La luz de Chema Al­var­gon­zá­lez

El Cen­tro San­ta Mónica, de Bar­ce­lo­na, de­di­ca una re­tros­pec­ti­va al ar­tis­ta plu­ri­dis­ci­pli­nar con 70 pie­zas de to­das sus épo­cas.

Tiempo - - CULTURA -

Le gus­ta­ba es­cul­pir o mo­de­lar pa­la­bras au­reo­la­das de luz de neón, o pro­yec­tar­las so­bre pa­re­des

con­te­ne­dor don­de ha­bía de­tec­ta­do la pre­sen­cia de una o dos de esas ma­le­tas vie­jas que des­pren­dían una im­pre­sión bien me­lan­có­li­ca, y que él exa­mi­na­ba so­me­ra­men­te y se lle­va­ba de vuel­ta a ca­sa pa­ra sa­car­les tan lu­mi­no­so pro­ve­cho... Por es­to no pue­do ser im­par­cial, ana­lí­ti­co y neu­tro, aho­ra cuan­do quiero co­men­tar es­ta ex­po­si­ción: aunque no fui­mos ín­ti­mos, fui ami­go de Chema, y re­cuer­do pa­seos y con­ver­sa­cio­nes, en Ber­lín ha­ce mu­chos años y más re­cien­te­men­te en Bar­ce­lo­na, y re­cuer­do bien la di­ver­sión y es­tí­mu­los que ex­traía de su gran vi­ta­li­dad, de su en­tu­sias­mo crea­ti­vo, de su fa­ci­li­dad y desen­vol­tu­ra pa­ra ima­gi­nar y pa­ra ha­cer. Su la­bo­rio­si­dad, su ac­ti­tud, sus lo­gros, eran ejem­pla­res. No re­cuer­do ha­ber­le oí­do nun­ca que­jar­se. Oyén­do­le ha­blar pa­re­cía que to­do fue­se, si no fá­cil, sin du­da po­si­ble; le atraía la idea de trán­si­to, de via­je, de flui­dez, de la ciu­dad y sus nu­me­ro­sas ofer­tas y po­si­bi­li­da­des, y es­tos con­cep­tos son la base te­má­ti­ca de bue­na par­te de sus obras. Es­cri­be en el ca­tá­lo­go de Más luz la co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción, Ariad­na Mas, que Al­var­gon­zá­lez fue “uno de los ar­tis­tas más re­pre­sen­ta­ti­vos de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de la glo­ba­li­dad tec­no­cul­tu­ral”. Sin du­da. Pro­pia­men­te se pue­de de­cir de él que era “lu­mi­no­so”. chema al­var­gon­zá­lez, ar­tis­ta je­re­zano for­ma­do tam­bién en Bar­ce­lo­na y so­bre to­do en Ber­lín, fa­lle­ci­do en 2009 an­tes de cum­plir los 50 años tras una tra­yec­to­ria ve­loz, ful­gu­ran­te, era un ar­tis­ta muy po­pu­lar en su gre­mio, muy querido por sus nu­me­ro­sos ami­gos, y que em­pe­za­ba a cua­jar en éxi­to. Su te­rreno de ex­pre­sión era hí­bri­do, plu­ri­dis­ci­pli­nar; des­ta­ca­ba en me­dios co­mo la fo­to­gra­fía y el ar­te mul­ti­me­dia, le gus­ta­ba es­cul­pir o mo­de­lar pa­la­bras au­reo­la­das de luz de neón, o pro­yec­tar­las co­mo ha­ces de luz de co­lo­res so­bre edi­fi­cios o pa­re­des. Aho­ra el Cen­tro San­ta Mónica, de Bar­ce­lo­na, le de­di­ca una re­tros­pec­ti­va ti­tu­la­da, co­mo una de sus ins­ta­la­cio­nes más co­no­ci­das, Mehr licht (“Más luz”): su­pues­ta­men­te es­tas fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras que pro­nun­ció. No pue­do ser neu­tral y dis­tan­te cuan­do se tra­ta de eva­luar una ex­po­si­ción co­mo es­ta. Di­ré que reúne 70 pie­zas de to­das sus épo­cas, en­tre ellas al­gu­nas fo­to­gra­fías ce­les­tes de ciu­da­des sus­pen­di­das en­tre las nu­bes o flo­tan­do so­bre las nu­bes, que eran una es­pe­cie de pues­ta al día -al día pos­mo­der­no­del fa­mo­so cua­dro de Ma­grit­te L’em­pi­re des lu­miè­res (“El im­pe­rio de las lu­ces”): la re­pre­sen­ta­ción de una quin­ta su­mi­da en la os­cu­ri­dad noc­tur­na a ple­na luz del día. Es­tán tam­bién, no po­dían fal­tar, al­gu­nas de las ma­le­tas que eran tan ca­rac­te­rís­ti­cas su­yas, que te­nían un no­ta­ble éxi­to y a las que siem­pre vol­vía: eran vie­jas ma­le­tas, a las que in­cor­po­ra­ba una ca­ja de luz con una fo­to­gra­fía de gran for­ma­to y te­ma alu­si­vo al via­je, a los ae­ro­puer­tos, a los pai­sa­jes aé­reos de nu­bes... imá­ge­nes cu­ya mo­der­ni­dad, dia­fa­nei­dad y lu­mi­no­si­dad con­tras­tan con el so­por­te, o sea, con la ma­le­ta de te­la raí­da, de car­tón o de cue­ro vie­jo. El re­sul­ta­do era muy cho­can­te y lla­ma­ti­vo, im­pac­ta­ba. Te­nía en su es­tu­dio unas cuan­tas de esas ma­le­tas, es­pe­ran­do a ser ma­ni­pu­la­das, y re­cuer­do al­gu­na vez ha­ber pa­sea­do con él y ver­le de­te­ner­se jun­to a al­gún

IGNACIO VIDAL - FOLCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.