Ra­joy an­te el día del Apo­ca­lip­sis

Ma­riano Ra­joy, an­tes de to­mar po­se­sión co­mo pre­si­den­te, tie­ne que sal­var su pri­mer y dra­má­ti­co match point. De­be evi­tar que Es­pa­ña sea re­le­ga­da a la se­gun­da di­vi­sión eu­ro­pea en la cum­bre del día 9.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El fu­tu­ro del eu­ro, que es­tá en pe­li­gro, de­pen­de aho­ra de la cum­bre eu­ro­pea del día 9

ra­dos­law si­kors­ki, mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res po­la­co, ha pro­nun­cia­do las pa­la­bras que tan­tos te­nían en men­te y na­die se atre­vía a uti­li­zar. Re­cla­ma ac­cio­nes ur­gen­tes pa­ra evi­tar “una cri­sis de pro­por­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas” y pre­ve­nir el co­lap­so de la Eu­ro­zo­na. El po­la­co, qui­zá más cons­cien­te que otros de la gra­ve­dad de la si­tua­ción, va más allá y pro­cla­ma que te­me me­nos al po­der ale­mán que a su inac­ti­vi­dad. El fu­tu­ro eco­nó­mi­co in­me­dia­to de Eu­ro­pa se ven­ti­la­rá en la cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno del pró­xi­mo día 9 de di­ciem­bre. Na­die pu­do pre­ver­lo, pe­ro la cum­bre lle­ga en el peor mo­men­to po­si­ble pa­ra Es­pa­ña, que es­ta­rá re­pre­sen­ta­da por un pre­si­den­te, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, a unos días de la re­ti­ra­da, y con un su­ce­sor, Ma­riano Ra­joy, que an­tes in­clu­so de to­mar po­se­sión de­be sal­var por de­le­ga­ción un au­tén­ti­co match point. Es­pa­ña se jue­ga es­tos días for­mar par­te o no de la pri­me­ra di­vi­sión eco­nó­mi­ca eu­ro­pea, li­de­ra­da por Ale­ma­nia y apun­ta­la­da por Fran­cia. La Eu­ro­pa de las dos o tres ve­lo­ci­da­des, ba­jo la fór­mu­la que sea, apa­re­ce co­mo inevi­ta­ble en el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co de la Unión Mo­ne­ta­ria. Es, pa­ra al­gu­nos, el pe­núl­ti­mo in­ten­to pa­ra sal­var el fu­tu­ro del eu­ro que, aho­ra sí, es­tá en pe­li­gro co­mo mo­ne­da co­mún de los eu­ro­peos. Za­pa­te­ro, des­de lue­go, no en­vi­dia en es­tos mo­men­tos la ta­rea que tie­ne por de­lan­te Ra­joy, que, ade­más, no tie­ne mar­gen de ma­nio­bra. In­clu­so, en un es­ce­na­rio pe­si­mis­ta, pue­de to­mar po­se­sión cuan­do Es­pa­ña sea ya un país más in­ter­ve­ni­do que aho­ra o no es­té en el nú­cleo du­ro de los paí­ses del eu­ro.

Za­pa­te­ro no dio mu­chos de­ta­lles pe­ro ad­vir­tió del dra­ma­tis­mo de la si­tua­ción en el úl­ti­mo Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE, ce­le­bra­do tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Po­cos so­cia­lis­tas aten­die­ron sus pa­la­bras, mu­cho más preo­cu­pa­dos en la­mer­se las he­ri­das de la de­rro­ta en las ur­nas y aho­ra, so­bre to­do, en­re­da­dos en sus dispu­tas in­ter­nas. Ra­joy y su equi­po es­tán mu­cho más alar­ma­dos. Se jue­gan mu­cho a una so­la car­ta, y a to­do y ca­si na­da, an­tes in­clu­so de co­men­zar a go­ber­nar. El gran jue­go se dispu­ta aho­ra en Eu­ro­pa con An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy de ga­lli­tos, de­ci­di­dos a se­ña­lar a paí­ses de pri­me­ra y de se­gun­da di­vi­sión. Al­gún ti­po de re­fun­da­ción de la Unión Mo­ne­ta­ria es im­pres­cin­di­ble pa­ra sal­var al eu­ro, cu­ya su­per­vi­ven­cia ya no es­tá ga­ran­ti­za­da. Un in­for­me pa­ra sus clien­tes de la fir­ma No­mu­ra de la se­ma­na pa­sa­da, en el que abor­da­ba los as­pec­tos le­ga­les de una po­si­ble ruptura de la Eu­ro­zo­na, aler­tó a los más pre­ca­vi­dos. Los ban­cos eu­ro­peos y tam­bién los gran­des es­pa­ño­les -San­tan­der y BBVA- tra­ba­jan des­de la vuel­ta de las va­ca­cio­nes del ve­rano en es­ce­na­rios y pro­to­co­los de ac­tua­ción an­te la hi­pó­te­sis de una im­plo­sión del eu­ro. En Ale­ma­nia los pri­me­ros in­for­mes so­bre el asun­to lle­van fe­cha de la pri­ma­ve­ra. El sue­ño ger­mano de crear un “nú­cleo du­ro” del eu­ro, en el que sí es­ta­ría Ita­lia a pe­sar de to­do, no es ni mu­cho me­nos una im­pro­vi­sa­ción de úl­ti­ma ho­ra, aunque qui­zá ha­ya co­gi­do aho­ra más ve­lo­ci­dad. La Unión Eu­ro­pea, al fi­nal, ha ad­mi­ti­do que el lla­ma­do Fon­do Europeo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (FESF) no tie­ne el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar la si­tua­ción y que qui­zá sea ne­ce­sa­rio ape­lar al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pa­ra, en úl­ti­ma ins­tan­cia, sal­var la mo­ne­da úni­ca eu­ro­pea.

En Es­pa­ña, los días pa­san con len­ti­tud exas­pe­ran­te a la es­pe­ra del nue­vo Go­bierno. Co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, sin­di­ca­tos, em­pre­sa­rios y ban­que­ros es­tán pen­dien­tes ca­da uno de sus asun­tos, y pe­re­gri­nan has­ta el des­pa­cho de Ra­joy o en­vían sus men­sa­jes, ya sean pú­bli­cos o pri­va­dos. Ma­riano Ra­joy, de mo­men­to, pro­cu­ra aten­der a ca­si to­dos, pe­ro se con­cen­tra en la bús­que­da de so­lu­cio­nes que per­mi­tan a Es­pa­ña sa­lir ai­ro­sa de la de­ci­si­va cum­bre eu­ro­pea del día 9. El fu­tu­ro pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de con­se­guir que, en el ca­so de que ha­ya una Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des, Es­pa­ña es­té en la pri­me­ra. Ra­joy co­no­ce los pre­ce­den­tes. Cuan­do el PP lle­gó al Go­bierno por pri­me­ra vez en 1996, Ale­ma­nia tam­bién que­ría un eu­ro con unos po­cos paí­ses, en­tre los que no es­ta­ban los del Sur. En­ton­ces Ita­lia y Es­pa­ña ga­na­ron su ba­ta­lla y lo­gra­ron ser fun­da­do­res de la mo­ne­da úni­ca. Aho­ra ese es­ce­na­rio se re­pi­te. Ma­rio Mon­ti, el tec­nó­cra­ta pri­mer mi­nis­tro ita­liano, ha to­ma­do la de­lan­te­ra y, co­mo so­lu­ción de ur­gen­cia y ca­si a la de­ses­pe­ra­da, ya ha plan­tea­do a An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy una es­pe­cie de au­to-in­ter­ven­ción de la eco­no­mía ita­lia­na (ba­jo la su­per­vi­sión fran­co-ale­ma­na) que le per­mi­ta, por una par­te, sal­var la ca­ra, y por otra, y más im­por­tan­te, que Ita­lia sea acep­ta­da, aunque ba­jo vi­gi­lan­cia, en el nú­cleo du­ro de la hi­po­té­ti­ca re­fun­da­ción del eu­ro.

Ra­joy y su equi­po sa­ben que las opciones que tie­nen son li­mi­ta­das y que, más allá de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les -de efec­tos len­tos-, tie­nen que ac­tuar con ur­gen­cia. Afron­tan tres es­ce­na­rios in­me­dia­tos. El peor con­tem­pla que la cum­bre eu­ro­pea abra el ca­mino a una Eu­ro­pa de va­rias ve­lo­ci­da­des y Es­pa­ña no es­té en la pri­me­ra de ellas. Hay paí­ses que quie­ren in­cluir el cri­te­rio del pa­ro co­mo uno de los que se ten­drían en cuen­ta pa­ra con­si­de­rar a los paí­ses del gru­po de ca­be­za. En esa hi­pó­te­sis Es­pa­ña tie­ne un pro­ble­ma ca­si in­so­lu­ble. Un es­ce­na­rio in­ter­me­dio con­sis­ti­ría en una se­mi-in­ter­ven­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la, que ca­si coin­ci­di­ría con la to­ma de po­se­sión de Ra­joy, al­go que el lí­der del PP in­ten­ta evi­tar por to­dos los me­dios. La me­jor op­ción, por su­pues­to, es que Es­pa­ña lo­gre es­tar en­tre los paí­ses que for­men la pri­me­ra ve­lo­ci­dad mo­ne­ta­ria eu­ro­pea, aunque sea a cos­ta de una au­to­in­ter­ven­ción eco­nó­mi­ca ba­jo la tu­te­la, más o me­nos dis­cre­ta, de Ale­ma­nia y Fran­cia. Aho­ra, to­do de­pen­de de que la cum­bre del 9 alumbre un fu­tu­ro po­si­ble pa­ra el eu­ro que evi­te que se re­cuer­de co­mo el día del apo­ca­lip­sis mo­ne­ta­rio, an­tes in­clu­so de que Ra­joy sea pre­si­den­te.

El jue­go. Za­pa­te­ro no en­vi­dia la ta­rea

de Ra­joy en una Eu­ro­pa con Mer­kel

y Sar­kozy de ga­lli­tos, de­ci­di­dos a se­ña­lar paí­ses de pri­me­ra y de se­gun­da di­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.