Ra­joy re­pa­sa a Ma­quia­ve­lo

Elec­cio­nes y es­cru­ti­nio del si­glo XXI y tras­pa­so del po­der de­ci­mo­nó­ni­co. Ra­joy pa­re­ce de­ci­di­do a re­ser­var sus pla­nes y su equi­po has­ta que lle­gue a La Mon­cloa, a pe­sar de los em­ba­tes de los mer­ca­dos.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Za­pa­te­ro in­ten­ta mi­ti­gar las crí­ti­cas en su adiós y te­me so­bre to­do las de sus com­pa­ñe­ros

di­rec­tor. jo­sé luis ro­drí­guez za­pa­te­ro, aho­ra pre­si­den­te en fun­cio­nes, ha pe­di­do árnica. Quie­re de­jar La Mon­cloa con una cier­ta dig­ni­dad, pe­ro te­me crí­ti­cas im­pla­ca­bles, lo con­fie­sa y re­cla­ma ge­ne­ro­si­dad. No es­tá cla­ro que lo con­si­ga. Sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos es­tán más dis­pues­tos a ser aho­ra más to­le­ran­tes. Sus com­pa­ñe­ros so­cia­lis­tas pue­den ser mu­cho más du­ros y crue­les tras el ma­yor ba­ta­ca­zo elec­to­ral del PSOE des­de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Wins­ton Chur­chill lo di­jo ha­ce mu­chos años: “En po­lí­ti­ca hay ad­ver­sa­rios, enemi­gos y com­pa­ñe­ros de par­ti­do, y es­tos son los más pe­li­gro­sos”. Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, a pe­sar de to­do, jun­to con Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, son la ima­gen de la de­rro­ta ab­so­lu­ta. Ma­riano Ra­joy en­car­na aho­ra el éxi­to, la cons­tan­cia y, so­bre to­do, la re­sis­ten­cia de años an­te las in­nu­me­ra­bles ma­nio­bras de sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­le. Es el pai­sa­je con­tra­rio al de 2004, cuan­do Za­pa­te­ro pa­re­cía te­ner to­do por de­lan­te, fren­te a un Ra­joy abru­ma­do y aba­ti­do tras un tras­piés elec­to­ral bas­tan­te im­pre­vis­to. So­lo siete años y me­dio des­pués to­do ha cam­bia­do y el lí­der del PP, aho­ra cla­ro, in­dis­cu­ti­do e in­dis­cu­ti­ble, tie­ne in­clu­so una ma­yo­ría ab­so­lu­ta más am­plia que la has­ta aho­ra mí­ti­ca en la de­re­cha de Az­nar. Por de­lan­te, pro­ble­mas ca­si in­fi­ni­tos, pe­ro tam­bién una có­mo­da hol­gu­ra par­la­men­ta­ria.

Los es­pa­ño­les, por otra par­te, vo­ta­ron el pa­sa­do 20-N en el si­glo XXI. Con efi­ca­cia ale­ma­na y pre­ci­sión sui­za, dos ho­ras y me­dia des­pués de ce­rrar los co­le­gios elec­to­ra­les el es­cru­ti­nio es­ta­ba con­clui­do. Muy po­cos paí­ses, en­tre ellos la pro­pia Ale­ma­nia, el Reino Uni­do, por no ha­blar de Fran­cia, pue­den pre­su­mir de esa ce­le­ri­dad y exac­ti­tud. Ma­riano Ra­joy, sin em­bar­go, y con su ma­yo­ría ab­so­lu­ta a cues­tas, no se­rá pre­si­den­te del Go­bierno has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre, un mes des­pués de las elec­cio­nes. Es de­cir, co­mi­cios y es­cru­ti­nio del si­glo XXI y pro­ce­di­mien­tos y tras­pa­so del po­der del si­glo XIX. Ya no hay re­me­dio en es­ta oca­sión y no se­rá una ta­rea ur­gen­te has­ta las pró­xi­mas elec­cio­nes, pe­ro es im­pe­rio­so cam­biar es­tos fa­rra­go­sos pro­ce­di­mien­tos. Otros paí­ses, que pier­den más tiem­po en con­tar vo­tos, ha­cen tran­si­cio­nes ce­lé­ri­cas, en un par de días o tres to­do es­tá sol­ven­ta­do. Ra­joy aho­ra es pre­si­den­te elec­to. Abun­dan las vo­ces, am­pa­ra­das en la pre­sión de los mer­ca­dos, pa­ra que avan­ce sus pla­nes y su equi­po. No es pro­ba­ble que ha­ga ni una co­sa ni otra. En pri­mer lu­gar, Ra­joy, co­mo re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad, quie­re ser es­cru­pu­lo­so con los pro­ce­di­mien­tos, aunque no le gus­ten. Por otra par­te, el lí­der del PP defiende la teo­ría de que no sir­ve pa­ra na­da ade­lan­tar pla­nes que to­da­vía no pue­den apli­car. Por úl­ti­mo, tan­to él co­mo al­gu­nos ase­so­res con­si­de­ran in­ne­ce­sa­rio ex­po­ner a la in­tem­pe­rie de la cri­sis a su equi­po an­tes de que pue­da nom­brar­lo. Mien­tras tan­to, eso sí, los mer­ca­dos no suel­tan su pre­sa y ago­bian al Te­so­ro es­pa­ñol, que ca­da vez tie­ne que pa­gar más pa­ra fi­nan­ciar­se. Al­gu­nos ven es­pe­ran­zas en el ho­ri­zon­te, con los pla­nes de ayu­da anun­cia­dos por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y el plan del Con­se­jo Europeo, que pre­sen­ta­rá en la cum­bre del 9 de di­ciem­bre -tie­ne que asis­tir Za­pa­te­ro, pe­ro de­be­ría ha­cer­lo Ra­joy- una pro­pues­ta de bo­nos de es­ta­bi­li­dad, que tam­po­co es­tá ase­gu­ra­do que sal­ga ade­lan­te. Otros, co­mo Luis Ga­ri­cano, de la Lon­don School of Eco­no­mics (LSE), que ha fi­gu­ra­do en qui­nie­las de mi­nis­tra­bles aunque no pa­re­ce que ten­ga opciones, son muy pe­si­mis­tas. “Los pro­ble­mas de li­qui­dez del sis­te­ma fi­nan­cie­ro se van a agra­var”, aca­ba de es­cri­bir. “La si­tua­ción –aña­de– es una si­tua­ción sin pre­ce­den­tes, co­mo de aban­dono, co­mo si los po­lí­ti­cos, los ban­cos cen­tra­les y los in­ver­so­res hu­bie­ran con­clui­do que la si­tua­ción es im­po­si­ble, que no hay na­da que ha­cer”.

Ra­joy y el PP tie­nen la obli­ga­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad de de­mos­trar to­do lo con­tra­rio. El pre­si­den­te elec­to, na­da más con­cluir las elec­cio­nes, ha en­con­tra­do un alia­do tan in­tere­sa­do co­mo ines­pe­ra­do. Ar­tur Mas, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, ha anun­cia­do un pa­que­te de me­di­das de ajus­te que, de al­gu­na ma­ne­ra, alla­na el ca­mino que ten­drá que re­co­rrer Ra­joy des­de su pri­mer día en La Mon­cloa. Mas me­te el tijeretazo pa­ra cua­drar las cuen­tas al mis­mo tiem­po que es­gri­me el ar­gu­men­to del dé­fi­cit fis­cal de Ca­ta­lu­ña, que vol­ve­rá a pre­sen­tar al nue­vo Go­bierno. Es de­cir, abre ca­mino, pe­ro pa­sa­rá la fac­tu­ra. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tam-

bién se apo­ya en el éxi­to elec­to­ral de Con­ver­gèn­cia i Unió en las ur­nas. Por pri­me­ra vez, los na­cio­na­lis­tas son los más vo­ta­dos en unas ge­ne­ra­les en el Prin­ci­pa­do. Y lo con­si­guen des­pués de un año de Go­bierno de ajus­tes du­ros. Pa­re­ci­do a lo que le ha ocu­rri­do al PP en co­mu­ni­da­des co­mo Cas­ti­llaLa Man­cha o Ba­lea­res, en don­de ha me­jo­ra­do sus re­sul­ta­dos a pe­sar del ajus­te. No es­tá de­mos­tra­do, pe­ro los da­tos es­tán ahí, co­mo el que, de los 4,3 mi­llo­nes de vo­tos per­di­dos por el PSOE, las tres cuar­tas par­tes se le han ido por la de­re­cha, lo que in­di­ca­ría que han si­do los vo­tan­tes más tem­pla­dos de los so­cia­lis­tas los que le han da­do la es­pal­da a Otro ar­gu­men­to que afian­za­ría, Ru­bal­ca­ba. sin du­da, Ra­joy, la po­lí­ti­ca que ten­drá que apli­car pe­ro que tam­bién en­tra­ña mu­chos ries­gos por­que “la na­tu­ra­le­za de los pue­blos es vo­lu­ble; y es fá­cil con­ven­cer­les de al­go, pe­ro muy di­fí­cil man­te­ner­les con­ven­ci­dos”. No es na­da nue­vo. Es lo que ex­pli­ca­ba

El Prín­ci­pe, Ni­co­las Ma­quia­ve­lo en una lec­tu­ra siem­pre im­pres­cin­di­ble pa­ra un po­lí­ti­co y que sin du­da re­pa­sa aho­ra Ma­riano Ra­joy a las puer­tas de La Mon­cloa.

Re­le­vo. Ma­riano

Ra­joy, con su ma­yo­ría ab­so­lu­ta a cues­tas, no

sus­ti­tui­rá a Ro­drí­guez Za­pa­te­ro

en La Mon­cloa has­ta me­dia­dos de

di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.