Siete ba­las en el co­ra­zón del eu­ro

La fal­ta de li­de­raz­go europeo du­ran­te la Gran re­ce­sión, la ma­la ges­tión del pro­ble­ma grie­go, la es­ca­sa am­bi­ción en las so­lu­cio­nes y la po­lí­ti­ca ale­ma­na es­tán za­ran­dean­do a la mo­ne­da co­mún.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR JOR­GE VA­LE­RO (Bru­se­las)

De bu­que in­sig­nia del pro­yec­to europeo a ta­lón de Aqui­les de su fu­tu­ro. De sím­bo­lo de la pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial a fuen­te de to­dos sus pro­ble­mas en el ex­te­rior. El eu­ro se ha con­ver­ti­do en cóm­pli­ce de la se­gun­da re­ce­sión que ya se es­pe­ra en Eu­ro­pa. Más aún, sus fa­llos en el di­se­ño ori­gi­nal, la ma­la ges­tión de la cri­sis por par­te de los lí­de­res eu­ro­peos y las os­cu­ras pre­dic­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro han qui­ta­do a la mo­ne­da co­mún su au­ra de in­vul­ne­ra­bi­li­dad, mos­tran­do que su per­vi­ven­cia pue­de in­clu­so te­ner los días con­ta­dos. Es­te es el re­la­to de có­mo el eu­ro es­tá to­ca­do de muer­te.

1. El pe­ca­do ori­gi­nal: unión mo­ne­ta­ria sin unión eco­nó­mi­ca.

En su génesis, la prio­ri­dad fue crear un Ban­co Cen­tral que ges­tio­na­ra la nue­va mo­ne­da. Ale­ma­nia ha­bía ce­di­do su po­de­ro­so mar­co, pe­ro a cam­bio no se que­dó cor­ta en sus exi­gen­cias e im­pu­so una ger­ma­ni­za­ción del fu­tu­ro Ban­co Cen­tral Europeo co­pian­do las prio­ri­da­des y prin­ci­pios del an­ti­guo Bun­des­bank: su úni­ca y sa­gra­da prio­ri­dad se­ría el con­trol de la in­fla­ción, en lu­gar de bus­car tam­bién el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la crea­ción de em­pleo co­mo la Re­ser­va Fe­de­ral, y con­ta­ría pa­ra ello con una in­de­pen­den­cia blin­da­da. Por ello, Ber­lín aca­lló las pe­ti­cio­nes que so­bre to­do ve­nían de Fran­cia pa­ra crear un Go­bierno Eco­nó­mi­co pa­ra el con­trol y ges­tión de la nue­va zo­na mo­ne­ta­ria co­mún. Co­mo su­ce­dá­neo, se crea­ron unas nor­mas mí­ni­mas pa­ra man­te­ner la apa­rien­cia de la sa­lud de to­dos los miem­bros, el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to, que li­mi­ta el dé­fi­cit al 3% del PIB y la deu­da, al 60%. Sin em­bar­go, las nor­mas se in­cum­plie­ron, sien­do Fran­cia y Ale­ma­nia las pri­me­ras en ha­cer­lo, in­clu­so agua­ron las nor­mas pa­ra es­ca­par de las sanciones. Con es­tos mim­bres, los hoy 17 miem­bros de la mo­ne­da co­mún pu­die­ron na­ve­gar cuan­do el mar es­tu­vo en cal­ma, pe­ro sus di­ver­gen­tes eco­no­mías ex­plo­ta­ron cuan­do lle­gó la tor­men­ta fi­nan­cie­ra. La bal­sa se des­hi­zo en el tem­po­ral, y con los mis­mos ma­de­ros han in­ten­ta­do cons­truir la na­ve de un Go­bierno eco­nó­mi­co, con un sin­fín de re­mien­dos en año y me­dio (Se­mes­tre Europeo, Pa­que­te de Go­ber­nan­za Eco­nó­mi­ca, Pac­to por el Eu­ro) que es­ca­pan al en­ten­di­mien­to de los ciu­da­da­nos y en­ve­je­cen con ca­da em­bes­ti­da de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

2. La tra­ge­dia grie­ga.

El pun­to de no re­torno fue abril de 2010, cuan­do la cri­sis se des­con­tro­ló en Eu­ro­pa. Fue en­ton­ces cuan­do Gre­cia ter­mi­nó por pe­dir el res­ca­te a sus so­cios del eu­ro, se­pul­ta­da por un dé­fi­cit del 12,7% del PIB que el an­te­rior Go­bierno con­ser­va­dor ha­bía “ma­qui­lla­do” pre­sen­tán­do­lo co­mo del 3,7% del PIB. De­trás de ese agu­je­ro fis­cal se hun­de un Es­ta­do que mu­chos ana­lis­tas, y tam­bién eu­ró­cra­tas, re­co- no­cen que no es­ta­ba lis­to pa­ra en­trar en el eu­ro. “Es un ca­so ex­tre­mo de una ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va muy dé­bil”, di­ce a es­te me­dio el co­mi­sa­rio de Em­pleo europeo, Lasz­lo Andor. Su com­pe­ti­ti­vi­dad es­tá por los sue­los, el frau­de fis­cal es la nor­ma co­mún y el clien­te­lis­mo se ha ex­ten­di­do has­ta tal pun­to que hay más fun­cio­na­rios que si­llas en el Par­la­men­to grie­go, por lo que mu­chos op­tan por no ir a tra­ba­jar, co­mo ha con­ta­do re­cien­te­men­te el In­ter­na­tio­nal He­rald Tri­bu­ne.

3. La cri­sis de li­de­raz­go.

Con el res­ca­te de Gre­cia, el pri­me­ro de un so­cio del eu­ro, la im­ba­ti­bi­li­dad de la mo­ne­da co­mún que­dó ro­ta y los mer­ca­dos se cre­cie­ron an­te unos Es­ta­dos miem­bros que res­pon­die­ron tar­de y unas ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias em­bar­ca­das en gue­rras de tai­fas pa­ra pro­te­ger sus par­ce­las de po­der. La fal­ta de fir­me­za y am­bi­ción,

y en al­gu­nos ca­sos la tor­pe­za, de los di­ri­gen­tes eu­ro­peos pro­du­jo que Ir­lan­da y Por­tu­gal tam­bién tu­vie­ran que bus­car ayu­da, que Gre­cia se ha­ya em­bar­ca­do en una se­gun­da ope­ra­ción a fon­do pa­ra ha­cer su eco­no­mía sos­te­ni­ble, in­clu­yen­do la con­do­na­ción de la mi­tad de su deu­da pú­bli­ca, y que la cri­sis de con­fian­za en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos co­mo Es­pa­ña se ha­ya con­ta­gia­do al co­ra­zón de la Eu­ro­zo­na, pro­vo­can­do la caí­da del in­to­ca­ble Sil­vio Ber­lus­co­ni en Ita­lia, y que Fran­cia tiem­ble. Los po­lí­ti­cos que no su­pie­ron apa­gar las lla­mas son sus­ti­tui­dos al fren­te por Ma­rio Mon­ti en Ita­lia, Lu­cas Pa­pa­de­mos en Gre­cia o Ma­rio Drag­hi en el BCE, tec­nó­cra­tas pro­ce­den­tes del to­do­po­de­ro­so ban­co de in­ver­sión Gold­man Sachs, cóm­pli­ce pre­ci­sa­men­te de ha­ber desata­do el in­cen­dio en EEUU (con ope­ra­cio­nes de hi­po­te­cas ba­su­ra) y en la Eu­ro­zo­na (ma­qui­llan­do las cuen­tas de Gre­cia).

4. Las frac­tu­ras se mul­ti­pli­can.

Con la ex­ten­sión de la cri­sis, la so­li­da­ri­dad so­bre la que se ha cons­trui­do el pro­yec­to europeo en las úl­ti­mas seis dé­ca­das ha ido des­apa­re­cien­do y las grie­tas se han ex­ten­di­do. Pri­me­ro, en­tre los so­cios del Nor­te y los “de­rro­cha­do­res” paí­ses del sur de la Unión, co­mo se re­fi­rió una vez la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, a Gre­cia, Por­tu­gal o Es­pa­ña. Más tar­de, en­tre los 17 miem­bros que com­par­ten el eu­ro y los 10 res­tan­tes de la UE, que ven có­mo que­dan es­co­ra­dos de las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes. Por úl­ti­mo, en­tre las eco­no­mías más só­li­das de la Eu­ro­zo­na y las de­más, que per­ci­ben co­mo una ré­mo­ra se­guir arrastrando a los so­cios pe­ri­fé­ri­cos.

En­tre tan­tas frac­tu­ras, y alen­ta­dos en no po­cas oca­sio­nes por los des­afor­tu­na­dos co­men­ta­rios de sus di­ri­gen­tes, se han fil­tra­do mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas o abier­ta­men­te xe­nó­fo­bos no so­lo en los paí­ses

La so­li­da­ri­dad so­bre la que se ha cons­trui­do el pro­yec­to europeo ha ido des­apa­re­cien­do con la cri­sis El ma­les­tar por la re­ce­sión ha ali­men­ta­do mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas o xe­nó­fo­bos en mu­chos paí­ses de la Unión

más prós­pe­ros de Eu­ro­pa (Sue­cia, Fin­lan­dia, Ho­lan­da, Fran­cia o Aus­tria) sino tam­bién en otros (Ita­lia, Hun­gría, Ru­ma­nía, Bél­gi­ca), ali­men­tán­do­se del ma­les­tar so­cial crea­do por la Gran re­ce­sión.

5. Más pi­ró­ma­nos que bom­be­ros.

Fren­te a es­te fue­go eco­nó­mi­co y so­cial que pren­de sin con­trol, no so­lo han fal­ta­do ar­qui­tec­tos que mi­ra­ran có­mo cons­truir a me­dio y lar­go pla­zo so­lu­cio­nes du­ra­de­ras pa­ra evi­tar que la UE co­lap­sa­ra, co­mo pi­dió Felipe Gon­zá­lez. Los bom­be­ros que de­be­rían ha­ber apli­ca­do so­lu­cio­nes ur­gen­tes se han com­por­ta­do más bien co­mo pi­ró­ma­nos em­peo­ran­do la si­tua­ción. Así ha pa­sa­do con el res­ca­te del sec­tor fi­nan­cie­ro, pa­ra el que se di­se­ña­ron dos prue­bas de re­sis­ten­cia tan po­co fia­bles que las su­pe­raron pri­me­ro, los ban­cos ir­lan­de­ses y lue­go Dexia, a pe­sar de ter­mi­nar en el des­gua­ce.

Tam­bién ha si­do el ca­so de las cu­ras apli­ca­das pa­ra re­flo­tar la eco­no­mía real, ba­sa­das en la aus­te­ri­dad co­mo re­me­dio uni­ver­sal pa­ra to­dos los ma­les de las eco­no­mías eu­ro­peas. El FMI lle­va dos años ad­vir­tien­do de que se ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad, pe­ro tam­bién “un cre­ci­mien­to que cree em­pleo”, co­mo vol­vió a in­sis­tir es­te mes su di­rec­to­ra ge­ren­te, Ch­ris­ti­ne La­gar­de. Pe­ro Mer­kel no pien­sa des­viar­se de su ob­je­ti­vo de con­quis­tar su Unión de la Es­ta­bi­li­dad. Y so­lo aho­ra que el ice­berg de una se­gun­da re­ce­sión se apro­xi­ma, la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­tá in­ten­tan­do en­de­re­zar la na­ve sub­ra­yan­do que “ade­más de la aus­te­ri­dad ha­ce fal­ta cre­ci­mien­to”, y que “la Unión de la Es­ta­bi­li­dad no de­be po­ner en en­tre­di­cho la Unión de la So­li­da­ri­dad”, co­mo cla­mó des­de Ber­lín su pre­si­den­te, el con­ser­va­dor Jo­sé Ma­nuel Du­rão Ba­rro­so.

6. Re­me­dios es­ca­sos.

Si el pro­ble­ma no ha he­cho más que cre­cer en los úl­ti­mos dos años, la am­bi­ción de las so­lu­cio­nes ha pa­re­ci­do men­guar con ca­da nue­va cum­bre. En ma­yo de 2010 los eu­ro­peos sor­pren­die­ron con un

BCE. Mer­kel sa­lu­da a Drag­hi en su to­ma de po­se­sión co­mo pre­si­den­te del BCE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.