Con­tra to­do pro­nós­ti­co

La Re­vo­lu­ción Is­lan­de­sa y los mo­vi­mien­tos con­tes­ta­ta­rios en las uni­ver­si­da­des de EEUU son mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za.

Tiempo - - SOCIEDAD -

Los estudiantes de Har­vard han pro­tes­ta­do con­tra una par­te del mun­do aca­dé­mi­co, a la que con­si­de­ran cóm­pli­ce de la cri­sis

con las de­bi­das cau­te­las, des­ta­co dos no­ti­cias es­pe­ran­za­do­ras, al me­nos, pa­ra quie­nes creen que hay al­ter­na­ti­vas a la po­lí­ti­ca im­pues­ta por el Ban­co Cen­tral Europeo y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, con la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de la se­ño­ra Mer­kel. La pri­me­ra es que Is­lan­dia, uno de los paí­ses más va­pu­lea­dos por la cri­sis fi­nan­cie­ra, cre­ce ac­tual­men­te al 2,1%, es de­cir, el tri­ple de las pre­vi­sio­nes pa­ra la zo­na eu­ro en 2012. So­lo re­cor­dar que, ha­ce un par de años, que­bra­ron los tres ban­cos más gran­des del país, di­mi­tió el Go­bierno, fue destituido el go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral y fue­ron juz­ga­dos los res­pon­sa­bles de la cri­sis fi­nan­cie­ra, in­clui­do el pri­mer mi­nis­tro. El nue­vo Go­bierno de iz­quier­da so­me­tió a re­fe­rén­dum el pa­go de la deu­da con­traí­da por los ban­cos pri­va­dos, que ex­ce­día en más de seis ve­ces el PIB, y los ciu­da­da­nos se ne­ga­ron a asu­mir­la. Has­ta aquí el breve re­su­men de la lla­ma­da Re­vo­lu­ción Is­lan­de­sa. Es cier­to que no se pue­de equi­pa­rar Es­pa­ña con un pe­que­ño país de 331.000 ha­bi­tan­tes que tie­ne mo­ne­da pro­pia y era muy próspero (es­tu­vo cla­si­fi­ca­do por la ONU en el ter­cer pues­to de los paí­ses más desa­rro­lla­dos del mun­do) has­ta que lo es­quil­ma­ron los especuladores fi­nan­cie­ros. So­lo quiero con­tar que, tras sus gra­ves pe­ri­pe­cias, con­tra to­do pro­nós­ti­co y sin apli­car las drás­ti­cas re­ce­tas a las que es­ta­mos so­me­ti­dos los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea, Is­lan­dia es­tá crean­do nue­vo em­pleo y ha re­du­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te su deu­da.

La se­gun­da no­ti­cia pro­ce­de de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, don­de un gru­po de alum­nos de la cá­te­dra de In­tro­duc­ción a la Eco­no­mía ha de­ci­di­do aban­do­nar en blo­que la cla­se. Es su mo­do de pro­tes­tar con­tra el mo­do de im­par­tir la ma­te­ria que tie­ne el pro­fe­sor Gre­gory Man­kiw, ex ase­sor del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush y au­tor de uno de los ma­nua­les de ma­cro­eco­no­mía más uti­li­za­do in­ter­na­cio­nal­men­te en las es­cue­las de ne­go­cios. De­nun­cian así el va­cío in­te­lec­tual y la co­rrup­ción mo­ral de una par­te del mun­do aca­dé­mi­co, al que con­si­de­ran cóm­pli­ce de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Los se­lec­tos alum­nos de Har­vard, cons­cien­tes de sus fu­tu­ras res­pon­sa­bi­li­da­des, han en­via­do una car­ta al pro­fe­sor Man­kiw en la que ma­ni­fies­tan su preocupación por la en­se­ñan­za de un mo­de­lo úni­co, sin al­ter­na­ti­va, y la fal­ta de dis­cu­sión crí­ti­ca en­tre las ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes de los di­fe­ren­tes sis­te­mas eco­nó­mi­cos. Aña­den que no se re­ti­ran de la cla­se so­lo pa­ra pro­tes­tar por el mé­to­do de en­se­ñan­za, sino tam­bién pa­ra so­li­da­ri­zar­se con “el mo­vi­mien­to que es­tá cam­bian­do el dis­cur­so es­ta­dou­ni­den­se so­bre la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca” (en re­fe­ren­cia a Oc­cupy Wall Street) y pi­den, ade­más, que Har­vard se con­vier­ta en una uni­ver­si­dad “so­cial­men­te res­pon­sa­ble”. Se­gún cuen­ta Ju­lia Evelyn Mar­tí­nez, que ha da­do a co­no­cer la pro­tes­ta de los estudiantes de Har­vard, ya han sur­gi­do mo­vi­mien­tos si­mi­la­res en la Uni­ver­si­dad de Du­ke (Ca­ro­li­na del Nor­te) y en la de Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia). Tan­to en las pro­tes­tas de los uni­ver­si­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses co­mo en la he­te­ro­do­xa sa­li­da de la cri­sis is­lan­de­sa, hay mo­ti­vos in­ci­pien­tes pa­ra la es­pe­ran­za.

NATIVEL PRE­CIA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.