Del es­ta­do de Za­pa­te­ro y de sus su­ce­so­res

El pre­si­den­te en fun­cio­nes atra­vie­sa una de­pre­sión que no pue­de ocul­tar aunque con­si­de­ra que el ca­mino que em­pren­dió en ma­yo de 2010, en el ori­gen de la de­ba­cle, era inevi­ta­ble.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

di­cen que des­de el pa­sa­do do­min­go 20 de no­viem­bre, cuan­do, na­die sa­be por qué, de­ci­dió no com­pa­re­cer an­te el país, jun­to al can­di­da­to Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, pa­ra ha­cer­se res­pon­sa­ble de los peo­res re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de su par­ti­do, en la his­to­ria re­cien­te de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, es­tá que no le­van­ta ca­be­za.

Es más, se­gún la in­for­ma­ción de un an­ti­guo mi­nis­tro que aque­lla no­che ha­bló con él, se sa­be que es­tá atra­ve­san­do un pro­ce­so de­pre­si­vo que no pue­de ocul­tar, pro­ce­so del que ha da­do mues­tras en di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas, y que mu­chos de los asis­ten­tes al Co­mi­té Fe­de­ral del par­ti­do, que se reunió la se­ma­na pa­sa­da en Ma­drid pa­ra ra­ti­fi­car la con­vo­ca­to­ria del con­gre­so or­di­na­rio que tie­ne que ele­gir una nue­va di­rec­ción del PSOE la pri­me­ra se­ma­na del mes de fe­bre­ro, se han en­car­ga­do de co­men­tar, con preocupación, en pri­va­do.

A es­tas al­tu­ras, se con­si­de­ra el gran cul­pa­ble de to­do, aunque pien­sa que el ca­mino que em­pren­dió en el mes de ma­yo del año pa­sa­do, un ca­mino de re­cor­tes y de du­ras y ra­di­ca­les re­for­mas, im­pues­to por el di­rec­to­rio europeo pa­ra evi­tar el res­ca­te eco­nó­mi­co, y que es­tá en el ori­gen de to­da la de­ba­cle elec­to­ral, era inevi­ta­ble por­que ha­bía que pen­sar en el país, y no en el par­ti­do.

Si­gue cre­yen­do que, a pe­sar de la de­rro­ta, no po­día ti­rar la toa­lla, y que el pro­ce­so que tie­ne que ter­mi­nar en el mes de fe­bre­ro con la elec­ción de un nue­vo equi­po al fren­te del par­ti­do te­nía que ser tu­te­la­do por él, a pe­sar de las pre­sio­nes de aque­lla mis­ma no­che pa­ra que di­mi­tie­ra de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral y acep­ta­se, sí o sí, la for­ma­ción de una ges­to­ra for­ma­da, en­tre otros, por Jo­sé Bono, ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, y por el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Felipe Gon­zá­lez, al­go a lo que se re­sis­tió con to­das las fuer­zas.

Di­jo que ni po­día ni de­bía acep­tar esa so­lu­ción, a pe­sar de re­co­no­cer que gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­rro­ta elec­to­ral era su­ya, por no ha­ber re­co­no­ci­do an­tes la exis­ten­cia de la cri­sis, por no ha­ber pin­cha­do an­tes la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, por no ha­ber ex­pli­ca­do bien a la opi­nión pú­bli­ca la de­ci­sión dra­má­ti­ca que tu­vo que adop­tar en ma­yo, presionado por los mer­ca­dos, por el di­rec­to­rio europeo y has­ta por Ba­rack Oba­ma.

De to­das for­mas, él ya no pue­de tu­te­lar y di­ri­gir un con­gre­so que se le ha es­ca­pa­do de las ma­nos, aunque su in­ten­ción úl­ti­ma hu­bie­ra si­do apo­yar la can­di­da­tu­ra de la mi­nis­tra de De­fen­sa, Car­me

Cha­cón, a la que, en su mo­men­to, hu­bo que con­ven­cer de que no se pre­sen­ta­se a las pri­ma­rias pa­ra ele­gir un can­di­da­to a las ge­ne­ra­les, co­mo ocu­rrió con la de­sig­na­ción, a de­do, de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba. la po­si­ble can­di­da­tu­ra de Car­me Cha­cón ha producido al­gu­na re­ti­cen­cia (es­pe­cial­men­te en Jo­sé Bono y en Al­fon­so Guerra) por su mi­li­tan­cia en el Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Ca­ta­lu­ña (PSC), un par­ti­do que siem­pre ha es­ta­ble­ci­do sus dis­tan­cias con el PSOE. De to­das for­mas, se­ría una can­di­da­ta más, fren­te a un Ru­bal­ca­ba que tie­ne de­trás a mu­chas fe­de­ra­cio­nes, que es apo­ya­do, ade­más, por Felipe Gon­zá­lez, y que es el que va a lle­var a ca­bo en el Par­la­men­to, por lo me­nos has­ta el con­gre­so, la la­bor de opo­si­ción. En es­tos pri­me­ros días pre­pa­ra­to­rios del con­gre­so se ha­bla de dos jó­ve­nes par­la­men­ta­rios,

Eduar­do Ma­di­na y Ós­car López, que po­drían con­cu­rrir, aunque ellos lo han ne­ga­do. Co­mo lo ha ne­ga­do Pat­xi López, que ade­más no tie­ne es­ca­ño en el Par­la­men­to de Ma­drid, con­di­ción im­por­tan­te pa­ra ejer­cer la opo­si­ción.

En esa mis­ma si­tua­ción, si­mi­lar a la que en el pri­mi­ti­vo PP tu­vo en su mo­men­to An­to­nio Her­nán­dez-man­cha, con las con­se­cuen­cias que eso pro­du­jo en las fi­las de Alian­za Po­pu­lar, se en­con­tra­ría el ac­tual al­cal­de de Toledo, Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge, ve­ta­do por Ru­bal­ca­ba pa­ra las lis­tas del Con­gre­so; el eu­ro­par­la­men­ta­rio Juan Fer­nan­do López Agui­lar; o el pro­pio Jo­sé Bono, a quien, aunque él in­sis­te en que sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas ya es­tán cu­bier­tas, no hay que des­car­tar, ya que su nom­bre si­gue so­nan­do co­mo una po­si­ble al­ter­na­ti­va.

Tam­po­co hay que des­car­tar que, a úl­ti­ma ho­ra, den el pa­so el ex­pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra

Gui­ller­mo Fernández-vara y el pre­si­den­te de los so­cia­lis­tas ma­dri­le­ños, To­más Gó­mez, en­fren­ta­do a Ru­bal­ca­ba y par­ti­da­rio de que el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do hu­bie­ra si­do ele­gi­do por los mi­li­tan­tes, pro­pues­ta que fue re­cha­za­da por el Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE.

Aunque re­co­no­ce su res­pon­sa­bi­li­dad en la de­rro­ta, cree que de­be tu­te­lar el pro­ce­so pa­ra la re­no­va­ción del PSOE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.