JUAN SO­TO IVARS

CÓM­PLI­CES. El es­cri­tor Ser­gi Bell­ver ha­bla con Juan So­to Ivars, que aca­ba de pu­bli­car La con­je­tu­ra de Pe­rel­mán (Edi­cio­nes B). Am­bos co­la­bo­ran en Tiem­po.

Tiempo - - CULTURA - POR SER­GI BELL­VER

“Quiero di­sol­ver la fron­te­ra en­tre la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar y la eli­tis­ta”

Uno no es Gay Ta­le­se ni sue­le lle­var tra­je o ame­ri­ca­na, una liturgia que sí res­pe­ta en cuan­to pue­de el jo­ven au­tor de La con­je­tu­ra de Pe­rel­mán, Juan So­to Ivars, que tam­po­co es Frank Si­na­tra, pe­ro ha­ce siem­pre las co­sas a su ma­ne­ra y con es­ti­lo. La li­te­ra­tu­ra es una his­to­ria de la­dro­nes y aquí es­ta­mos, dos ca­ma­ra­das de le­tras y sin em­bar­go ami­gos, ro­ban­do de la ex­pe­rien­cia y de la fic­ción pa­ra de­cir­le unas cuan­tas co­sas a los lec­to­res, pa­ra hur­tar­le a Ta­le­se que Juan So­to Ivars sin Fa­ce­book es co­mo un Darth Va­der sin Es­tre­lla de la Muer­te, co­mo un Bill Mu­rray sin sub­ma­rino en The Li­fe Aqua­tic, pe­ro me­jor. En la red so­cial So­to es un per­so­na­je po­pu­lar, irre­ve­ren­te e in­ge­nio­so, un agen­te dis­pues­to a sem­brar el mun­do de con­fu­sión, pe­ro del te­cla­do de su or­de­na­dor sa­len tam­bién ar­tícu­los bri­llan­tes pa­ra re­vis­tas co­mo es­ta y, so­bre to­do, tex­tos co­mo el que aca­ba de pu­bli­car Edi­cio­nes B. Un de­but na­rra­ti­vo por to­do lo al­to con el que So­to Ivars re­ve­la una voz sor­pren­den­te y ho­nes­ta, la de un es­cri­tor dis­pues­to a en­viar vi­bra­cio­nes a tra­vés de la in­dus­tria del li­bro y en el ca­ra a ca­ra de la lec­tu­ra, igual que una pá­gi­na sal­va­je de Fa­ce­book pue­de agi­tar la red o una bue­na no­ve­la pue­de y de­be aga­rrar al lec­tor por las so­la­pas. A un au­tor no­vel que pu­bli­ca en un se­llo co­mo Edi­cio­nes B, ¿le da pa­ra pa­gar­se un buen sas­tre? ¿Es­tre­nas un tra­je a tu me­di­da? En Za­ra sue­lo en­con­trar­los. Edi­cio­nes B se ha por­ta­do co­mo una edi­to­rial in­de­pen­dien­te: les ha­blé de mi idea pa­ra la no­ve­la y me die­ron car­ta blan­ca y un con­tra­to. Es­tre­nar­se así, con un se­llo que ha pu­bli­ca­do al­gu­nos de los li­bros más leí­dos de los úl­ti­mos años, su­po­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Pa­ra mí ha si­do un ali­cien­te y me ha ayu­da­do mu­cho a pen­sar en el lec­tor, al­go que por lo ge­ne­ral no ha­ces en tus pri­me­ras crea­cio­nes. Ha­blan­do de me­di­das y de ideas, tu no­ve­la es ex­ten­sa pe­ro flui­da, den­sa y ágil al mis­mo tiem­po. ¿Có­mo sur­gió? Leí en el pe­rió­di­co so­bre es­te ma­te­má­ti­co que re­cha­za los más gran­des ho­no­res y vi­ve con su ma­dre en un pi­so po­bre de San Pe­ters­bur­go. De­ci­dí con­ver­tir a Gri­go­ri Pe­rel­mán en el hal­cón mal

tés de mi no­ve­la: el pun­to al­re­de­dor del que gi­ran la ac­ción y los per­so­na­jes. Un te­ma esen­cial en es­ta no­ve­la es la con­vi­ven­cia con el si­len­cio, có­mo una per­so­na que no nos da nin­gu­na pis­ta, que no se co­mu­ni­ca, pue­de ser el cen­tro de un pe­li­gro­so tor­be­llino. Así, la pro­pia his­to­ria mar­có la ex­ten­sión. Mez­clas reali­dad y fic­ción pa­ra di­bu­jar una Ru­sia ucró­ni­ca y al­go dis­pa­ra­ta­da, con la­po­nes en Tun­gus­ka o el re­me­do de una si­tua­ción po­lí­ti­ca ya de por sí pe­cu­liar. ¿Por qué esa Ru­sia co­mo mar­co pa­ra es­ta no­ve­la? Na­cí en 1985. Ru­sia se con­vir­tió en un país mu­tan­te que tra­ta­ba de oc­ci­den­ta­li­zar­se an­tes de que yo apren­die­ra a pro­nun­ciar Gó­gol. Pe­ro hoy día si­gue man­te­nien­do es­truc­tu­ras pro­pias de aquel mons­truo fa­bu­lo­so que fue la Unión So­vié­ti­ca. Pa­ra un oc­ci­den­tal hi­jo de la so­cie­dad de con­su­mo, Ru­sia es un te­rri­to­rio per­fec­to en el que sem­brar la fan­ta­sía. Fan­ta­sía con­tro­la­da, sin em­bar­go, por­que la no­ve­la es­tá lle­na de re­fe­ren­cias reales. Pe­ro es tam­bién el país don­de Mary Par­sons, una ame­ri­ca­na jo­ven­cí­si­ma y re­bel­de, co­no­ce a Pe­rel­mán y se ve en­vuel­ta en una aven­tu­ra exa­ge­ra­da. Se me ocu­rren, apar­te de Es­pa­ña, po­cos paí­ses que se pres­ten tan bien a un jue­go de es­te ti­po. El pro­ta­go­nis­ta, por cier­to, es una es­pe­cie de Ig­na­tius Reilly 2.0, ¿no? Pe­ro aquí la conjura (o con­je­tu­ra) no es de ne­cios, sino de sa­bios. Si con­vir­tie­ras La con­je­tu­ra de Pe­rel

mán en un es­ta­do de Twit­ter, se­ría... El si­len­cio es una men­ti­ra de sír­va­se us­ted mis­mo... y trae mu­cho rui­do. En ese sen­ti­do, y co­mo su­ce­de a ve­ces en la me­jor li­te­ra­tu­ra, tu no­ve­la pa­re­ce que de­mues­tre cier­ta teo­ría del mun­do, un pre­tex­to pa­ra con­tar otra co­sa. Si una his­to­ria so­lo cuen­ta una se­rie de he­chos, se con­vier­te en me­ra anéc­do­ta. Me gus­tan las anéc­do­tas en­tre ami­gos, pe­ro a un li­bro le pi­do más. La con­je­tu­ra de

Pe­rel­mán ha­bla de la in­co­mu­ni­ca­ción en­tre los ma­yo­res y los jó­ve­nes, de nues­tra ig­no­ran­cia so­bre las ma­te­má­ti­cas (que pue­den de­pa­rar­nos sor­pre­sas ca­pa­ces de mo­di­fi­car to­da nues­tra vi­da), y tam­bién del pro­ce­so do­lo­ro­so por el que dos mu­je­res co­no­cen su lu­gar en es­te mun­do de lo­cos. En es­te úl­ti­mo as­pec­to, una mu­jer real sir­vió de mo­de­lo. Hay en tu pro­sa cier­to equi­li­brio en­tre un ner­vio in­na­to y tam­bién, a ve­ces, un li­ris­mo muy par­ti­cu­lar. La pro­sa es­tá al ser­vi­cio de la no­ve­la, y és­ta vi­ve en dos universos paralelos: la

mo­vi­mien­to, aven­tu­ra, plagada y la psi­co­lo­gía de cam­bios, de de los ac­ción per­so- y na­jes, más pau­sa­do. don­de el Pa­ra na­rra­dor es­cri­bir­la es más tu­ve sen­si­ble, siem­pre vio­len­ta pre­sen­te y la mis­te­rio­sa, mú­si­ca de dul­ce De­bussy, y agre­si­va. que es ¿Có­mo zo­fre­nia te que es­pe­ras pue­de esa pre­sen­tar­se suerte de esqui- con tu ción no­ve­la de en­tre la crí­ti­ca? res­pues­ta co­mer­cial y re­ce­pNi idea. Sé que en Es­pa­ña exis­te una frac­tu­ra muy do­lo­ro­sa en­tre la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar y la eli­tis­ta. Mu­chos es­cri­to­res que co­noz­co desean con­tar al­go a los lec­to­res pe­ro son in­ca­pa­ces de aban­do­nar la po­se ex­clu­si­va­men­te in­te­lec­tual. Hay dos anaque­les que re­ce­lan en­tre sí: la crí­ti­ca cul­ta des­pre­cia a quie­nes ven­den, y es­tos lla­man pe­dan­tes a los crí­ti­cos. No sé qué ocu­rri­rá con mi li­bro, pe­ro ten­go la es­pe­ran­za de que es­ta fron­te­ra se di­suel­va. ¿Crees en­ton­ces que los es­cri­to­res de hoy es­tán más pen­dien­tes de lo que opi­nen sus co­le­gas y co­rre­li­gio­na­rios, las fuer­zas vi­vas del pue­blo o la in­te­lli­gen­tsia de la cul­tu­ra, que de lo que pien­sen o sien­tan los lec­to­res? Des­de mi pers­pec­ti­va veo muy cla­ra­men­te ese te­lón de ace­ro. Mu­chos es­cri­ben pa­ra que les lean otros es­cri­to­res, pa­ra los crí­ti­cos o pa­ra los lec­to­res de cual­quier suplemento cul­tu­ral. Es­to es to­tal­men­te res­pe­ta­ble e in­clu­so te di­ré que yo leo a es­tos au­to­res y apren­do mu­chí­si­mo de ellos. Si uno es­cri­be con sin­ce­ri­dad, se le acer­ca­rán lec­to­res de un ti­po u otro. Pe­ro te­ne­mos po­cos Fran­zens en Es­pa­ña. Po­cos Kun­de­ras o Coet­zees, po­quí­si­mos Muñoz Mo­li­nas; so­la­men­te uno, si me apu­ras. Too­le, Faulk­ner, Ham­sun, Ster­ne... La

con­je­tu­ra de Pe­rel­mán, co­mo pro­duc­to li­te­ra­rio, ¿pue­de con­te­ner tra­zas de otras lec­tu­ras? No sé si me han in­flui­do más el ci­ne, la mú­si­ca o la li­te­ra­tu­ra. De­je­mos es­to a los crí­ti­cos, que tie­nen que co­mer. Es­cri­bis­te tu no­ve­la más o me­nos des­co­nec­ta­do, en Águi­las, don­de na­cis­te. ¿Sien­ta bien apar­tar­se, que­dar­se de vez en cuan­do al mar­gen del rui­do ge­ne­ral? Pa­ra es­cri­bir es ne­ce­sa­rio vi­vir mu­chas co­sas y yo, pe­se a que no ten­go un du­ro, no me pri­vo de na­da. Mi vi­da en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, o mis via­jes por Is­lan­dia, Ucra­nia o Es­ta­dos Uni­dos me han da­do un buen re­per­to­rio de ex­pe­rien­cias. Me que­da un mun­do por apren­der, pe­ro ya te­nía al­gu­nas co­sas que de­cir y to­mé la de­ci­sión de ha­cer una pau­sa, ir­me al pue­blo y en­fras­car­me en una no­ve­la pa­ra con­ver­tir lo ya apren­di­do en una his­to­ria. Y me di­ver­tí mu­chí­si­mo, por cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.