Gu­ti reha­ce su amor con una pre­sen­ta­do­ra ar­gen­ti­na

El ex­ju­ga­dor del Real Ma­drid y Ro­mi­na Be­llus­cio son la pa­re­ja del mo­men­to. Se les ve en­tu­sias­ma­dos, im­pac­tan y no se es­con­den.

Tiempo - - GENTE -

Gu­ti vuel­ve por sus fue­ros pe­ro aco­so es más que pi­co­teo ex­hi­bi­cio­nis­ta. “Es­toy sú­pe­re­na­mo­ra­do”, así re­co­no­ce su es­ta­do ac­tual y en­tu­sias­ta. Gu­ti, con 35 años, re­tor­na tras una frus­tran­te y so­li­ta­ria cam­pa­ña tur­ca. Y lo ha­ce con amor del bueno tras re­in­ten­tar arre­glar­lo con Noe­lia, la úl­ti­ma que más le du­ró. Aho­ra trin­ca, se pro­di­ga y pa­re­ce fe­liz con Ro­mi­na Be­llus­cio, de 31, la ar­gen­ti­na que no ha­ce som­bra a Susanna Gri­so en las ma­ña­nas de Es­pe­jo Pú­bli­co. Al­ta, es­pi­ga­da, con la ca­li­dez pro­pia del te­rru­ño tan­guis­ta, has­ta aho­ra no se le co­no­cía pa­re­ja. Aunque sí ga­nas de co­no­cer­la y has­ta lle­ga­ron a en­re­dar­la ha­ce so­lo dos se­ma­nas con el can­tan­te Paul y con al­gún com­pa­ñe­ro de fae­na co­mo Ro­ber­to Leal.

Pe­ro ella no es­ta­ba pa­ra es­ta la­bor com­par­ti­do­ra y ha si­do el ru­bio ju­ga­dor de ex­plo­si­vo pa­sa­do sen­ti­men­tal quien la es­tá lle­van­do al río. Son la pa­re­ja del mo­men­to, con la do­ble ac­tua­li­dad de quien hi­zo his­to­ria en el Real Ma­drid y aho­ra po­dría des­em­bar­car y afin­car­se en al­gún club europeo. Ha­ce po­co, cuan­do el des­fi­le Man­go en Es­tam­bul, él me con­ta­ba no sen­tir­se muy sa­tis­fe­cho con aque­lla ex­pe­rien­cia que en prin­ci­pio le pa­re­ció ex­ci­tan­te y buen pre­tex­to pa­ra de­jar de ser me­ren­gue. Un icono de la mo­da rompe­dora don­de a ve­ces no sa­bías quién era él y quién Aran­cha. Un dúo real­men­te uni­sex. Ella per­dió pun­tos con la se­pa­ra­ción y los ga­na la tu­cu­ma­na en­ga­tu­sa­do­ra que le ha­ce ol­vi­dar ma­los tra­gos. Muy di­fe­ren­te en fí­si­co –al­ta y me­le­nu­da has­ta me­dio pe­cho­tie­ne ma­yor dul­zu­ra y ya la lla­man “la se­gun­da Sa­ra Car­bo­ne­ro”. Im­pac­tan y no se es­con­den, lo que es muy de agra­de­cer, y se les vio en­tu­sias­ma­dos con Ma­ri­na Dan­ko en el de­but co­mo ba­te­ría de An­drés Linares su ma­dre echó bri­llos al di­vor­cio.

Co­mo la re­pre­sen­ta­ti­va con­cu­rren­cia que apo­yó a Ana Bo­te­lla, fu­tu­ra al­cal­de­sa ma­dri­le­ña si Ga­llar­dón lo de­ja por el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, en el en­tie­rro de su pa­dre. Lo más re­pre­sen­ta­ti­vo con au­sen­cias jus­ti­fi­ca­das por­que an­da­ban de cam­pa­ña. Es­pe­ran­za Agui­rre, de­fen­so­ra de la die­ta Du­kan con la que per­dió ya 12 ki­los, ani­mó su lu­to con­tras­tán­do­lo en mo­ra­dos mien­tras Ma­ría Porto op­tó por me­le­na al ai­re qui­zá po­co pro­to­co­la­ria. Isa­bel To­cino bus­có ano­ni­ma­to, ¡qué tiem­pos aque­llos! Mien­tras Juan Cos­ta char­ló con los más que res­ta­ble­ci­dos Fernández Ta­pias y Lu­cio.

Una tra­di­ción que ga­na con los años.

Sen­ti­mien­to y ca­ri­ño re­de­mos­tra­dor en el do­lor de la pre­sun­ta nue­va re­gi­do­ra de los ma­dri­les mien­tras a Ruiz-ga­llar­dón ya le lla­ma­ron “se­ñor mi­nis­tro” cuan­do se de­jó ver en los pre­mios Protagonistas de Luis del Ol­mo. Una tra­di­ción de Bar­ce­lo­na que ga­na con los años. Su ol­fa­to le per­mi­te va­ti­ci­nar in­clu­so quié­nes es­ta­rán de ac­tua­li­dad cuan­do re­par­te distinciones, de

Ro­mi­na es muy di­fe­ren­te en fí­si­co a la ex­mu­jer de Gu­ti: al­ta, me­le­na has­ta me­dio pe­cho y de ma­yor dul­zu­ra

ahí el acier­to de re­com­pen­sar a Isa­bel Pantoja. Pri­me­ra sa­li­da, por tan­to do­ble im­pac­to, de la fol­cló­ri­ca tras la ai­rea­da pa­ter­ni­dad de su hi­jo Fran­cis­co, a quien su pró­xi­ma bo­da otor­ga nue­vo es­ta­tus y tra­ta­mien­to. Isa­bel res­plan­de­cía in­clu­so con lo que en abril o ma­yo se le ven­drá en­ci­ma cuan­do se sien­te en la ope­ra­ción Ma­la­ya. Leo­nar­do lo­gra con ella mi­la­gros de man­te­ni­mien­to ad­mi­ra­ble. La Pantoja apa­re­ció flan­quea­da, pro­te­gi­da o con­tro­la­da por una Ma­ría Na­va­rro pa­ra­guas en ris­tre a mo­do de po­rra ahu­yen­ta­do­ra de en­tu­sias­mos. Y aunque ha­bían co­men­ta­do en Sál­va­me –ten com­pa­ñe­ros pa­ra es­to- que Che­lo Gar­cía Cor­tés ya no for­ma­ba par­te del círcu­lo pró­xi­mo a Pantoja, la sen­tó en su me­sa. Com­par­tie­ron el tí­pi­co y ati­bo­rran­te bo­ti­llo pon­fe­rra­dino.

Che­lo res­plan­de­ció al la­do de su es­po­sa Mar­ta, que no pre­ten­dió pa­sar des­aper­ci­bi­da y era la úni­ca de es­ti­val con­jun­to blan­co aunque fue­ra cho­rrea­ba agua. La pa­re­ja res­plan­de­cía re­ple­ta de jo­yas ma­de in Va­sa­ri en dis­tin­tas pie­dras que con­tras­ta­ban es­me­ral­das, ru­bíes, za­fi­ros y bri­llan­tes. Pa­re­cía ca­tá­lo­go de la fir­ma pro­pie­dad de la mul­ti­mi­llo­na­ria Ma­ría Reig, una ex­qui­si­ta que en tan so­lo un año au­pó el ho­tel Man­da­rín de Paseo de Gra­cia, ya san­to y se­ña de cuan­to su­ce­de en Bar­ce­lo­na. Lo cer­ti­fi­có Joan Gas­par, due­ño del an­ti­guo Ritz, hoy Pa­la­ce, man­te­ne­dor de con­fort y cla­si­cis­mo. Im­po­si­ble des­li­gar­lo de la úl­ti­ma his­to­ria bar­ce­lo­ne­sa, mag­ni­fi­ca­ban cer­ca de la siem­pre trans­pa­ren­te Ma­ri­na Ro­sell y una Alicia Sán­chez Ca­ma­cho au­pa­da a los al­ta­res de la cre­di­bi­li­dad. Xa­vier Trias y un gri-

sá­ceo Jo­sé Mon­ti­lla re­cu­rrie­ron a im­po­si­ble ano­ni­ma­to, co­mo Jor­ge Fernández.

Mien­tras, Ga­llar­dón es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en ac­tor, Jo­sé Luis Gar­ci lo re­cla­ma pa­ra su nue­va pe­lí­cu­la his­tó­ri­ca so­bre épo­ca fi­ni­se­cu­lar. “En­car­na­ré a mi tío abue­lo Isaac Al­bé­niz”, el mú­si­co de Cam­pro­dón que es­pa­ño­leo con sus sin­fo­nías. “¿No le im­por­ta­rá de­jar la al­cal­día ma­dri­le­ña di­cen que por el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res?”, de­man­dé al adel­ga­za­do to­da­vía re­gi­dor an­te Ma­nuel

Co­bo, su ca­si som­bra que que­da­rá des­va­li­da con la par­ti­da. “No sé na­da, ¿a us­ted le ha di­cho al­go Ra­joy? A mí no”, ca­si con­vir­tió en can­ti­ne­la no se sa­be si re­cha­za­do­ra o acu­san­do a quien po­día con­ver­tir­lo en can­ci­ller su­pe­ra­dor de los pas­te­leos de Tri­ni Jiménez y otros os­ten­ta­do­res del car­go con tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal. Al­guno has­ta año­ró a Castiella, Co­ra­ti­na y Mar­tín Ar­ta­jo an­te el ges­to apro­ba­to­rio de

Jai­me Arias (89), pre­mia­do, en loor de mul­ti­tu­des, con dis­tin­to ca­ris­ma que la Pantoja.

Hi­la­rio López Mi­llán, por su par­te, cam­bió de look pe­lu­que­ril y apa­re­ce re­ju­ve­ne­ci­do co­mo el des­ca­cha­rran­te

Car­los La­tre con el ré­gi­men de Mon­tse Folch, es­po­sa de Vi­la Ro­vi­ra, que rehi­zo la des­col­ga­da na­riz de Be­lén Es­te

ban. El có­mi­co lo man­tie­ne co­mo su buen hu­mor en el con­cur­so imi­ta­dor de An­te­na-3. Com­pe­ti­ción de ti­ta­nes y es­tre­llas con una Mónica Na­ran­jo cre­yén­do­se una Ma­don­na ca­se­ra, Ju­lio

Jo­sé dán­do­le a ré­pli­cas fe­me­ni­nas -for­mi­da­ble su pa­ro­dia de Ti­na Tur­ner, la bor­dó- o un San­tia­go Se­gu­ra his­trió­ni­co in­clu­so ha­cien­do de con­tu­maz cas­ca­rra­bias in­sa­tis­fe­cho. Re­lan­za a To­ñy Sa­la­zar, ému­la de la Fa­rao­na o a una Ma­ría Ji­mé

nez que le sa­lió bor­da­da. “Con­ti­nua­re­mos has­ta pri­me­ros de año, es­ta­mos en­can­ta­dos y la au­dien­cia res­pon­de”, co­men­tó cer­ca de un Se­rrat co­mo pa­ra­do en el tiem­po. Car­los So­be­ra sor­pren­día por su lla­ma­ti­va y gua­pa es­po­sa que se hi­zo no­tar –y có­mo- mien­tras Joan Ma­nuel jus­ti­fi­ca­ba el des­liz de Sa­ra Car­bo­ne­ro al atri­buir­le la au­to­ría to­tal del ca­mi­nan­te no hay ca­mino, se ha­ce

ca­mino al an­dar ori­gi­nal de An­to­nio

Ma­cha­do.

Una ga­la con pre­mios.

“A to­dos nos en­cas­que­tan una ge­nia­li­dad de la que ca­re­ce­mos, hay que en­ten­der­lo. No es pa­ra en­fa­dar­se”, co­men­tó ri­sue­ño con una Ana Pastor ase­dia­da por lo que pa­re­ce su in­mi­nen­te gui­llo­ti­na­mien­to en las ma­ña­nas de la Pri­me­ra. La til­dan de sec­ta­ria. “Pien­so se­guir

Es­tre­lla Morente iba re­ves­ti­da en ne­gro y con una es­pe­cie de tur­ban­te que re­ma­ta­ba su be­lle­zón

ha­cien­do el mis­mo tra­ba­jo sin preo­cu­par­me el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes. Ten­go con­cien­cia y soy res­pon­sa­ble de lo que ha­go y di­go”, man­tu­vo desafia­do­ra co­mo Jor­di Gon­zá­lez -no sé si arro­pa­do o en­som­bre­ci­do por la al­ta Sandra Ber­ne­da con tra­je la­dri­llo- en su tra­ba­jo en

La no­ria. Tras los pri­me­ros des­ca­la­bros, cen­su­ras y crí­ti­cas, pa­re­cía sor­pren­di­do an­te ar­tícu­los, co­men­ta­rios y apo­yos a su tra­ba­jo, que no ad­mi­te con­di­cio­na­mien­tos. “Res­pon­de a la ac­tua­li­dad y el in­te­rés pe­rio­dís­ti­co, so­lo pre­ten­de­mos la me­jor in­for­ma­ción”, di­jo sin de­jar de mi­rar su au­rí­fe­ro re­lo­ja­zo Au­de­mars Pi­guet de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Son su

hobby y fon­do in­ver­sor, re­cal­có an­te una es­plén­di­da Es­tre­lla Morente re­ves­ti­da en ne­gro con una es­pe­cie de tur­ban­te o to­ca­do con que re­ma­ta­ba be­lle­zón, y un

Javier Conde que no es­ca­bu­llía el te­ma reivin­di­ca­dor de có­mo mu­rió o de­ja­ron que se fue­ra su sue­gro, Enrique Morente.

“Mi her­mano Cu­rro tie­ne gra­ba­das con­ver­sa­cio­nes muy re­ve­la­do­ras en­tre el cua­dro mé­di­co que lo aten­dió, tes­ti­mo­nio que ha si­do pre­sen­ta­do co­mo prue­ba en el jui­cio, don­de al­gún mé­di­co nos til­da de ar­tis­tas his­té­ri­cos”, ase­gu­ró bar­bu­do, do­li­do y con ele­gan­cia re­ma­ta­da en za­pa­tos de he­bi­lla do­ble fir­ma­dos por St. Lau­rent. Es­tre­lla en­tu­sias­mó tras re­ci­bir dis­tin­ción can­tan­do co­mo ella sa­be. Pantoja se pu­so en pie enar­de­ci­da mien­tras Ju­dit Mas­có, co­pre­sen­ta­do­ra que hi­zo año­rar a Susanna Gri­so en

co­me­ti­do si­mi­lar y pre­ce­den­te, no gus­tó ni por su tra­je en lo que an­tes lla­ma­ban azul aza­fa­ta. Juan­jo Ar­te­ro, el ni­ño de

Ve­rano azul ya muy cre­ci­di­to, acu­dió con es­po­sa y pa­dres pues­tí­si­mos; Lo­qui­llo, re­car­ga­do de ani­llos; y el no­ve­lis­ta

Al­bert Espinosa, con Ruiz Za­fón y Ma­ría Due­ñas. Opo­nía la dis­cre­ción co­mo re­bus­ca­da y cier­to des­ali­ño in­du­men­ta­rio de un Jo­sé Co­ro­na­do que pa­re­cía in­có­mo­do con el re­co­no­ci­mien­to. Si­gue aba­rro­tan­do su úl­ti­ma pe­lí­cu­la igual que los im­pac­tos del ba­lon­ces­tis­ta Jo­sé

Ma­nuel Cal­de­rón, que des­de el es­tra­do lan­zó ba­lón a Xa­vier Trias que lo ca­zó al vue­lo lle­ván­do­se la pe­lo­ta. Al­go im­pen­sa­ble en la re­ce­ñi­da El­sa An­ka con ma­lla ver­de bo­te­lla y com­par­tien­do en­tu­sias­mo con Mer­che Mar, es­tre­llí­si­ma del re­mo­za­do El Mo­lino. Nin­gu­na co­mo ella pa­ra man­te­ner y trans­mi­tir lo que fue aquel tí­pi­co local del Pa­ra­le­lo don­de per­vi­ve la esen­cia de la Be­lla Do­ri­ta.

Cual­quier ti­po o es­pec­tácu­lo pa­sa­do fue me­jor, sig­ni­fi­ca­ban an­te el Jor­di

He­reu que no pier­de son­ri­sa aunque sí la al­cal­día de la pla­za San Jai­me, igual que

Paco Fla­qué, un his­tó­ri­co de la mo­da, de­jó la Pa­sa­re­la Gaudí har­to de in­com­pren­sión po­lí­ti­ca. Re­zon­gó al la­do de su lu­mi­no­sa y apo­ya­do­ra es­po­sa ob­ser­va­do por la mul­ti­co­lor Lu­cre­cia, de quien no sa­ben si apo­ya y re­pu­dia a Fi­del Cas

tro y su ré­gi­men, re­co­no­cie­ron an­te el en­can­to pe­ren­ne de Mer­che del Ol­mo, es­plén­di­da con tra­je ro­jo ca­si so­por­te

Car­los So­be­ra sor­pren­día por su lla­ma­ti­va es­po­sa, mien­tras Se­rrat jus­ti­fi­ca­ba el des­liz de Sa­ra Car­bo­ne­ro

o es­tu­che de una ful­gu­ran­te gar­gan­ti­lla dia­man­tí­fe­ra con un so­li­ta­rio fancy for­man­do un co­ra­zón. Sus ge­me­los Jor­di y Ki­ke ayu­da­ron a Mai­te Cla­rá -to­da una vi­da con el maes­tro ra­dio­fó­ni­co del que to­dos apren­di­mos–, arran­ca­ban sus­pi­ros y el se­gun­do se ha con­ver­ti­do en fo­tó­gra­fo in­quie­to de ai­re bohe­mio has­ta en su jer­sey. Lo con­fir­mó re­pa­sa­dor Bo­ris Iza­gui­rre, siem­pre im­pe­ca­ble com­par­tien­do ri­sas con una Car­men

Lo­ma­na ju­gan­do al des­pis­te ba­jo zig­za­guean­te tra­je ma­ña­ne­ro en pa­ta de ga­llo blan­qui­ne­gro.

Ur­dan­ga­rín y su te­ma en bo­ca de to­dos, al­go pa­ra al­gu­nos tan in­tra­ga­ble co­mo los cos­ti­lla­res del bo­ti­llo ber­ciano ele­va­do a pres­ti­gio cu­li­na­rio por em­pe­rre de Luis. Co­mo ve­cino bar­ce­lo­nés el du­que de Lu­go in­tere­sa por sus pre­sun­tas pe­ri­pe­cias. Con­ta­ban y no aca­ba­ban, era otro pla­to pres­to a me­ter­le el dien­te con el en­tu­sias­mo que Pi­lar de Bor­bón, ca­si irre­co­no­ci­ble ba­jo al­tí­si­mo cue­llo, que ren­con­tró a Luis Al­fon­so y Mar­ga

ri­ta Vargas. Coin­ci­di­rán en El Ras­tri­llo, nue­va ágora pa­ra de­cir de Ur­dan­ga­rín: “Su ca­so­plón en Pe­dral­bes vuel­ve a es­tar va­cío tras al­qui­lar­se du­ran­te un año a un je­que ára­be que pa­de­cía cán­cer y era tra­ta­do en la ve­ci­na clí­ni­ca Terno. Di­cen que abo­nó 30 mi­llo­nes por que­dar­se es­ta es­pe­cie de pa­la­ce­te”, ase­gu­ra­ban pró­xi­mos al conde de Go­dó, que acu­dió con Mà­rius Ca­rol, au­tor de una re­cién sa­li­da bio­gra­fía de Jo­sep Ca­rre­ras don­de no abun­da el agra­de­ci­mien­to, aunque sí in­ne­ga­ble ad­mi­ra­ción, por la Mon­tse­rrat

Ca­ba­llé que lo hi­zo fi­gu­ra.

Jo­sep Ca­rre­ras se des­nu­da.

Su her­mano Car­los era el me­jor cóm­pli­ce del te­nor de Sants. Pro­di­gan más los re­cuer­dos ar­tís­ti­cos que las in­ci­den­cias per­so­na­les, qué bo­ni­to fue mien­tras du­ró su ro­man­ce con Ma­ría Je­sús

Llo­ren­te, ma­dre de Al­ma Guerra, tras liar­se cie­ga­men­te con el vi­ce­pre­si­den­te de Felipe Gon­zá­lez. En Mé­ri­da com­par­tí con ellos y su ca­si ce­les­ti­na Cris­ti­na Ruiz

de Cas­ti­lla. Ya no di­ga­mos los años com­par­tien­do a su es­po­sa Mer­che con Katia

Ri­cia­re­lli más allá de la mú­si­ca, a la que la pro­pia arreó bol­sa­zos al sor­pren­der­los en su ca­me­rino de la Sca­la mi­la­ne­sa. Qué his­to­rias de la His­to­ria, dig­nas de un Protagonistas to­tal, pun­to y apar­te de la ra­dio es­pa­ño­la con sus “ma­ña­nas ves­ti­das de fies­ta”, una mú­si­ca de Felipe

Cam­pu­zano co­mo He­len Lin­des an­ti­ci­pa ro­pa ca­sa­men­te­ra de Saint Pa­trick acaso pre­lu­dian­do lo su­yo con el ba­lon­ces­tis­ta Rudy Fernández. En­ces­ta­rá co­mo Ro­mi­na lo in­ten­ta con Gu­ti.

JE­SÚS MARIÑAS

Luis del Ol­mo con su hi­jo y su her­mano

Javier Conde y Es­tre­lla Morente

Ma­ri­na Dan­ko con su hi­jo me­nor, An­drés

Joan Ma­nuel Se­rrat

con Car­los So­be­raxxx

He­len Lin­des

Alicia Sán­chez Ca­ma­cho con Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón

Ma­ría Porto

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.