Un es­cán­da­lo que se ex­tien­de

Ur­dan­ga­rín con­tra­tó con ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro tam­bién hi­zo ne­go­cios en Áfri­ca y con la SGAE, don­de se cru­za el ase­sor ju­rí­di­co de la Fa­mi­lia Real.

Tiempo - - PORTADA - J.O.

el ca­so ju­di­cial que sal­pi­ca al ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na in­ves­ti­ga las con­tra­ta­cio­nes del Ins­ti­tu­to Nóos, de Iña­ki Ur­dan­ga­rín, con di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Los ac­tos y es­tu­dios pa­ra los que era con­tra­ta­do el Ins­ti­tu­to Nóos so­lían te­ner re­la­ción con el pa­tro­ci­nio y la or­ga­ni­za­ción de even­tos de­por­ti­vos. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial cree que se pu­die­ron pa­gar pre­cios ex­ce­si­vos que fue­ron ca­na­li­za­dos des­de la en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro a em­pre­sas par­ti­cu­la­res a tra­vés de con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios.

Des­de que se pro­du­je­ron las con­tra­ta­cio­nes, la opo­si­ción po­lí­ti­ca en los par­la­men­tos ba­lear y va­len­ciano pi­dió ex­pli­ca­cio­nes por lo que con­si­de­ra­ba al­tos pre­cios que se pa­ga­ron al Ins­ti­tu­to de Iña­ki Ur­dan­ga­rín. Pe­ro cuan­do el asun­to ha ad­qui­ri­do gra­ve­dad ha si­do con la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial que de­ri­vó de otro ca­so, el co­no­ci­do co­mo Pal­ma Are­na, que per­si­gue pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en el Go­bierno del ex­pre­si­den­te ba­lear Jau­me Ma­tas, del Par­ti­do Po­pu­lar. Las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­ron a los con­tra­tos del Ins­ti­tu­to Nóos y a la impu­tación del so­cio de Ur­dan­ga­rín, Die­go To­rres. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial se cen­tra en la co­mi­sión de pre­sun­tos de­li­tos de fal­se­dad do­cu­men­tal, pre­va­ri­ca­ción, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos.

Así, se ha pues­to en evi­den­cia que las em­pre­sas re­la­cio­na­das con Ur­dan­ga­rín rea­li­za­ron tra­ba­jos y ase­so­rías pa­ra di­fe­ren­tes Go­bier­nos a pre­cios muy al­tos. Los tra­ba­jos tam­bién se rea­li­za­ron pa­ra em­pre­sas pri­va­das. En­tre ellas, Te­le­fó­ni­ca, don­de Ur­dan­ga­rín tra­ba­ja co­mo con­se­je­ro de la fi­lial in­ter­na­cio­nal. Un ma­nual pa­ra la prác­ti­ca de las re­la­cio­nes con los gru­pos de in­te­rés cu­ya ver­sión en cas­te­llano fue rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to Nóos. Es­te ins­ti­tu­to ha rea­li­za­do pu­bli­ca­cio­nes co­mo la que se ti­tu­la Es­ti­ma­ción del ta­ma­ño del mer­ca­do de tu­ris­mo de­por­ti­vo en Es­pa­ña. Otras pu­bli­ca­cio­nes es­tán fir­ma­das con­jun­ta­men­te por Ur­dan­ga­rín y Die­go To­rres. Es­te úl­ti­mo, en su te­sis en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Esade agra­de­ce la ayu­da del Ins­ti­tu­to Nóos y de Iña­ki Ur­dan­ga­rín.

La in­fan­ta Cris­ti­na apa­re­ce co­mo se­cre­ta­ria del con­se­jo de la so­cie­dad Ai­zoon, in­ves­ti­ga­da tam­bién en el ca­so. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial si­gue aho­ra des­de la jus­ti­fi­ca­ción del pa­go de los ser­vi­cios a la po­si­ble trans­fe­ren­cia de fon­dos a pa­raí­sos fis­ca­les.

Ai­zoon, ade­más, for­ma par­te de la em­pre­sa Mix­ta Áfri­ca, que es­tu­vo pre­si­di­da por el ex­mi­nis­tro Jo­sep Pi­qué y que se de­di­ca a la cons­truc­ción de mi­les de vi­vien­das so­cia­les en el nor­te de Áfri­ca. En es­ta em­pre­sa par­ti­ci­pa tam­bién el prín­ci­pe sau­dí Al­wa­leed Bin Ta­lal, que sal­tó re­cien­te­men­te a los ti­tu­la­res de pren­sa en Es­pa­ña de­bi­do a una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial a raíz de la de­nun­cia de la pre­sun­ta vio­la­ción de una mo­de­lo es­pa­ño­la.

La Fun­da­ción Mix­ta Áfri­ca, re­la­cio­na­da con Ur­dan­ga­rín, apo­ya va­rios pro­gra­mas de la Fun­da­ción Edu­ca­ción pa­ra el Em­pleo, de la que for­ma par­te el ase­sor ju­rí­di­co de la Fa­mi­lia Real, Jo­sé Ra­món Ro­me­ro Mo­reno. Ro­me­ro fue pre­si­den­te de la Fun­da­ción Edu­ca­ción pa­ra el Em­pleo has­ta el pa­sa­do mes de ju­lio y si­gue sien­do miem­bro de su pa­tro­na­to. Se tra­ta de una en­ti­dad cu­yos fi­nes son “apo­yar el es­ta­ble­ci­mien­to de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos que ge­ne­ren pues­tos de tra­ba­jo pa­ra jó­ve­nes des­em­plea­dos en Es­pa­ña y en paí­ses y re­gio­nes de ma­yo­ría mu­sul­ma­na”. Ins­cri­ta en 2006, en su pa­tro­na­to tam­bién se en­cuen­tra Ricardo Díaz Ho­chleit­ner, que era en­ton­ces el nú­me­ro dos de la Ca­sa Real.

Ase­sor de la Fa­mi­lia Real.

Ro­me­ro Mo­reno, tal co­mo sacó a la luz es­ta re­vis­ta ha­ce tres años, se pre­sen­ta co­mo el “ase­sor ju­rí­di­co de la Per­so­na, Fa­mi­lia y Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey Don Juan Car­los”. Se­gún Zar­zue­la, se tra­ta de un con­tra­to ex­terno de pres­ta­ción de ser­vi­cios. Jo­sé Ma­nuel Ro­me­ro, conde de Fon­tao, ase­so­ra a los miem­bros de la fa­mi­lia del Rey en sus asun­tos par­ti­cu­la­res. La Ca­sa Real cuen­ta pa­ra los asun­tos ofi­cia­les con los ser­vi­cios de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Asun­tos Ju­rí­di­cos del Es­ta­do. El des­pa­cho Ro­me­ro Mo­reno Abo­ga­dos es­tá es­pe­cia­li­za­do en la con­sul­to­ría y ase­so­ría de em­pre­sas y fun­da­cio­nes. El ase­sor ju­rí­di­co de la Fa­mi­lia Real ha for­ma­do par­te de los pa­tro­na­tos de al­gu­nas fun­da­cio­nes don­de se han en­con­tra­do miem­bros de la Ca­sa Real, co­mo Jai­me de Ma­ri­cha­lar, ex­ma­ri­do de la in­fan­ta Ele­na, mien­tras for­mó par­te de ella.

Tam­bién se ha sa­bi­do que las em­pre­sas de Iña­ki Ur­dan­ga­rín rea­li­za­ron tra­ba­jos de ima­gen pa­ra la So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res (SGAE) por va­lor de 750.000 eu­ros. Aunque la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial no tra­ta so­bre ello, la re­la­ción de la SGAE con el en­torno real se en­re­da al­go más, pues­to que al­gu­nos pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid han he­cho ne­go­cios con es­ta en­ti­dad de ges­tión de de­re­chos de au­tor. La Fun­da­ción Ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca par­ti­ci­pa en la so­cie­dad de ca­pi­tal ries­go Axon, cu­yo pre­si­den­te es, a su vez, Jo­sé Ma­nuel Ro­me­ro, el abo­ga­do del Rey. La Rei­na So­fía es la pre­si­den­ta de ho­nor de es­ta fun­da­ción.

Com­pa­ñía. Iña­ki Ur­dan­ga­rín, acom­pa­ña­do de Die­go To­rres, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Nóos una vez que se re­ti­ró del mis­mo el du­que de Pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.