“Los es­pa­ño­les no de­ja­mos que aflo­re nues­tra in­tui­ción”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - ISA­BEL GAR­CÍA MÉN­DEZ PE­RIO­DIS­TA

Isa­bel Gar­cía Mén­dez aca­ba de es­cri­bir un li­bro de­di­ca­do a la in­tui­ción: ‘Pien­sa, in­tu­ye y acer­ta­rás’

(Ges­tión 2000). En él de­mues­tra la im­por­tan­cia de la in­tui­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes y su ca­si ab­so­lu­ta in­fa­li­bi­li­dad. El pro­ble­ma es que, con fre­cuen­cia, no sa­be­mos es­cu­char esa voz que sur­ge del in­cons­cien­te. Por eso Gar­cía Mén­dez da al­gu­nos con­se­jos pa­ra desarro

llar nues­tro la­do más in­tui­ti­vo. ¿Qué ha­ce una pe­rio­dis­ta co­mo us­ted, es­pe­cia­li­za­da so­bre to­do en eco­no­mía, es­cri­bien­do so­bre te­mas más pro­pios de Eduar­do Pun­set? To­do em­pe­zó cuan­do ca­da vez que en­tre­vis­ta­ba a un em­pre­sa­rio siem­pre sa­lía en nues­tra con­ver­sa­ción el te­ma de la in­tui­ción. Años des­pués, tu­ve que ha­cer un dos­sier so­bre el ol­fa­to em­pre­sa­rial y me di cuen­ta de que ha­bía po­co es­cri­to en Es­pa­ña, así que pen­sé que po­día ha­cer al­go más pro­fun­do. Y sa­lió es­te li­bro. ¿La in­tui­ción es nues­tro sex­to sen­ti­do? Sí, pe­ro el pro­ble­ma es que la ex­pre­sión sex­to sen­ti­do tie­ne ma­la fa­ma por­que pa­re­ce al­go po­co se­rio o re­la­cio­na­do con la vi­den­cia. ¿Por qué te­ne­mos que to­mar­nos en se­rio la in­tui­ción? Por­que es­tá de­mos­tra­do que es una for­ma de co­no­ci­mien­to que es fru­to de to­da la in­for­ma­ción que te­ne­mos al­ma­ce­na­da en el in­cons­cien­te. ¿La in­tui­ción nun­ca fa­lla? Nun­ca. El pro­ble­ma es que la ma­lin­ter­pre­te­mos o que la des­pre­cie­mos. A mí so­lo me ha fa­lla­do cuan­do he atra­ve­sa­do un pe­rio­do muy tur­bu­len­to de mi vi­da, ya que pa­ra te­ner bue­na in­tui­ción hay que es­tar muy cen­tra­do, o cuan­do he pre­ten­di­do jus­ti­fi­car an­tes de tiem­po una in­tui­ción. En cual­quier ca­so, con­vie­ne de­jar­se lle­var. ¿Pe­ro no es al­go sui­ci­da de­jar­se lle­var siem­pre por la in­tui­ción? En to­da de­ci­sión tie­ne que ha­ber un aná­li­sis ra­cio­nal, pe­ro al fi­nal de­ci­di­mos por in­tui­ción. La in­tui­ción no fa­lla, pe­ro no es la pa­na­cea, por eso con­vie­ne siem­pre ha­cer un aná­li­sis bueno. Guiar­se so­lo por la in­tui­ción nos con­du­ce al caos, así que es im­por­tan­te com­ple­men­tar­la con la ra­zón. ¿El que se guía so­lo por la ra­zón no acier­ta? La gen­te que so­lo se ba­sa en un aná­li­sis ra­cio­nal sue­le su­frir lo que se lla­ma “pa­rá­li­sis por aná­li­sis”, es de­cir, no to­ma nin­gu­na de­ci­sión por­que se pa­sa el tiem­po va­lo­ran­do los pros y los con­tras. Si Inies­ta se hu­bie­ra pa­ra­do a pen­sar an­tes de chu­tar en la fi­nal del mun­dial, nun­ca hu­bie­ra me­ti­do el gol an­te Ho­lan­da. El mun­do es de los que se mue­ven. En el li­bro tam­bién sub­ra­ya la im­por­tan­cia de “con­sul­tar con la al­moha­da”... Sí, el acer­vo po­pu­lar siem­pre es muy sa­bio. Cuan­do es­ta­mos blo­quea­dos con un pro­ble­ma, lo me­jor es de­jar­lo, y cuan­do me­nos lo es­pe­re­mos sur­gi­rá. ¿Có­mo po­de­mos desa­rro­llar nues­tra in­tui­ción pa­ra apro­ve­char­la al má­xi­mo? Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es lim­piar la men­te. Lue­go es muy im­por­tan­te cam­biar la ac­ti­tud y ser op­ti­mis­tas, acos­tum­brar­nos a pen­sar de otra ma­ne­ra, tra­ba­jar con nues­tros sen­ti­dos pa­ra ali­men­tar la in­tui­ción con más in­for­ma­ción y, fi­nal­men­te, es­cu­char la in­tui­ción, de­jar que aflo­re. ¿A quién va di­ri­gi­do el li­bro? Nos pue­de ser­vir a to­dos. Apren­der a sa­car nues­tro la­do in­tui­ti­vo nos pue­de ayu­dar en nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. ¿Los es­pa­ño­les so­mos muy in­tui­ti­vos? Sí, los la­ti­nos so­mos muy in­tui­ti­vos. El pro­ble­ma es que en Es­pa­ña te­ne­mos un mie­do ab­so­lu­to al fra­ca­so, y eso fre­na nues­tra in­tui­ción, no de­ja­mos que aflo­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.