Los va­cíos le­ga­les que com­pli­can el ca­so

Los ne­go­cios pri­va­dos de los miem­bros de la Fa­mi­lia Real crean pro­ble­mas que no se da­rían si úni­ca­men­te de­pen­die­ran de la do­ta­ción de la Ca­sa Real.

Tiempo - - PORTADA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

los pro­ble­mas ju­di­cia­les a los que se en­fren­ta el ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na, Iña­ki Ur­dan­ga­rín, se agra­van con­for­me avan­za la in­ves­ti­ga­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des de sus em­pre­sas. Su so­cio Die­go To­rres ya es­tá impu­tado. Pa­ra evi­tar pro­ble­mas, los ne­go­cios o tra­ba­jos de los miem­bros de la fa­mi­lia real se han vis­to li­mi­ta­dos. El pro­pio Ur­dan­ga­rín tu­vo que aban­do­nar la pre­si­den­cia del Ins­ti­tu­to Nóos en 2006, cuan­do co­men­za­ba a to­mar cuer­po el ca­so ju­di­cial so­bre los con­tra­tos que con­se­guía. No exis­te re­gu­la­ción que di­ga qué miem­bros pue­den co­brar del pre­su­pues­to que se ad­ju­di­ca a la Ca­sa Real ni si eso im­pi­de que tra­ba­jen o ten­gan em­pre­sas. La prác­ti­ca ha si­do cam­bian­te.

El ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la UNED y ex­per­to en la re­gu­la­ción de la Ca­sa Real An­to­nio To­rres del Mo­ral cree que la inexis­ten­cia de un es­ta­tu­to so­bre sus miem­bros “lle­va a es­tos pro­ble­mas”. Co­mo miem­bros de la fa­mi­lia del Rey y, por lo tan­to, “da­do que son per­so­nas que es­tán en una si­tua­ción ju­rí­di­ca sin­gu­lar, de­be­rían acep­tar un mo­do de vi­da di­fe­ren­te”, opi­na es­te ex­per­to. Co­mo se com­prue­ba en es­te ca­so que afec­ta a Iña­ki Ur­dan­ga­rín, si tie­nen em­pre­sas, pue­den ver­se en di­fi­cul­ta­des. Pe­ro tam­bién si se de­di­ca­ran a la po­lí­ti­ca, ya que no pue­den ser can­di­da­tos pe­ro no es­tá prohi­bi­do que se afi­lien a un par­ti­do. To­rres del Mo­ral sos­tie­ne que hay que pre­ser­var el pres­ti­gio de los miem­bros de la Fa­mi­lia Real co­mo uno de los ele­men­tos que sos­tie­ne la mo­nar­quía, por lo que defiende que sus miem­bros “de­ben abs­te­ner­se de to­da ac­ti­vi­dad que pue­da sal­pi­car­la”.

Cuan­do se anun­ció la bo­da de los Prín­ci­pes se di­jo que la prin­ce­sa Le­ti­zia po­dría

Los lla­ma­dos a la su­ce­sión y sus con­sor­tes no de­be­rían te­ner ne­go­cios, se­gún el ex­per­to To­rres del Mo­ral

se­guir tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión. La idea se abor­tó. “La fu­tu­ra Rei­na no pue­de ad­qui­rir res­pon­sa­bi­li­dad, aunque sea an­te la opi­nión pú­bli­ca”, di­ce To­rres del Mo­ral. No ha­ce mu­cho, el Rey acon­se­jó a su otra hi­ja, la in­fan­ta Ele­na, des­mon­tar una em­pre­sa que aca­ba­ba de crear. To­rres del Mo­ral cree que es­ta re­gla de­be­ría apli­car­se tam­bién a los es­po­sos de las in­fan­tas. La in­fan­ta Cris­ti­na, que se en­cuen­tra en la ter­ce­ra lí­nea su­ce­so­ria del trono, ve­ría se­ria­men­te com­pro­me­ti­da su ima­gen si con­de­na­ran a su ma­ri­do.

Pre­su­pues­to de la Ca­sa Real.

Si no pue­den de­di­car­se a es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, to­dos los miem­bros de la Fa­mi­lia Real de­be­rían ser sos­te­ni­dos eco­nó­mi­ca­men­te por la par­ti­da que los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de­di­can a la Ca­sa Real. En ese ca­so, ¿has­ta dón­de de­be­ría lle­gar la lis­ta? To­rres del Mo­ral cree que de­be­rían ser “los lla­ma­dos a la su­ce­sión y sus con­sor­tes”. Es­te ex­per­to, que pu­bli­có un es­tu­dio ti­tu­la­do El Prín­ci­pe de As­tu­rias, su es­ta­tu­to ju­rí­di­co, en el que defiende una re­gu­la­ción so­bre el pa­pel del he­re­de­ro de la Co­ro­na, sos­tie­ne que en Es­pa­ña fal­ta un aná­li­sis so­bre quién tie­ne de­re­cho a la su­ce­sión y, por lo tan­to, quién de­be­ría de­pen­der úni­ca­men­te de es­ta do­ta­ción real. La úni­ca re­gla ju­rí­di­ca que exis­te so­bre la su­ce­sión en Es­pa­ña es el ar­tícu­lo 57 de la Cons­ti­tu­ción, y se­gún es­te unas cien per­so­nas po­drían ser es­tar hi­po­té­ti­ca­men­te in­clui­das. Es­to es de­bi­do a que la Car­ta Mag­na ha­bla de su­ce­so­res y no de des­cen­dien­tes, con lo que am­plía mu­cho la lí­nea por­que, se­gún el Có­di­go Ci­vil, su­ce­so­res pue­den ser fa­mi­lia­res co­la­te­ra­les y has­ta as­cen­dien­tes. “Es­to es un dis­pa­ra­te”, di­ce To­rres del Mo­ral. En su opi­nión, pa­ra ase­gu­rar la su­ce­sión bas­tan los más alle­ga­dos al rey: sus hi­jos y nie­tos. Es­to li­mi­ta­ría el nú­me­ro a apro­xi­ma­da­men­te una do­ce­na de per­so­nas.

Si la do­ta­ción eco­nó­mi­ca ac­tual no fue­ra su­fi­cien­te, el ca­te­drá­ti­co defiende su am­plia­ción. No en­cuen­tra pro­ble­ma en ello, ya que con­si­de­ra que en com­pa­ra­ción con otras mo­nar­quías o in­clu­so con la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, la

mo­nar­quía es­pa­ño­la es ba­ra­ta. “No se ha he­cho pe­da­go­gía”, ad­vier­te. Es­te sis­te­ma aho­rra­ría pro­ble­mas co­mo los que aho­ra se vi­ven con la de­ri­va ju­di­cial de los ne­go­cios de Ur­dan­ga­rín, que po­nen en un com­pro­mi­so a la in­fan­ta Cris­ti­na (uno de los miem­bros de la fa­mi­lia lla­ma­dos a la su­ce­sión) en el ca­so de que se impu­tara, acu­sa­ra o con­de­na­ra a su ma­ri­do.

In­vio­la­bi­li­dad.

La pro­pia in­fan­ta, que fi­gu­ra co­mo se­cre­ta­ria del con­se­jo de la em­pre­sa Ai­zoon que pre­si­de Ur­dan­ga­rín, no con­ta­ría con la in­vio­la­bi­li­dad de la que se be­ne­fi­cia el Rey si se vie­ra en­vuel­ta. Es el úni­co irres­pon­sa­ble e in­vio­la­ble en la Fa­mi­lia Real. Na­da se di­ce en la Cons­ti­tu­ción ni de la Rei­na ni del Prín­ci­pe. Ni si­quie­ra se be­ne­fi­cian del aforamiento del que dis­fru­tan los dipu­tados, se­na­do­res o par­la­men­ta­rios au­to­nó­mi­cos, por lo que los ca­sos ju­di­cia­les en los que pu­die­ran ver­se im­pli­ca­dos no tie­nen por qué ser lle­va­dos an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo. To­rres del Mo­ral cree que “con­ven­dría ex­ten­der la in­vio­la­bi­li­dad e irres­pon­sa­bi­li­dad has­ta los hi­jos y nie­tos del Rey”, pe­ro aña­de que es un pri­vi­le­gio que lle­va­ría co­mo con­tra­pres­ta­ción no de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des mer­can­ti­les. En­tre­tan­to, es­te ca­te­drá­ti­co cree que si lle­ga­ra el ca­so po­dría apli­car­se el aforamiento a los miem­bros de la Fa­mi­lia Real con una con­sul­ta al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que lo in­ter­pre­ta­ra así por ana­lo­gía con los al­tos car­gos.

En otros paí­ses es­tos asun­tos se en­cuen­tran más re­gu­la­dos que en Es­pa­ña.

Un ca­so ju­di­cial en el que apa­rez­ca un miem­bro de la Fa­mi­lia Real no tie­ne por qué ir al Su­pre­mo

En pri­mer lu­gar, en cuan­to a la trans­pa­ren­cia de las asig­na­cio­nes. En el Reino Uni­do se pu­bli­ca la co­no­ci­da co­mo lis­ta

ci­vil, la enu­me­ra­ción de los miem­bros que co­bran de la do­ta­ción real y la can­ti­dad que per­ci­ben. En otras mo­nar­quías se han in­tro­du­ci­do nor­mas so­bre el tra­ba­jo de los miem­bros de la ca­sa real y so­bre las in­ver­sio­nes par­ti­cu­la­res.

Lo cier­to es que, se­gún To­rres del Mo­ral, no ha ha­bi­do nun­ca vo­lun­tad de re­gu­lar en es­tos as­pec­tos, no so­lo por par­te de la Ca­sa Real, sino por par­te de los pre­si­den­tes del Go­bierno, que pre­fe­rían no re­mo­ver el asun­to. El ca­te­drá­ti­co cree que, por el con­tra­rio, una re­gu­la­ción me­jo­ra­ría la as­cen­den­cia de la mo­nar­quía so­bre los ciu­da­da­nos.

El Prín­ci­pe Felipe, por ejem­plo, no tie­ne asig­na­das sus fun­cio­nes por una nor­ma, pe­ro ha­bla en re­pre­sen­ta­ción del Rey. El Go­bierno re­cu­rrió a lle­nar el va­cío le­gal con de­cre­tos cuan­do asis­te, por ejem­plo, a la to­ma de po­se­sión de pre­si­den­tes his­pa­noa­me­ri­ca­nos co­mo re­pre­sen­tan­te del Rey. Pe­ro, pa­ra To­rres del Mo­ral, ese no es el ca­mino. La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra abor­dar la re­for­ma de la su­ce­sión al trono, de ma­ne­ra que de­ja­ra de te­ner pre­va­len­cia el va­rón, ha que­da­do apar­ca­da des­de que Za­pa­te­ro la anun­cia­ra en 2004. Ha­bría si­do una bue­na oca­sión, se­gún es­te ex­per­to, pa­ra una re­for­ma con un con­te­ni­do más ex­ten­so. Sin em­bar­go, a pe­sar de que se de­ba­tió un in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do y hu­bo va­rios es­tu­dios por par­te del Cen­tro de Es­tu­dios Cons­ti­tu­cio­na­les, no cam­bió na­da.

La in­vio­la­bi­li­dad y la irres­pon­sa­bi­li­dad se so­lu­cio­na so­me­tien­do sus ac­tos a re­fren­do del Go­bierno, que sí es res­pon­sa­ble. Por esa mis­ma ra­zón To­rres del Mo­ral cree que la ac­ti­vi­dad pri­va­da de­be­ría te­ner un res­pon­sa­ble, que bien po­dría ser el je­fe de la Ca­sa, que tie­ne la ca­te­go­ría de mi­nis­tro.

Ope­ra­ción ju­di­cial. La Po­li­cía sa­ca do­cu­men­ta­ción de la se­de del Ins­ti­tu­to Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.