PSC-PSOE, JUN­TOS PE­RO NO RE­VUEL­TOS

Tiempo - - ESPAÑA -

El Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Ca­ta­lu­ña tie­ne una tra­yec­to­ria pro­pia aunque pa­ra­le­la al PSOE. Fue fun­da­do en ju­lio de 1978 de­bi­do a la unión de tres for­ma­cio­nes so­cia­lis­tas: el Par­tit So­cia­lis­ta de Ca­ta­lun­ya-con­grés, la Fe­de­ra­ción So­cia­lis­ta Ca­ta­la­na y el Par­tit So­cia­lis­ta de Ca­ta­lun­ya-rea­gru­pa­ment. Es un par­ti­do so­be­rano, fe­de­ra­do al PSOE. Es­ta de­fi­ni­ción sig­ni­fi­ca que es au­tó­no­mo, tie­ne per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca pro­pia, se fi­nan­cia in­de­pen­dien­te­men­te del PSOE y “man­tie­ne una to­tal au­to­no­mía de ac­ción en el mar­co de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na”. Un pro­to­co­lo es­ta­ble­ce su par­ti­ci­pa­ción en los ór­ga­nos fe­de­ra­les del PSOE, la Eje­cu­ti­va, el Co­mi­té Fe­de­ral y el Con­gre­so. De ahí que, por ejem­plo, Car­me Cha­cón sea miem­bro de la Eje­cu­ti­va del PSOE. Es­ta es­pe­cial re­la­ción nace de la es­ca­sa pre­sen­cia del PSOE en Ca­ta­lu­ña. El so­cia­lis­mo ca­ta­lán se or­ga­ni­zó a lo lar­go de to­do el si­glo XX en di­fe­ren­tes par­ti­dos y no fue has­ta 1978, con el na­ci­mien­to del PSC, cuan­do co­bró fuer­za y en­ti­dad pro­pia. ción del PSOE. Creen que des­de Fe­rraz no se les apo­yó lo su­fi­cien­te cuan­do De Cos­pe­dal fue nom­bra­da nú­me­ro dos del Par­ti­do Po­pu­lar. De ahí que sean mu­chos los que creen que en un mo­men­to da­do, Ba­rre­da po­dría in­cli­nar­se por Cha­cón.

Pe­ro hay mu­chos cua­dros me­dios que no en­tien­den que dos mi­nis­tros co­mo Cha­cón y Ru­bal­ca­ba es­tén le­gi­ti­ma­dos pa­ra dar un pa­so al fren­te en es­ta nue­va eta­pa del so­cia­lis­mo. Son los que abo­gan por te­ner pri­me­ro un pro­yec­to, re­vi­sar a fon­do la so­cial­de­mo­cra­cia del si­glo XXI y des­pués bus­car una ca­ra que lo de­fien­da. Son los mis­mos que abo­gan por un mir­lo blan­co, un can­di­da­to que qui­zá aún no apa­rez­ca en las qui­nie­las.

La le­gi­ti­mi­dad de las ur­nas.

Hay quien se ha fi­ja­do en los úni­cos tres al­cal­des so­cia­lis­tas que con­si­guie­ron man­te­ner la ca­pi­tal de pro­vin­cia pa­ra el PSOE. Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge, al­cal­de de Toledo; el de So­ria, Car­los Mar­tí­nez; y el de Cuenca, Juan Ma­nuel Ávi­la. De los tres, el que más men­cio­nan los so­cia­lis­tas es el edil de Toledo. Su vic­to­ria en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de ma­yo, en una ciu­dad con­si­de­ra­da tan con­ser­va­do­ra co­mo Toledo, le pu­so en el pun­to de mi­ra. Al­gu­nos so­cia­lis­tas re­co­no­cen en el al­cal­de al pro­pio Bono y creen que

Los al­cal­des de Toledo, Cuenca y So­ria po­drían ju­gar un pa­pel des­ta­ca­do en el fu­tu­ro del PSOE

si es­te die­ra un pa­so al fren­te, se­ría un ta­pa­do del ex­pre­si­den­te de Cas­ti­lla-la Man­cha. En el PSOE tam­bién cir­cu­la otra ver­sión: que el al­cal­de en reali­dad lo que quie­re es op­tar a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE de Cas­ti­lla-la Man­cha y re­le­var a su ac­tual lí­der, el ex­pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Ba­rre­da. Sin em­bar­go, fuen­tes cer­ca­nas al al­cal­de des­mien­ten que Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge sea un ta­pa­do de na­die y que va­ya a en­ca­be­zar una can­di­da­tu­ra. Acla­ran que el al­cal­de sí que es­ta­rá en el nue­vo pro­yec­to so­cia­lis­ta, con su ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca cer­ca­na a los ciu­da­da­nos, pe­ro que él no se ha pos­tu­la­do por na­die.

De­trás de esa bús­que­da de ese nue­vo can­di­da­to, esa ca­ra co­no­ci­da pe­ro no que­ma­da, es­tán al­gu­nos lí­de­res del par­ti­do. Aunque sin de­cir­lo abier­ta­men­te, fuen­tes so­cia­lis­tas apun­tan a que el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Felipe Gon­zá­lez po­dría ver con buenos ojos el na­ci­mien­to de es­ta ter­ce­ra vía, pe­ro con un can­di­da­to, eso sí, que con­ta­ra con la su­per­vi­sión de los ma­yo­res del par­ti­do. El mir­lo blan­co o ter­ce­ra vía, co­mo ha di­cho pú­bli­ca­men­te Gui­ller­mo Fernández Vara, es­tá en bo­ca de to­dos, pe­ro na­die se atre­ve, al me­nos de mo­men­to, a dar un nom­bre. Bien por mie­do a que­mar­lo o bien por­que es­te no cuen­te to­da­vía con los apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra dar un pa­so al fren­te. Es más, in­clu­so hay quien es­tá ani­man­do al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas ex­tre­me­ños a que dé el pa­so. Él se ha des­car­ta­do pú­bli­ca­men­te, aunque su as­cen­den­te den­tro del par­ti­do es in­du­da­ble.

Un ca­mino ac­ce­si­ble.

Las car­tas es­tán re­par­ti­das, aunque aún no se han pues­to so­bre la me­sa. El ca­mino pa­ra as­pi­rar a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE es re­la­ti­va­men­te ac­ce­si­ble pa­ra cual­quier so­cia­lis­ta que se de­ci­da a dar el pa­so. Pa­ra ser can­di­da­to bas­ta con pre­sen­tar el aval del 15% de los miem­bros del Co­mi­té Fe­de­ral, que son, se­gún el PSOE, unas 37 fir­mas. A los que las con­si­gan el par­ti­do les fa­ci­li­ta­rá el ac­ce­so al cen­so de mi­li­tan­tes pa­ra que pue­dan ex­pli­car­les su pro­gra­ma. Esa se­rá la pri­me­ra cri­ba, que ten­drá lu­gar an­tes del con­gre­so de fe­bre­ro. La se­gun­da ten­drá lu­gar en el pro­pio con­gre­so de Se­vi­lla,

el 4 y 5 de fe­bre­ro. Los as­pi­ran­tes ten­drán que ga­nar­se el aval del 20% de los de­le­ga­dos. Es­tos son en­via­dos por ca­da una de las fe­de­ra­cio­nes so­cia­lis­tas en fun­ción de su pe­so, y se cal­cu­la que se­rán me­nos de 1.000. Son ele­gi­dos en los de­no­mi­na­dos con­gre­si­llos del par­ti­do, que ten­drán lu­gar la ter­ce­ra se­ma­na de enero.

Si con­si­guen el aval de ese 20% de de­le­ga­dos se­rán de­cla­ra­dos ofi­cial­men­te can­di­da­tos. Y a par­tir de ahí, a vo­tar. Los so­cia­lis­tas no so­lo ele­gi­rán un nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, sino tam­bién una nue­va di­rec­ción con la que afron­tar los pró­xi­mos tres años de lar­ga opo­si­ción en el Con­gre­so. Un pla­zo en el que ten­drán que tra­ba­jar du­ro pa­ra vol­ver a con­ven­cer a esos cua­tro mi­llo­nes de vo­tan­tes so­cia­lis­tas que les han aban­do­na­do en las pa­sa­das elec­cio­nes del 20 de no­viem­bre. El mie­do a la ato­mi­za­ción del vo­to de iz­quier­das es­tá pre­sen­te y el PSOE, di­cen los ve­te­ra­nos, tie­ne que rein­ven­tar­se pa­ra vol­ver a con­quis­tar a unos es­pa­ño­les que les han da­do la es­pal­da qui­tán­do­les el po­der te­rri­to­rial y el del Es­ta­do. Di­fí­cil y ar­dua ta­rea pa­ra el que sal­ga ele­gi­do.

Di­rec­ción. Ima­gen del úl­ti­mo Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral del PSOE an­tes del con­gre­so de Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.