re­cuer­dos grá­fi­cos, acaso bus­cán­do­le las cos­qui­llas a Pa­qui­rrín ya don Fran­cis­co o Ki­ko. Pe­ro no lo con­si­guen por­que es­tá co­la­do. “Jessica es una ni­ña en­can­ta­do­ra, muy dul­ce y dis­cre­ta”, me ase­gu­ra Raquel Re­vuel­ta que, ade­más de ha­cer­la miss, fa­ci­li­tó su ac­ce­so a las pa­sa­re­las en des­fi­les don­de co­bra­ba 300 eu­ros. Pe­ca­ta mi­nu­ta an­te

el for­tu­nón que com­par­ti­rá con un

Pa­qui­rrín que sue­le re­ci­bir 3.000 eu­ros por no­che en sus vi­si­tas es­po­rá­di­cas a dis­co­te­cas que re­cla­man su pre­sen­cia. Isa­bel quie­re apre­tar los la­zos fa­mi­lia­res, con­ver­tir lo su­yo en pi­ña, y vi­vir to­dos jun­tos en La Mo­ra­le­ja, ella siem­pre fue muy cor­dial con las oca­sio­na­les de su gran­du­llón, tan tierno aunque no lo pa­rez­ca. Pa­re­ce que Li­na, mo­dis­ta ofi­cial de la ar­tis­ta, se en­car­ga­rá de re­ves­tir­la pa­ra lo que anun­cian co­mo des­bor­dan­te en­la­ce en la mis­ma igle­sia don­de Isa­bel ca­só con Pa­qui­rri en­tre el en­tu­sias­mo y jol­go­rio po­pu­lar. Bus­có su­pe­rar lo de Ro­cío Ju­ra­do en Chi­pio­na, an­te Nues­tra Se­ño­ra de Re­gla, al unir­se a Pe­dro Ca­rras­co. Ca­si lo con­si­guió y ahí em­pe­zó la com­pe­ten­cia man­te­ni­da has­ta que se nos fue la chi­pio­ne­ra inigua­la­ble.

Cha­yo

Mohe­dano bau­ti­za a su hi­ja.

To­do lo co­men­ta­ron en el bau­ti­zo ma­dri­le­ño de la nue­va hi­ja de su so­bri­na

Cha­yo, esa con ín­fu­las de es­tre­lla sin ser­lo. Can­tar no es pe­gar gri­tos des­afo­ra­dos o gri­tar des­tem­pla­da­men­te. Reunión fa­mi­liar y jú­bi­lo en la ca­lle cons­ta­tan­do qué bien re­sul­ta de cer­ca la abue­la Ro­sa Be­ni­to ate­nua­da en bei­ge oto­ñal, có­mo re­pei­na su cal­vo­ro­ta Ama­dor Mohe­dano o el en­gor­de de Ale­jan­dro Fernández, ma­ri­do de la fe­liz ma­má que im­pu­so a su ni­ña el nom­bre de

Alejandra aunque su pri­mer ni­ño, fru­to de la in­có­mo­da y pe­leo­na re­la­ción con

An­to­nio Te­ja­do –al que lían con Bár­ba­ra Rey- so­brino de Ma­ría del Mon­te, aun no re­ci­bió las aguas re­ge­ne­ra­do­ras. Ma­ría vuel­ve al ata­que ocho años des­pués y sa­ca dis­co de se­vi­lla­nas a fi­na­les de mes. Es un ho­me­na­je a su pa­dre, una au­sen­cia de la que no se re­po­ne y lo ti­tu­la Te echo de me­nos. Ella no en­tra en la vi­da sen­ti­men­tal tan ven­di­da del so­brino. Pa­sa del te­ma.

“Jessica es una ni­ña que no pa­re­ce se­vi­lla­na, muy blan­ca y re­don­di­ta co­mo de­ci­mos por aquí”, cer­ti­fi­ca Raquel Re­vuel­ta, que si­gue im­pa­ra­ble su pa­sión con el Tato. Pa­re­ce que Isa­bel ha­rá su­ge­ren­cias a la re­fi­na­da Li­na pa­ra el mo­de­lo ca­sa­men­te­ro que ima­gi­na­mos am­pu­lo­so, ca­si tra­je a lo Sis­si.

“Si la bo­da es en el mes de enero co­mo anun­cia, ha­brá que ta­par­la es­pe­cial­men­te pen­san­do en su en­gor­de de cin­co o seis me­ses. No es un di­se­ño fá­cil”, me di­ce Ro­sa Cla­rá, re­cién pre­mia­da por la Cá­ma­ra Es­pa­ño­la de Co­mer­cio neo­yor­qui­na. Co­mo ex­per­ta le pa­re­ce un tra­je al que dar mu­chas vuel­tas pa­ra que re­sal­te el en­can­to ju­ve­nil que

Ro­cío Ca­rras­co acu­dió con Fi­del Albiac al bau­ti­zo de Alejandra, la hi­ja de su pri­ma Cha­yo Mohe­dano

re­sul­ta in­ne­ga­ble. Ya opa­ca cla­ros­cu­ros de­trac­to­res de su fe­li­ci­dad co­mo los de un ex que, re­sen­ti­do, la ta­cha de tre­pa y ávi­da de “bra­gue­ta­zo” que con­so­li­de a su ma­dre, en el pa­ro, y a su pa­dre, que no tie­ne tra­ba­jo. La tie­nen por tre­pa, lo que hay que oír.

Pro­nós­ti­cos tan op­ti­mis­tas po­nen sa­bor dul­ce en el pró­lo­go na­vi­de­ño ya en puer­tas. Vís­pe­ras bur­bu­jean­tes co­mo la con­fron­ta­ción gas­tro­nó­mi­ca mon­ta­da en el San­to Mau­ro don­de vi­vie­ron Beck­ham y Vic­to­ria, cu­ya an­ti­gua

sui­te re­si­den­cia trans­for­ma­ron en co­me­dor que vi­si­té. El es­pa­cio Mumm fue el con­vo­ca­dor del en­fren­ta­mien­to del es­pu­mo­so fran­cés con os­tras de la ga­lle­ga Ar­ca­de. Se com­ple­men­tan y fue­ron de­gus­ta­dos ávi­da­men­te, ca­si con vo­ra­ci­dad, por con­cu­rren­cia cin­co es­tre­llas que ol­vi­dó el gla­mour en pos de las vian­das, lo mis­mo en el ca­so de

Luis Aliaga que con un Gon­za­lo Mi­ró in­con­cre­to y es­cu­rri­di­zo acer­ca de su re­la­ción con Ana Isa­bel Me­di­na­bei­ta, ex de Íker an­tes de que fli­pa­ra por Sa­ra

Car­bo­ne­ro. Po­dría ser la ac­tual de un Gon­za­lo iro­ni­zan­do: “Es­cri­bo del Atlé­ti­co pa­ra una ca­de­na de la de­re­cha, si mi ma­dre le­van­ta­se la ca­be­za”.

Así bro­meó an­te la im­po­nen­te y ex­qui­si­ta Alejandra de Ro­jas, li­be­ra­da de Luis Me­di­na mar­cán­do­se photo call con otras co­mo la ávi­da Cary La­pi­que, la im­po­nen­te pe­ro gua­pa Ca­ri­ti­na Go­ya

nes, que re­bo­sa y pa­re­ce ha­ber des­cui-

da­do la die­ta fran­ce­sa que la pa­tro­ci­na, o las pe­que­ñas de Ber­tín Os­bor­ne, Clau

dia y Eu­ge­nia Or­tiz, la pri­me­ra con ros­tro ca­si trans­pa­ren­te a los cin­co me­ses de em­ba­ra­zo. Son mo­dé­li­cas en fí­si­co y com­por­ta­mien­to, un po­co al ai­re des­preo­cu­pa­do de esa Ve­ga Ro­yo Vi­lla­no­va me­nos en­greí­da que su her­ma­na Car­la, que se cree más prin­ce­sa búl­ga­ra que su cu­ña­da, la per­so­na­lí­si­ma Ka­li­na es­po­sa del aven­tu­re­ro Ki­tín Muñoz. Han re­ca­la­do en en Ra­bat pro­yec­tan­do even­tos in­ter­na­cio­na­les, y sim­bo­li­zan la es­ta­bi­li­dad afec­ti­va. Lo sub­ra­ya­ban vien­do el ai­re po­lar de Ve­ga ba­jo go­rro la­nu­do si­mi­lar al am­plio jer­sey de una Car­men

Lo­ma­na pi­lla­da in fra­gan­ti. “Ig­no­ra­ba que era un cóc­tel, de ahí mi pin­ta”, tor­ció el ges­to sor­pren­di­da com­pro­ban­do que al­guno de los pre­sen­tes po­sa­ba pre­vio pa­go. “No he­mos con­tra­ta­do a Luis Me­di­na por­que pe­día 10.000 eu­ros por tan so­lo con­cu­rrir y que lo re­tra­ta­sen”, des­cu­bría una de las or­ga­ni­za­do­ras con el susto pues­to. Cun­dió el “pe­ro qué se ha creí­do, su­po­ne que tie­ne el im­pac­to de su ma­dre o la pres­tan­cia de su her­mano el

du­que de Fe­ria”. De ma­dru­ga­da sue­le arru­gar­se bas­tan­te cuan­do le lle­van a ca­sa, cer­ti­fi­ca­ban ai­ra­dos de lo que pa­re­cía ver­da­de­ro agravio com­pa­ra­ti­vo a los tan so­lo re­cep­to­res de 3.000 eu­ros por apor­tar su fi­na es­tam­pa, ca­so en el que no se en­con­tró Ma­ría Án­ge­les Sanz, ma­dre de los Ca­mino.

Ve­ga Ro­yo Vi­lla­no­va tie­ne un ai­re des­preo­cu­pa­do, es me­nos en­greí­da que su her­ma­na Car­la

“Ra­fa por fin con­si­guió el di­vor­cio y a ella no le dan na­da de lo que pre­ten­día. Han fi­ja­do una pen­sión de 850 eu­ros pa­ra su hi­jo y Ra­fa quie­re au­men­tar­la por­que le pa­re­ce po­ca”, con­ta­ba an­te una Katia Gue­rre­ro en tiem­pos en­no­via­da con el mar­qués de Vi­lla­ver­de. Cha­yo Mohe­dano ven­dió exclusiva bau­tis­mal por­que de al­go hay que ti­rar.

Ro­cío Ca­rras­co acu­dió con sus ni­ños y ese Fi­del Albiac que la lle­va co­mo na­die. Es­tá es­plén­di­da, im­pac­tan­te de me­le­nón y su Ro ya es mo­ci­ta que en­tu­sias­ma­ría a la abue­la. Era la ni­ña de sus ojos. La Cam­pos con­tri­bu­yó a evi­den­ciar la nos­tal­gia, se que­rían bien.

Con­cen­tra­ción amis­to­sa.

Co­mo, aunque di­vor­cia­dos, Ele­na

Be­na­rroch y Bar­na­tán, ella lo lla­ma por el apellido, dis­tan­cián­do­se. Nue­va con­cen­tra­ción amis­to­sa no exal­tan­do las pie­les ca­ras que lo mis­mo re­vis­ten a la Preys­ler que ha­cen más mue­lle la con­vi­ven­cia de Mar Gar­cía Va­que­ro, ca­si es­po­sa de un Felipe dis­pues­to a re­pe­tir el sí quiero cuan­do Car­men Ro­me­ro fa­ci­li­te un úl­ti­mo trá­mi­te que di­la­ta tal unión. Los in­con­di­cio­na­les, pas­ma­dos an­te el gi­ro del es­cul­tor –“ven­do pie­les pa­ra po­der de­di­car­me al ar­te”–. Sus es­cul­tu­ras ci­lín­dri­cas lle­gan a pro­du­cir in­quie­tud y ha­ce cua­dros y car­te­les callejeros que rom­pe. Lo pro­cla­ma­ba

Bi­bia­na Fernández lis­ta pa­ra al­gu­na pa­sa­re­la in­ter­na­cio­nal. Pro­vo­có gri­tos en­tu­sias­tas con su ca­ro bol­són enor­me de Miu Miu, so­bre im­pe­ca­ble pan­ta­lón más suel­ta que los re­ce­ñi­dos de Be­go­ña Tra­po­te. Na­da que ver con su ín­ti­ma

Lo­les León, a pun­to de ser abue­la. “La no­via de mi hi­jo Ber­tol­do es­tá de cua­tro me­ses”, pro­cla­ma­ba an­te su de­but tea­tral pa­ri­sien­se a dúo con Bi­bi. Ma­nuel

Ban­de­ra re­ju­ve­ne­ció tras des­pren­der­se de las pa­ti­llas de ban­do­le­ro por­que res­tre­na Chica­go. Cris­ti­na Ma­ca­ya des­lum­bró ba­jo una me­ta­li­za­da fal­da de

San­tia­go Ban­drés, pa­re­cía vein­tea­ñe­ra y a pun­to de ini­ciar su his­tó­ri­ca re­la­ción con Plá­ci­do Aran­go.

Hu­bie­ra da­do pa­ra te­ma ar­gu­men­tal digno de An­to­nio Guerra, que qui­zá de­je su vin­cu­la­ción te­le­vi­si­va en Cas­ti­lla-la Man­cha pa­ra tras­la­dar­se a Ca­nal Sur, se­gún ade­lan­tó a Fran Gor­di­llo, que ya no orien­ta ni guía pro­fe­sio­nal­men­te al pa­re­ce que in­go­ber­na­ble Ju­lián Con

tre­ras Ordóñez. Y es que tie­ne ge­nes in­do­ma­bles co­mo es­tá de­mos­tran­do su tía Be­lén, nue­va­men­te in­ter­na­da por ne­gar­se a de­jar el ta­ba­co y ai­rear sus pul­mo­nes con la bom­bo­na de oxí­geno. Ge­nio y fi­gu­ra. Al me­nos de mo­men­to.

Los her­ma­nos Bar­na­tán con Ele­na Be­na­rroch

Ro­cío Ca­rras­co con su no­vio, Fi­del Albiac

‘Cha­yo’ Mohe­dano con su ma­dre y su ma­ri­do en el bau­ti­zo de su hi­ja

Cris­ti­na Ma­ca­ya con

Bi­bia­na Fernández

Las her­ma­nas Eu­ge­nia

y Clau­dia Or­tiz

Ve­ga Ro­yo Vi­lla­no­va

Gon­za­lo Mi­ró con Ma­ría Án­ge­les Sanz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.