Apo­yar a Ra­joy en lo esen­cial pa­ra re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad

Los so­cia­lis­tas no de­ben equi­vo­car­se: lo ur­gen­te no es en­con­trar el mir­lo blan­co sino aca­bar con la cri­sis.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Alos es­pa­ño­les nos gus­ta la san­gre fres­ca. Na­da que ver con la frial­dad ger­ma­na. De­be de ser co­sa de la ge­né­ti­ca tau­ri­na y tre­men­dis­ta tan en­ce­pa­da en nues­tra his­to­ria. An­te el me­nor signo de de­bi­li­dad, sur­gen los Bru­to, los Ca­sio, los Cas­ca. Si la fla­que­za se tor­na fra­ca­so, los cu­chi­llos se ha­cen tan vi­si­bles que in­clu­so re­sul­tan es­té­ti­ca­men­te mo­les­tos. Hay sed de san­gre en las ba­ses del so­cia­lis­mo pa­trio. Es­tán ca­brea­das, y par­te de ra­zón tie­nen. Tras las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les de ma­yo se les di­jo que ha­bía que te­ner pa­cien­cia, que era una lo­cu­ra, con las ge­ne­ra­les a la vuel­ta de la es­qui­na, pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des por el re­sul­ta­do. ¿Y aho­ra qué ha­ce­mos? ¿Qué se les di­ce a los que, des­de el dra­má­ti­co ar­gu­men­to de la pér­di­da de más de cua­tro mi­llo­nes de vo­tos, exigen que rue­den ca­be­zas?

El PSOE lo tie­ne más com­pli­ca­do que nun­ca. Y no por ha­ber co­se­cha­do el peor re­sul­ta­do de su re­cien­te his­to­ria. Lo tie­ne di­fí­cil por­que la ca­de­na de ca­tás­tro­fes elec­to­ra­les ha pro­vo­ca­do una cri­sis de li­de­raz­go en el peor de los mo­men­tos. La OCDE au­gu­ra a Es­pa­ña una ta­sa de des­em­pleo su­pe­rior al 23% el pró­xi­mo año. Cin­co mi­llo­nes muy lar­gos de pa­ra­dos sin ape­nas pers­pec­ti­vas de ver mo­di­fi­ca­do su des­gra­cia­do es­ta­tus a cor­to pla­zo. Un país que no pue­de crear em­pleo por­que an­tes tie­ne que de­vol­ver lo que de­be o, cuan­do me­nos, con­ven­cer a los mer­ca­dos de que pue­de ha­cer­lo. Te­ne­mos dos años por de­lan­te que van a ser un au­tén­ti­co cal­va­rio. Así las co­sas, las vi­ci­si­tu­des del PSOE, su cri­sis de iden­ti­dad y li­de­raz­go, son el úl­ti­mo pro­ble­ma de los es­pa­ño­les. Y esa per­cep­ción, la de que da más o me­nos igual lo que ha­gan los so­cia­lis­tas, es el prin­ci­pal pro­ble­ma del PSOE.

Es com­pren­si­ble el ner­vio­sis­mo de los cua­dros y la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta an­te un seísmo elec­to­ral co­mo el su­fri­do el 20N. Pe­ro la res­pues­ta a tan al­tas co­tas de des­con­fian­za ciu­da­da­na no es un “mir­lo blan­co” que con­sue­le a ese “pro­gre­sis­mo pán­fi­lo” del que ha­bla Félix de Azúa. Re­cu­pe­rar el cré­di­to, si­tuar de nue­vo en la es­ca­le­ta del te­le­dia­rio la ima­gen de un PSOE sol­ven­te, cu­yo con­cur­so es im­pres­cin­di­ble pa­ra su­pe­rar la cri­sis: ese de­be ser el pri­mer ob­je­ti­vo de la di­ri­gen­cia so­cia­lis­ta. Por­que el dra­ma del PSOE se­ría com­ple­to si se en­re­da­ra du­ran­te me­ses en la pe­lea in­ter­na, an­te­po­nien­do sus ur­gen­cias a los in­tere­ses reales de los es­pa­ño­les. Por de­cir­lo de otra ma­ne­ra: si no quie­re que le pa­se lo que a la UCD de la Tran­si­ción (de 168 a 11 dipu­tados en un vis­to y no vis­to) el PSOE es­tá obli­ga­do a re­for­zar al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy en lo esen­cial. Al me­nos los dos pri­me­ros años.

Ru­bal­ca­ba de­be ter­mi­nar lo que em­pe­zó. Él de­be ser el sa­cri­fi­ca­do. No ur­ge ele­gir a quien po­dría ga­nar las elec­cio­nes en 2015 o 2019, sino sa­car a es­te país del agu­je­ro. Ya lle­ga­rá el tiem­po de los Ma­di­na, Gar­cía Pa­ge o el mi­li­tan­te des­co­no­ci­do. Se­rá di­fí­cil com­pa­gi­nar el apo­yo al PP con la pues­ta en mar­cha de un pro­ce­so se­rio de re­ge­ne­ra­ción in­ter­na y re­no­va­ción ideo­ló­gi­ca, pe­ro no que­da otra. Si no co­me­te erro­res de pre­ci­pi­ta­ción y ex­pli­ca bien ca­da pa­so que da, el PSOE pue­de re­cu­pe­rar po­si­cio­nes an­tes de lo que ima­gi­na­mos. Pa­ra ello, 1) de­be apun­ta­lar el se­llo de par­ti­do cen­tral; y 2) ha de apos­tar de­ci­di­da­men­te por nue­vas for­mas de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y re­cons­truir el dis­cur­so so­cial­de­mó­cra­ta ofre­cien­do de aquí en cua­tro años un mo­de­lo de re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za más jus­to que el ac­tual. Pe­ro lo pri­me­ro es lo pri­me­ro, pa­ra tran­qui­li­dad de Ra­joy y de los de­más.

Post Scrip­tum: Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón quie­re ser el ti­tu­lar del ma­cro-de­par­ta­men­to en el que Ra­joy pre­ten­de uni­fi­car las po­lí­ti­cas so­cia­les y que en­glo­ba­ría a Tra­ba­jo y Sanidad. Sa­be que su per­fil ne­go­cia­dor en­ca­ja en una de las car­te­ras más de­li­ca­das del nue­vo Ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.