Luz y ta­quí­gra­fos

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

pen­dien­tes de que se acla­re to­do lo re­la­cio­na­do de la po­si­ble par­ti­ci­pa­ción de Iña­ki Ur­dan­ga­rín, du­que de Pal­ma, en ne­go­cios frau­du­len­tos, la ciu­da­da­nía exi­ge que na­die ten­ga pri­vi­le­gios an­te la Jus­ti­cia y que se lle­gue has­ta el fon­do en es­te asun­to. Que una ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro, y que en su pre­sen­ta­ción uti­li­za­ba su pa­ren­tes­co con la Fa­mi­lia Real, ha­ya co­bi­ja­do ne­go­cios su­cios de los que de­ri­va­ron be­ne­fi­cios mi­llo­na­rios cons­ti­tu­ye un es­cán­da­lo que ne­ce­si­ta, si se con­fir­man los ex­tre­mos cu­yos in­di­cios van sa­lien­do a la luz, un cas­ti­go ejem­plar. Otro asun­to es cuan­ti­fi­car en qué me­di­da es­tos ne­go­cios afec­tan al pres­ti­gio de la Co­ro­na y si to­do se pue­de re­sol­ver con un “son asun­tos de Iña­ki” por­que, aunque lo son, el du­que de Pal­ma es el yerno de don Juan Car­los, muy preo­cu­pa­do por es­te af­fai­re y su re­per­cu­sión pú­bli­ca.

En cual­quier cir­cuns­tan­cia es re­pro­ba­ble el abu­so de unos pri­vi­le­gios en el pla­ne­ta de los ne­go­cios. Pe­ro en la Es­pa­ña de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, de los cien­tos

Aunque “son asun­tos de Iña­ki”, cier­ta­men­te, el du­que de Pal­ma es el yerno de don Juan Car­los

de mi­les de ho­ga­res que no in­gre­san ni un eu­ro, y de las ad­mi­nis­tra­cio­nes sin un eu­ro lla­ma la aten­ción de qué mo­do al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes, que ne­ga­ban a sus ciu­da­da­nos apo­yos mí­ni­mos pa­ra sub­sis­tir, se mos­tra­ban ge­ne­ro­sas cuan­do era Ur­dan­ga­rín quien pro­po­nía los acuer­dos, so­li­ci­ta­ba las sub­ven­cio­nes u ofre­cía los in­for­mes. Has­ta esas ins­tan­cias de­be lle­gar tam­bién la in­ves­ti­ga­ción por­que, en la Es­pa­ña de la co­rrup­ción, tie­ne es­ca­sa cre­di­bi­li­dad el ar­gu­men­to de que al­gún pre­si­den­te, al­cal­de o con­ce­jal ha­yan si­do sor­pren­di­dos en su bue­na fe. Luz y ta­quí­gra­fos, por tan­to, pa­ra que to­do que­de cla­ro, ya que no es­ta­mos en una ba­ta­lla en­tre mo­nár­qui­cos y re­pu­bli­ca­nos, ni an­te una ope­ra­ción pa­ra ero­sio­nar a la mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal sino an­te la ne­ce­si­dad de que na­die uti­li­ce su no­to­rie­dad o su in­fluen­cia pa­ra sal­tar­se la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.