El di­le­ma de Iña­ki Ur­dan­ga­rín

El du­que de Pal­ma me­di­ta de­jar de asis­tir a los ac­tos ofi­cia­les de la Ca­sa Real si es impu­tado. El ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na po­dría ha­cer pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do con el anun­cio de que se apar­ta de sus fun­cio­nes, de for­ma tem­po­ral, has­ta que fi­na­li­ce el

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Se veía ve­nir des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Hay gen­te que se ob­nu­bi­la cuan­do lle­ga a cier­tas es­fe­ras”. Es­tas pa­la­bras son de una per­so­na que ha es­ta­do tra­ba­jan­do va­rios años en el pa­la­cio de la Zar­zue­la y que aho­ra ve, des­de la dis­tan­cia y con gran pe­sar, el re­sul­ta­do al que han lle­va­do los ne­go­cios de Iña­ki Ur­dan­ga­rín, es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na.

La marea de da­tos que ha re­mi­ti­do la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de Ba­lea­res al juez Jo­sé Cas­tro ha sa­ca­do a la luz los pin­gües be­ne­fi­cios que co­se­chó el du­que de Pal­ma en los úl­ti­mos años con sus em­pre­sas va­lién­do­se de su con­di­ción de miem­bro de la Fa­mi­lia Real. Sin em­bar­go, lo peor de es­te asun­to, que ha en­cen­di­do to­das las alar­mas en La Zar­zue­la, es el da­ño que es­tá ha­cien­do a la ima­gen de la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca, pe­se a que el du­que de Pal­ma no ha si­do lla­ma­do a de­cla­rar ni tam­po­co se en­cuen­tra impu­tado, a di­fe­ren­cia de su prin­ci­pal so­cio en el Ins­ti­tu­to Nóos, Die­go To­rres, al que el juez ins­truc­tor ya ha acu­sa­do de des­vío de fon­dos pú­bli­cos.

Don Juan Car­los ha ha­bla­do úni­ca­men­te con su hi­ja Cris­ti­na des­de que tras­cen­dió el ca­so y en una re­cien­te co­mi­da con em­pre­sa­rios se des­mar­có ve­la­da­men­te de las ac­ti­vi­da­des de su yerno. “Eso es co­sa su­ya”, di­jo a uno de los co­men­sa­les que le pre­gun­tó por las no­ti­cias de Ur­dan­ga­rín en la pren­sa. Es más, en el pa­sa­do el du­que de Pal­ma le in­vi­tó en va­rias oca­sio­nes a pre­si­dir ac­tos or­ga­ni­za­dos por él y el mo­nar­ca siem­pre ex­cu­só su asis­ten­cia, un ejem­plo de la fal­ta de sin­to­nía en­tre am­bos y que es ex­ten­si­ble a la fa­mi­lia de Ur­dan­ga­rín, a la que el Rey so­lo ha vis­to en los bau­ti­zos de sus nie­tos.

18

Ba­jo los fo­cos. El du­que de Pal­ma, en 2010, en una pre­sen­ta­ción de Te­le­fó­ni­ca en Las Ve­gas (EEUU).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.