Unas ve­las con mu­cho aguan­te

Tiempo - - ZOOM - POR AL­BER­TO MAR­TÍN-ARA­GÓN

hu­bo un tiem­po en que no ha­bía ma­ri­ne­ros ni bar­cos so­bre los ma­res. Tam­po­co ha­bía ve­las, ni an­clas, ni ba­rri­les de ron, ni ca­pi­ta­nes intrépidos, ni pe­tro­le­ros, ni trans­atlán­ti­cos. El mar so­lo es­cu­cha­ba su voz y los co­lo­quios de pe­ces, aves y vien­tos. Tras va­rios si­glos de desa­rro­llo náu­ti­co, pue­de re­sul­tar un po­co cos­to­so ima­gi­nar­se un océano sin ma­ri­nos ni pes­ca­do­res. No en vano, cuan­do al­guien men­ta la pa­la­bra mar y nos ha­lla­mos en tie­rra fir­me, da­mos por he­cho que en al­gún pié­la­go per­di­do de­be de ha­ber un mag­ní­fi­co bar­co dis­ci­pli­nan­do las olas. Pe­ro quien ha na­ve­ga­do al­gu­na vez en un ve­le­ro sa­be que to­da tra­ve­sía en­tra­ña unas do­sis de in­so­len­cia y de provocación. El mar so­lo es real­men­te ama­ble y ge­ne­ro­so con­si­go mis­mo. Los par­ti­ci­pan­tes de la Volvo Ocean Ra­ce (vuel­ta al mun­do de ve­la) sue­len ser ti­pos que dis­fru­tan con los re­pen­ti­nos cam­bios de hu­mor de las aguas. Qui­zá sean un po­co tri­to­nes y no lo se­pan. El bar­co Te­le­fó­ni­ca li­de­ra por el mo­men­to la com­pe­ti­ción, cu­ya pri­me­ra eta­pa (Ali­can­te-ciu­dad del Ca­bo) con­clu­yó ha­ce po­cos días. Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria que una em­bar­ca­ción es­pa­ño­la en­ca­be­za des­de el ini­cio es­ta he­roi­ca prue­ba. Triun­fe o fra­ca­se, un re­ga­tis­ta que pa­sa me­ses in­ti­man­do con las olas pue­de pre­su­mir de ex­pe­ri­men­tar la ilu­sión y la vir­gi­ni­dad de una prehis­to­ria, pues la so­le­dad del océano siem­pre pa­re­ce ex­traí­da de un pla­ne­ta re­cién he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.