Adiós a un mo­de­lo

La for­ma de ha­cer ban­ca del Ban­co de Va­len­cia es­ta­ba con­de­na­da a su des­apa­ri­ción. Pe­ro la cri­sis ha ade­lan­ta­do su muer­te y la en­ti­dad ha si­do in­ter­ve­ni­da.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

La in­ter­ven­ción del Ban­co de Va­len­cia por el Ban­co de Es­pa­ña jus­to el día des­pués de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, ade­más de la crónica de una muer­te anun­cia­da, es la caí­da en des­gra­cia de­fi­ni­ti­va de un mo­de­lo de ban­ca. Cuan­do en 1994 Ban­ca­ja com­pró una par­ti­ci­pa­ción de con­trol de la en­ti­dad al en­ton­ces Ban­co Cen­tral, se ini­ció una ca­rre­ra en la que el ne­go­cio del Ban­co de Va­len­cia ha ido cen­trán­do­se ca­da vez más en lo local y en el la­dri­llo, con una mul­ti­pli­ca­ción de com­pras de em­pre­sas con so­cios de la zo­na. To­do se ha vis­to agra­va­do por la cri­sis y al fi­nal se ha que­da­do des­col­ga­do. Por de­lan­te se ha lle­va­do a Jo­sé Luis Oli­vas, que ha di­mi­ti­do co­mo vi­ce­pre­si­den­te de Ban­kia, y tam­bién ha de­ja­do fue­ra de jue­go a Do­min­go Pa­rra, con­se­je­ro de­le­ga­do y au­tén­ti­co hom­bre fuer­te del ban­co du­ran­te 18 años y el ar­tí­fi­ce prin­ci­pal de es­ta for­ma de ha­cer ban­ca.

Du­ran­te el úl­ti­mo mes las ac­cio­nes del Ban­co de Va­len­cia ha­bían caí­do un 80%, tras re­co­no­cer sus di­rec­ti­vos que la en­ti­dad ne­ce­si­ta­ba ca­pi­tal adi­cio­nal pa­ra cum­plir con los cri­te­rios de sol­ven­cia. Y es que es­te ban­co tie­ne el 45% de sus cré­di­tos a clien­tes con­cen­tra­do en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, sin con­tar los 826 mi­llo­nes de eu­ros que va­len los pi­sos y te­rre­nos que se ha te­ni­do que que­dar en los úl­ti­mos años por im­pa­gos de hi­po­te­cas. En 2010, 5,25 de ca­da 100 eu­ros con­ce­di­dos en prés­ta­mos por el ban­co eran du­do­sos, y a 30 de ju­nio de 2011 lo son ya 7,4 de ca­da 100. Ade­más, si en 2010 el ban­co dis­po­nía de fon­dos pa­ra cu­brir el 67% de sus cré­di­tos du­do­sos,

El 45% de los cré­di­tos a la clien­te­la del Ban­co de Va­len­cia es­tán li­ga­dos al ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio

aho­ra esa ci­fra ha caí­do al 42,9%, y la co­sa ya ve­nía de an­tes.

De to­das es­tas co­sas se han ve­ni­do que­jan­do úl­ti­ma­men­te los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios. En la úl­ti­ma jun­ta ge­ne­ral del ban­co un gru­po de ellos hi­cie­ron pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do en el que acu­sa­ban al en­ton­ces pre­si­den­te de la en­ti­dad, Jo­sé Luis Oli­vas, de “ma­la ac­tua­ción pro­fe­sio­nal”, des­pués de ver có­mo las ac­cio­nes caían año tras año y los be­ne­fi­cios se ha­bían re­du­ci­do un 50%. Es­tos in­ver­so­res más mo­des­tos lla­ma­ban la aten­ción so­bre la po­lí­ti­ca del ban­co de com­prar em­pre­sas de ries­go y aña­dían que “la sen­sa­ción es que en lu­gar de pres­cin­dir de es­te ti­po de so­cie­da­des se de­di­can a com­prar em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias de co­no­ci­dos, con pér­di­das y cré­di­tos que no de­vuel­ven”.

Di­mi­sión por sor­pre­sa.

Jo­sé Luis Oli­vas di­mi­tió por sor­pre­sa de la pre­si­den­cia del ban­co en la no­che del 28 de oc­tu­bre. Con­ti­nuó con sus car­gos de pre­si­den­te de Ban­ca­ja y vi­ce­pre­si­den­te de Ban­kia y ale­gó pa­ra el aban­dono una po­si­ble in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre to­dos es­tos car­gos que has­ta ese mo­men­to ha­bía com­pa­ti­bi­li­za­do. Pe­ro la ver­dad es que el des­mar­que te­nía más que ver con el dis­tan­cia­mien­to for­mal que Ban­kia que­ría te­ner con res­pec­to al Ban­co de Va­len­cia, al que ya co­men­zó a ca­li­fi­car co­mo in­ver­sión pu­ra­men­te fi­nan­cie­ra, es de­cir, sin pre­ten­sio­nes de in­fluir en la ges­tión. Esa pos­tu­ra ha­bría si­do di­fí­cil­men­te de­fen­di­ble con Oli­vas co­mo pre­si­den­te, ya que en­ton­ces ocu­pa­ba la vi­ce­pre­si­den­cia de Ban­kia.

Oli­vas es de ori­gen man­che­go (na­ció en la lo­ca­li­dad con­quen­se de Mo­ti­lla del Pa­lan­car) pe­ro ha he­cho to­da su ca­rre­ra a la som­bra del PP va­len­ciano. Tras un breve pa­so por UCD en­tre 1977 y 1982, fue con­ce­jal por el PP en el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia en­tre 1987 y 1995, año en el que dio el sal­to a las cor­tes va­len­cia­nas y des­pués fue fiel co­la­bo­ra­dor de Eduar­do

Za­pla­na. Cuan­do es­te úl­ti­mo fue lla­ma­do por Az­nar pa­ra ser mi­nis­tro de Tra­ba­jo en 2002, asu­mió la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na y le ce­dió el tes­ti­go en 2003 a Fran­cis­co Camps. En 2004 de­jó la po­lí­ti­ca ac­ti­va y fue nom­bra­do pre­si­den­te de Ban­ca­ja y Ban­co de Va­len­cia.

El la­dri­llo.

Pe­ro al mar­gen de quie­nes es­tu­vie­ran al fren­te de la en­ti­dad, en los úl­ti­mos años ha acu­mu­la­do en su car­te­ra de par­ti­ci­pa­cio­nes más de 30 so­cie­da­des in­mo­bi­lia­rias que, se­gún las cuen­tas au­di­ta­das de 2010, pier­den ca­si 100 mi­llo­nes de eu­ros al año. En­tre 2008 y 2009 ad­qui­rió diez de es­tas em­pre­sas de­di­ca­das al la­dri­llo y to­mó el con­trol de la ges­tión de otras cin­co, en las que tie­ne par­ti­ci­pa­cio­nes de en­tre el 33% y el 68%. Si a eso se le su­man las 17 in­mo­bi­lia­rias en las que par­ti­ci­pa sin te­ner la ges­tión di­rec­ta, el ban­co es­tá pre­sen­te en 32 so­cie­da­des de­di­ca­das a la com­pra­ven­ta y ur­ba­ni­za­ción de te­rre­nos e in­mue­bles, lo que le ge­ne­ra un cos­te anual di­rec­to de ca­si 60 mi­llo­nes de eu­ros que las­tran su cuen­ta de re­sul­ta­dos y su sol­ven­cia.

Un úl­ti­mo ejem­plo: en el ter­cer tri­mes­tre de 2010 el Ban­co de Va­len­cia se hi­zo con la ca­si to­ta­li­dad de las ac­cio­nes de una so­cie­dad de­di­ca­da a la in­ver­sión en bol­sa, Nord­kapp in­ver­sio­nes, de la que pa­só a te­ner el 90,97% des­de el 34,25% que te­nía an­tes. Es­ta em­pre­sa ha­bía si­do fun­da­da en 2003 por el em­pre­sa­rio va­len­ciano Enrique Lu­cas Romani, com­pa­ñe­ro de co­le­gio de Jo­sé Ma­ría Az­nar y del ex­pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca Juan Vi­lla­lon­ga, y los pe­que­ños ac­cio­nis­tas del ban­co cri­ti­ca­ron con du­re­za su ad­qui­si­ción en una eta­pa de con­vul­sión en los mer­ca­dos.

Aho­ra, el Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) ha te­ni­do que in­yec­tar al ban­co 1.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra re­for­zar su pa­tri­mo­nio y el Ban­co de Es­pa­ña ha dis­pues­to otra lí­nea de cré­di­to de 2.000 mi­llo­nes más pa­ra que la en­ti­dad pue­da aten­der sus obli­ga­cio­nes. Los fon­dos pro­pios del ban­co su­man po­co más de 1.300 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro su va­lor en bol­sa es de me­nos de 400 mi­llo­nes. Los téc­ni­cos de­sig­na­dos por el Ban­co de Es­pa­ña ten­drán que fi­jar un va­lor pa­ra el ban­co in­ter­ve­ni­do y ver en­ton­ces qué por­cen­ta­je de su ca­pi­tal so­cial le co­rres­pon­de al Es­ta­do por los 1.000 mi­llo­nes que ha pues­to a tra­vés del FROB. To­do in­di­ca que se­rá abru­ma­do­ra­men­te ma­yo­ri­ta­rio, con lo que el va­lor de la in­ver­sión fi­nan­cie­ra de Ban­kia a tra­vés de Ban­ca­ja per­de­rá ca­si to­do su va­lor, lo mis­mo que les ocu­rri­rá a los pe­que­ños ac­cio­nis­tas.

A subas­ta.

En Ban­kia se ase­gu­ra que, en el peor de los ca­sos, el im­pac­to de es­ta in­ter­ven­ción no lle­ga­rá a los 400 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la ma­triz del gru­po, el Ban­co Fi­nan­cie­ro y de Aho­rro (BFA) y los ana­lis­tas ase­gu­ran que a me­dio pla­zo con­tri­bui­rá a me­jo­rar los ni­ve­les de sol­ven­cia del gru­po, ya que la ba­ja ca­li­dad del ca­pi­tal del Ban­co de Va­len­cia in­fluía ne­ga­ti­va­men­te en las cuen­tas con­so­li­da­das.

Una vez in­ter­ve­ni­do y ce­sa­do el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, los ges­to­res del FROB pues­tos por el Ban­co de Es­pa­ña pa­ra sal­va­guar­dar la sol­ven­cia del Ban­co de Va­len­cia de­be­rán com­pro­bar to­das las cuen­tas y po­ner a la ven­ta la en­ti­dad en el pla­zo más cor­to po­si­ble. Los de­po­si­tan­tes no tie­nen que te­mer por sus aho­rros, por­que es­ta in­ter­ven­ción lo que ase­gu­ra pre­ci­sa­men­te es que el ban­co no quie­bre. El pro­ble­ma es que a quie­nes tie­nen que subas­tar ban­cos in­ter­ve­ni­dos se les acu­mu­la el tra­ba­jo, ya que aho­ra tie­nen que co­lo­car tam­bién la Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo, na­cio­na­li­za­da en ju­lio.

Adiós an­ti­ci­pa­do. La in­ter­ven­ción del Ban­co de Va­len­cia ha pre­ci­pi­ta­do la sa­li­da de Jo­sé Luis Oli­vas del con­se­jo de Ban­kia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.