Ra­joy Brey y la teo­ría de Daniel In­ne­ra­rity

Si el pre­si­den­te del PP hu­bie­ra leí­do al fi­ló­so­fo ha­bría sen­ti­do un es­ca­lo­frío cuan­do, 24 ho­ras des­pués de su triun­fo elec­to­ral, re­ci­bió las pri­me­ras no­ti­cias so­bre los mer­ca­dos.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

daniel in­ne­ra­rity es ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca y So­cial de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, in­ves­ti­ga­dor del Iker­bas­que en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co (UPV) y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Go­ber­nan­za De­mo­crá­ti­ca de San Sebastián. Doc­tor en Fi­lo­so­fía, am­plió sus es­tu­dios en Ale­ma­nia, Sui­za e Ita­lia. Ha re­si­di­do en Bur­deos y en­tre sus úl­ti­mos li­bros ca­be des­ta­car Éti­ca de la hos­pi­ta­li­dad y El fu­tu­ro y sus enemi­gos. Una de­fen­sa de la es­pe­ran­za po­lí­ti­ca.

In­ne­ra­rity sos­tie­ne que por Cen­troeu­ro­pa cir­cu­la la teo­ría de que “la cri­sis eco­nó­mi­ca se lle­va por de­lan­te un Go­bierno en los paí­ses fuer­tes -de ahí la pre­vi­si­ble caí­da de Ni­co­las Sar­kozy y An­ge­la Mer­kel- y en los paí­ses dé­bi­les se lle­va dos, ca­so de Gre­cia, de Ir­lan­da , pre­su­mi­ble­men­te de Por­tu­gal y ca­si se­gu­ro de Ita­lia. La du­da pues es –se pre­gun­ta In­ne­ra­rity–, a cuál de esos gru­pos per­te­ne­ce Es­pa­ña”.

Si Ma­riano Ra­joy Brey hu­bie­ra leí­do a In­ne­ra­rity pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra sen­ti­do un es­ca­lo­frío cuan­do el mis­mo día 21, 24 ho­ras des­pués de su es­pec­ta­cu­lar triun­fo elec­to­ral en las his­tó­ri­cas elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 20 de no­viem­bre, co­men­za­ron a lle­gar­le las pri­me­ras no­ti­cias de que, de nue­vo, ha­bía au­men­ta­do la pri­ma de ries­go de la deu­da, la bol­sa es­pa­ño­la ha­bía ini­cia­do una ten­den­cia que ame­na­za­ba con al­can­zar el ré­cord de ba­ja­da de to­das las bol­sas eu­ro­peas y la pri­me­ra subas­ta de le­tras a tres y seis me­ses des­pués de la jornada elec­to­ral po­día al­can­zar un in­te­rés des­pro­por­cio­na­do. Y así fue: un 123% más si se to­man co­mo re­fe­ren­cia las úl­ti­mas seis subas­tas. Una ci­fra tan des­pro­por­cio­na­da que nin­gu­na eco­no­mía pue­de pa­gar eso du­ran­te mu­chos me­ses.

Sin em­bar­go, la gran ven­ta­ja de Ra­joy Brey es que es un hom­bre tran­qui­lo, que no sue­le per­der los ner­vios, que es her­mé­ti­co, que en muy po­cas oca­sio­nes de­ja tras­lu­cir sus emo­cio­nes y que, ade­más, es­tá con­ven­ci­do de que a pe­sar de to­das las di­fi­cul­ta­des, de to­das las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas, va a cum­plir su man­da­to has­ta el fi­nal sin que aquí ha­ya la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad –y así lo

ha ad­ver­ti­do- de que pue­da im­po­ner­se co­mo ha ocu­rri­do en Gre­cia e Ita­lia, un Go­bierno de tec­nó­cra­tas, nin­gún Pa­pa­mon­ti (por Lu­cas Pa­pa­de­mos y Ma­rio Mon­ti), por­que a su Pa­pa­mon­ti, - Jo­sé

Ma­nuel Gon­zá­lez Pá­ra­mo, re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol en el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE)- lo pon­drá o de mi­nis­tro de Eco­no­mía o de go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña.

Ra­joy es­pe­ra to­do ti­po de sor­pre­sas, to­do ti­po de pro­ble­mas, to­do ti­po de tor­men­tas, to­do ti­po de sa­cri­fi­cios, pe­ro ha con­fe­sa­do a sus co­la­bo­ra­do­res que pre­ci­sa­men­te ese, no. por ne­ce­si­da­des de cie­rre, la se­ma­na pa­sa­da, en es­ta sec­ción de Tiem­po, se dio por he­cha la vic­to­ria de Ra­joy por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, de acuer­do con los da­tos uná­ni­mes de la to­ta­li­dad de las en­cues­tas. La vic­to­ria, co­mo el pro­pio Ra­joy, era pre­vi­si­ble. Sin em­bar­go, lo que no era pre­vi­si­ble, ni si­quie­ra en las en­cues­tas más pe­si­mis­tas, era que el PSOE per­die­se más de cua­tro mi­llo­nes de vo­tos, 59 es­ca­ños y so­lo con­ser­va­se, sim­bó­li­ca­men­te, las ciu­da­des de Se­vi­lla y Bar­ce­lo­na, des­pués de ser ba­rri­do en sus dos feu­dos his­tó­ri­cos: An­da­lu­cía y Ca­ta­lu­ña. La ma­yor de­rro­ta de la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca del par­ti­do, ma­yor que la de

Joa­quín Al­mu­nia en el año 2000, que le obli­gó a di­mi­tir pa­ra que se hi­cie­se con el po­der Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ma­yor que las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, las cons­ti­tu­yen­tes que ela­bo­ra­ron la Cons­ti­tu­ción de 1978. Una de­rro­ta no so­lo del can­di­da­to so­cia­lis­ta,

Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que so­ña­ba con sal­var los mue­bles, sino, so­bre to­do, de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que, a es­tas al­tu­ras, des­pués de la de­ba­cle del 20-N, si­gue de se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE con la in­ten­ción, in­clu­so, de con­tro­lar el pro­ce­so de su­ce­sión en el con­gre­so or­di­na­rio del par­ti­do que ha si­do con­vo­ca­do pa­ra la pri­me­ra se­ma­na de fe­bre­ro.

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro no quie­re ni oír ha­blar de su di­mi­sión ni de la po­si­bi­li­dad de que el Co­mi­té Fe­de­ral aprue­be la for­ma­ción de una ges­to­ra, in­te­gra­da, en­tre otros, por el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Felipe Gon­zá­lez y el ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados Jo­sé Bono, que no as­pi­ran a nin­gún ti­po de car­go, pa­ra que el con­gre­so trans­cu­rra sin nin­gún ti­po de ma­nio­bra ni de tu­te­la.

No era pre­vi­si­ble, ni en las en­cues­tas más pe­si­mis­tas, la pér­di­da de más de cua­tro mi­llo­nes de vo­tos pa­ra el PSOE

JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.