El úl­ti­mo enig­ma en torno a Fran­co

El ge­ne­ral nun­ca di­jo que se le en­te­rra­se en el Va­lle de los Caí­dos y la fun­da­ción que lle­va su nom­bre sub­ra­ya que com­pró una tum­ba en el ce­men­te­rio de El Par­do.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción, en el blog de An­to­nio Ro­drí­guez en www.tiem­po­dehoy.com

Han pa­sa­do 36 años de la muer­te de Fran­cis­co Fran­co y to­do lo que gi­ra en torno al em­pla­za­mien­to fi­nal de sus res­tos si­gue en­vuel­to en la po­lé­mi­ca. La pro­pia co­mi­sión de ex­per­tos so­bre el fu­tu­ro del Va­lle de los Caí­dos aca­ba de pre­sen­tar su in­for­me fi­nal, en el que el úni­co pun­to de dis­cre­pan­cia es el asun­to de si ten­drían que ex­hu­mar­se los res­tos del an­te­rior je­fe del Es­ta­do pa­ra que es­te lu­gar de la sie­rra ma­dri­le­ña sea tam­bién del agra­do de los ven­ci­dos de la Guerra Ci­vil.

Lo más sor­pren­den­te es que Fran­co nun­ca di­jo dón­de le gus­ta­ría ser en­te­rra­do. La co­mi­sión in­di­ca en un pá­rra­fo, aquí sí por una­ni­mi­dad, que no hay cons­tan­cia de que el en­te­rra­mien­to en Cuel­ga­mu­ros “fue­ra el pro­pó­si­to del ge­ne­ral Fran­co y de su pro­pia fa­mi­lia”. Así pues, ¿quién o quié­nes de­ci­die­ron en­te­rrar­le allí?

La fun­da­ción que lle­va su nom­bre y que es­tá pre­si­di­da por la úni­ca hi­ja del ge­ne­ral, Car­men Fran­co, da va­rias pis­tas en su pá­gi­na web so­bre lo que pa­só an­tes y des­pués del 20 de no­viem­bre de 1975: “Fran­co com­pró una tum­ba en el ce­men­te­rio de El Par­do. Fue el Go­bierno de en­ton­ces quien de­ter­mi­nó que el en­te­rra­mien­to del ge­ne­ra­lí­si­mo fue­ra en el Va­lle, de­ci­sión ra­ti­fi­ca­da por S.M. el Rey, quien pi­dió per­mi­so al abad de la Ba­sí­li­ca de la San­ta Cruz del Va­lle de los Caí­dos pa­ra en­te­rrar allí a Fran­co”.

An­tes de la inau­gu­ra­ción del Va­lle en 1959, el ar­qui­tec­to Die­go Mén­dez pre­pa­ró una fo­sa si­mi­lar a la de Jo­sé An­to­nio en la par­te pos­te­rior del al­tar tras una con­ver­sa­ción con Luis Ca­rre­ro Blan­co, quien lue­go se­ría pre­si­den­te del Go­bierno. El mis­mo Mén­dez ex­pli­có en su día a va­rios his­to­ria­do­res que Fran­co, en una de sus pe­rió­di­cas vi­si­tas, le se­ña­ló un día el hue­co de la ci­ta­da fo­sa y le di­jo: “Bueno, Mén­dez, y en su día yo aquí, ¿eh?”. Pe­ro el tes­ti­mo­nio evo­lu­cio­nó con el pa­so de los años. Pri­me­ro di­jo que ese de­seo ex­pre­sa­do ver­bal­men­te por el ge­ne­ral so­lo fue pro­nun­cia­do an­te él... lue­go que ha­bía uno o dos tes­ti­gos a los que nun­ca qui­so o pu­do iden­ti­fi­car.

¿Idea me­ga­lo­ma­nía­ca?

Ha ha­bi­do otros tes­ti­mo­nios que han re­for­za­do la te­sis de que Fran­co que­ría re­po­sar allí, co­mo los del ar­qui­tec­to Ra­món An­dra­da o el de­li­nean­te An­to­nio Ore­jas. Am­bos tra­ba­ja­ron en la ba­sí­li­ca y le oye­ron de­cir a Fran­co lo mis­mo, más o me­nos. Sin em­bar­go, Tiem­po ha te­ni­do ac­ce­so a una no­ta re­ser­va­da que el Go­bierno fran­quis­ta ela­bo­ró en 1959 pa­ra sus mi­nis­tros y al­tos dig­na­ta­rios en la que se les alec­cio­na­ba an­te los ru­mo­res que ha­bía pro­pa­ga­do la opo­si­ción en el exi­lio de que el Va­lle iba a ser “la rea­li­za­ción de una idea me­ga­lo­ma­nía­ca del je­fe del Es­ta­do, que se pre­pa­ra en vi­da el más fas­tuo­so mau­so­leo”.

El si­guien­te pá­rra­fo de la no­ta es contundente y re­ve­la­dor: “Na­die pue­de afir­mar que ha­ya pro­fe­ri­do el je­fe del Es­ta­do pa­la­bras que pu­die­ran jus­ti­fi­car tal ru­mor aun del mo­do más va­go o in­di­rec­to. Es más, na­die que co­noz­ca los pla­nos de la Crip­ta o la Ba­sí­li­ca o el Va­lle en­te­ro pue­de se­ña­lar el me­nor in­di­cio de que se ha­ya pre­vis­to, ni le­ja­na­men­te, un po­si­ble em­pla­za­mien­to don­de en el fu­tu­ro pu­die­ran re­po­sar los res­tos mor­ta­les del hoy je­fe del Es­ta­do es­pa­ñol”, se de­cía en 1959. ¿Ju­ga­ba el ré­gi­men al des­pis­te en el mo­men­to de la inau­gu­ra­ción?

Lo cier­to es que pa­sa­ron los años, Fran­co fue en­ve­je­cien­do y na­die pa­re­ció pres­tar­le aten­ción al asun­to, has­ta que el dic­ta­dor su­frió en ju­lio de 1974 una he­mo­rra­gia in­tes­ti­nal que le co­lo­có al bor­de de la muer­te. El en­ton­ces pre-

“En nin­gún mo­men­to mi pa­dre ma­ni­fes­tó su de­seo de ser en­te­rra­do en el Va­lle”, di­ce Car­men Fran­co

si­den­te del Go­bierno, Car­los Arias Na­va­rro, reunió con ur­gen­cia un ga­bi­ne­te de cri­sis y di­se­ñó las hon­ras fú­ne­bres con va­rios es­ce­na­rios. Se­gún Fer­nan­do Ol­me­da, au­tor del li­bro El Va­lle de los Caí­dos. Una me­mo­ria de Es­pa­ña, exis­te un te­le­gra­ma de la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se a Washington fe­cha­do el 1 de agos­to de ese año y con el si­guien­te en­ca­be­za­mien­to: Pro­ba­bles pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el fu­ne­ral en ca­so de que se pro­duz­ca la muer­te de Fran­co.

El pun­to cuar­to es­tá de­di­ca­do al en­tie­rro y en él se cuen­ta que tras esa reunión de cri­sis Ga­briel Cis­ne­ros, por aquel en­ton­ces sub­se­cre­ta­rio de Pre­si­den­cia, se­ña­ló al em­ba­ja­dor que Fran­co no que­ría ser en­te­rra­do en el Va­lle de los Caí­dos. “Se­gún Cis­ne­ros, el gru­po de tra­ba­jo de Pre­si­den­cia ela­bo­ró sus pla­nes pro­vi­sio­na­les pa­ra el fu­ne­ral ba­sán­do­se en el su­pues­to de que Fran­co se­ría en­te­rra­do en El Par­do, bien en el ce­men­te­rio, bien en un lu­gar es­pe­cial apar­te en los jar­di­nes, o qui­zás den­tro del mis­mo pa­la­cio”, se

re­la­ta en el te­le­gra­ma en­via­do al de­par­ta­men­to de Henry Kis­sin­ger.

Quin­ce me­ses des­pués, el 25 de oc­tu­bre de 1975, el nue­vo em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se, Wells Sta­bler, trans­mi­tió a sus su­pe­rio­res en Washington que el en­tie­rro “ten­dría lu­gar en El Par­do” y que se des­car­ta­ba “to­tal­men­te” la po­si­bi­li­dad de una in­hu­ma­ción en el Va­lle de los Caí­dos. Pe­ro en el úl­ti­mo mes de vi­da de Fran­co se pro­du­jo un gi­ro ra­di­cal en los pre­pa­ra­ti­vos del en­tie­rro. En el en­torno de Arias Na­va­rro se men­cio­nó la exis­ten­cia de una fo­sa ocul­ta, de la que no ha­bía nin­gu­na se­ñal en el sue­lo de la ba­sí­li­ca. El ar­qui­tec­to An­dra­da rom­pió el gra­ni­to pu­li­men­ta­do del al­tar y en­con­tró, efec­ti­va­men­te, un hue­co anega­do por el agua y el cieno por cul­pa de los con­duc­tos del ai­re acon­di­cio­na­do que pa­sa­ban por allí. A to­da pri­sa y en to­tal se­cre­to, se des­via­ron las con­duc­cio­nes y se hi­zo un en­co­fra­do de im­per­mea­bi­li­za­ción con hor­mi­gón fo­rra­do en plo­mo.

La his­to­ria de la lá­pi­da tam­bién es su­rrea­lis­ta. En 1959 se en­car­ga­ron dos idén­ti­cas, de 1.500 ki­los ca­da una, pa­ra la tum­ba del fun­da­dor de la Fa­lan­ge: la me­jor ta­lla­da fue la que se co­lo­có so­bre los res­tos de Jo­sé An­to­nio y la otra que­dó arrum­ba­da en un ta­ller de can­te­ros de la lo­ca­li­dad de Al­pe­dre­te. Una vez lo­ca­li­za­da, se gra­bó en ella el nom­bre de Fran- cis­co Fran­co y se lle­vó a la crip­ta, don­de un equi­po de téc­ni­cos de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal hi­zo va­rios en­sa­yos de co­lo­ca­ción, in­clu­so la mis­ma ma­ña­na del se­pe­lio.

La rú­bri­ca del Rey.

El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de es­te no­ve­les­co en­te­rra­mien­to lle­va la fir­ma del rey Juan Car­los y ocu­rrió a las cua­tro de la tar­de del 22 de no­viem­bre. En una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes co­mo mo­nar­ca, el nue­vo je­fe del Es­ta­do fir­mó una car­ta di­ri­gi­da al abad con la ex­tra­ña rú­bri­ca “Yo, el Rey”, en la que le anun­cia­ba que los res­tos de Fran­co se­rían en­tre­ga­dos a la co­mu­ni­dad be­ne­dic­ti­na.

¿Di­jo Fran­co al­go en su ago­nía? El si­len­cio de su fa­mi­lia ha ali­men­ta­do des­de en­ton­ces es­ta in­cóg­ni­ta, has­ta que en sep­tiem­bre los pre­si­den­tes de la co­mi­sión so­bre el fu­tu­ro del Va­lle, Vir­gi­lio Za­pa­te­ro y Pe­dro Gon­zá­lez-tre­vi­jano, vi­si­ta­ron a Car­men Fran­co en su do­mi­ci­lio. La hi­ja de Fran­co les se­ña­ló “que su pa­dre en nin­gún mo­men­to ma­ni­fes­tó su de­seo de ser en­te­rra­do en el Va­lle de los Caí­dos y que su ma­dre tam­po­co se lo ha­bía trans­mi­ti­do nun­ca”, in­di­có el pa­sa­do mar­tes Gon­zá­lez-tre­vi­jano al res­pec­to. Pe­ro ella no quie­re que se le mue­va de allí.

Una pe­sa­da lá­pi­da. La tum­ba de Fran­co es­tá de­ba­jo de

1.500 ki­los de gra­ni­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.