No es un tiem­po nue­vo

Tiempo - - OPINIÓN -

El dis­cur­so del pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno no ha de­ja­do nin­gún res­qui­cio pa­ra du­dar de su rea­lis­mo

en una es­pa­ña ate­na­za­da por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial an­gus­tio­sa, es im­po­si­ble que un vuel­co elec­to­ral co­mo el del 20-N per­mi­ta plan­tear la lle­ga­da de un tiem­po nue­vo. Mal­de­cir la he­ren­cia re­ci­bi­da sir­ve de muy po­co, ya que na­da mis­te­rio­so se esconde ba­jo las al­fom­bras: to­do es­tá dra­má­ti­ca­men­te a la luz del día, la co­la de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, la po­bre­za, el mie­do y las ten­sio­nes de la ca­tás­tro­fe fi­nan­cie­ra que es­tán ca­da jornada en la pri­me­ra pla­na de la crónica ge­ne­ral de es­te vie­jo país.

Hay que re­co­no­cer que Ma­riano Ra­joy ha si­do cau­to y no ha caí­do en la ten­ta­ción del triun­fa­lis­mo. Ha op­ta­do por la pru­den­cia y ha in­sis­ti­do en que no dis­po­ne de una vara má­gi­ca. El dis­cur­so del pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno no ha de­ja­do nin­gún res­qui­cio pa­ra du­dar de su rea­lis­mo, de que se tra­ta de una per­so­na cons­cien­te. Qui­zá es­pe­re ilu­sio­nar a la so­cie­dad con ges­tos y no con pro­me­sas, con de­ci­sio­nes y no con pa­la­bre­ría. Y, en la ac­tual si­tua­ción, el PP ne­ce­si­ta la ayu­da de las de­más for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas, es­pe­cial­men­te de un PSOE obli­ga­do a la au­to­crí­ti­ca.

So­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro pe­sa inexo­ra­ble­men­te el pa­sa­do, que no ha si­do glo­rio­so ni por la co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal ni por la fal­ta de ca­pa­ci­dad es­pa­ño­la pa­ra reac­cio­nar an­te la cri­sis. Con el país he­cho unos zo­rros y con las du­ras en­se­ñan­zas de Gre­cia e Ita­lia, a Ma­riano Ra­joy se le va a pe­dir, en pri­mer lu­gar, que abra una vía de diá­lo­go con el tán­dem Mer­kel-sar­kozy. No es la ta­rea de un en­can­ta­dor de ser­pien­tes sino de un nue­vo con­ta­ble obli­ga­do a for­mar un equi­po que apli­que una ci­ru­gía de hie­rro a la si­tua­ción y, ade­más, a ha­cer com­pa­ti­ble esa du­re­za con el res­pe­to a la edu­ca­ción, la sanidad y las po­lí­ti­cas so­cia­les. Al­gu­nos te­men que nos en­con­tre­mos an­te un ob­je­ti­vo im­po­si­ble.

FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.