La Tran­si­ción se­gún San Juan (Es­la­va)

Los años apa­sio­nan­tes que trans­cu­rrie­ron en­tre 1973 y 1982 se ve­rán des­de aho­ra de otro mo­do gra­cias al La dé­ca­da que nos de­jó sin alien­to, li­bro de Es­la­va Ga­lán.

Tiempo - - CULTURA -

Cuan­do me lo en­cuen­tro, en las al­me­nas del edi­fi­cio de Pla­ne­ta, es­tá en­re­dan­do en el mó­vil. Me apar­to, cla­ro, por­que es­te hom­bre po­ne en esos tran­ces la mis­ma ca­ra que yo: la de quien su­fre ho­rro­res con las ve­sa­nias del no­kia y tiem­bla so­lo de pen­sar que al­gún ma­la­je le re­ga­le una black­berry. Pe­ro el en­re­do dura po­co y me arro­jo a sus pies: -Bea­tí­si­mo pa­dre. -Hi­jo mío muy ama­do en quien ten­go pues­tas to­das mis com­pla­cen­cias.

-He leí­do vues­tro li­bro con la de­bi­da un­ción y bas­tan­te re­co­gi­mien­to.

- No es­pe­ra­ba me­nos, no es­pe­ra­ba me­nos.

- De­cid­me una co­sa: ¿ qué se­ría de Vues­tra Ca­ri­dad si na­die hu­bie­se in­ven­ta­do las no­tas a pie de pá­gi­na? Ahí se lo pien­sa: -Pues que es­te mun­do se­ría un va­lle de lá­gri­mas. El in­fierno de Dan­te. Una bi­rria, pa­ra ser más pre­ci­sos.

Bien, qui­zá no fue exac­ta­men­te así pe­ro eso da lo mis­mo por­que es­te hom­bre, Juan Es­la­va Ga­lán, uno de los más bri­llan­tes, pro­lí­fi­cos y de­li­cio­sos es­cri­to­res que co­noz­co, es­tá acos­tum­bra­do a con­tar la reali­dad co­mo le pa­re­ce bien. Es­to es: res­pe­ta san­ta­men­te los he­chos pe­ro bue­na par­te de lo de­más (las cir­cuns­tan­cias, los da­ños co­la­te­ra­les, los efec­tos de luz y so­ni­do, los pai­sa­jes y muy sin­gu­lar­men­te al­gu­nos pai­sa­na­jes) los re­to­ca, pu­le y or­na­men­ta has­ta que que­dan co­mo la pa­te­na. O sea, has­ta que lo­gra una mez­cla de ri­gor, hu­mor y fan­ta­sía a la que po­ca gen­te pue­de re­sis­tir­se.

Lo hi­zo en Una his­to­ria de la Guerra Ci­vil que no va a gus­tar a na­die, en De la al­par­ga­ta al seis­cien­tos, en Tem­pla­rios, gria­les, vír­ge­nes ne­gras y otros enig­mas de la His­to­ria, en la His­to­ria de Es­pa­ña con­ta­da pa­ra es­cép­ti­cos, en esa obra maes­tra ab­so­lu­ta que es El ca­to­li­cis­mo con­ta­do a las ove­jas (con­fie­sa, mohíno, que se lo en­vió con to­do ca­ri­ño a Rou­co & Va­re­la y que no le die­ron ni las gra­cias) y lo ha vuel­to a ha­cer aho­ra, en su úl­ti­mo li­bro: La dé­ca­da que nos de­jó sin alien­to (Pla­ne­ta, que es don­de pu­bli­ca des­de que éra­mos pe­que­ños). Una his­to­ria de la Tran­si­ción que po­ne los pe­los de pun­ta por lo que di­ce... mu­cho más de por lo que ca­lla, y que se pe­ga a las ma­nos. Es im­po­si­ble sol­tar­la. Va des­de la vo­la­du­ra de Ca­rre­ro Blan­co has­ta la vic­to­ria de Felipe Gon­zá­lez en 1982.

-Yo soy, Bon­dad An­gé­li­ca, el que sa­cáis de paseo en vues­tra pá­gi­na 460.

Po­ne ca­ra de no en­ten­der na­da.

-Sí. Aquel jo­ven es­tu­dian­te (ya veis que ape­nas he cam­bia­do) que, el 23 de fe­bre­ro de 1981, se en­te­ró del gol­pe de Es­ta­do mien­tras en­sa­ya­ba en el co­ro, y lue­go se fue a su ca­sa y le pre­gun­tó a dos po­li­cías co­mo dos to­rres al­ba­rra­nas... -No me lo pue­do creer. -Os con­mino a ello. -A mis pe­chos aho­ra mis­mo. -Há­ga­se en mí se­gún tu pa­la­bra. Abra­zo con­mo­vi­dí­si­mo. -Sí, re­pro­du­je en el li­bro par­te de un ar­tícu­lo de Incitatus... Y ci­té va­rias ve­ces el nú­me­ro es­pe­cial de Tiem­po en que apa­re­cía, el de­di­ca­do al 23-F...

-El del 18 de fe­bre­ro de es­te año. Y lo ci­tas­teis exac­ta­men­te 32 ve­ces. En la re­dac­ción os es­ta­mos dis­po­nien­do un al­tar con ex­vo­tos y cru­ces de ma­yo. Ri­sas más o me­nos fi­gu­ra­das. -Pe­ro bueno, ¿y el li­bro?...

Me­nu­da len­gua.

El li­bro muy bien, gra­cias. Lo que pa­só es­tá con­ta­do por el pro­pio Juan Es­la­va con la in­dis­pen­sa­ble ayu­da de una len­gua de mam­ba ne­gra, de to­ne­la­da y me­dia de li­bros, pe­rió­di­cos y tes­ti­mo­nios so­bre aque­llos años; de ¡590! no­tas a pie de pá­gi­na (“es que ahí es don­de me­jor me lo pa­so”, se ríe) y de unos per­so­na­jes que, co­mo la con­ver­sa­ción que us­te­des van le­yen­do aquí, muy bien pu­die­ron exis­tir, y si no exis­tie­ron la cul­pa la tie­nen so­lo ellos por­que de­be­rían ha­ber­lo he­cho. En ese re­par­to digno de un cua­dro del Bos­co des­ta­can el Cha­to Puer­tas, el dúo Me­dio Peo y Burro Mo­jao, y des­de lue­go la pa­re­ja que for­man dos cu­ras, don Prócu­lo y don Pi­ci­nio. An­te es­tos, el mar­qués de Vi­lla­ver­de, do­ña Car­men Po­lo, Arias Na­va­rro y has­ta Te­je­ro (nues­tra cor­te de los mi­la­gros del si­glo XX) que­dan des­maí­dos, agri­sa­dos y ló­bre­gos co­mo la San­ta Com­pa­ña.

-Dis­cul­pa­rá Su Re­ve­ren­cia pe­ro a mí el Cha­to Puer­tas, cha­que­te­ro irre­mi­si­ble, me re­cuer­da al Manolo Vi­var de aque­lla

no­ve­la que hi­zo ri­co a Viz­caíno Ca­sas, De

ca­mi­sa vie­ja a cha­que­ta nue­va.

-Pu­die­ra ser (ges­to de “haz el fa­vor de no to­car­me las na­ri­ces, so lis­to”).

Pe­ro va­mos al grano. Di­ría­se que ya ha pa­sa­do el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra que la “san­ta Tran­si­ción” se cuen­te de otra ma­ne­ra. Opi­na Juan Es­la­va que aque­lla ope­ra­ción po­lí­ti­ca “nos jo­dió a to­dos”, y lo ar­gu­men­ta -ya más se­rio­con dos ca­sos di­fí­ci­les: la idea de tro­cear Es­pa­ña en 17 au­to­no­mías, con lo ca­rí­si­mo que sa­le eso en fun­cio­na­rios y en des­pro­pó­si­to his­tó­ri­co-po­lí­ti­co, y lue­go la ley elec­to­ral, en­ve­ne­na­da por la ma­lig­ni­dad de aquel ré­pro­bo, Vic­tor

d’hondt, cu­ya ma­ne­ra de con­tar los vo­tos ha he­cho siem­pre que el ver­da­de­ro po­der que­de na­da más que en dos par­ti­dos gran­des chan­ta­jea­dos por los na­cio­na­lis­tas, pe­que­ños pe­ro in­fla­dí­si­mos. Es­to lo di­ce Es­la­va y lo re­ma­cha, “la bo­ca es­pu­mo­sa, el ojo fa­tal” (Ru­bén): “Pe­ro ¿no se aca­ba de ver? ¡¿No lo aca­ba­mos de ver to­dos en es­tas elec­cio­nes?!”.

Por lo de­más, la len­gua en­so­pa­da en cu­ra­re de es­te se­ñor de Jaén le qui­ta mu­cho sahu­me­rio a la fi­gu­ra de Suá­rez, a quien con­si­de­ra un peón que se cre­yó que no lo era, y se lo de­vuel­ve a quien tie­ne por el au­tén­ti­co ins­pi­ra­dor de to­do aque­llo: Tor­cua­to Fernández-mi­ran­da, a quien Adol­fo, en cuan­to re­vi­vió de su le­tar­go, mor­dió en el seno co­mo la ser­pien­te de la fá­bu­la. Quien es­pe­re de Juan Es­la­va que con­tem­po­ri­ce con las mo­das o los tor­na­di­zos in­cien­sos, va lis­to.

Lo mis­mo le pa­sa con Felipe Gon­zá­lez. No lle­ga a de­cir que fue­se agen­te de la CIA, pe­ro de­ja cla­ro -aquí son he­chos y de­duc­cio­nes, no in­ven­tos li­te­ra­rios­que los ame­ri­ca­nos pro­te­gie­ron con to­do mi­mo a aque­llos so­cia­lis­tas “del in­te­rior” gra­cias a los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, que te­nían mu­chí­si­mo di­ne­ro y lo su­pie­ron usar con lar­gue­za.

Y en cuan­to al 23-F... Eso se­rá me­jor que lo des­cu­bran los pro­pios lec­to­res, por­que Es­la­va no se cor­ta ni con una na­va­ja de afei­tar y le sa­len unas pá­gi­nas muy po­co in­di­ca­das pa­ra mo­nár­qui­cos y/o juan­car­lis­tas, mi­li­ta­res, so­cia­lis­tas,

uce­deos de pan lle­var, fra­go­ro­sos con­ser­va­do­res de en­ton­ces, em­pre­sa­rios de con­tu­maz ma­le­tín hel­vé­ti­co y por ahí se­gui­do has­ta la Pa­rra­la. Se lo su­gie­ro, con­ci­lia­dor, a Juan:

-Si el Rey hu­bie­se querido, el gol­pe ha­bría triun­fa­do. Lo di­ce Javier Cer

cas.

-Es ver­dad. Pe­ro cuán­tas ve­ces re­pi­tió aque­llo de “a mí, dád­me­lo he­cho”.

To­tal, que el li­bro es di­na­mi­ta apar­te de to­do lo de­más. Y to­do lo de­más es Juan Es­la­va en es­ta­do pu­ro. Es de­cir, al­go más adic­ti­vo que el se­xo. O que el cho­co­la­te. Eso, se­gún. Ya va en gus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.