La pis­ta del puen­te del Ala­mi­llo lle­ga al jui­cio de Mar­ta

El ca­so de la jo­ven des­apa­re­ci­da en­tra en su rec­ta fi­nal. El abo­ga­do de el Cu­co pre­sen­ta­rá un re­cur­so pa­ra sa­ber por qué el tes­ti­mo­nio re­ve­la­do por Tiem­po no es­tá en el su­ma­rio.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

El jui­cio por el ase­si­na­to de Mar­ta del Cas­ti­llo el 24 de enero de 2009 es­tá a pun­to de ter­mi­nar en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Se­vi­lla des­pués de un mes de de­cla­ra­cio­nes, cam­bios de ver­sio­nes, tes­ti­gos sor­pre­sa, un ca­reo de tres mi­nu­tos en­tre dos de los acu­sa­dos y un sin­fín de pre­gun­tas so­bre el ver­da­de­ro dra­ma de es­ta his­to­ria, que no es otro que sa­ber dón­de se en­cuen­tra el cuer­po sin vi­da de la jo­ven se­vi­lla­na.

El ca­so Mar­ta si­gue tan en­re­ve­sa­do co­mo al prin­ci­pio, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de sus pro­ge­ni­to­res. “Es­to es im­pre­vi­si­ble y real­men­te no sa­be­mos lo que pa­sa­rá”, re­co­no­ce a es­ta re­vis­ta An­to­nio del Cas­ti­llo, pa­dre de la víc­ti­ma y que jun­to a su mu­jer, Eva Ca­sa­nue­va, han aguan­ta­do de for­ma ad­mi­ra­ble to­das las se­sio­nes de la vista oral. Tie­nen ya la ex­pe­rien­cia del jui­cio pre­vio con­tra Javier Gar­cía, alias el Cu­co, a co­mien­zos de es­te año an­te un juez de me­no­res, en el que se le con­de­nó úni­ca­men­te a tres años de re­clu­sión por un de­li­to de en­cu­bri­mien­to. Hu­bo más prue­bas en su con­tra que en el jui­cio ac­tual a los adul­tos, pe­ro se des­car­tó que el Cu­co par­ti­ci­pa­se en el ase­si­na­to y la su­pues­ta vio­la­ción de la que ha­bló el prin­ci­pal sos­pe­cho­so, Miguel Car­ca­ño, en su pri­me­ra con­fe­sión del ase­si­na­to. “Des­pués de lo que pa­só, no me aven- tu­ro a na­da”, aña­de con voz can­sa­da el pa­dre de Mar­ta.

El jui­cio -o al me­nos el ca­so en sí- po­dría dar un vuel­co en las pró­xi­mas se­ma­nas con la pis­ta que apor­tó Tiem­po en su nú­me­ro 1.527. El abo­ga­do de el Cu­co, Fer­nan­do de Pa­blo, va a pre­sen­tar en los pró­xi­mos días un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio de re­vi­sión an­te el tri­bu­nal que juz­ga el ca­so pa­ra pre­gun­tar por qué no apa­re­cen en el su­ma­rio la de­cla­ra­ción del tes­ti­go F.D.V. de ma­yo de 2010 ni la pos­te­rior res­pues­ta de la fis­cal je­fe, Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra, en la que re­cha­zó di­cho tes­ti­mo­nio “da­do que el tiem­po trans­cu­rri­do des­de los he­chos in­ves­ti­ga­dos (14 me­ses) ha­ce im­po­si­ble ex­traer con­clu­sio­nes re-

La Fis­ca­lía se ha vol­ca­do en sa­ber dón­de es­ta­ba ca­da uno la no­che del cri­men, pe­ro no la si­guien­te

le­van­tes de sus re­cuer­dos”, se­gún ex­pu­so en una no­ta.

F.D.V. man­tie­ne, ca­si tres años des­pués de la des­apa­ri­ción de Mar­ta, que Miguel Car­ca­ño y otras dos per­so­nas (pre­su­mi­ble­men­te su her­mano Fran­cis­co Javier y la no­via de es­te, Ma­ría Gar­cía) pu­die­ron hun­dir el cuer­po en unos ca­ña­ve­ra­les que hay en el río Gua­dal­qui­vir jun­to al puen­te del Ala­mi­llo. Lo que di­fe­ren­cia es­te re­la­to de los que ha ha­bi­do en el jui­cio es que los he­chos que vio F.D.V. ocu­rrie­ron en la no­che del 25 al 26 de enero, es de­cir, un día des­pués del ase­si­na­to.

Sin coar­ta­das.

¿Pu­die­ron Car­ca­ño y sus cóm­pli­ces des­pren­der­se del ca­dá­ver 24 ho­ras des­pués de que se die­se la voz de alar­ma? “Po­dría en­ca­jar per­fec­ta­men­te. No hay coar­ta­das de los acu­sa­dos pa­ra ese mo­men­to, por­que sen­ci­lla­men­te no se ha in­ves­ti­ga­do dón­de es­ta­ban aque­lla no­che”, ase­gu­ra a es­ta re­vis­ta De Pa­blo, quien se ha en­tre­vis­ta­do re­cien­te­men­te con F.D.V. y da “ab­so­lu­ta cre­di­bi­li­dad” al re­la­to de es­te. Hay que te­ner en cuen­ta que cuan­to más tiem­po tie­nen un ase­sino y sus cóm­pli­ces pa­ra des­ha­cer­se de un cuer­po, con más tran­qui­li­dad y frial­dad pue­den eje­cu­tar su plan.

La Fis­ca­lía y los abo­ga­dos de la acu­sa­ción se han vol­ca­do en el jui­cio en sa­ber dón­de se en­con­tra­ba ca­da uno de los sos­pe­cho­sos en las pri­me­ras ho­ras de la des­apa­ri­ción de Mar­ta, pe­ro no en la no­che si­guien­te. Se sa­be que el her­mano de Car­ca­ño y su no­via es­ta­ban en la ca­sa del cri­men de la ca­lle León XIII la no­che del ase­si­na­to y en la ma­ña­na del do­min­go por­que va­rias per­so­nas les lle­va­ron al lu­gar -tal y co­mo afir­ma un ta­xis­ta que hi­zo con el her­ma­nas­tro de Car­ca­ño- o por­que les vie­ron en las pri­me­ras ho­ras de ese día, en el que to­da­vía se es­pe­cu­la­ba con la po­si­bi­li­dad de que la ado­les­cen­te hu­bie­se hui­do a Cá­diz o Je­rez y la Po­li­cía to­da­vía no ha­bía to­ma­do de­cla­ra­ción a los fa­mi­lia­res ni a los ami­gos de la víc­ti­ma.

De mo­do que los sos­pe­cho­sos pu­die­ron sa­car el cuer­po en una si­lla de rue­das, es­con­der­lo en un si­tio du­ran­te unas ho­ras mien­tras lim­pia­ban a fon­do la ca­sa y re­ci­bían con eva­si­vas a los fa­mi­lia­res y ami­gos de Mar­ta pa­ra, pa­sa­das 24 ho­ras del cri­men, apro­ve­char la os­cu­ri­dad y el po­co tra­sie­go de la no­che del do­min­go en Se­vi­lla y lle­var el cuer­po en­vuel­to en man­tas den­tro de un ca­rro de su­per­mer­ca­do a una zo­na en obras jun­to al puen­te del Ala­mi­llo. Allí lo pu­die­ron hun­dir al abri­go de la os­cu­ri­dad con un con­tra­pe­so, tal y co­mo re­la­tó F.D.V. en su de­cla­ra­ción an­te la Fis­ca­lía. Ese pun­to de la dár­se­na del Gua­dal­qui­vir, co­no­ci­do co­mo el Ca­mino Vie­jo de la Al­ga­ba, fue el pri­me­ro en ser pei­na­do por el abue­lo de la jo­ven, Jo­sé An­to­nio Ca­sa­nue­va, y los ami­gos de Mar­ta en los pri­me­ros días tras su des­apa­ri­ción... pe­ro nin­guno de ellos se me­tió en el agua.

Bús­que­da sin bu­zos.

La fa­mi­lia de Mar­ta se que­jó al ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción que la Po­li­cía no bus­có con bu­zos en esa par­te del río, así que la pis­ta de F.D.V. si­gue ron­dan­do en el ai­re. “Su tes­ti­mo­nio siem­pre ha si­do el mis­mo, no ha fa­bu­la­do nun­ca. Siem­pre que sea cohe­ren­te el re­la­to le he he­cho ca­so, y en es­te ca­so lo es, pues no le vi con­tra­dic­cio­nes”, se­ña­ló ha­ce un mes el abue­lo de Mar­ta al res­pec­to. Si se ha da­do ve­ra­ci­dad al tes­ti­mo­nio de un ta­xis­ta pa­sa­dos tres años, ¿por qué no se tu­vo en cuen­ta el de F.D.V. a los 14 me­ses?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.