Don Juan Car­los se des­mar­ca de su yerno

Des­de que es­ta­lló la ope­ra­ción Ba­bel con­tra el Ins­ti­tu­to Nóos que han di­ri­gi­do Iña­ki Ur­dan­ga­rín y su so­cio Die­go To­rres, don Juan Car­los ha ha­bla­do úni­ca­men­te de es­te asun­to con su hi­ja, la in­fan­ta Cris­ti­na. Ade­más, la es­tan­cia del du­que de Pal­ma en Ma­dri

Tiempo - - PORTADA -

Des­de que la po­li­cía re­gis­tró la se­de del Ins­ti­tu­to Nóos en Bar­ce­lo­na el 7 de no­viem­bre, el twit­ter del du­que de Pal­ma es­tá mu­do y él so­lo ha ro­to su si­len­cio en una oca­sión: cua­tro días des­pués de que sa­lie­se a la luz el af­fai­re, en­tre­gó un co­mu­ni­ca­do a la agen­cia Efe en Washington an­tes de to­mar un avión con rum­bo a Ma­drid, en el que ase­gu­ró que de­fen­de­ría “su ho­no­ra­bi­li­dad e inocen­cia” des­de la con­vic­ción de que su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal siem­pre ha si­do “co­rrec­ta”. Ade­más, en ese co­mu­ni­ca­do ade­lan­tó que cuan­do co­no­cie­ra los por­me­no­res de las di­li­gen­cias del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Pal­ma de Ma­llor­ca, que por el mo­men­to es­tán ba­jo se­cre­to, se pro­nun­cia­ría so­bre su con­te­ni­do.

Ser­vir de cor­ta­fue­gos.

En es­te sen­ti­do, el es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na es­tá me­di­tan­do su res­pues­ta a una even­tual ci­ta­ción ju­di­cial co­mo tes­ti­go o impu­tado, que pa­sa­ría, se­gún fuen­tes de La Zar­zue­la, por anun­ciar en un nue­vo co­mu­ni­ca­do que a par­tir de ese mo­men­to de­ja de par­ti­ci­par en ac­tos ofi­cia­les de la Ca­sa Real, con el fin de ser­vir de cor­ta­fue­gos y se­pa­rar a la Co­ro­na de es­te ca­so en la me­di­da de lo po­si­ble.

Es­ta de­ci­sión se pro­lon­ga­ría du­ran­te el tiem­po que du­re el ca­so y su­pon­dría que Ur­dan­ga­rín de­ja­ría de asis­tir a even­tos de la agen­da se­ma­nal de la Fa­mi­lia Real, aunque man­ten­dría su con­di­ción de du­que con­sor­te, ya que el tí­tu­lo fue con­ce­di­do por el mo­nar­ca a la in­fan­ta con oca­sión de su bo­da en oc­tu­bre de 1997 y él, por tan­to, no pue­de re­nun­ciar al mis­mo o al uso de tal dis­tin­ción en la fir­ma de do­cu­men­tos y ac­tos pro­to­co­la­rios. “Na­die pue­de re­nun­ciar a lo que no tie­ne”, ha­cen hin­ca­pié en La Zar­zue­la. So­lo en el ca­so de di­vor­cio, co­mo le ocu­rrió a Jai­me de Ma­ri­cha­lar en enero de 2010, que­da­ría des­li­ga­do de su con­di­ción de du­que de Pal­ma.

Ade­más, hay un he­cho que en La Zar­zue­la se acla­ra con más in­sis­ten­cia en los úl­ti­mos días: Iña­ki Ur­dan­ga­rín no es fa­mi­liar del rey, sino miem­bro de la Fa­mi­lia Real, que es­tá com­pues­ta por los mo­nar­cas, sus hi­jos, los con­sor­tes de sus hi­jos y los nie­tos de don Juan Car­los y do­ña So­fía.

Des­de que la in­fan­ta Cris­ti­na e Iña­ki Ur­dan­ga­rín se mu­da­ron a la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se en 2009, tras la apa­ri­ción en El Mun­do de las pri­me­ras no­ti­cias so­bre la pre­sen­cia del Ins­ti­tu­to Nóos en la ins­truc­ción del lla­ma­do ca­so Pal­ma

Are­na, hu­bo un des­cen­so con­si­de­ra­ble en el nú­me­ro de ac­tos a los que asis­tie­ron los du­ques de Pal­ma.

En pri­mer lu­gar, por la ló­gi­ca dis­tan­cia, pe­ro tam­bién por el de­seo del rey Juan Car­los de dar un ma­yor pro­ta­go- nis­mo a los Prín­ci­pes de As­tu­rias y que las in­fan­tas se fue­sen apar­tan­do po­co a po­co de la pri­me­ra lí­nea, tal y co­mo hi­cie­ron sus her­ma­nas Pi­lar y Mar­ga­ri­ta a me­di­da que el Prín­ci­pe de As­tu­rias y las in­fan­tas iban asu­mien­do un ma­yor pro­ta­go­nis­mo. En 2010 el nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des de Ur­dan­ga­rín acom­pa­ñan­do a Cris­ti­na se li­mi­tó a cin­co, se­gún el lis­ta­do que tie­ne la Ca­sa Real en su pá­gi­na web, y en es­te 2011, a seis, la úl­ti­ma el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre, con motivo de los ac­tos por el día de la Fies­ta Na­cio­nal.

A día de hoy, na­die en Zar­zue­la quie­re elu­cu­brar con una hi­po­té­ti­ca con­de­na a Ur­dan­ga­rín en los tri­bu­na­les. En el en­torno de las mo­nar­quías eu­ro­peas hay un pre­ce­den­te si­mi­lar, el del prín­ci­pe

El Rey nun­ca asis­tió a los even­tos im­pul­sa­dos por Ur­dan­ga­rín ni han ha­bla­do des­de que em­pe­zó to­do

Ber­nar­do de Ho­lan­da, que aho­ra so­bre­vue­la es­te ca­so. En 1976 el ma­ri­do de la rei­na Juliana re­co­no­ció un so­borno de 1,1 mi­llo­nes de dó­la­res (820.000 eu­ros) de la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Lock­heed Cor­po­ra­tion pa­ra que in­flu­ye­ra en el Eje­cu­ti­vo ho­lan­dés en la com­pra de va­rios avio­nes de com­ba­te F-104. A raíz del es­cán­da­lo y el pos­te­rior in­for­me gu­ber­na­men­tal, se le re­ti­ra­ron sus tí­tu­los de te­nien­te al­mi­ran­te, ge­ne­ral e ins­pec­tor ge­ne­ral de las Fuer­zas Ar­ma­das, y él acep­tó sa­lir­se de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción e ins­ti­tu­cio­nes en los que es­ta­ba. A cam­bio, el Par­la­men­to ho­lan­dés acep­tó no pro­ce­sar­lo cri­mi­nal­men­te.

Tra­ba­jo o ne­go­cios.

“En el ca­so de Iña­ki Ur­dan­ga­rín, el pro­ble­ma es que ha mo­ne­ta­ri­za­do la fi­gu­ra del yerno del Rey”, se co­men­ta en círcu­los mo­nár­qui­cos. Pa­ra ello creó una red de em­pre­sas cu­yo fin so­cie­ta­rio era cap­tar clien­tes (pú­bli­cos, en su ma­yo­ría) a los que siem­pre les va a in­tere­sar el lle­var­se bien con la Co­ro­na.

“Pe­ro las co­sas, cuan­do se desatan, son di­fí­ci­les de pa­rar”, ad­vier­ten las ci­ta­das fuen­tes an­tes de que­jar­se de las ar­mas que se dan a aque­llos que de­fien­den el re­pu­bli­ca­nis­mo con es­te asun­to ju­di­cial: “Pa­ra una ins­ti­tu­ción co­mo la Co­ro­na un ca­so co­mo es­te la da­ña en su mis­ma fun­da­men­ta­ción”, ase­ve­ran.

Don Juan Car­los siem­pre ha de­fen­di­do que los miem­bros de su fa­mi­lia -sal­vo los Prín­ci­pes- ten­gan un tra­ba­jo por cuen­ta aje­na y no ha pues­to pe­gas a que for­men par­te del or­ga­ni­gra­ma de em­pre­sas. Así, la in­fan­ta Ele­na es la ac­tual di­rec­to­ra de pro­yec­tos cul­tu­ra­les y so­cia­les de la Fun­da­ción Map­fre, la in­fan­ta Cris­ti­na es­tá al fren­te del área so­cial de la Fun­da­ción La Cai­xa y el pro­pio Ur­dan­ga­rín es con­se­je­ro de la fi­lial in­ter­na­cio­nal de Te­le­fó­ni­ca en Washington des­de la mar­cha del ma­tri­mo­nio a la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se.

En el pa­sa­do, Ma­ri­cha­lar lle­gó a co­brar tras su en­la­ce más de un mi­llón de eu­ros al año de siete mul­ti­na­cio­na­les dis­tin­tas, en­tre las que es­ta­ban fir­mas co­mo el ban­co sui­zo Cre­dit Suis­se, Loe­we o Ce­men­tos Portland Val­de­rri­bas, una fi­lial de FCC, tal y co­mo des­ve­ló Tiem­po a raíz de su se­pa­ra­ción en 2007. “Eran pues­tos de re­mu­ne­ra­ción, no ne­go­cios lu­cra­ti­vos co­mo los del du­que de Pal­ma”, sen­ten­cian es­tas mis­mas fuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.