Al­go pa­sa cuan­do los chi­nos es­tán har­tos

Tiempo - - ZOOM -

La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos man­tie­nen con los chi­nos una re­la­ción con­tra­dic­to­ria. Por una par­te, son los due­ños de esa cre­cien­te olea­da de tien­das mal ilu­mi­na­das que ca­si no cie­rran y que han sus­ti­tui­do a los ul­tra­ma­ri­nos de to­da la vi­da. Unos po­bres que tra­ba­jan co­mo chi­nos. Por otro la­do, to­dos sa­be­mos que Chi­na se es­tá com­pran­do el mun­do po­co a po­co, y nues­tra deu­da es cla­ra prue­ba de ello. El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid tra­ta a los chi­nos se­gún el pri­mer con­cep­to, y es­tos, que son mu­chos y pa­cien­tes pe­ro no ton­tos, se han ma­ni­fes­ta­do en la pla­za de Ci­be­les pa­ra pe­dir que se les tra­te no me­jor que a los de­más, sino co­mo a los de­más: que se les per­mi­ta ven­der al­cohol de no­che, co­mo ha­cen otros des­de prin­ci­pios de es­te año. Con to­da la ra­zón del mun­do, no acep­tan que se les dis­cri­mi­ne sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción. Al­go va ver­da­de­ra­men­te mal cuan­do has­ta los chi­nos se ca­brean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.