Tra­ge­dia so­bre la pri­ma­ve­ra egip­cia

La vio­len­cia ha vuel­to a Egip­to y ame­na­za con di­na­mi­tar la es­pe­ran­za de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca que tra­jo el de­rro­ca­mien­to de Mu­ba­rak. El ejér­ci­to es aho­ra ob­je­to de la ira de los ma­ni­fes­tan­tes co­mo an­tes lo fue el rais.

Tiempo - - MUNDO -

Los pro­fe­sio­na­les del pe­si­mis­mo han ter­mi­na­do al­zán­do­se con la ra­zón. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes han vuel­to a la sim­bó­li­ca pla­za Tah­rir de El Cai­ro y la bru­tal re­pre­sión de las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha cau­sa­do de­ce­nas de muer­tos y ca­si dos mi­lla­res de he­ri­dos. El motivo de la ra­bia ma­si­va que ha sa­ca­do a la gen­te a las ca­lles es la tu­te­la que el ejér­ci­to quie­re ejer­cer so­bre el po­der ci­vil.

Cuan­do ha­ce unos me­ses sa­lu­da­mos con en­tu­sias­mo la lu­cha por la li­ber­tad de los jó­ve­nes en di­ver­sos paí­ses ára­bes, y ce­le­bra­mos la caí­da sin no­ta­ble re­sis­ten­cia de Ben Alí en Tú­nez y de Hos­ni Mu­ba­rak en Egip­to, pen­sa­mos que los vien­tos de la his­to­ria em­pu­ja­ban a los ára­bes ha­cia una de­mo­cra­cia análo­ga a la oc­ci­den­tal. Ha­bía ra­zo­nes pa­ra esa es­pe­ran­za, ya que la re­vo­lu­ción se ha­bía he­cho sin dis­pa­ros ni bom­bas, las ar­mas que ma­ne­ja­ban los re­bel­des eran las re­des so­cia­les de In­ter­net. A tra­vés de men­sa­jes y con­sig­nas se en­cen­dió la re­vo­lu­ción. Era la pri­me­ra vez en las úl­ti­mas dé­ca­das que los ára­bes sa­lían a la ca­lle sin gri­tar con­tra Israel, ni con­tra Oc­ci­den­te o las su­pues­tas agre­sio­nes al is­lam des­de al­gún pe­rió­di­co europeo. La ma­yo­ría de los jó­ve­nes que se ma­ni­fes­ta­ban en las pla­zas egip­cias se mi­ra­ban en el es­pe­jo de Oc­ci­den­te y no in­vo­ca­ban al is­lam, aunque tam­po­co lo ata­ca­ban y eran mu­chos los que acu­dían al re­zo de los vier­nes. En Egip­to, el mo­vi­mien­to de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, que ha­bía es­ta­do en la re­sis­ten­cia a Mu­ba­rak des­de una clan­des­ti­ni­dad to­le­ra­da, se su­mó a las re­vuel­tas que se ini­cia­ron en la pla­za Tah­rir, y co­mo eran los me­jor or­ga­ni­za­dos les pro­por­cio­na­ron la in­ten­den­cia. Los co­men­ta­ris­tas, en ple­na euforia, afir­ma­ban que en esa re­vo­lu­ción ha­bía mu­chas ana­lo­gías con la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, un cla­ro ex­ce­so, ya que los pen­sa­do­res fran­ce­ses de la En-

ci­clo­pe­dia die­ron un gi­ro co­per­ni­cano so­bre el ori­gen del po­der. Ya no ve­nía de Dios sino de los ciu­da­da­nos.

Sub­es­ti­ma­mos en­ton­ces, sos­tie­ne el gran pe­rio­dis­ta fran­cés Jean Daniel, la im­por­tan­cia del mo­vi­mien­to is­la­mis­ta, cu­yas só­li­das es­truc­tu­ras se ha­bían for­ta­le­ci­do en la clan­des­ti­ni­dad ba­jo las dic­ta­du­ras. Los pe­si­mis­tas nos de­cían que unas re­vo­lu­cio­nes co­mo las que es­ta­ban en mar­cha, es­pe­cial­men­te la de Egip­to por las di­men­sio­nes y el sig­ni­fi­ca­do del país, no iban a ofre­cer­nos el ros­tro tran­qui­lo sino que sus ros­tros ter­mi­na­rían en mu­chas oca­sio­nes do­mi­na­dos por la tra­ge­dia y las ho­ras di­fí­ci­les. Es lo que ha su­ce­di­do en Li­bia, y es­tá su­ce­dien­do en Ye­men y de una ma­ne­ra te­rri­ble en la Si­ria de Ba­char El As­sad. Y, des­gra­cia­da­men­te, la vio­len­cia ha vuel­to con una fuer­za inusi­ta­da a Egip­to. Los re­bel­des lle­nan otra vez, diez me­ses des­pués, la pla­za Tah­rir en El Cai­ro y las ca­lles de dis­tin­tas ciu­da­des co­mo Ale­jan­dría, Is­mai­lia, Que­na, Suez y As­siut con sus gri­tos por la li­ber­tad y con­tra el po­der del ejér­ci­to. Los es­ló­ga­nes de los ma­ni­fes­tan­te se di­ri­gen di­rec­ta­men­te con­tra el po­der mi­li­tar: “Aba­jo los mi­li­ta­res”, “Mar­chaos, de­jad­nos vi­vir en paz” y otras análo­gas que apun­tan al ma­ris­cal Hus­sein Tan­taui, ex­co­la­bo­ra­dor de Mu­ba­rak, que pre­si­de el Con­se­jo de las Fuer­zas Ar­ma­das y al que con­si­de­ran el nue­vo dic­ta­dor.

Las pre­ten­sio­nes del ejér­ci­to.

Cuan­do la jun­ta mi­li­tar pre­si­di­da por Tan­taui to­mó el po­der a la caí­da de Mu­ba­rak el pa­sa­do fe­bre­ro, pro­me­tió la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes pa­ra el ya tam­bién pa­sa­do sep­tiem­bre y la for­ma­ción de un go­bierno ci­vil de tran­si­ción. El nue­vo Par­la­men­to se­ría el en­car­ga­do de re­dac­tar la nue­va Cons­ti­tu­ción sin in­ter­fe­ren­cias y ha­ce unos días el país se en­con­tró con que los mi­li­ta­res no tie­nen la me­nor in­ten­ción de re­ti­rar­se a los cuar­te­les sino que pre­ten­den per­pe­tuar­se en el po­der. Quie­ren te­ner de­re­cho de ve­to so­bre cual­quier ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción y ela­bo­rar su pro­pio pre­su­pues­to, fue­ra de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do, y man­te­ner­lo en se­cre­to. Los 35 prin­ci­pa­les par­ti­dos y mo­vi­mien­tos que van a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes, en­tre ellos los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, con­si­de­ran in­to­le­ra­bles esas pre­ten­sio­nes, pro­pias de una dic­ta­du­ra y aje­nas a la de­mo­cra­cia, y de ahí han sur­gi­do las ai­ra­das pro­tes­tas.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no tie­nen fe­cha y las par­la­men­ta­rias, si las cir­cuns­tan­cias no lo im­pi­den, van a ce­le­brar­se en tres fa­ses, por zo­nas: las de la pri­me­ra fa­se se ce­le­bra­rán el lu­nes 28 de no­viem­bre; la se­gun­da fa­se ten­dría lu­gar el 14 de di­ciem­bre; y la ter­ce­ra, el 10 de enero. La fuer­za me­jor co­lo­ca­da pa­ra ga­nar las elec­cio­nes es la Alian­za De­mo­crá­ti­ca, que in­clu­ye al Par­ti­do Li­ber­tad y Jus­ti­cia, vin­cu­la­do a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes. Los par­ti­dos lai­cos es­tán di­vi­di­dos. Los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos ci­vi­les han se­ña­la­do a las fuer­zas de se­gu­ri­dad y al ejér­ci­to co­mo res­pon­sa­bles de la vio­len­cia. Moha­med Bel­tagy, di­ri­gen­te de Li­ber­tad y Jus­ti­cia, ha si­do de­sig­na­do por­ta­voz pa­ra de­cir que to­da la cul­pa es de las fuer­zas de se­gu­ri­dad por­que han si­do los agen­tes los que pri­me­ro han ata­ca­do a los ma­ni­fes­tan­tes.

En­tre los par­ti­dos exis­ten plan­tea­mien­tos en­con­tra­dos so­bre la con­ve­nien­cia o no de man­te­ner la ci­ta elec­to­ral. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, que

La vio­len­cia tie­ne co­mo es­ce­na­rio un país con la eco­no­mía de­vas­ta­da, don­de el pa­ro se ha mul­ti­pli­ca­do

se ven ga­na­do­res, apues­tan por la ce­le­bra­ción aunque man­tie­nen un pul­so irre­nun­cia­ble con­tra la con­ti­nui­dad del po­der mi­li­tar, y po­drían cam­biar de opi­nión en fun­ción del desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos, cu­ya es­ca­la­da quie­ren neu­tra­li­zar no acu­dien­do a las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das des­de el pa­sa­do mar­tes. Han reanu­da­do el diá­lo­go con la jun­ta mi­li­tar que, a tra­vés de su por­ta­voz, el ge­ne­ral Mus­him Fang­ha­ri, ha anun­cia­do que no se re­tra­sa­rán las elec­cio­nes con­vo­ca­das pa­ra el 28 de no­viem­bre y ha he­cho un lla­ma­mien­to a la se­re­ni­dad pa­ra avan­zar en los ca­mi­nos de la de­mo­cra­cia. Sin em­bar­go, la re­pre­sión ha desata­do una cri­sis en el Go­bierno, pre­si­di­do por Es­san Sha­raf, que co­men­zó con la lla­ma­ti­va di­mi­sión del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Ei­mad Abu Ghazy, a la que si­guió la pre­sen­ta­ción de di­mi­sión del Go­bierno en pleno an­te el Con­se­jo Su­pre­mo de las Fuer­zas Ar­ma­das.

La tra­ge­dia de la vio­len­cia tie­ne co­mo es­ce­na­rio un país con la eco­no­mía de­vas­ta­da, don­de el tu­ris­mo, mo­tor eco­nó­mi­co del país, se ha re­du­ci­do a vi­si­tas tes­ti­mo­nia­les. El pa­ro se ha mul­ti­pli­ca­do y el re­cha­zo a los mi­li­ta­res re­cuer­da el re­cha­zo a Mu­ba­rak, aunque la pru­den­cia cal­cu­la­da de los is­la­mis­tas pue­de res­tar­le fuer­za a las pro­tes­tas. Egip­to es­tá en una gran en­cru­ci­ja­da. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes tra­tan de trans­mi­tir con la ma­yor in­ten­si­dad po­si­ble que ellos no re­pre­sen­tan un is­lam au­to­ri­ta­rio y os­cu­ran­tis­ta sino un is­lam com­pa­ti­ble con la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia.

Los más de 80 mi­llo­nes de egip­cios tie­nen un di­fí­cil ca­mino por de­lan­te. Los mi­li­ta­res es­tán en el pun­to de mi­ra. Es di­fí­cil ha­cer pre­vi­sio­nes en una si­tua­ción tan cam­bian­te y no es des­car­ta­ble que el en­gra­na­je de ac­ción-re­be­lión vuel­va in­con­tro­la­ble el con­flic­to. Egip­to es el país de ma­yor pe­so en Orien­te Me­dio con sus 81 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de ahí su ca­rác­ter sim­bó­li­co pa­ra el is­lam y pa­ra el mun­do ára­be. Hay que se­ña­lar que por pri­me­ra vez los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes han uti­li­za­do la pa­la­bra de­mo­cra­cia y ha­blan de con­ci­liar al is­lam con ella. Si no se con­tro­la, la vio­len­cia di­na­mi­ta­rá las es­pe­ran­zas de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca que na­cie­ron con el de­rro­ca­mien­to de Mu­ba­rak. De nue­vo, la tra­ge­dia.

AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Re­vuel­tas. Ma­ni­fes­tan­tes y fuer­zas de se­gu­ri­dad se­pa­ra­dos por ba­rri­ca­das en la pla­za Tah­rir de El Cai­ro el 21 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.