La ri­val de Ro­ma

MI­LÁN, 19 DE NO­VIEM­BRE DE 1521 · Las tro­pas de Car­los V con­quis­tan la ca­pi­tal del nor­te de Ita­lia, ini­cian­do dos si­glos de pre­sen­cia es­pa­ño­la.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Ma­ría Ca­llas ha­bía mon­ta­do el es­cán­da­lo en Ro­ma. Los ído­los de ma­sas –y nin­gún can­tan­te de ópe­ra su­peró en eso a la Ca­llas- no en­cuen­tran ca­ri­dad cuan­do me­ten la pa­ta. Aquel 2 de enero de 1958 la di­va can­tó el pri­mer ac­to de Nor­ma en el Tea­tro dell’ope­ra de Ro­ma, an­te al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y el cuer­po di­plo­má­ti­co. Pe­ro pa­re­ce que el pú­bli­co no mos­tró la adoración que la di­va exi­gía, y no qui­so sa­lir a can­tar el se­gun­do. El plan­tón la con­vir­tió de la no­che a la ma­ña­na en la vi­lla­na de Ita­lia, las crí­ti­cas en la pren­sa fue­ron fe­ro­ces, hu­bo has­ta in­ter­pe­la­cio­nes par­la­men­ta­rias por la “ofen­sa na­cio­nal”.

En ese am­bien­te hos­til del país que le ha­bía da­do su gran opor­tu­ni­dad pro­fe­sio­nal, la Ca­llas se pre­sen­tó en Mi­lán, don­de te­nía un com­pro­mi­so. Y pa­ra su sor­pre­sa fue re­ci­bi­da en la Sca­la con más en­tu­sias­mo que nun­ca. Si la pri­ma don­na hu­bie­ra co­no­ci­do la His­to­ria de Ita­lia no se ha­bría ex­tra­ña­do. La pug­na de Mi­lán con Ro­ma vie­ne de los si­glos de an­tes de Cris­to, y pa­ra los mi­la­ne­ses cual­quier for­ma de fas­ti­diar a los ro­ma­nos re­sul­ta gra­ti­fi­can­te. La mo­nar­quía his­pá­ni­ca se sir­vió de ello du­ran­te dos si­glos pa­ra do­mi­nar el ri­co país del nor­te de Ita­lia.

Ese país fue lla­ma­do por los ro­ma­nos Ga­lia Ci­sal­pi­na, es de­cir, la Ga­lia a es­te la­do de los Al­pes, por­que es­ta­ba po­bla­do por los mis­mos pue­blos cel­tas que ha­bi­ta­ban Fran­cia. Ro­ma, que en ori­gen era una sim­ple ciu­dad-es­ta­do al es­ti­lo grie­go, co­men­zó pron­to a ex­pan­dir­se por la pe­nín­su­la ita­lia­na si­guien­do una vo­ca­ción his­tó­ri­ca que la con­ver­ti­ría en el Im­pe­rio más for­mi­da­ble de la An­ti­güe­dad, y des­de que en el si­glo III an­tes de Cris­to lle­gó al va­lle del Po em­pe­za­ron los en­fren­ta­mien­tos con los nor­te­ños. Cuan­do en 218 a. de C. Aní­bal, el gran cau­di­llo car­ta­gi­nés, pa­só los Al­pes con su ejér­ci­to pa­ra aca­bar con Ro­ma, en­con­tró apo­yo en los ga­los ci­sal­pi­nos y asen­tó sus ba­ses en es­ta re­gión.

La de­rro­ta fi­nal de Aní­bal con­vir­tió a Ro­ma en una gran po­ten­cia, do­mi­na­do­ra no so­lo de Ita­lia, sino de otros paí­ses del Me­di­te­rrá­neo. En el año 194 a. de C. la Ga­lia Ci­sal­pi­na fue con­ver­ti­da en pro­vin­cia ro­ma­na y com­ple­ta­men­te in­te­gra­da en su cul­tu­ra. Sin em­bar­go, siem­pre que­dó un po­so de re­sen­ti­mien­to fren­te a Ro­ma, una nos­tal­gia de aque­llos tiem­pos an­ti­guos que ha­cía que, en el Re­na­ci­mien­to, la no­ble­za local pu­sie­ra a sus hi­jos nom­bres car­ta­gi­ne­ses.

Medh­lan.

Mi­lán pre­su­me de ser ca­si tan an­ti­gua co­mo Ro­ma. Si es­ta fue mí­ti­ca­men­te fun­da­da en el año 753 a. de C., Mi­lán fue crea­da ha­cia el 600 a. de C. por los ga­los in­su­brios, que la lla­ma­ron Medh­lan, lo que en len­gua cél­ti­ca quie­re de­cir “te­rri­to­rio ce­rra­do de en me­dio”. Ese nom­bre fue la­ti­ni­za­do co­mo Me­dio­la­num, que da­ría lu­gar al ita­liano Mi­lano y el cas­te­llano Mi­lán. La im­por­tan­cia de la Ciu­dad de en me­dio fue tal que, cuan­do el Im­pe­rio Ro­mano se di­vi­dió, sus­ti­tu­yó de he­cho a Ro­ma, pues la ca­pi­tal del Im­pe­rio de Oc­ci­den­te se fi­jó en Me­dio­la­num.

Fue aquí don­de se pro­du­jo uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la An­ti­güe­dad, el Edic­to de Mi­lán, año 313, en el que Cons­tan­tino es­ta­ble­ció la li­bre prác­ti­ca del cris­tia­nis­mo. Aunque to­da­vía no sig­ni­fi­ca­ba la adop­ción del cris­tia­nis­mo co­mo re­li­gión ofi­cial, fue un cam­bio de rum­bo his­tó­ri­co que mar­ca­ba el prin­ci­pio de una nue­va po­ten­cia, la Igle­sia, que iba a sus­ti­tuir al ya ca­du­co Im­pe­rio Ro­mano. Mi­lán era la nue­va Ro­ma.

En el si­glo VII un pue­blo ger­má­ni­co de ori­gen es­can­di­na­vo, los lon­go­bar­dos (“bar­bas lar­gas”), se es­ta­ble­ció en la re­gión de Mi­lán y le dio un nue­vo nom­bre, la Lom­bar­día. Los re­yes lom­bar­dos te­nían una co­ro­na de al­tí­si­mo va­lor sa­gra­do y sim­bó­li­co, la Co­ro­na de Hie­rro (ver re­cua­dro), que se con­ser­va­ba y con­ser­va co­mo una re­li­quia mi­la­gro­sa en la ca­te­dral de Mon­za, cer­ca de Mi­lán. Cuan­do Car­lo­magno con­quis­tó Lom­bar­día uti­li­zó la Co­ro­na de Hie­rro pa­ra co­ro­nar­se “Rey de Ita­lia”, has­ta ese pun­to se con­si­de­ra­ba que el se­ñor de Mi­lán de­bía ser con­si­de­ra­do so­be­rano de to­da la pe­nín­su­la.

En fe­bre­ro de 1530 fue Car­los V quien re­ci­bió del pa­pa Cle­men­te VII la Co­ro­na de Hie­rro, pro­cla­mán­do­lo así Rey de Ita­lia dos días an­tes de la co­ro­na­ción im­pe­rial. Pre­ci­sa­men­te Car­los V lle­va­ba la co­ro­na lom­bar­da so­bre su ca­be­za cuan­do lle­gó en so­lem­ne pro­ce­sión a la ca­te­dral de Bo­lo­nia pa­ra re­ci­bir la otra co­ro­na, la de em­pe­ra­dor, co­mo un gui­ño a los mi­la­ne­ses, en­can­ta­dos con las hu­mi­lla­cio­nes que su­frió el Pa­pa, so­be­rano de Ro­ma, de par­te de Car­los V. Tres si­glos des­pués se­ría el mis­mí­si­mo Na­po­león el co­ro­na­do Rey de Ita­lia en la ca­te­dral de Mi­lán con la Co­ro­na de Hie­rro.

Las gue­rras de Ita­lia.

Pa­ra Fran­cia a prin­ci­pios de la Edad Mo­der­na, Mi­lán te­nía un va­lor mu­cho más que sim­bó­li­co. Los re­yes fran­ce­ses con­si­de­ra­ban la re­gión mi­la­ne­sa el pa­tio de atrás de su país, y lle­va­ron a ca­bo una po­lí­ti­ca de matrimonios di­nás­ti­cos pa­ra ad­qui­rir de­re­chos so­bre el du­ca­do de Mi­lán. Es­pa­ña, a tra­vés de la Co­ro­na de Ara­gón, es­ta­ba pre­sen­te en el sur de Ita­lia y, con los fran­ce­ses en el Nor­te y los es­pa­ño­les en el Sur, la pe­nín­su­la se con­vir­tió pron­to en un cam­po de ba­ta­lla en­tre las dos po­ten­cias que as­pi­ra­ban a la he­ge­mo­nía en Eu­ro­pa: las lla­ma­das gue­rras de Ita­lia.

Al prin­ci­pio la for­tu­na pa­re­cía del ban­do fran­cés, y el rey Car­los VIII in­va­dió el sur de Ita­lia y to­mó Ná­po­les, pe­ro lue­go la suerte cam­bió y los es­pa­ño­les lle­va­ron la guerra al Nor­te. En 1521 es­ta­lló la V Guerra de Ita­lia en­tre Fran­cia y Es­pa­ña, y en­se­gui­da el ejér­ci­to de Car­los V lo­gró apo­de­rar­se de Mi­lán, la jo­ya más apre­cia­da por los fran­ce­ses. Po­co des­pués, en las cer­ca­nías de Mi­lán, tu­vo lu­gar la ba­ta­lla de Bi­co­ca, que en­fren­tó a 14.000 fran­ce­ses y 4.000 es­pa­ño­les. El grue­so de la fuer­za fran­ce­sa es­ta­ba for­ma­do por gran­des fa­lan­ges de pi­que­ros sui­zos, que com­ba­tían al es­ti­lo me­die­val. El ejér­ci­to es­pa­ñol era mu­cho me­nor, pe­ro con­ta­ba con una ele­va­da pro­por­ción de ar­ca­bu­ce­ros. Una fuer­za de 2.000 ar­mas de fue­go, al man­do de Fer­nan­do de Ava­los, aguan­tó a pie fir­me la car­ga de los pi­que­ros, cau­san­do una te­rri­ble ma­tan­za con sus dis­ci­pli­na­das des­car­gas. Fue tal la apa­ren­te fa­ci­li­dad con que los es­pa­ño­les de­rro­ta­ron a los fran­ce­ses que “bi­co­ca” se con­vir­tió en una pa­la­bra de la len­gua cas­te­lla­na que sig­ni­fi­ca “gan­ga, co­sa apre­cia­ble que se ad­quie­re a po­ca cos­ta o con po­co tra­ba­jo”, se­gún el diccionario de la RAE.

Cua­tro años des­pués, en la ba­ta­lla de Pa­vía, la su­pe­rio­ri­dad mi­li­tar es­pa­ño­la se im­pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te y el rey Fran­cis­co I de Fran­cia fue he­cho pri­sio­ne­ro. El Mi­la­ne­sa­do se­ría par­te de la Co­ro­na es­pa­ño­la du­ran­te los dos si­glos si­guien­tes sin mu­chos pro­ble­mas, pues los mi­la­ne­ses pre­fe­rían ser an­tes es­pa­ño­les que ro­ma­nos. So­lo cuan­do Es­pa­ña se de­san­gró a prin­ci­pios del si­glo XVIII en una guerra ci­vil, la de Su­ce­sión, se per­die­ron las po­se­sio­nes ita­lia­nas, por­que pa­ra al­can­zar la paz hu­bo que re­par­tir los te­rri­to­rios: Felipe V con­ser­vó Es­pa­ña y Amé­ri­ca; el pre­ten­dien­te de­rro­ta­do, el ar­chi­du­que y fu­tu­ro em­pe­ra­dor Car­los de Aus­tria, se lle­vó co­mo pre­mio de con­so­la­ción los Paí­ses Ba­jos, Ná­po­les y Mi­lán.

LUIS RE­YES

Di­va irri­ta­da. La Ca­llas da una con­fe­ren­cia de pren­sa tras su ‘es­pan­tá’ en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.