Ge­ne­ro­si­dad se­lec­ti­va

Aunque se desaprue­ban los mé­to­dos cri­mi­na­les e in­ti­mi­da­to­rios, se es­tá dis­pues­to a lan­zar un man­to pro­tec­tor y be­ne­vo­len­te so­bre aque­llos cu­yos ar­gu­men­tos nos sue­nan más pró­xi­mos al idea­rio pro­pio.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

Su­pon­go que to­dos ad­mi­ti­mos que la bar­ba­rie ase­si­na pre­ten­de le­gi­ti­mar­se con so­por­tes ideo­ló­gi­cos

hay co­sas a las que nun­ca lo­gro acos­tum­brar­me del to­do. Por ejem­plo, el dis­tin­to ra­se­ro que in­te­lec­tua­les y pe­rio­dis­tas a los que ten­go por ra­zo­na­ble­men­te pro­gre­sis­tas (que son mi fa­mi­lia y por eso me preo­cu­pan) apli­can a la ho­ra de va­lo­rar los atro­pe­llos an­ti­de­mo­crá­ti­cos co­me­ti­dos por ex­tre­mis­tas de iz­quier­das y de de­re­chas. A es­tas al­tu­ras, su­pon­go que to­dos ad­mi­ti­mos ya que la bar­ba­rie que ase­si­na, coacciona o al me­nos in­ti­mi­da pre­ten­de le­gi­ti­mar­se con una gran variedad de so­por­tes ideo­ló­gi­cos, unas ve­ces po­lí­ti­cos, otras re­li­gio­sos e in­clu­so éti­cos (co­mo los de quie­nes aten­tan con­tra las clí­ni­cas abor­tis­tas o los la­bo­ra­to­rios que lle­van a ca­bo ex­pe­ri­men­tos con ani­ma­les). Lo ade­cua­do, creo yo, es ca­li­brar la reac­ción so­cial­men­te per­ti­nen­te an­te ca­da gru­po de mal­he­cho­res de acuer­do con la mag­ni­tud de sus fe­cho­rías y no por el ses­go ideo­ló­gi­co de sus jus­ti­fi­ca­cio­nes. In­clu­so su­pon­go que a la gen­te de iz­quier­das de­be­rían su­ble­var­le es­pe­cial­men­te los vio­len­tos que se di­cen iz­quier­dis­tas, a los de de­re­chas los que se re­cla­man de la de­re­cha y a las per­so­nas re­li­gio­sas quie­nes co­me­ten des­ma­nes en nom­bre de la re­li­gión, por­que en­tur­bian los idea­les que ellos con­si­de­ran más dig­nos.

Sin em­bar­go, las va­lo­ra­cio­nes no sue­len fun­cio­nar así. Aunque se desaprue­ban los mé­to­dos cri­mi­na­les e in­ti­mi­da­to­rios, se es­tá dis­pues­to en­se­gui­da a lan­zar un man­to pro­tec­tor y be­ne­vo­len­te so­bre aque­llos cu­yos ar­gu­men­tos nos sue­nan más pró­xi­mos al idea­rio pro­pio. Se ha vis­to re­cien­te­men­te en el ca­so del du­do­so ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia anun­cia­do por ETA (al­guien lo ha com­pa- rado con gra­cia al fa­mo­so mi­ni­cuen­to de Augusto Mon­te­rro­so: cuan­do se des­per­tó, el di­no­sau­rio eta­rra to­da­vía es­ta­ba allí). An­te el ya cé­le­bre y bien or­ques­ta­do co­mu­ni­ca­do, ha ha­bi­do una am­pu­lo­sa ex­plo­sión de op­ti­mis­mo por par­te de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y po­lí­ti­cos con­si­de­ra­dos pro­gre­sis­tas. Por lo que nos cuen­tan, so­lo la de­re­cha más reac­cio­na­ria y ca­ver­ní­co­la se ha ne­ga­do a com­par­tir ese jú­bi­lo... que sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te no ha te­ni­do más que muy tí­mi­das ex­pre­sio­nes en­tre la re­ce­lo­sa y ate­mo­ri­za­da ciu­da­da­nía vas­ca. Bueno, en ca­sos co­mo es­te ca­da cual tie­ne de­re­cho a ofre­cer su in­ter­pre­ta­ción, sea de bue­na fe o in­tere­sa­da­men­te opor­tu­nis­ta.

Pe­ro no de­ja de sor­pren­der la pron­ti­tud con que pa­ra al­gu­nos los ros­tros más vi­si­bles de Ba­ta­su­na, em­pe­zan­do por el aún en­car­ce­la­do Ar­nal­do Ote­gi, se han con­ver­ti­do de in­me­dia­to en gen­te pa­cí­fi­ca y pro­gre­sis­ta, a quie­nes hay que ex­ten­der cuan­to an­tes y sin que ni si­quie­ra lo pi­dan el cer­ti­fi­ca­do de bue­na con­duc­ta. Du­do mu­cho que si el País Vas­co hu­bie­ra pa­de­ci­do du­ran­te dé­ca­das un te­rro­ris­mo de ex­tre­ma de­re­cha que hu­bie­se co­me­ti­do cien­tos y cien­tos de ase­si­na­tos en nom­bre de idea­les fas­cis­tas, el cual fi­nal­men­te hu­bie­ra te­ni­do que de­po­ner las ar­mas obli­ga­do por la con­tun­den­cia po­li­cial y el re­pu­dio so­cial, sus por­ta­vo­ces po­lí­ti­cos en­con­tra­sen una aco­gi­da tan ge­ne­ro­sa y com­pren­si­va por quie­nes se con­si­de­ran por­ta­vo­ces de la esen­cia hu­ma­nis­ta de la de­mo­cra­cia. En tal hi­pó­te­sis, ¿se ha­bría pe­di­do tam­bién con vehe­men­cia un diá­lo­go sin ex­clu­sio­nes y la am­nis­tía más o me­nos in­con­di­cio­nal de sus pre­sos? Per­mí­tan­me du­dar­lo. Se di­ría que pa­ra al­gu­nos in­vo­car prin­ci­pios iz­quier­dis­tas, aunque sea de mo­do torticero, si­gue sien­do un sal­vo­con­duc­to que ga­ran­ti­za la ab­so­lu­ción al me­nor ges­to po­si­ti­vo, con ol­vi­do del da­ño cau­sa­do y de los de­re­chos con­cul­ca­dos del res­to de la ciu­da­da­nía.

FER­NAN­DO SA­VA­TER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.