Mu­je­rie­go, ri­co, es­ta­fa­dor y es­pía

Fran­cis­co Paesa, uno de los per­so­na­jes más te­ne­bro­sos y si­nies­tros de las al­can­ta­ri­llas del po­der du­ran­te las dé­ca­das de los años 80 y 90, ha vuel­to a apa­re­cer, es­ta vez en Sie­rra Leo­na, en una ope­ra­ción de trá­fi­co ile­gal.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

Se­gún el Ma­nual de In­te­li­gen­cia del ser­vi­cio se­cre­to es­pa­ñol, un agen­te es una “per­so­na es­pe­cial­men­te adies­tra­da pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des se­cre­tas, le­ga­les o no, en be­ne­fi­cio y ba­jo la di­rec­ción de un Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia, al que pue­de per­te­ne­cer o no. Nor­mal­men­te re­ci­be con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca”. Es­ta de­fi­ni­ción se ajus­ta per­fec­ta­men­te a Fran­cis­co Paesa, un per­so­na­je sin­gu­lar, que tie­ne mu­chas de las cualidades de los es­pías ci­ne­ma­to­grá­fi­cos –mu­je­res, cham­pán fran­cés, co­ches ca­ros- y de los per­so­na­jes de los ba­jos fon­dos –es­ta­fas, fal­si­fi­ca­cio­nes, men­ti­ras y trai­cio­nes-.

Su úl­ti­mo epi­so­dio ha si­do su de­ten­ción a prin­ci­pios de oc­tu­bre en Sie­rra Leo­na y su pos­te­rior ex­pul­sión, cuan­do, acom­pa­ña­do de su so­brino Al­fon­so Gar- cía Paesa, a bor­do de un avión pri­va­do, ate­rri­zó en el país en un ne­go­cio de trá­fi­co de dro­gas o de oro, se­gún las ver­sio­nes, que es­te ma­ni­pu­la­dor na­to in­ten­tó con­ver­tir en un ne­go­cio de an­ti­güe­da­des. Co­mo ha ocu­rri­do ca­si siem­pre en su vi­da, fue de­vuel­to a Fran­cia sin ser pro­ce­sa­do. Co­mo en otras mu­chas oca­sio­nes, el ser­vi­cio se­cre­to fran­cés le pro­te­gió, co­mo tam­bién hi­zo en su tiem­po el Go­bierno de Felipe Gon­zá­lez.

En Es­pa­ña su tra­ba­jo per­mi­tió co­se­char un gran éxi­to en 1986 en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo. Re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por su im­pli­ca­ción en el trá­fi­co de ar­mas y con im­por­tan­tes con­tac­tos en el país ga­lo, Paesa con­si­guió ven­der a ETA dos lan­za­mi­si­les sin que la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta fue­ra ca­paz de des­cu­brir los sen­so­res que la po­li­cía es­pa­ño­la ha­bía co­lo­ca­do en las ar­mas gra­cias a la tec­no­lo­gía de la CIA. Esos sen­so­res lle­va­ron a la coo­pe­ra­ti­va So­koa, don­de fue des­man­te­la­do un in­men­so ar­se­nal de ar­mas y se in­cau­tó abun­dan­te do­cu­men­ta­ción.

Dos años des­pués, los mis­mos al­tos car­gos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior que so­li­ci­ta­ron su ayu­da pa­ra en­ga­ñar a ETA le re­qui­rie­ron pa­ra un tra­ba­jo de fon­ta­ne­ría bas­tan­te com­pli­ca­do: con­ven­cer a Blan­ca Bal­sa­te­gui, que iba a tes­ti­fi­car con­tra los po­li­cías de los GAL Mi­chel Do­mín­guez y Jo­sé Ame­do, pa­ra que min­tie­ra an­te el ins­truc­tor del ca­so, el juez Bal­ta­sar Gar­zón. Paesa, en ese mo­men­to con la iden­ti­dad fal­sa de Al­ber­to Seoane –una de tan­tas que ha uti­li­za­do-, con­si­guió im­pre­sio­nar­la con su gla­mour y sus ma­las ar­tes, aunque en el úl­ti­mo mo­men­to la que ha­bía si­do no­via del po­li­cía Do­mín­guez no aguan­tó la pre­sión del ex­pe­ri­men­ta­do juez y lo can­tó to­do. Des­pués fue des­cu­bier­to por la pren­sa en com­pa­ñía de la tes­ti­go en la puer­ta del ho­tel Ve­láz­quez, de Ma­drid, y tu­vo que huir a Sui­za an­tes de que su ima­gen fue­se des­ve­la­da en los pe­rió­di­cos.

Co­men­zó una lar­ga per­se­cu­ción im­pul­sa­da por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, ba­sa­da en el tes­ti­mo­nio de Blan­ca, que re­co­no­ció que Paesa la ha­bía in­ci­ta­do al per­ju­rio. El agen­te se­cre­to, apo­ya­do en to­do mo­men­to por las au­to­ri­da­des de In­te­rior que ha­bían crea­do los GAL, con­si­guió es­ca­par de la or­den de bus­ca y cap­tu­ra dic­ta­da por Gar­zón, con­vir­tién­do­se con ese fin en di­plo­má­ti­co de San­to To­mé. Fi­nal­men­te se des­cu­brió el en­ga­ño de su nue­va ta­pa­de­ra, Sui­za ya no acep­tó se­guir sien­do su gua­ri­da y lo ex­pul­só, y en oc­tu­bre de 1991 se en­tre­gó vo­lun­ta­ria­men­te en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Sin du­da te­nía la cer­te­za de lo que iba a ocu­rrir: el juez Is­mael Mo­reno le de­jó li­bre sin car­gos.

Más ro­cam­bo­les­ca y plagada de en­ga­ños fue la si­guien­te gran mi­sión que reali­zó en Es­pa­ña, en la que pri­me­ro es­tu­vo co­bran­do de un ban­do y lue­go lo hi­zo del con­tra­rio. Des­cu­bier­tos los te­je­ma­ne­jes y ro­bos que ha­bía lle­va­do a ca­bo el ex­di­rec­tor ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil, Luis Roldán, su ami­go Paesa, al que ha­bía en­car­ga­do al­gu­nos tra­ba­jos muy bien pa­ga­dos y con el que ha­bía in­ti­ma­do, se en­car­gó de or­ga­ni­zar­le la hui­da. Roldán des­apa­re­ció en 1994 co-

No tie­ne pro­ble­mas con Es­pa­ña pues ya no tie­ne pen­dien­te nin­gu­na cau­sa ju­di­cial Paesa co­no­ce mu­chos se­cre­tos del po­der de los años 80 y 90, pe­ro nun­ca ha­bla­rá si le de­jan en paz

mo por ar­te de ma­gia de la mano del es­pe­cia­lis­ta en es­con­di­tes. Con­si­guió per­ma­ne­cer hui­do has­ta que Paesa re­ci­bió una ofer­ta de 300 mi­llo­nes de pe­se­tas del mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Al­ber­to Be­lloch, a cam­bio de trai­cio­nar a su ami­go.

Luis Roldán man­ten­dría tiem­po des­pués, y lo si­gue ha­cien­do has­ta hoy, que los 1.500 mi­llo­nes de pe­se­tas que te­nía en Sui­za se los en­tre­gó a Paesa pa­ra que los mo­vie­ra y blan­quea­ra, pe­ro que nun­ca más su­po de ellos.

Pa­go a otro es­pía.

No tar­da­ría mu­cho en apa­re­cer en otro gran ca­so en Es­pa­ña. Es­ta vez fue en una de las mi­sio­nes de fon­ta­ne­ría de Es­ta­do. En 1995, unos pa­pe­les sa­ca­dos del en­ton­ces Ce­sid –aho­ra CNI- por el agen­te Juan Al­ber­to Pe­ro­te ha­bían con­vul­sio­na­do la vi­da na­cio­nal por­que apor­ta­ban da­tos de­ter­mi­nan­tes de la par­ti­ci­pa­ción de al­tos car­gos del Go­bierno so­cia­lis­ta en la guerra su­cia de los GAL. Ma­rio Conde es­ta­ba in­ten­tan­do sa­car be­ne­fi­cio de esos do­cu­men­tos se­cre­tos, pre­sio­nan­do al Go­bierno de Felipe Gon­zá­lez pa­ra que a cam­bio de si­len­ciar su con­te­ni­do le de­vol­vie­ran el di­ne­ro que ha­bía per­di­do y le re­sar­cie­ran de otros da­ños que su­frió cuan­do le qui­ta­ron Ba­nes­to. Pe­ro­te se con­vir­tió en el hom­bre cla­ve, pues con su tes­ti­mo­nio po­día qui­tar va­li­dez a los do­cu­men­tos. Así que se les ocu­rrió con­tra­tar a Paesa pa­ra que le pro­pu­sie­ra al exa­gen­te del Ce­sid que ne­ga­ra la im­pli­ca­ción del Go­bierno so­cia­lis­ta a cam­bio de 500 mi­llo­nes de pe­se­tas, se­gún des­ve­ló Tiem­po en su mo­men­to. Pe­ro­te le co­no­cía de la épo­ca en que era je­fe de la uni­dad ope­ra­ti­va, pues Paesa tam­bién ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra ellos. Le es­cu­chó y, fi­nal­men­te, se negó a ha­cer el tra­to.

Sus in­nu­me­ra­bles tra­ba­jos su­cios en Es­pa­ña son so­lo una par­te de la lar­ga vi­da de­lic­ti­va de Fran­cis­co Paesa. A los 26 años ya es­ta­fó al dic­ta­dor gui­neano Ma­cías, pues, apro­ve­chán­do­se de su ava­ri­cia y de su de­seo de uti­li­zar el Ban­co Na­cio­nal de Gui­nea pa­ra su pro­pio en­ri­que­ci­mien­to, con­si­guió lle­var­se a Sui­za una gran par­te del di­ne­ro que te­nía el pue­blo de Gui­nea.

Ese fue el ini­cio de su ca­rre­ra, cen­tra­da en los gran­des gol­pes eco­nó­mi­cos ba­sa­dos en su ca­pa­ci­dad pa­ra ti­mar a la gen­te, que nun­ca sos­pe­cha­ba de un ti­po co­mo él. El mun­do del en­ga­ño fi­nan­cie­ro le pro­du­jo al­gu­nas sa­tis­fac­cio­nes, pe­ro con­clu­yó con una de­nun­cia por frau­de, fal­si­fi­ca­ción y ro­bo de dos mi­llo­nes de mar­cos que die­ron con sus hue­sos en la cár­cel.

Cuan­do sa­lió, de­ci­dió cam­biar de ne­go­cios y me­ter­se de lleno en otros más pe­li­gro­sos, pe­ro mu­cho más gla­mu­ro­sos. Un ti­po que se de­di­ca­ba a se­du­cir a las mu­je­res más be­llas, an­tes o des­pués de­bía dar el pe­lo­ta­zo. Vi­vió un tó­rri­do ro­man­ce con De­wi Su­karno, viu­da del ex­pre­si­den­te de In­do­ne­sia, que le abrió las puer­tas de mu­chos per­so­na­jes in­flu­yen­tes, que dis­fru­ta­ban con la com­pa­ñía de aquel mi­llo­na­rio. A su gus­to por mu­je­res gua­pas y po­de­ro­sas unía sus ma­ne­ras de po­ten­ta­do, sus Ja­guar y su de­vo­ción por el Moët&chan­don. Em­pe­zó en los ne­go­cios del trá­fi­co de ar­mas de la mano de Geor­ges Starck­mann y am­bos con­si­guie­ron ha­cer lle­gar su ma­te­rial a paí­ses tan con­flic­ti­vos co­mo Irán.

Des­pués ven­drían otras mu­chas mi­sio­nes, en­tre ellas las rea­li­za­das por en­car­go de las au­to­ri­da­des y los es­pías es­pa­ño­les. En 1998, aco­sa­do por to­das par­tes, apa­re­ce pu­bli­ca­da su es­que­la en la pren­sa es­pa­ño­la: “D. Fran­cis­co Paesa fa­lle­ció en Tai­lan­dia el 2 de ju­lio de 1998, don­de fue in­ci­ne­ra­do”. Evi­den­te­men­te, era una de sus pa­tra­ñas pa­ra que sus nu­me­ro­sos enemi­gos de me­dio mun­do de­ja­ran de per­se­guir­le. Sus ami­gos de los ser­vi­cios se­cre­tos se ha­bían ido ale­jan­do de él, y aunque los fran­ce­ses se­guían pro­te­gién­do­le, los ha­bi­tan­tes de las al­can­ta­ri­llas es­pa­ño­las no que­rían es­cu­char su nom­bre.

Paesa per­ma­ne­ció des­apa­re­ci­do seis años tra­pi­chean­do en el ti­po de ne­go­cios fi­nan­cie­ros con los que em­pe­zó su ca­rre­ra. De he­cho, es una agen­cia de de­tec­ti­ves es­pa­ño­la, Mé­to­do 3, la que le localiza cuan­do una em­pre­sa de Londres les en­car­ga bus­car a un tal Fran­cis­co Pan­do Sán­chez, que les ha es­ta­fa­do na­da más y na­da me­nos que vein­te mi­llo­nes de eu­ros. Des­cu­bier­to nue­va­men­te, no tie­ne pro­ble­mas con Es­pa­ña pues ya no tie­ne pen­dien­te nin­gu­na cau­sa ju­di­cial. Paesa co­no­ce mu­chos se­cre­tos del po­der de los años 80 y 90, pe­ro nun­ca ha­bla­rá si le de­jan en paz. Aho­ra ha re­apa­re­ci­do en Sie­rra Leo­na, a sus 75 años, se­gu­ro que en otro de sus ti­mos o trá­fi­cos ilí­ci­tos. Los vie­jos ro­que­ros nun­ca mue­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.