Di­me, es­pe­ji­to, quién es la más gua­pa

miss es­pa­ña 2011

Tiempo - - ZOOM - POR AL­BER­TO MAR­TÍN-ARA­GÓN

to­das ellas visitan el re­tre­te co­mo us­ted y co­mo yo. To­das ellas se han mor­di­do al­gu­na vez la len­gua mien­tras se co­mían un fi­le­te o una ham­bur­gue­sa. To­das ellas han pa­sa­do una tem­po­ra­da en la vis­co­sa os­cu­ri­dad de un vien­tre ma­terno. Y, sin em­bar­go, cuan­do po­san an­te los fo­tó­gra­fos, cuan­do nos per­mi­ten en­tre­ver la elo­cuen­cia de sus for­mas, cuan­do sus son­ri­sas can­tan co­mo pá­ja­ros op­ti­mis­tas so­bre sus ros­tros es­pe­ran­za­dos, es­tas mu­cha­chas pa­re­cen ale­jar­se de la sor­di­dez do­més­ti­ca y ur­ba­na pa­ra in­gre­sar en un edé­ni­co la­bo­ra­to­rio con­sa­gra­do a la mez­cla y con­ser­va­ción de atrac­ti­vos te­rres­tres. Una de ellas se­rá pro­cla­ma­da es­te do­min­go Miss Es­pa­ña 2011. ¿Por dón­de em­pe­zar a eva­luar? Ca­da ros­tro re­fle­ja una inocen­cia que in­ten­ta con­fra­ter­ni­zar con la as­tu­cia y con la am­bi­ción, pues a nin­gu­na se le es­ca­pa que la be­lle­za fí­si­ca con­quis­ta más reinos y vo­lun­ta­des que la be­lle­za in­te­rior. Así ha si­do en el pa­sa­do y así se­rá en los si­glos ve­ni­de­ros. No obs­tan­te, ellas se es­fuer­zan por re­la­tar su­til­men­te, me­dian­te ges­tos y mi­ra­das, una breve his­to­ria de su al­ma. Y lo con­si­guen. Aunque se les in­ci­te a re­pre­sen­tar el pa­pel de se­res su­per­fluos y frí­vo­los, es­tas sim­pá­ti­cas mo­zas me­re­cen el tí­tu­lo de per­so­nas in­te­li­gen­tes. Y si al­gu­na no lo es, no hay pro­ble­ma. To­do pue­de apren­der­se, ex­cep­to el ser una mo­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.