Los fa­llos del CNI en la muer­te de sus es­pías en Irak

Cuan­do se cum­plen ocho años del ase­si­na­to de siete agen­tes en La­ti­fi­ya, Tiem­po pa­sa re­vis­ta a los fa­llos que ro­dea­ron aque­lla tra­ge­dia.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

Los man­dos del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) sa­bían al me­nos dos me­ses an­tes del ase­si­na­to de siete de sus agen­tes en Irak, ha­ce aho­ra ocho años, que dos de ellos es­ta­ban ame­na­za­dos de muer­te, a pe­sar de lo cual de­ci­die­ron que si­guie­ran allí. Los man­dos del ser­vi­cio se­cre­to ocul­ta­ron es­te he­cho y al­gu­nos otros a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas y a la opi­nión pú­bli­ca. El 29 de no­viem­bre de 2003 an­ti­guos miem­bros del ser­vi­cio de es­pio­na­je de Sa­dam Hu­sein ten­die­ron una tram­pa a un gru­po de ocho agen­tes del CNI en La­ti­fi­ya y con­si­guie­ron ma­tar a siete de ellos, en lo que has­ta el mo­men­to es el peor desas­tre vi­vi­do en to­da su his­to­ria por el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia es­pa­ñol. Lo que no se ha­bía con­ta­do de aque­lla des­gra­cia, se­gún ha po­di­do des-

cu­brir Tiem­po, es que se tu­vie­ron in­di­cios cla­ros del gra­ve ries­go que co­rrían al­gu­nos de ellos, pe­ro se op­tó por no sa­car­les de Irak.

Unos me­ses an­tes del aten­ta­do, el CNI te­nía des­ti­na­dos en el país a cua­tro agen­tes que es­ta­ban al man­do de Al­ber­to Mar­tí­nez, un co­man­dan­te del Ejér­ci­to que lle­va­ba va­rios años en el país acom­pa­ña­do de su ayu­dan­te, el sub­ofi­cial Jo­sé An­to­nio Ber­nal. Los dos fue­ron des­ti­na­dos a Bag­dad bas­tan­te tiem­po an­tes de que Es­ta­dos Uni­dos lan­za­ra la in­va­sión que aca­bó con el po­der de Sa­dam Hu­sein. Su tra­ba­jo fue de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la coa­li­ción gra­cias a los buenos con­tac­tos que man­te­nían con el es­pio­na­je ira­quí y con in­flu­yen­tes gru­pos chiís.

An­tes de co­men­zar la guerra, Mar­tí­nez y Ber­nal fue­ron los úl­ti­mos es­pa­ño­les en aban­do­nar Irak, pe­ro re­gre­sa­ron en cuan­to pu­die­ron. Se en­con­tra­ron con que el pa­no­ra­ma ha­bía cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te: mu­chos ira­quíes del an­ti­guo ré­gi­men que ha­bían con­fia­do en ellos se ha­bían da­do cuen­ta de que los es­pa­ño­les ha­bían ser­vi­do a los in­tere­ses de la coa­li­ción in­va­so­ra. La pre­sen­cia de agen­tes del CNI au­men­tó y, en­tre ellos, lle­gó Car­los Ba­ró, otro co­man­dan­te del Ejér­ci­to, que no tar­dó en dar­se cuen­ta de que en el país ocu­pa­do to­dos te­nían iden­ti­fi­ca­do a Mar­tí­nez y que co­rría pe­li­gro. Aler­tó en la se­de cen­tral de Ma­drid y re­co­men­dó que su com­pa­ñe­ro re­gre­sa­ra a Es­pa­ña cuan­to an­tes. El CNI abrió una in­ves­ti­ga­ción y lla­mó a de­cla­rar a Luis Ignacio Za­nón, el agen­te que ha­bía pa­sa­do en los

Mar­tí­nez, je­fe del gru­po, y Za­nón, su se­gun­do, lle­va­ban me­ses ame­na­za­dos de muer­te El je­fe de la ope­ra­ción en Ma­drid es­ta­ba de com­pras cuan­do le lla­ma­ron los agen­tes du­ran­te el ata­que

úl­ti­mos me­ses a ser el ayu­dan­te de Mar­tí­nez, tras ha­ber­se que­da­do Jo­sé An­to­nio Ber­nal des­ti­na­do en la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Bag­dad. Luis Ignacio Za­nón, sub­ofi­cial del Ejér­ci­to del Ai­re que es­ta­ba de des­can­so en Ma­drid, reali­zó una lar­ga de­cla­ra­ción en la que con­tó que re­ci­bía en su te­lé­fono mó­vil ame­na­zas de muer­te, que no ha­bían ce­sa­do en los días de des­can­so que es­ta­ba pa­san­do en Es­pa­ña.

En aque­lla in­ves­ti­ga­ción, ob­via­men­te se­cre­ta, de­bió que­dar cla­ro que gru­pos re­bel­des la te­nían to­ma­da con­tra Al­ber­to Mar­tí­nez y Jo­sé An­to­nio Ber­nal, que tan buen tra­ba­jo ha­bían rea­li­za­do. Unos ase­gu­ran que fue por­que ha­bían en­ga­ña­do a los par­ti­da­rios de Sa­dam pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción -el tra­ba­jo de cual­quier agen­te- y otros por­que ha­bían pro­me­ti­do a al­gu­nas de sus fuen­tes a cam­bio de in­for­ma­ción una ayu­da –sa­car­les del país y di­ne­ro- y no cum­plie­ron la pro­me­sa.

In­ves­ti­ga­ción trans­cen­den­tal.

Nin­gu­na de las dos po­si­bi­li­da­des ha si­do nun­ca con­fir­ma­da por fuen­tes au­to­ri­za­das, pe­ro lo no­ve­do­so, se­gún la in­for­ma­ción en po­der de Tiem­po, es que en la de­ci­sión de man­te­ner a los dos agen­tes en Irak, con el con­si­guien­te ries­go que en­tra­ña­ba pa­ra el res­to de sus com­pa­ñe­ros, fue de­ter­mi­nan­te que es­tu­vie­ran lle­van­do a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción de su­ma im­por­tan­cia –al­gu­nas fuen­tes apun­tan a que es­ta­ban tras el pa­ra­de­ro de Sa­dam Hu­sein-. El ries­go era al­to, pe­ro el tra­ba­jo muy im­por­tan­te. Al fi­nal, los man­dos de­ci­die­ron pri­mar el se­gun­do as­pec­to.

El cri­te­rio no cam­bió des­pués de que el 9 de oc­tu­bre de 2003 fue­ra ase­si­na­do en su ca­sa de Bag­dad Jo­sé An­to­nio Ber­nal. Un clé­ri­go chií lla­mó a la puer­ta y el ex­pe­ri­men­ta­do agen­te le abrió sin lle­var en­ci­ma su pis­to­la, lo que de­no­ta­ba que le co­no­cía so­bra­da­men­te. Cuan­do es­cu­chó lo que te­nía que de­cir­le, se dio cuen­ta de que iban a ma­tar­le e in­ten­tó huir, se tro­pe­zó y los tres hom­bres que acom­pa­ña­ban al clé­ri­go le ma­ta­ron de un ti­ro en la nu­ca. Es­ta­ba cla­ro que ha­bían ido a por él y que sa­bían có­mo y cuán­do ma­tar­le.

Si lo hu­bie­ran in­ten­ta­do el día an­te­rior se ha­brían en­con­tra­do con Luis Ignacio Za­nón, que se ha­bía que­da­do a dor­mir en ca­sa de su ami­go pa­ra al día si­guien­te co­ger el avión de re­gre­so a Es­pa­ña, don­de pa­sa­ría unos días de des­can­so. Na­die aten­dió ni in­ter­pre­tó ade­cua­da­men­te es­te nue­vo avi­so. A fi­nal de año el equi­po de cua­tro agen­tes en­ca­be­za­do por Mar­tí­nez de­be­ría re­gre­sar de­fi­ni­ti­va­men­te a Es­pa­ña, y de­ci­die­ron man­te­ner los pla­nes co­mo es­ta­ban. A me­dia­dos de no­viem­bre los cua­tro agen­tes que de­be­rían to­mar el re­le­vo tras las na­vi­da­des via­ja­ron a Irak pa­ra pre­pa­rar un tra­ba­jo que con­sis­tía en pre­sen­tar a los co­le­gas de otros ser­vi­cios y tras­pa­sar a las fuen­tes de in­for­ma­ción.

Ar­ma­dos so­lo con pis­to­las.

El 29 de no­viem­bre los cua­tro agen­tes des­ti­na­dos allí y los cua­tro que iban a sus­ti­tuir­les es­ta­ban en el su­r­es­te de Bag­dad, en una lo­ca­li­dad lla­ma­da La­ti­fi­ya. Se des­pla­za­ban en dos vehícu­los to­do­te­rreno que fue­ron ame­tra­lla­dos des­de un Ca­di­llac blan­co. Las pri­me­ras rá­fa­gas ma­ta­ron a dos de ellos e hi­rió a otros dos. Sin du­da, ase­gu­ran los es­pe­cia­lis­tas, con co­ches blin­da­dos eso no ha­bría ocu­rri­do. Uno de los co­ches ter­mi­nó atra­pa­do en una zo­na en­fan­ga­da, lo que im­pi­dió que los agen­tes vi­vos pu­die­ran apro­ve­char los mi­nu­tos en los que ha­bían des­apa­re­ci­do los cin­co ocu­pan­tes del vehícu­lo agre­sor pa­ra lar­gar­se de la es­ce­na de la tram­pa. Na­die que­ría de­jar a sus com­pa­ñe­ros he­ri­dos en aque­lla ra­to­ne­ra. Así que con Al­ber­to Mar­tí­nez muer­to, Car­los Ba­ró to­mó el man­do y de­ci­dió te­le­fo­near a Ma­drid al res­pon­sa­ble de la mi­sión en Irak. Se­gún la in­for­ma­ción en po­der de

Tiem­po, no es al cen­tro de co­mu­ni­ca­cio­nes del CNI don­de lle­ga esa lla­ma­da, sino al mó­vil per­so­nal del co­ro­nel res­pon­sa­ble, que en esos mo­men­tos es­tá de com­pras en el só­tano de unos gran­des al­ma­ce­nes. Es­cu­chó la voz de Ba­ró: “Nos han ata­ca­do, te­ne­mos por los me­nos dos muer­tos. Avi­sa a la Bri­ga­da. Que man­den he­li­cóp­te­ros”. La lla­ma­da se cor­tó por­que no ha­bía co­ber­tu­ra en los gran­des al­ma­ce­nes. Se re­pi­tió al ra­to y Ba­ró in­ten­tó dar­le al co­ro­nel las coor­de­na­das de don­de es­ta­ban, pe­ro la co­mu­ni­ca­ción se in­te­rrum­pió sin po­der ha­cer­lo. Al­gu­nos exa­gen­tes se pre­gun­tan có­mo es po­si­ble, con los ade­lan­tos que ha­bía en el mer­ca­do, que los co­ches no lle­va­ran un sis­te­ma de lo­ca­li­za­ción. Pues no lo lle­va­ban.

Mi­nu­tos des­pués del pri­mer asal­to, los ata­can­tes, de los an­ti­guos ser­vi­cios se­cre­tos de Sa­dam Hu­sein, se co­lo­ca­ron en di­ver­sos edi­fi­cios es­tra­té­gi­cos en los que po­dían dis­pa­rar sin pro­ble­mas a los es­pa­ño­les. Te­nían to­do ti­po de ar­mas pe­sa­das y de re­pe­ti­ción, mien­tras que los es­pa­ño­les so­lo con­ta­ban con sus pis­to­las, al­go tam­bién im­po­si­ble de jus­ti­fi­car, pues con otro ti­po de ar­ma­men­to qui­zás ha­brían po­di­do ga­nar tiem­po pa­ra trans­mi­tir su po­si­ción. Los agen­tes fue­ron ca­yen­do uno tras otro. En vein­te mi­nu­tos que­da­ban con vi­da tres agen­tes, uno de ellos con una he­ri­da en el es­tó­ma­go. En los úl­ti­mos mi­nu­tos de ata­que se sa­be que Luis Ignacio Za­nón abra­za­ba al herido ani­mán­do­le a pre­sio­nar fuer­te en el hue­co de la ba­la pa­ra tra­tar de pa­rar la he­mo­rra­gia, mien-

El CNI ha bau­ti­za­do una de sus prin­ci­pa­les sa­las de reunión con el nom­bre

Hé­roes de Irak

tras que con la otra mano dis­pa­ra­ba las ba­las que le que­da­ban en la pis­to­la has­ta ago­tar­las. Po­día ha­ber de­ja­do al herido allí e in­ten­tar sal­var­se, pe­ro nun­ca se le pa­só por la ca­be­za esa idea. En Es­pa­ña, don­de ha­bía es­ta­do un mes an­tes, sus pa­dres le ha­bían pe­di­do in­sis­ten­te­men­te que no re­gre­sa­ra a Irak. Te­nía una her­nia dis­cal que le mo­les­ta­ba mu­cho y que le obli­ga­ba a in­yec­tar­se con­ti­nua­men­te pa­ra no an­dar do­bla­do. Ade­más, iba a na­cer su se­gun­do hi­jo, con la mu­jer que tan fe­liz le ha­bía he­cho en los úl­ti­mos años. Pe­ro na­da pu­do apar­tar­le de su de­ber: “Ten­go que vol­ver”. Luis Ignacio mu­rió allí abra­zan­do a su com­pa­ñe­ro y acom­pa­ñán­do­le has­ta el úl­ti­mo se­gun­do.

El otro agen­te que que­da­ba vi­vo op­tó por sa­lir co­rrien­do. Jo­sé Ma­nuel Sán­chez Rie­ra, que no lle­gó a dis­pa­rar ni una so­la vez su pis­to­la por­que di­jo que se le ha­bía en­cas­qui­lla­do, se­gún la ver­sión ofi­cial “se de­ci­dió que cru­za­ra la ca­rre­te­ra en bus­ca de ayu­da”. Pe­ro la ver­sión en me­dios no ofi­cia­les del CNI apun­ta con to­da cla­ri­dad a que op­tó por bus­car­se una so­lu­ción per­so­nal. Al re­gre­sar a Es­pa­ña tu­vo que in­for­mar de to­do lo que ha­bía ocu­rri­do, con pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos gra­ves. Co­mo pre­mio, los man­dos le man­da­ron a un co­di­cia­do pues­to en Es­ta­dos Uni­dos.

Los cuer­pos de los siete agen­tes, que fue­ron pi­so­tea­dos por una ma­sa de gen­te his­té­ri­ca que ce­le­bra­ba la muer­te de los ex­tran­je­ros, fue­ron re­cu­pe­ra­dos y tras­la­da­dos a Es­pa­ña. Se des­co­no­ce cuál fue el aná­li­sis que se hi­zo del ca­so, pe­ro las con­se­cuen­cias por los erro­res fue­ron ca­si nu­las. A Al­ber­to Mar­tí­nez, Luis Ignacio Za­nón, Car­los Ba­ró, Al­fon­so Ve­ga, Jo­sé Car­los Ro­drí­guez, Jo­sé Me­rino, Jo­sé Lu­cas Egea y Jo­sé An­to­nio Ber­nal se les le­van­tó un mo­no­li­to en la ex­pla­na­da de la se­de cen­tral y hu­bo un com­por­ta­mien­to muy en­co­mia­ble con sus fa­mi­lia­res. A cam­bio, la úni­ca con­se­cuen­cia, tam­bién ocul­ta­da, pe­ro co­no­ci­da aho­ra por es­te se­ma­na­rio, es que el co­ro­nel res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción fue tras­la­da­do a Má­la­ga. Un por­ta­voz del CNI ha in­for­ma­do a

Tiem­po de que en su día se pu­bli­có una ver­sión ofi­cial de los he­chos y que “hay unas lec­cio­nes apren­di­das pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad”. Re­co­no­ce que “emo­cio­nal­men­te, el Cen­tro lo sien­te co­mo al­go muy pró­xi­mo”: “Fue­ron unos he­chos dra­má­ti­cos, de los que no gus­ta ha­blar, aunque sí re­cor­dar a las per­so­nas que die­ron sus vi­das por Es­pa­ña”. Re­cien­te­men­te, los man­dos del CNI han da­do a una de sus prin­ci­pa­les sa­las de reunión el nom­bre de Hé­roes de Irak co­mo ho­me­na­je a sus com­pa­ñe­ros. Pre­gun­ta­do por los de­ta­lles del aten­ta­do, el por­ta­voz se re­mi­tió a una ins­truc­ción lle­va­da a ca­bo en su día por la Au­dien­cia Na­cio­nal que no lle­gó a na­da: “No voy a en­trar en más de­ta­lles”.

Ce­le­bra­ción. Ciu­da­da­nos ira­quíes en­ci­ma de uno de los dos vehícu­los en los que via­ja­ban los agen­tes del CNI ase­si­na­dos en La­ti­fi­ya.

Des­pe­di­da. La se­de del CNI fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra el

fu­ne­ral de los agen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.