Ru­bal­ca­ba quie­re di­ri­gir la rein­ven­ción del PSOE

Se bus­ca un se­cre­ta­rio ge­ne­ral que li­de­re el par­ti­do en el fu­tu­ro. Los so­cia­lis­tas creen que el can­di­da­to y Cha­cón da­rán la ba­ta­lla, pe­ro po­dría apa­re­cer un mir­lo blan­co.

Tiempo - - PORTADA - S. GAMO Y A. RO­DRÍ­GUEZ

La peor de­rro­ta elec­to­ral del PSOE, sin pa­lia­ti­vos. Así han de­fi­ni­do al­gu­nos so­cia­lis­tas los 110 dipu­tados co­se­cha­dos por el PSOE el pa­sa­do do­min­go, 20 de no­viem­bre. Ni el ani­mal po­lí­ti­co que es Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba ha con­se­gui­do re­du­cir las dis­tan­cias con un PP que ob­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. La bre­cha es­tá abier­ta en­tre los so­cia­lis­tas, que tie­nen que abrir una “pro­fun­da re­fle­xión, so­bre sus pro­pues­tas y, so­bre to­do, so­bre quién las va a li­de­rar. So­bre el ta­pe­te hay va­rias opciones con dos nom­bres cla­ros. El de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y el de la mi­nis­tra de De­fen­sa en fun­cio­nes y lí­der de los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes, Car­me Cha­cón.

Fuen­tes so­cia­lis­tas con­si­de­ran que Ru­bal­ca­ba es­ta­ría dis­pues­to a pre­sen­tar­se a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE. Pú­bli­ca­men­te, al­gu­nos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas le han ani­ma­do a ha­cer­lo. Por ejem­plo, el pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, o el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del PSOE, Mar­ce­lino Igle­sias. Ru­bal­ca­ba, se­gún es­tas mi­mas fuen­tes, con­si­de­ra que po­dría li­de­rar el par­ti­do, ha­cer una bue­na opo­si­ción en el Con­gre­so y de­vol­ver la vic­to­ria a los so­cia­lis­tas en 2015. Hay quien in­ter­pre­ta su in­ter­ven­ción en la no­che elec­to­ral, des­glo­san­do un pro­gra­ma pa­ra la opo­si­ción, en es­te sen­ti­do.

Si bien en el par­ti­do to­dos re­co­no­cen que Ru­bal­ca­ba ha he­cho un gran tra­ba­jo, no to­dos es­tán de acuer­do en que de­ba pre­sen­tar­se. Na­die lo di­ce pú­bli­ca­men­te, ex­cep­to enemi­gos de­cla­ra­dos co­mo el lí­der del PSM, To­más Gó­mez. Pe­ro al­gu­nos pe­sos pe­sa­dos del par­ti­do con­si­de­ran que el nom­bre de Ru­bal­ca­ba siem­pre

La apa­ri­ción de un ter­cer can­di­da­to cuen­ta con el vis­to bueno de al­gu­nos pe­sos pe­sa­dos del par­ti­do

es­ta­rá uni­do a la eta­pa de Za­pa­te­ro en la que se pro­du­jo la cri­sis eco­nó­mi­ca, la de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. Por eso creen que se­ría me­jor bus­car otro can­di­da­to que se ocu­pa­ra de li­de­rar el PSOE los pró­xi­mos cua­tro años, aunque hay quien cree que si Ru­bal­ca­ba se pre­sen­ta a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE po­dría es­con­der un as en la man­ga.

Dis­tan­cia­mien­to mu­tuo.

En to­do ca­so, el ex­mi­nis­tro del In­te­rior no lo va a te­ner fá­cil a la ho­ra de su­ce­der a Za­pa­te­ro al fren­te de los so­cia­lis­tas. En es­tos úl­ti­mos me­ses el dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos ha si­do más que evi­den­te a ojos de los que les ro­dean, por mu­cho que am­bos lo ha­yan querido ne­gar en pú­bli­co. En­tre los de­fen­so­res del pre­si­den­te del Go­bierno se cri­ti­ca que Ru­bal­ca­ba se di­so­cia­se de él to­do lo po­si­ble du­ran­te la cam­pa­ña, al­go que a su jui­cio no le ha da­do re­sul­ta­do al can­di­da­to. La otra op­ción hu­bie­ra si­do ser “más agre­si­vo” en la reivin­di­ca­ción del le­ga­do so­cia­lis­ta de es­tos úl­ti­mos siete años y me­dio. “Hoy mue­ren me­nos per­so­nas en la ca­rre­te­ra o por cul­pa del ta­ba­co. Hoy no es­ta­mos co­mo Gre­cia, Por­tu­gal, Ir­lan­da o Ita­lia... y eso no se ha de­fen­di­do lo su­fi­cien­te”, se que­jan es­tas fuen­tes.

Los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña y la no­che elec­to­ral die­ron mu­chas pis­tas so­bre el ale­ja­mien­to que se ha producido en­tre el pre­si­den­te y quien fue su fiel es­cu­de­ro, que en los úl­ti­mos me­ses se ha ro­dea­do de per­so­nas que fue­ron de la má­xi­ma con­fian­za de Za­pa­te­ro co­mo Jo­sé Enrique Se­rrano, su je­fe de Ga­bi­ne­te y re­cién ele­gi­do dipu­tado, o Enrique Gue­rre­ro, que en 2009 se con­vir­tió en eu­ro­dipu­tado tras cua­tro años jun­to a Se­rrano en Mon­cloa. Unos fi­cha­jes que han si­do vis­tos co­mo una des­leal­tad por per­so­nas del en­torno del pre­si­den­te, a los que no gus­tó el he­cho de que Ru­bal­ca­ba no in­vi­ta­se a Za­pa­te­ro al cie­rre de cam­pa­ña en Ma­drid.

Otro pun­to de fric­ción han si­do los mo­vi­mien­tos de Ru­bal­ca­ba y su círcu­lo de con­fian­za -los lla­ma­dos ru­bal­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.