Elec­cio­nes y ra­zo­nes

El PSOE de­be ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra re­cu­pe­rar su con­di­ción re­for­mis­ta, que im­pli­ca cam­bios de pro­gre­so al rit­mo de las as­pi­ra­cio­nes de la po­bla­ción.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUERRA

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha in­flui­do en la desafec­ción del vo­tan­te so­cia­lis­ta, pe­ro no ex­pli­ca por sí so­la el des­ca­la­bro elec­to­ral del PSOE

las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 20 de no­viem­bre han me­re­ci­do nu­me­ro­sos ar­tícu­los de pren­sa que ana­li­zan qué ha su­ce­di­do en el pro­ce­so de se­lec­ción de los dipu­tados y se­na­do­res. Me­nos se han ocu­pa­do de in­ten­tar ex­pli­car por qué se han co­se­cha­do los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por ca­da par­ti­do. Nos ocu­pa­re­mos aquí de am­bas cues­tio­nes: qué ha ocu­rri­do, por qué ha su­ce­di­do, y se aña­di­rá qué es lo que se de­be­ría ha­cer pa­ra cam­biar los re­sul­ta­dos en fu­tu­ras con­fron­ta­cio­nes elec­to­ra­les, des­de la óp­ti­ca de la iz­quier­da.

Las elec­cio­nes, es ob­vio, las ha ga­na­do el Par­ti­do Po­pu­lar, pe­ro so­bre to­do las ha per­di­do el Par­ti­do So­cia­lis­ta. El par­ti­do con­ser­va­dor no ha au­men­ta­do el nú­me­ro de sus vo­tan­tes de ma­ne­ra im­por­tan­te; pa­re­ce que sus vo­tan­tes, fie­les y dis­ci­pli­na­dos en sus apo­yos, no en­cuen­tran ya un vi­ve­ro de nue­vos elec­to­res don­de acu­dir. Ade­más, con me­nos vo­tos de los que ob­tu­vo el PSOE en 2008 (cuan­do al­can­zó la ma­yo­ría re­la­ti­va) ha ob­te­ni­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Ca­si to­dos los ana­lis­tas atri­bu­yen es­ta ano­ma­lía a la ley elec­to­ral, pe­ro no acier­tan en sus dic­te­rios con­tra la ley. La cau­sa es­tá en el nú­me­ro de cir­cuns­crip­cio­nes en las que se di­vi­de el ma­pa elec­to­ral, y al­go tam­bién en la pre­vi­sión cons­ti­tu­cio­nal de asig­nar un mí­ni­mo de dipu­tados por cir­cuns­crip­ción al mar­gen de la po­bla­ción que las ha­bi­te. Pe­ro pa­ra no des­viar el asun­to cen­tral de es­ta re­fle­xión de­ja­re­mos pa­ra otra oca­sión un más de­ta­lla­do aná­li­sis de la le­gis­la­ción que en­mar­ca los pro­ce­sos elec­to­ra­les en Es­pa­ña.

La más im­por­tan­te ca­rac­te­rís­ti­ca de las elec­cio­nes pa­sa­das es la de la per­di­da de más de cua­tro mi­llo­nes de vo­tos del PSOE, y es­pe­cial­men­te su dis­per­sión en va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de me­nor apo­yo elec­to­ral y en la abs­ten­ción. Es­to es una no­ve­dad en la con­duc­ta elec­to­ral de los es­pa­ño­les. Has­ta aquí el triun­fo de la de­re­cha se ha­bía producido en dos oca­sio­nes en nues­tra re­cien­te de­mo­cra­cia cuan­do los elec­to­res de iz­quier­da to­ma­ban la de­ci­sión de no acu­dir a las ur­nas. En es­ta oca­sión tam­bién ha ha­bi­do un vo­to an­te­rior­men­te so­cia­lis­ta que no ha ido a vo­tar, pe­ro es ma­yor el nú­me­ro de los que han op­ta­do por ofre­cer su apo­yo a otros par­ti­dos. Y es aquí don­de es­tá el ver­da­de­ro pe­li­gro pa­ra los so­cia­lis­tas. Por­que no ga­nar unas elec­cio­nes no es un pro­ble­ma dra­má­ti­co. Los de­mó­cra­tas de­ben acep­tar­lo de­por­ti­va­men­te, aún más si, co­mo en el ca­so del PSOE, es el par­ti­do que más elec­cio­nes ha ga­na­do des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia. El pro­ble­ma se­ría que pu­die­ra con­so­li­dar­se un nue­vo pa­no­ra­ma elec­to­ral con una cons­te­la­ción de par­ti­dos pe­que­ños en el es­pa­cio más o me­nos de iz­quier­da, que ofre­cie­ra a la de­re­cha una pro­lon­ga­da oca­sión de triun­far en los su­ce­si­vos pro­ce­sos elec­to­ra­les. Es es­te el ver­da­de­ro desafío del PSOE: re­cu­pe­rar esos vo­tos de elec­to­res que lo fue­ron so­cia­lis­tas y que en es­ta oca­sión, de­sen­can­ta­dos de una for­ma de go­ber­nar, han de­ci­di­do dar el pa­so de ins­cri­bir sus vo­tos en otras for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Si son vo­tos pres­ta­dos tem­po­ral­men­te, a la es­pe­ra de que la pro­pues­ta so­cia­lis­ta les vuel­va a ilu­sio­nar, no re­pre­sen­ta­rá un pro­ble­ma ma­yor pa­ra el PSOE, ni un cam­bio en el sis­te­ma po­lí­ti­co es­pa­ñol. De aquí se de­du­ce la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra los so­cia­lis­tas rear­mar un pro­yec­to atrac­ti­vo pa­ra su elec­to­ra­do na­tu­ral.

¿Por qué la desafec­ción al PSOE, a tra­vés de la ges­tión del Go­bierno so­cia­lis­ta, que ha desem­bo­ca­do en una cla­ra de­rro­ta elec­to­ral? aque­llos que ig­no­ran la in­fluen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca en el mal re­sul­ta­do de los so­cia­lis­tas se equi­vo­can. Los que atri­bu­yen co­mo cau­sa ca­si úni­ca la cri­sis eco­nó­mi­ca de la de­rro­ta ye­rran igual­men­te. La cri­sis eco­nó­mi­ca, y la ges­tión que de ella ha he­cho el Go­bierno, ha te­ni­do, cla­ro, in­fluen­cia en la desafec­ción del vo­tan­te so­cia­lis­ta, pe­ro des­de lue­go no ex­pli­ca to­da la com­ple­ji­dad de causas que han lle­va­do a la dis­per­sión del vo­to de iz­quier­das. In­ten­ta­re­mos una ex­pli­ca­ción que com­pren­da to­das las ra­zo­nes de una dura de­rro­ta, a sa­bien­das de que los ar­gu­men­tos pue­den pro­vo­car la hos­ti­li­dad de al­gu­nos; se ex­pon­drán ra­zo­nes que se co­men­tan en con­ver­sa­cio­nes pri­va­das pe­ro que se su­po­nen que no se de­ben ex­pre­sar en pú­bli­co por “res­pon­sa­bi­li­dad”. Pe­ro tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to en que ca­llar por res­pon­sa­bi­li­dad pue­de ser un fla­gran­te ac­to irres­pon­sa­ble, pues el Par­ti­do So­cia­lis­ta ne­ce­si­ta reor­de­nar su pen­sa­mien­to pa­ra ofre­cer a los es­pa­ño­les una pro­pues­ta

que vuel­va a ilu­sio­nar­les y ga­nar la con­fian­za y la se­gu­ri­dad que en otro tiem­po con­ven­cía.

En la re­la­ción de un par­ti­do con la so­cie­dad son tres los mo­de­los po­si­bles: el par­ti­do que con­si­de­ra más o me­nos jus­to y na­tu­ral el or­den so­cial, que cree que siem­pre ha­brá “ri­cos y po­bres”, por lo que lu­char pa­ra cam­biar el sta­tu quo no es efec­ti­vo ni real (concepción a la que se ads­cri­ben los par­ti­dos con­ser­va­do­res); el par­ti­do que con­si­de­ra pro­fun­da­men­te in­jus­ta la si­tua­ción, tie­ne muy fir­mes las ideas que la ha­rían cam­biar y se dis­po­ne a ha­cer­lo en nom­bre de la ma­yo­ría pe­ro sin aten­der a los de­seos de la ma­yo­ría (es la concepción del par­ti­do-van­guar­dia, li­ga­do a la doc­tri­na co­mu­nis­ta); y el par­ti­do que con­si­de­ra tam­bién pro­fun­da­men­te in­jus­ta la si­tua­ción y pa­ra mo­di­fi­car­la es­cu­cha las as­pi­ra­cio­nes de las gen­tes y a la vez les su­su­rra los cam­bios que ha­rían pros­pe­rar a la so­cie­dad en jus­ti­cia e igual­dad (es la concepción so­cial­de­mó­cra­ta que cree en los cam­bios al rit­mo que lo desean los ciu­da­da­nos pe­ro no se ol­vi­da de una la­bor de pe­da­go­gía so­cial a fin de ele­var el gra­do de con­cien­cia co­lec­ti­va de la so­cie­dad).

Es­te úl­ti­mo es el mo­de­lo que si­guió siem­pre el PSOE has­ta que la re­cien­te trans­for­ma­ción del ca­pi­ta­lis­mo (de pro­duc­ti­vo a fi­nan­cie­ro), la evo- lu­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción (de con­tra­po­der a po­der), la glo­ba­li­za­ción de las re­la­cio­nes (de ma­ne­ra es­pe­cial las fi­nan­cie­ras y las li­ga­das a la in­for­ma­ción) y las nue­vas tec­no­lo­gías, han producido una trans­for­ma­ción del ór­gano po­lí­ti­co de los so­cia­lis­tas en el que ha pri­ma­do la preocupación por la ima­gen y lo me­diá­ti­co en de­tri­men­to del debate y la opo­si­ción de ideas. la nue­va for­ma de en­ten­der el pa­pel del par­ti­do ha de­ri­va­do en una or­ga­ni­za­ción que se ampu­ta vo­lun­ta­ria­men­te de la dis­cu­sión y el debate, lo que de­vie­ne siem­pre en un cier­to se­cues­tro de la vo­lun­tad co­lec­ti­va, que en­tre­ga su vi­sión en unos po­cos que de­ten­tan el po­der o el co­no­ci­mien­to téc­ni­co de las de­ci­sio­nes.

De ma­ne­ra no to­tal­men­te cons­cien­te, la co­lec­ti­vi­dad, sea es­ta la de la mi­li­tan­cia o la del elec­to­ra­do, ha­ce de­ja­ción de su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad en po­cas per­so­nas que to­man las de­ci­sio­nes en nom­bre de to­dos.

Es­te me­ca­nis­mo es el que pue­de ex­pli­car el da­ño elec­to­ral de al­gu­nas de­ci­sio­nes adop­ta­das sin un acuer­do ge­ne­ral: po­si­bi­li­dad de que jó­ve­nes me­no­res de 16 años pue­dan abor­tar sin in­for­ma­ción de sus pa­dres; pre­sen­ta­ción a las Cor­tes de un Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, apo­ya­do por los so­cia­lis­tas de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma, que so­bre­pa­sa­ba los lí­mi­tes cons­ti­tu­cio­na­les; ad­ver­ten­cia de un di­ri­gen­te de otra Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de re­ti­rar el Es­ta­tu­to si el Con­gre­so lo mo­di­fi­ca­ba; re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pro­pues­ta por los dos gran­des par­ti­dos sin que nin­gu­na de sus di­rec­cio­nes tu­vie­ran co­no­ci­mien­to pre­vio a la de­ci­sión; pro­nun­cia­mien­tos pen­du­la­res en ma­te­ria fis­cal, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra.

El Par­ti­do So­cia­lis­ta, al mo­des­to en­ten­der de quien es­to es­cri­be, de­be ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra re­cu­pe­rar su con­di­ción re­for­mis­ta, que im­pli­ca cam­bios de pro­gre­so pe­ro con rit­mo acom­pa­sa­do a las as­pi­ra­cio­nes de la po­bla­ción y ejer­ci­cio per­ma­nen­te de pe­da­go­gía so­cial pa­ra que al­gu­nos cam­bios que pa­re­cen ne­ce­sa­rios pe­ro no cuen­tan aún con el con­sen­so so­cial lle­guen a ser acep­ta­dos por la gran ma­yo­ría.

y de­be cui­dar la for­ma­ción de sus equi­pos. To­mar co­mo cri­te­rios ca­si ex­clu­si­vos el te­rri­to­rio, la edad y el se­xo no de­pa­ra buenos re­sul­ta­dos. La com­pe­ten­cia, la vi­sión po­lí­ti­ca, la vo­lun­tad de ac­ción, la con­vic­ción en las ideas, son ele­men­tos que de­ben ga­ran­ti­zar la me­jor elec­ción de una di­rec­ción que ha­brá de tra­ba­jar du­ro, con in­te­li­gen­cia y ge­ne­ro­si­dad, con el ob­je­ti­vo de ha­cer pros­pe­rar a la na­ción y en­no­ble­cer a sus ciu­da­da­nos. Pa­ra ello ha­brá de con­tar con el apo­yo de to­dos los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas y de to­dos aque­llos que sin per­te­ne­cer a or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca al­gu­na si­guen con­si­de­ran­do que una so­cie­dad de­be ca­mi­nar ten­den­cial­men­te acre­cen­tan­do la li­ber­tad, la jus­ti­cia y la igual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.