Hitler vi­ve: los na­zis del si­glo XXI

La opi­nión pú­bli­ca ale­ma­na se ha vis­to sa­cu­di­da es­tos días por la apa­ri­ción de un gru­po neo­na­zi al que se impu­tan nu­me­ro­sos crí­me­nes, en­tre ellos el ase­si­na­to de un po­li­cía en el año 2007.

Tiempo - - MUNDO - POR RO­SA ARAN­DA Y PA­BLO SAN­GUI­NET­TI (DPA)

Los ale­ma­nes ima­gi­na­ban a los neo­na­zis co­mo mar­gi­na­dos sin ca­pa­ci­dad de ac­tuar y bien vi­gi­la­dos. Diez ca­dá­ve­res con un ti­ro en la ca­be­za han ro­to aho­ra esa ilu­sión: el te­rro­ris­mo de ul­tra­de­re­cha si­gue exis­tien­do en la Ale­ma­nia del si­glo XXI. Y lo que es peor: el país no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­le fren­te.

Los in­ves­ti­ga­do­res han des­cu­bier­to es­te mes que una se­rie de nue­ve misteriosos crí­me­nes xe­nó­fo­bos co­me­ti­dos en­tre 2000 y 2006 fue­ron obra de una ban­da de ul­tra­de­re­cha has­ta aho­ra des­co­no­ci­da, a la que se atri­bu­ye tam­bién el ase­si­na­to de una po­li­cía en 2007, va­rios atra­cos a ban­cos y un aten­ta­do con bom­ba que de­jó de­ce­nas de he­ri­dos.

El ha­llaz­go ha es­tre­me­ci­do a una opi­nión pú­bli­ca ob­se­sio­na­da con el pa­sa­do na­zi. No so­lo por­que cons­ti­tu­ye la ola de vio­len­cia de ul­tra­de­re­cha más san­grien­ta en Ale­ma­nia des­de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, sino tam­bién por­que abre un os­cu­ro in­te­rro­gan­te so­bre las fuer­zas de se­gu­ri­dad, inep­tas en el me­jor de los ca­sos, cóm­pli­ces en el peor. La can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, lo ha re­su­mi­do con pa­la­bras po­co fre­cuen­tes pa­ra la or­gu­llo­sa po­ten­cia eu­ro­pea: “Es una ver­güen­za pa­ra Ale­ma­nia”.

La tra­ma co­men­zó a des­ta­par­se el 4 de no­viem­bre, cuan­do los neo­na­zis Uwe Mund­los y Uwe Böhn­hardt apa­re­cie­ron muer­tos den­tro de una ca­ra­va­na in­cen­dia­da en el es­te del país. La ver­sión ofi­cial di­ce que se sui­ci­da­ron al ver­se aco­rra­la­dos por la po­li­cía des­pués de ro­bar un ban­co. Mu­chos lo du­dan.

Cua­tro días más tar­de, su com­pa­ñe­ra Bea­te Zs­chä­pe hi­zo vo­lar por los ai­res la vi­vien­da que los tres com­par­tían en la lo­ca­li­dad sa­jo­na de Zwic­kau, al pa­re­cer pa­ra bo­rrar prue­bas, y se en­tre­gó a la po­li­cía. Su de­cla­ra­ción po­dría atar mu­chos ca­bos suel­tos, pe­ro has­ta aho- ra se ha ne­ga­do a ha­blar. En­tre los es­com­bros de la ca­sa apa­re­cie­ron va­rios DVD con un vídeo en el que el trío se au­to­de­no­mi­na “Re­sis­ten­cia Na­cio­nal­so­cia­lis­ta”, ame­na­za con más ata­ques y pre­sen­ta su le­ma: He­chos en lu­gar de pa­la­bras. El de­li­ran­te mon­ta­je de 15 mi­nu­tos com­bi­na imá­ge­nes de la Pan­te­ra Ro­sa con mú­si­ca bur­lo­na y fo­tos de los in­mi­gran­tes ase­si­na­dos con un ti­ro en la ca­be­za. No se tra­ta­ba so­lo de ma­tar, sino tam­bién de ce­le­brar la muer­te y ne­gar la hu­ma­ni­dad a las víc­ti­mas. “El na­cio­nal­so­cia­lis­mo tu­vo siem­pre un la­do sá­di­co”, re­cuer­da el ex­per­to Ha­jo Fun­ke al se­ma­na­rio Der Spie­gel.

Los ase­si­na­tos tam­bién eran ce­le­bra­dos por los se­gui­do­res del gru­po neo­na­zi Gigi und die Stadt­mu­si­kan­ten, que en 2010 pu­bli­có el dis­co ¡Hitler vi­ve!, con alu­sio­nes di­rec­tas a los crí­me­nes: “Nue­ve ve­ces han ma­ta­do bru­tal­men­te, pe­ro las ga­nas de ase­si­nar no se han cal­ma­do... y nue­ve no son su­fi­cien­tes”. Esas le­tras y otras si­mi­la­res se es­cu­chan a dia­rio en los con­cier­tos de los gru­pos neo­na­zis o en In­ter­net.

Víncu­los in­quie­tan­tes.

El gi­ro más dra­má­ti­co en la in­ves­ti­ga­ción se pro­du­jo cuan­do sa­lie­ron a la luz víncu­los en­tre la cé­lu­la te­rro­ris­ta y los ser­vi­cios se­cre­tos ale­ma­nes -la lla­ma­da Ofi­ci­na Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción ( BFV, en sus si­glas en ale­mán)-, que tie­ne un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de in­fil­tra­dos en gru­pos de ul­tra­de­re­cha. Uno de ellos, Andreas T., es­ta­ba en el lo­cu­to­rio del jo­ven tur­co

La vio­len­cia de ex­tre­ma de­re­cha se ha co­bra­do la vi­da de 182 per­so­nas des­de la reuni­fi­ca­ción, en 1990

Ha­lit Yiz­mal cuan­do los neo­na­zis lo ma­ta­ron en 2006. Otro, Tino Brandt, fun­dó en los 90 el gru­po ex­tre­mis­ta De­fen­sa de la Pa­tria de Tu­rin­gia: du­ran­te años uti­li­zó los mi­les de eu­ros que re­ci­bía del Es­ta­do pa­ra ex­pan­dir el gru­po ra­di­cal que él mis­mo de­bía vi­gi­lar. Mund­los, Böhn­hardt y Zs­chä­pe fue­ron sus miem­bros has­ta 1998. Ese año hu­ye­ron a tiem­po de una re­da­da y la In­te­li­gen­cia les per­dió el ras­tro du­ran­te 13 años, has­ta es­te mes.

¿Có­mo pu­die­ron ma­tar, ro­bar y aten­tar en to­da Ale­ma­nia du­ran­te más de una dé­ca­da sin des­per­tar si­quie­ra la sos­pe­cha de las fuer­zas de se­gu­ri­dad? ¿ Tu­vie­ron cóm­pli­ces en los ser­vi­cios se­cre­tos? ¿Por qué se sui­ci­da­ron aho­ra Mund­los y Böhn­hardt y có­mo lo hi­cie­ron mien­tras in­cen­dia­ban la ca­ra­va­na? ¿Co­me­tie­ron más crí­me­nes? ¿Por qué se en­tre­gó Zs­chä­pe?

To­das esas pre­gun­tas de­jan has­ta aho­ra una úni­ca res­pues­ta en la que coin­ci­den to­dos los par­ti­dos: “Ale­ma­nia sub­es­ti­mó de for­ma sis­te­má­ti­ca el ex­tre­mis­mo de de­re­cha”, re­su­mió el so­cial­de­mó­cra­ta Tho­mas Op­per­mann, je­fe de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria que con­tro­la la BFV.

Mu­chos re­cuer­dan que ha­ce so­lo dos me­ses, tras la ma­tan­za per­pe­tra­da por el ul­tra­de­re­chis­ta An­ders Brei­vik en No­rue­ga, el mi­nis­tro del In­te­rior, Hans-pe­ter Frie­drich, ne­ga­ba “cual­quier in­di­cio” de te­rro­ris­mo na­zi en Ale­ma­nia. Hoy da por he­cho su exis­ten­cia. Los prin­ci­pa­les es­fuer­zos de es­tos años se han cen­tra­do en fre­nar la vio­len­cia is­la­mis­ta. Pe­ro nin­gún otro ti­po de te­rro­ris­mo se ha ce­ba­do tan­to con la po­bla­ción ale­ma­na co­mo el de ex­tre­ma de­re­cha. Des­de la reuni­fi­ca­ción, en 1990, se ha co­bra­do la vi­da de 182 per­so­nas, se­gún ci­fras de la Fun­da­ción pa­ra la Lu­cha con­tra el Ex­tre­mis­mo Ama­deo An­to­nio. El Go­bierno en Ber­lín so­lo re­co­no­ce 46.

La BFV con­ta­bi­li­zó en 2010 más de 200 or­ga­ni­za­cio­nes de ul­tra­de­re­cha con 25.000 miem­bros. En­tre ellos hay 9.500 ex­tre­mis­tas pro­pen­sos a la vio­len­cia y la mi­tad pue­de ca­li­fi­car­se de neo­na­zis. Su per­fil es ca­da vez más di­fu­so, ad­vier­ten los ex­per­tos. “No to­dos son skin­heads, vio­len­tos y lo­cos, co­mo mues­tran los me­dios. No to­dos van ra­pa­dos ni lle­van bo­tas mi­li­ta­res, eso es una ton­te­ría”, ex­pli­ca Bernd Wag­ner, uno de los más pres­ti­gio­sos ex­per­tos en la ul­tra­de­re­cha ale­ma­na. Mu­chos “tie­nen una apa­rien­cia nor­mal y per­te­ne­cen a cla­ses aco­mo­da­das”. Bue­na par­te de ellos vi­ve en el te­rri­to­rio de la ex­tin­ta Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA), don­de el ul­tra­de­re­chis­ta Par­ti­do Na­cio­nal­de­mo­crá­ti­co (NPD) es­tá pre­sen­te en dos par­la­men­tos re­gio­na­les, el de Sa­jo­nia y el de Mec­klem­bur­go-An­te­pom­me­ra­nia.

“El sen­ti­mien­to de los neo­na­zis de ser agua fres­ca en­tre la po­bla­ción es mu­cho ma­yor en el Es­te”, ase­gu­ra Wag­ner. Los ata­ques en la par­te eco­nó­mi­ca­men­te dé­bil de la lo­co­mo­to­ra ale­ma­na son “mu­cho más vi­ru­len­tos”. La zo­na se con­vir­tió en el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín: la des­apa­ri­ción de la RDA tra­jo un dra- má­ti­co au­men­to del des­em­pleo en una po­bla­ción acos­tum­bra­da a tra­ba­jar por obli­ga­ción. A ello se su­mó la de­silu­sión con el nue­vo sis­te­ma po­lí­ti­co, la brus­ca lle­ga­da del ca­pi­ta­lis­mo, la fal­ta de iden­ti­fi­ca­ción con el país uni­fi­ca­do.

“Al prin­ci­pio se tra­ta­ba de ac­tos vio­len­tos al­go di­fu­sos: con­tra gen­te de iz­quier­da, ho­mo­se­xua­les, ex­tran­je­ros, so­bre to­do de co­lor. Con­tra to­do lo que no co­no­cían o no pa­re­cía ario”, in­di­ca Wag­ner. Pe­ro pron­to se pro­du­je­ron agre­sio­nes más gra­ves: en 1991 un ata­que in­cen­dia­rio con­tra apar­ta­men­tos de in­mi­gran­tes de­jó 32 he­ri­dos en la lo­ca­li­dad sa­jo­na de Ho­yers­wer­da. Mu­chos cu­rio­sos aplau­dían mien­tras los de­ses­pe­ra­dos in­qui­li­nos sa­ca­ban sus per­te­nen­cias de las vi­vien­das. Un año des­pués, la es­ce­na se re­pi­tió en una re­si­den­cia de re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos en Ros­tock-lich­ten­ha­gen, en el no­res­te del país.

Ile­ga­li­za­ción.

En 2010, la po­li­cía ale­ma­na re­gis­tró 16.000 de­li­tos de ex­tre­ma de­re­cha, 750 de ellos muy vio­len­tos. Uno de los ata­ques tu­vo co­mo víc­ti­mas a un jo­ven ecua­to­riano de 24 años y a una me­xi­ca­na de 29 en la ca­pi­tal de Sa­jo- nia-an­halt, Mag­de­bur­go. Co­mo sue­le ocu­rrir, los tres agre­so­res ya es­ta­ban fi­cha­dos por la po­li­cía. “A no­so­tros no nos sor­pren­de la vio­len­cia”, ase­gu­ra a me­dios ale­ma­nes Ant­je Arndt, por­ta­voz de la Ofi­ci­na de Ayu­da a las Víc­ti­mas Sa­jo­nia-an­halt. “Aquí ca­da dos días se produce una agre­sión ra­cis­ta”.

Pa­ra fre­nar el ex­tre­mis­mo, la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) de Mer­kel plan­teó re­cien­te­men­te re­lan­zar el pro­ce­so de ile­ga­li­za­ción del NPD, re­cha­za­do ha­ce años por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal al cons­ta­tar el al­to nú­me­ro de in­fil­tra­dos en el par­ti­do. Hoy en día, la ma­yo­ría de los ra­di­ca­les se ar­ti­cu­la en torno a es­ta for­ma­ción, des­pués de que en 2011 se ile­ga­li­za­ra la ma­yor agru­pa­ción neo­na­zi del país, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra Pre­sos Po­lí­ti­cos Na­cio­na­les y sus Alle­ga­dos.

Pe­ro mu­chos po­lí­ti­cos y ex­per­tos coin­ci­den en que la ile­ga­li­za­ción no es el me­dio de­fi­ni­ti­vo pa­ra aca­bar con el pro­ble­ma. La ex­tre­ma de­re­cha ha de­mos­tra­do te­ner ca­pa­ci­dad de se­guir ma­tan­do, al mar­gen de sus or­ga­ni­za­cio­nes le­ga­les. “Hay mu­cha gen­te que quie­re des­es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma – ad­vier­te Wag­ner–. Y hay que re­co­no­cer que lo han con­se­gui­do”.

De­li­tos. Un sim­pa­ti­zan­te del NPD, arres­ta­do du­ran­te

una ma­ni­fes­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.