Un po­der abru­ma­dor

Los re­sul­ta­dos del 20 de no­viem­bre le han en­tre­ga­do a Ra­joy un po­der que es al mis­mo tiem­po su ma­yor for­ta­le­za y su gran de­bi­li­dad.

Tiempo - - PORTADA -

El cen­tro-de­re­cha es­pa­ñol nun­ca ha­bía te­ni­do tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca des­de la muer­te de Fran­co. Ma­riano Ra­joy ha su­pe­ra­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Jo­sé Ma­ría Az­nar en 2000. Cier­to que so­lo por unas dé­ci­mas, pe­ro la di­fe­ren­cia no hay que bus­car­la en el por­cen­ta­je ni en los es­ca­ños, sino en la acu­mu­la­ción si­mul­tá­nea de po­der en co­mu­ni­da­des y ayun­ta­mien­tos. Una enor­me con­cen­tra­ción de po­der que es al tiem­po for­ta­le­za y de­bi­li­dad. El lí­der del PP va a te­ner a su dis­po­si­ción to­dos los re­sor­tes ne­ce­sa­rios pa­ra ges­tio­nar la cri­sis y su­pe­rar­la, y nin­gu­na ex­cu­sa a la que aga­rrar­se pa­ra jus­ti­fi­car un hi­po­té­ti­co fra­ca­so.

Ra­joy va a ser, más que nin­gún otro pre­si­den­te, el pi­lo­to de nues­tro des­tino co­lec­ti­vo. El pro­ble­ma es que, al con­tra­rio de lo que ocu­rría en los bo­nan­ci­bles tiem­pos de la era Az­nar, la na­ve lla­ma­da Es­pa­ña tran­si­ta por aguas en­cres­pa­das. En bue­na par­te de­bi­do a las in­de­ci­sio­nes e inex­pe­rien­cia en es­tos tran­ces del que has­ta aho­ra era el capitán. Pe­ro tam­bién co­mo con­se­cuen­cia de po­lí­ti­cas ges­ta­das en tiem­pos de es­pe­cu­la­ción sal­va­je, des­pil­fa­rros au­to­nó­mi­cos y bo­das im- pe­ria­les. Más allá de los an­te­ce­den­tes lo que es­tá cla­ro es que el gi­ro elec­to­ral, a es­tri­bor, no de­ja lu­gar a du­das. El rum­bo, al me­nos, es­tá cla­ro. Lo que to­ca aho­ra es man­te­ner fir­me el ti­món, aunque no se­rá su­fi­cien­te. Pa­ra lle­gar a puer­to va a ser ne­ce­sa­rio sol­tar las­tre. Y ahí es don­de hay pe­li­gro de amo­ti­na­mien­to: so­bre to­do si se op­ta por ti­rar por la bor­da los en­se­res de la ma­ri­ne­ría sin to­car los de la ofi­cia­li­dad.

La mis­ma no­che de su in­con­tes­ta­ble triun­fo Ma­riano Ra­joy pro­me­tió con me­di­ta­da so­lem­ni­dad go­ber­nar pen­san­do tam­bién en los que no le han vo­ta­do: “Es­toy ple­na­men­te de­ci­di­do a ser el pre­si­den­te de to­dos y a an­te­po­ner siem­pre el in­te­rés ge­ne­ral a cual­quier in­te­rés par­ti­cu­lar”. So­na­ba con­vin­cen­te. El po­lí­ti­co ga­lle­go que nun­ca ha­bla ga­lle­go es pro­ba­ble­men­te el di­ri­gen­te con­ser­va­dor con me­no­res ata­du­ras de los de su ge­ne­ra­ción. Su mar­gen de ma­nio­bra a la ho­ra de se­lec­cio­nar a los que van a acom­pa­ñar­le en la di­fi­ci­lí­si­ma ta­rea de ta­po­nar las vías de agua y en­de­re­zar el rum­bo es ex­tra­or­di­na­rio. Pue­de ele­gir a quie­nes quie­ra y de­be ele­gir a los que la si­tua­ción re­cla­ma. Es de­cir, a los me­jo­res de en­tre los me­jo­res. Esa va a ser su pri­me­ra prue­ba de fue­go. Y no pue­de fa­llar.

Ya sé que los cri­te­rios em­plea­dos pa­ra me­dir la va­lía hu­ma­na son tan sub­je­ti­vos

co­mo va­rio­pin­tos, pe­ro, si se me per­mi­te, yo le da­ría un con­se­jo al fu­tu­ro pre­si­den­te del Go­bierno: los pues­tos po­lí­ti­cos pa­ra los (me­jo­res) po­lí­ti­cos y los téc­ni­cos pa­ra los (me­jo­res) téc­ni­cos. En Eco­no­mía, por po­ner el ejem­plo que con­vo­ca las ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas, se­ría con­ve­nien­te ele­gir a un po­lí­ti­co que se­pa de la ma­te­ria. Por­que no se tra­ta de echar cuen­tas, sino de ha­cer po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. La otra op­ción es dar­le esa res­pon­sa­bi­li­dad a un ex­per­to con sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca (los tec­nó­cra­tas, en de­mo­cra­cia, son una so­lu­ción le­gí­ti­ma que ade­más fun­cio­na co­mo ele­men­to pro­tec­tor de la cla­se po­lí­ti­ca). Por con­tra, en ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ban­co de Es­pa­ña, la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Ener­gía o la del Mer­ca­do de Va­lo­res hay que erra­di­car el há­bi­to de nom­brar en sus car­gos más re­pre­sen­ta­ti­vos a me­ras ex­ten­sio­nes ideo­ló­gi­cas o su­je­tos a los que se com­pen­sa por los ser­vi­cios po­lí­ti­cos pres­ta­dos, en lu­gar de a per­so­nas que ga­ran­ti­cen ra­zo­na­bles már­ge­nes de in­de­pen­den­cia.

Ha­bi­li­dad, vo­lun­tad y ca­pa­ci­dad.

A cor­to pla­zo na­die le va a exi­gir a Ra­joy que re­duz­ca a la mi­tad el des­em­pleo. Su éxi­to o fra­ca­so en es­ta le­gis­la­tu­ra va a de­pen­der, más que de los nú­me­ros, de su vo­lun­tad de re­qui­li­brar los con­tra­pe­sos ins­ti­tu­cio­na­les, de su ca­pa­ci­dad pa­ra de­cir la ver­dad, de su acier­to a la ho­ra de fi­jar una es­tra­te­gia pa­ra re­cu­pe­rar el amor pro­pio de un país de­cep­cio­na­do, y de su co­ra­je y ha­bi­li­dad pa­ra re­cu­pe­rar el de­re­cho a de­ci­dir so­bre nues­tro pro­pio des­tino, in­cau­ta­do con cier­tos ar­gu-

Ana Pastor ya es­tá en con­tac­to con An­to­nio Ca­ma­cho. Se so­pe­sa re­fun­dir Jus­ti­cia e In­te­rior

men­tos pe­ro sin con­tem­pla­cio­nes por la se­ño­ra Mer­kel. Y to­do eso, por mu­cho po­der que se ten­ga, no se pue­de ha­cer en so­li­ta­rio.

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y Ra­món Jáuregui se­rán los en­car­ga­dos de coor­di­nar el tras­pa­so de po­de­res. Co­mien­zo alen­ta­dor. Dos po­lí­ti­cos de con­tras­ta­do buen sen­ti­do. La sen­sa­ción de in­te­ri­ni­dad de­be ser mí­ni­ma. Ana Pastor ya es­tá en con­tac­to con An­to­nio Ca­ma­cho, mi­nis­tro del In­te­rior. Ire­mos co­no­cien­do el “Go­bierno en la som­bra” de Ra­joy, lo que no quie­re de­cir que to­dos los protagonistas del tras­pa­so va­yan a sen­tar­se en la me­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros. Pe­ro nos da­rán una pis­ta. Ha­brá re­duc­ción de car­te­ras: Eco­no­mía, Ha­cien­da e In­dus­tria, Edu­ca­ción y Cul­tu­ra... In­clu­so se va­lo­ra re­agru­par de nue­vo In­te­rior y Jus­ti­cia. Ges­tos.

Lo im­por­tan­te es que la sen­sa­ción de in­te­ri­ni­dad sea breve y que la ima­gen que tras­cien­da sea la de una ma­qui­na­ria en­gra­sa­da. En es­to Za­pa­te­ro va a co­la­bo­rar de buen gra­do. Es­tá es­cri­bien­do el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del li­bro que em­pe­zó en ma­yo de 2010 y quie­re un fi­nal fe­liz. Fal­ta por ver quién se­rá el in­ter­lo­cu­tor so­cia­lis­ta de fu­tu­ro. El pro­ble­ma del PSOE tam­po­co es de nú­me­ros. Es de nom­bres con ca­pa­ci­dad pa­ra la re­cons­truc­ción. Ru­bal­ca­ba ha fra­ca­sa­do (sal­van­do las mu­chas dis­tan­cias, la pri­ma de ries­go ha si­do en par­te a Ru­bal­ca­ba lo que la ges­tión del 11-M fue a Ra­joy); pe­ro los de­más tam­bién. Eso de­mues­tra que el pro­ble­ma no era el can­di­da­to, sino lo que arras­tra­ba.

Los so­cia­lis­tas ne­ce­si­tan tiem­po; jus­to lo que Es­pa­ña no tie­ne. Es­te país es de fá­cil ol­vi­dar, y al PSOE se le aca­ba­rán per­do­nan­do mu­chos de sus erro­res, pe­ro nun­ca la fal­ta de pa­trio­tis­mo. Lo sen­sa­to es que sea Ru­bal­ca­ba el que ter­mi­ne lo que ha em­pe­za­do, que asu­ma el des­gas­te de ce­rrar con Ra­joy, a po­co que es­te fa­ci­li­te las co­sas, los gran­des acuer­dos que la si­tua­ción exi­ge. Lue­go, ter­mi­na­da la fae­na, se­rá el mo­men­to de plan­tear­se el re­le­vo. No aho­ra. Aho­ra na­die en el PSOE es­tá en con­di­cio­nes de dar un pa­so al fren­te sin que pa­rez­ca una fri­vo­li­dad in­con­men­su­ra­ble. Al me­nos na­die que ten­ga un mí­ni­mo de sen­ti­do co­mún. El in­sen­sa­to in­ten­to de mon­tar una ges­to­ra con Jo­sé Bono al fren­te so­lo fue una enaje­na­ción tran­si­to­ria fru­to de am­bi­cio­nes no su­fi­cien­te­men­te em­bri­da­das. No des­car­te­mos nin­gu­na sor­pre­sa, pe­ro los so­cia­lis­tas no tie­nen otro ca­mino que el de la co­la­bo­ra­ción leal con el Go­bierno de la Na­ción –abier­ta­men­te en los pró­xi­mos dos años– y la re­fle­xión y au­to­crí­ti­ca in­ter­nas.

El jue­go de Amaiur.

El re­sul­ta­do del 20-N da pie a mu­chas otras lec­tu­ras de in­te­rés. Pe­ro me voy a pa­rar en el País Vas­co. La macroencuesta del CIS abrió unas ex­pec­ta­ti­vas que no se han cum­pli­do (por cier­to, ha­ría bien el Cen­tro en re­vi­sar su me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo en Euskadi). El re­sul­ta­do pue­de ser des­alen­ta­dor, pe­ro en nin­gún ca­so hay que acep­tar el jue­go que pro­po­ne Amaiur. Los in­de­pen­den­tis­tas quie­ren elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas an­ti­ci­pa­das por­que te­men lle­gar a 2013 abra­sa­dos por las crí­ti­cas a su no ges­tión en las ins­ti­tu­cio­nes que con­tro­lan. Ha ha­bi­do mo­men­tos peo­res. En 1987 He­rri Ba­ta­su­na al­can­zó los 360.952 vo­tos en unas elec­cio­nes al Par­la­men­to Europeo, ca­si 30.000 más que los lo­gra­dos aho­ra por una coa­li­ción de par­ti­dos. Tiem­po al tiem­po. A los que no creen en la de­mo­cra­cia so­lo se les pa­ra con cal­ma y más de­mo­cra­cia.

AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

20-N. Ra­joy y otros lí­de­res

‘po­pu­la­res’ ce­le­bran la vic­to­ria la no­che elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.