PA­DRES POR SOR­PRE­SA

Cuan­do na­die lo es­pe­ra­ba ha sal­ta­do la no­ti­cia Pa­qui­rrín de que va a te­ner un hi­jo. Pe­ro es­te no es el úni­co be­bé que ha ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar el pa­no­ra­ma de la pren­sa ro­sa.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE

Co­mo lo­co es­tá el hi­jo de la Pantoja an­te la sor­pren­den­te bue­na nue­va de su pró­xi­ma pa­ter­ni­dad. El bom­ba­zo del año, anun­cia­do a gol­pe de exclusiva, ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do del co­ra­zón. Por­que, quién lo iba a de­cir, la to­na­di­lle­ra más fa­mo­sa de es­te país va a ser abue­la. Ki­ko Rivera y Jessica Bueno, de 21 años, se co­no­cie­ron ha­ce seis me­ses en el reality Su­per­vi­vien­tes, aunque su re­la­ción se afian­zó al sa­lir de la is­la. Fue em­pe­zar a sa­lir con la mo­de­lo se­vi­lla­na, ex del te­nis­ta Fe­li­ciano López, y al hi­jo de Pa­qui­rri le cam­bió la vi­da. Tan­to que in­clu­so ya ha anun­cia­do su bo­da pa­ra den­tro de dos me­ses. Lo que pa­re­cía im­po­si­ble se tor­nó reali­dad: por fin se ha enamo­ra­do de ver­dad y pa­re­ce que ha sen­ta­do la ca­be­za con una chi­ca muy di­fe­ren­te a las que nos tie­ne acos­tum­bra­dos. De ahí la ale­gría de la nue­va abue­la de Es­pa­ña que, sin pen­sár­se­lo dos ve­ces, ha ben­de­ci­do es­ta unión. Y ade­más, Ki­ko ya apun­ta ma­ne­ras de or­gu­llo­so pa­dre pri­me­ri­zo: “Co­mo el mío me ha fal­ta­do, voy a in­ten­tar ser el me­jor pa­dre del mun­do”.

Atrás que­dan nu­me­ro­sas re­la­cio­nes que han da­do mu­cho que ha­blar. Pe­ro la ele­gi­da ha si­do fi­nal­men­te la jo­ven Jessica. “Es la úni­ca que me quie­re co­mo soy”, ha di­cho el hi­jo de Pa­qui­rri. Por eso pro­cla­ma su amor por la se­vi­lla­na a los cua­tro vien­tos y se mues­tra fe­liz de que le ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de for­mar su pro­pia fa­mi­lia: “La mis­ma tar­de que su­pi­mos lo del em­ba­ra­zo, vi­nie­ron los pa­dres de Jes­si des­de Se­vi­lla pa­ra re­unir­nos to­dos. Aunque mi ma­dre ya les co­no­cía, ese iba a ser, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, el pri­mer con­tac­to se­rio de las fa­mi­lias. El mo­men­to per­fec­to pa­ra pe­dir­la que se ca­sa­ra con­mi­go”. Y así, con el no­ti­ción, to­dos es­tán tan con­ten­tos que no ca­ben en sí vien­do có­mo a Ki­ko le ha cam­bia­do la vi­da, y se ha en­con­tra­do de gol­pe con una es­po­sa y un fu­tu­ro hi­jo. Ya fal­ta me­nos pa­ra com­pro­bar có­mo se desen­vuel­ve an­te tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad.

Pe­ro Pa­qui­rrín no es el úni­co fa­mo­so que se ha to­pa­do sin es­pe­rar­lo con la pa­ter­ni­dad. El can­tan­te Justin Bie­ber, que ha vi­si­ta­do ha­ce un par de se­ma­nas nues­tro país, tam­bién po­dría ver­se con­ver­ti­do en pa­dre de fa­mi­lia tras un pe­li­gro­so des­cui­do. Una fan del can­tan­te,

Ma­riah Yea­ter, de­cla­ra que su be­bé de cua­tro me­ses es fru­to de una re­la­ción se­xual man­te­ni­da en el backs­ta­ge de uno de los con­cier­tos del ca­na­dien­se. La jo­ven aca­ba de in­ter­po­ner la de­man­da de pa­ter­ni­dad, y tan pron­to co­mo la ha pues­to la ha re­ti­ra­do. Aunque el Prin

ci­pi­to del pop y sus abo­ga­dos lo nie­gan ro­tun­da­men­te, de ser cier­to, Bie­ber se con­ver­ti­ría, muy a su pe­sar, en pa­pá a la tier­na edad de 17 años.

A di­fe­ren­cia del can­tan­te ca­na­dien­se, Hugh Grant sí que se ha lle­va­do una gra­ta sor­pre­sa al es­tre­nar­se en la pa­ter­ni­dad pa­sa­dos los 50. El be­bé es fru­to de una aven­tu­ra fu­gaz con Thin­glan Hong, una jo­ven ac­triz chi­na de 19 años. Aunque el ac­tor no man­tie­ne nin­gún ti­po de re­la­ción sen­ti­men­tal con la ma­dre to­do es muy ci­vi­li­za­do y han lle­ga­do a un acuer­do pa­ra la ma­nu­ten­ción y vi­si­tas a la pe­que­ña. “No fue pla­ni­fi­ca­do, pe­ro aun así no pue­de es­tar más fe­liz con la ni­ña”, ha con­fir­ma­do su re­pre­sen­tan­te. El pro­ta­go­nis­ta de Not­ting Hill por fin ha vis­to cum­pli­do su sue­ño, aunque sin de­jar de ser el sol­te­ro de oro.

Aven­tu­ras que de­jan hue­lla.

Al­gu­nas ce­le­bri­ties han vis­to al­te­ra­da su es­ta­bi­li­dad sen­ti­men­tal por la lle­ga­da ines­pe­ra­da de un be­be. Así más de una re­la­ción que pa­re­cía con­so­li­da­da ha si­do di­na­mi­ta­da tras una ca­ni­ta al ai­re con im­por­tan­tes con­se­cuen­cias. El cu­le­brón del pa­sa­do ve­rano tu­vo un nom­bre real:

Hugh Grant ha si­do pa­dre de una ni­ña tras una re­la­ción fu­gaz con una jo­ven ac­triz chi­na

Al­ber­to de Mó­na­co. El prín­ci­pe la lío bien lia­da y a pun­to es­tu­vo de car­gar­se su pro­pia bo­da por un asun­to de fal­das. Po­cos días an­tes del en­la­ce, la pa­cien­cia de la no­via, su hoy es­po­sa Char­le­ne Wit­ts­tock, lle­gó a su fin al en­te­rar­se de que Al­ber­to iba a ser pa­dre de un ter­cer hi­jo con­ce­bi­do so­lo me­ses an­tes de la ce­re­mo­nia. La na­da­do­ra sud­afri­ca­na de­ci­dió aban­do­nar el prin­ci­pa­do y to­do apun­ta­ba a que el hi­jo de Rai­nie­ro se iba a que­dar com­pues­to y sin prin­ce­sa. Pe­ro al fi­nal las aguas vol­vie­ron a su cau­ce y el cuen­to de ha­das tu­vo fi­nal fe­liz, aunque la pro­ce­sión iba por den­tro.

A pe­sar de to­do lo que se ha ru­mo­rea­do so­bre sus ten­den­cias se­xua­les, a Al­ber­to no pa­ran de atri­buir­le hi­jos se­cre­tos. A es­te ter­cer re­to­ño hay que su­mar­le otros dos hi­jos de dos mu­je­res que an­te­rior­men­te ya le re­cla­ma­ron la pa­ter­ni­dad. Pri­me­ro fue Jazmin Gra­ce,

Lin­da Evan­ge­lis­ta ha re­cla­ma­do la pa­ter­ni­dad de su hi­jo Aus­tin al ma­ri­do de Sal­ma Ha­yek

cu­ya exis­ten­cia sa­lió a la luz en 1992, y des­pués Ale­xan­dre, en­gen­dra­do en 2003 con una aza­fa­ta afri­ca­na. Es­pe­ran­do es­ta­mos a que, por fin, en el prin­ci­pa­do pue­dan anun­ciar la lle­ga­da del cuar­to be­bé, en es­te ca­so, el he­re­de­ro.

Tam­bién lle­va san­gre real, aunque ile­gí­ti­ma, Delp­hi­ne, la hi­ja del rey Al­ber­to de Bél­gi­ca. La con­mo­ción se apo­de­ró de es­te país cuan­do el mo­nar­ca ma­ni­fes­tó du­ran­te un men­sa­je na­vi­de­ño que ha­bía te­ni­do una hi­ja con una ba­ro­ne­sa bel­ga. El fru­to de esos amo­res prohi­bi­dos tie­ne ya 38 años. Y me­nu­da ca­ra se le de­bió de que­dar a Sal­ma Ha­yek cuan­do se en­te­ró de que su ma­ri­do y pa­dre de su hi­ja Va­len­ti­na, el mul­ti­mi­llo­na­rio fran­cés Fra­nçois-hen­ri Pi­nault, es tam­bién el pa­dre de Aus­tin Jame, hi­jo de Lin­da Evan­ge­lis­ta. La mo­de­lo acu­dió ha­ce unos me­ses a un juz­ga­do de Man­hat­tan pa­ra re­cla­mar al em­pre­sa­rio la ma­nu­ten­ción de su hi­jo, que ya tie­ne 5 años. Tam­bién de te­le­no­ve­la es el lío de fal­das del can­tan­te Jua­nes. El co­lom­biano tu­vo que dar cuen­ta a su es­po­sa de sus es­car­ceos amo­ro­sos den­tro del ma­tri­mo­nio. So­bre to­do por­que una de sus aven­tu­ras sal­tó a la pren­sa ro­sa, y de es­ta ma­ne­ra, se vio obli­ga­do a re­co­no­cer que ha­bía te­ni­do una aven­tu­ra con la mu­jer de su com­pa­trio­ta el can­tan­te An­drés Ca­bas y que ha­bía te­ni­do con ella un ni­ño.

Car­los Bau­te es otro fa­mo­so que tam­bién ha te­ni­do que en­fren­tar­se a la apa­ri­ción de un hi­jo se­cre­to, en es­te ca­so ya ma­yor­ci­to. Y aunque el can­tan­te no lo ha re­co­no­ci­do, el pa­re­ci­do en­tre el su­pues­to hi­jo y el ve­ne­zo­lano es in­ne­ga­ble. Al pa­re­cer, la ma­dre del chi­co se que­dó em­ba­ra­za­da con tan so­lo 13 años del que por aquel en­ton­ces era su ve­cino. Bau­te, dos años ma­yor que la jo­ven, nun­ca su­po na­da del asun­to ya que la ma­dre ha­bría hui­do y da­do a luz en se­cre­to.

Pe­ro en­tre las his­to­rias más ro­cam­bo­les­cas pro­ta­go­ni­za­das por fa­mo­sos se en­cuen­tra la de Bo­ris Bec­ker. El ex­te­nis­ta man­tu­vo una bre­ví­si­ma re­la­ción con la mo­de­lo ru­sa An­ge­la Er­ma­ko­va du­ran­te el cam­peo­na­to de Wim­ble­don de 1999. “Esos cin­co mi­nu­tos me arrui­na­ron la vi­da”, ha co­men­ta­do Bec­ker. An­ge­la cla­vó su mi­ra­da so­bre él cuan­do es­ta­ban en un res­tau­ran­te. “Aban­do­nó su me­sa y se fue en di­rec­ción a los ser­vi­cios. Yo la se­guí. Un po­co de con­ver­sa­ción y pa­sa­mos al asun­to en la pri­me­ra es­qui­na”, ex­pli­có

el de­por­tis­ta. El re­sul­ta­do del en­cuen­tro ca­sual es una ni­ña de nom­bre Anna, y un pos­te­rior di­vor­cio, ya que a raíz del es­cán­da­lo, Bec­ker y su es­po­sa em­pren­die­ron ca­mi­nos dis­tin­tos.

Re­co­no­ci­dos a la fuer­za.

De vuel­ta a nues­tro país, son va­rios los per­so­na­jes fa­mo­sos que se han te­ni­do que en­fren­tar a la pa­ter­ni­dad des­pués de una aven­tu­ra amo­ro­sa. En de­ma­sia­dos ca­sos la fa­ma trae con­si­go li­gues y des­li­ces amo­ro­sos de los que tar­de o tem­prano hay que dar cuen­ta. Al­gu­nas aven­tu­ras han he­cho de la vi­da de al­gu­nas de nues­tras ce­le­bri­ties un cu­le­brón. En el ca­so de Joa­quín Cor­tés, la re­la­ción que man­tu­vo du­ran­te al­gu­nos me­ses con su ex­re­pre­sen­tan­te y asis­ten­te per­so­nal le ha pro­por­cio­na­do más de un do­lor de ca­be­za. El bai­la­rín se lle­vó el susto de su vi­da al en­te­rar­se de que Katia Asu­mu es­ta­ba em­ba­ra­za­da y le se­ña­la­ba a él co­mo pa­dre. La ex­pa­re­ja lle­vó el asun­to an­te los tri­bu­na­les y ga­nó la ba­ta­lla: la Jus­ti­cia

Samuel Eto’o ha te­ni­do una hi­ja con una ca­ma­re­ra ita­lia­na a la que le tie­ne que pa­sar 3.000 eu­ros al mes

obli­gó a Cor­tés a re­co­no­cer al pe­que­ño Samuel, que na­ció en 2008.

Y el que se ha lle­va­do más de una sor­pre­sa en es­to de la pa­ter­ni­dad es Ale­jan­dro Sanz, fa­mo­so por los hi­jos ile­gí­ti­mos que le han atri­bui­do. Si en 2006 tu­vo que re­co­no­cer al pe­que­ño Ale­xan­der, de 4 años, fru­to de la re­la­ción que man­tu­vo con la es­ti­lis­ta Va­le­ria Rivera cuan­do aún es­ta­ba ca­sa­do con Jaydy Mit­chel, en los úl­ti­mos me­ses se ha en­fren­ta­do a un nue­vo es­cán­da­lo, ya que Isa­bel Váz­quez, una jo­ven ga­di­ta­na, ase­gu­ra ser su hi­ja. Cha­ro, la ma­dre y se­gún cuen­ta ella, ex­pa­re­ja de Ale­jan­dro, pa­seó su his­to­ria por los pla­tós re­la­tan­do que cuan­do se en­te­ró ha­ce 21 años que es­ta­ba em­ba­ra­za­da se pu­so en con­tac­to con el can­tan­te. Al ob­te­ner la ca­lla­da por res­pues­ta, de­ci­dió criar ella so­la al be­bé. Pe­ro co­mo el pa­sa­do siem­pre vuel­ve, ha si­do aho­ra la pre­sun­ta hi­ja la en­car­ga­da de pe­dir al ar­tis­ta la prue­ba más te­mi­da por los fa­mo­sos, la del ADN.

Otra his­to­ria pa­re­ci­da vi­vió el ju­ga­dor ca­me­ru­nés Samuel Eto’o, a quien, tras pro­ta­go­ni­zar al­gu­na que otra no­che de lo­cu­ra y de­sen­freno con Anna Ba­rran­ca, una ca­ma­re­ra ita­lia­na, la Jus­ti­cia obli­gó a ad­mi­tir la pa­ter­ni­dad de su hi­ja An­nie y pa­sar­le una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca de 3.000 eu­ros al mes.

Ma­riah Yea­ter Justin Bie­ber se ha so­me­ti­do a las prue­bas de ADN pa­ra de­mos­trar que es­te ni­ño no es su­yo.

Hugh Grant A pe­sar de no es­pe­rár­se­lo, el ac­tor bri­tá­ni­co se sien­te fe­liz de ha­ber si­do pa­pá de una ni­ña.

Ale­jan­dro Sanz Al can­tan­te no pa­ran de sa­lir­le hi­jos. La úl­ti­ma ha si­do una jo­ven ga­di­ta­na de 21 años.

Car­los Bau­te Al ve­ne­zo­lano le ha apa­re­ci­do un hi­jo se­cre­to que con­ci­bió cuan­do te­nía 15 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.