El oso del Re­ti­ro

La mon­ji­ta más jo­ven, po­co co­no­ce­do­ra de los ho­ra­rios de for­ni­ca­ción de los osos, ani­ma a las ni­ñas. “Mi­rad, mi­rad, unos osos ju­gue­tean­do”.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

“A las do­ce en pun­to, los osos se po­nen a lo su­yo. Por lo me­nos, se le ale­gran los ojos a uno”, co­men­ta­ba un vi­si­tan­te asi­duo

ca­sa de fie­ras en el par­que del Re­ti­ro. To­do el gri­te­río de la sel­va jun­to a las ca­lles de Al­ca­lá y Me­nén­dez Pe­la­yo. Na­da más en­trar, a la iz­quier­da, la hi­le­ra de jau­las con ani­ma­les pe­li­gro­sos y exó­ti­cos. Se lla­ma­ba así, La Ca­sa de fie­ras, pre­lu­dio del zoo de la Ca­sa de Cam­po. A la de­re­cha, una jau­la so­li­ta­ria con una pa­re­ja de osos par­dos. Ru­gi­dos y as­pa­vien­tos. Una mul­ti­tud ro­dean­do la jau­la.

Lo co­men­ta­ba en al­ta voz un vi­si­tan­te asi­duo: “Ven­go con fre­cuen­cia. A las do­ce en pun­to, co­mo si tu­vie­ran re­loj, los osos se po­nen a lo su­yo. Por lo me­nos, se le ale­gran los ojos a uno”. En ese mo­men­to, y al man­do de dos sim­pá­ti­cas mon­ji­tas, in­gre­sa en el re­cin­to un gru­po de co­le­gia­las.

La mon­ji­ta más jo­ven, po­co co­no­ce­do­ra de los ho­ra­rios de for­ni­ca­ción de los osos, ani­ma a las ni­ñas. “Mi­rad, mi­rad, unos osos ju­gue­tean­do”. Las ni­ñas, ani­ma­das y son­rien­tes, se ha­cen hue­co en­tre la mul­ti­tud y con­tem­plan el cu­bri­mien­to, muy lar­go por cier­to. Una de las ni­ñas, ru­bia y gua­pa, se vuel­ve ha­cia la mon­ji­ta y re­pro­cha su inocen­cia: “Ma­dre Asun­ción, no es­tán ju­gue­tean­do. Es­tán pe­can­do con­tra el sex­to man­da­mien­to”. La Ma­dre Asun­ción, que no ha­bía vis­to nun­ca un pol­vo osuno –ló­gi­co, por otra par­te-, reacciona de ma­ne­ra contundente. “To­das las ni­ñas que ha­yan vis­to el com­por­ta­mien­to in­mo­ral de los osos es­tán obli­ga­das a con­fe­sar­se al vol­ver al co­le­gio”.

Una a una se con­fe­sa­ron. A la ter­ce­ra, el sa­cer­do­te, pa­cien­te y ama­ble, li­be­ra­ba a las alum­nas de la con­fe­sión. “Ya lo sé, pe­que­ña, que has vis­to a unos osos ha­cer por­que­rías. Re­za un Ave­ma­ría y ya es­tá”. La úl­ti­ma de la cla­se era rea­cia a la con­fe­sión. “Ya lo sé, pe­que­ña...”. “No, Pa­dre. Me con­fie­so de ha­cer lo mis­mo con mi pri­mo que los osos”. Aque­llo te­nía otra di­men­sión. Dura pe­ni­ten­cia. Pe­ro la ni­ña se lo pa­só en gran­de in­for­man­do a sus com­pa­ñe­ras de lo mal que lo ha­cían los osos. Dé­ca­da de los cin­cuen­ta...

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.