El san­tua­rio de la tri­ple A

Stan­dard & Poor’s es, con Moody’s y Fitch, una de las agencias de ca­li­fi­ca­ción que mu­chos ven co­mo par­te de la cri­sis de la deu­da. Sus res­pon­sa­bles han ac­ce­di­do a ex­pli­car a Tiem­po có­mo tra­ba­jan y sus re­la­cio­nes con el Go­bierno.

Tiempo - - ECONOMÍA - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pa­sa­do mes de oc­tu­bre el mo­de­ra­dor del co­mi­té de ra­tings de Stan­dard and Poor’s (S&P) vol­vió a con­vo­car una reunión pa­ra ha­blar de Es­pa­ña. Ci­tó a un gru­po de ana­lis­tas se­nior de deu­da so­be­ra­na que se reunió a dis­tan­cia gra­cias a tec­no­lo­gías co­mo la vi­deo­con­fe­ren­cia o la vi­deo­lla­ma­da que uti­li­za la agen­cia cuan­do no son po­si­bles las reunio­nes fí­si­cas. Co­mo ocu­rre ca­da vez que S&P re­vi­sa la sol­ven­cia es­pa­ño­la, el gru­po de ana­lis­tas -su nú­me­ro os­ci­la en­tre 5,7 o 9, siem­pre im­par pa­ra que no ha­ya em­pa­tes, y que va­rían de una oca­sión a otra- acu­dió a la ci­ta tras ana­li­zar el in­for­me del ana­lis­ta so­bre el te­rreno. Es­te es miem­bro del equi­po de deu­da so­be­ra­na de la ofi­ci­na de Ma­drid y res­pon­sa­ble de des­cri­bir un pa­no­ra­ma de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca es­pa­ño­la más ajus­ta­do del que se ve des­de fue­ra, de es­tar en con­tac­to con las au­to­ri­da­des y re­ca­bar aná­li­sis, opi­nio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de otros ac­to­res, co­mo la pa­tro­nal o el PP, has­ta aho­ra en ca­li­dad de pri­mer par­ti­do de la opo­si­ción. El co­mi­té de ra­ting es­tu­dió el in­for­me, dis­cu­tió y vo­tó en se­cre­to. El re­sul­ta­do se anun­ció el 13 de oc­tu­bre y con­sis­tió en re­ba­jar la ca­li­fi­ca­ción de AA a AA-, con una pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va.

Era otra ma­la no­ti­cia de las que ha­ce años dan es­tas agencias en Eu­ro­pa. Aun así, pa­ra S&P la ca­pa­ci­dad de Es­pa­ña de de­vol­ver sus prés­ta­mos es “muy só­li­da”, co­mo en la ma­yo­ría de la Eu­ro­zo­na, don­de sal­vo Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal los paí­ses es­tán en la ca­te­go­ría A, in­sis­te Myriam Fernández de Heredia, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ra­tings So­be­ra­nos y de Sec­tor Pú­bli­co en Eu­ro­pa de S&P. Fren­te a la ma­la ima­gen que se tie­ne de las agencias -en Es­pa­ña se pre­sen­tó una de­nun­cia con­tra las tres gran­des por las pér­di­das que le ha oca­sio­na­do al Es­ta­do el en­ca­re­ci­mien­to de su fi­nan­cia­ción ex­te­rior de­bi­do a sus ca­li­fi­ca­cio­nes-, su pa­pel se li­mi­ta a “dar in­for­ma­ción a los in­ver­so­res pa­ra que to­men sus de­ci­sio­nes de in­ver­sión ba­sán­do­se en cri­te­rios pú­bli­cos y co­no­ci­dos”. “Si to­man­do co­mo base esos cri­te­rios la ca­pa­ci­dad de un país de pa­gar su deu­da se ha de­te­rio­ra­do, lo te­ne­mos que anun­ciar, por­que ese es nues­tro pa­pel”, afir­ma Fernández de Heredia.

Fuen­te de in­gre­sos.

Fren­te a las acu­sa­cio­nes de que las agencias de ca­li­fi­ca­ción se en­ri­que­cen jun­to a los in­ver­so­res a los que in­for­man, nie­gan la ma­yor, por­que las agencias, ase­gu­ra, “no ha­cen ase­so­ría”. Sus in­gre­sos pro­ce­den de los emi­so­res, es de­cir de las en­ti­da­des, em­pre­sas o go­bier­nos que bus­can fi­nan­cia­ción. Lo que eva­lúan en el ca­so de la deu­da pú­bli­ca es la ca­pa­ci­dad de un Es­ta­do pa­ra “pa­gar su deu­da a tiem­po y en su to­ta­li­dad”. “Ese es nues­tro pa­pel aho­ra, du­ran­te la cri­sis, an­tes de la cri­sis y des­pués, cuan­do es­ta cri­sis pa­se”, di­ce Fernández de Heredia.

Las agencias de ca­li­fi­ca­ción se han si­tua­do en el cen­tro del círcu­lo vi­cio­so que es la cri­sis de deu­da. En Es­pa­ña, la cri­sis ha re­du­ci­do el cre­ci­mien­to y ha es­quil­ma­do los re­cur­sos del Es­ta­do, des­ti­na­dos, por ejem­plo, a más sub­si­dios por des­em­pleo por el au­men­to del pa­ro. Es­to au­men­tó su deu­da y tam­bién su de­pen­den­cia de los prés­ta­mos de los in­ver­so­res, de los mer­ca­dos, me­dian­te la emi­sión de deu­da pú­bli­ca. Si la cri­sis, la fal­ta de cre­ci­mien­to y el uso de fon­dos pú­bli­cos pa­ra el des­em­pleo y otras opciones S&P, Fitch o Moody’s de­ter­mi­nan que eso afec­ta a la ca­pa­ci­dad de de­vol­ver su deu­da, Es­pa­ña se ve obli­ga­da a dar más ga­ran­tías a los in­ver­so­res, lo que se tra­du­ce en un au­men­to del ti­po de in­te­rés que ofre­ce por su deu­da, que, a su vez, la en­ca­re­ce y afec­ta a su ca­pa­ci­dad pa­ra de­vol­ver­la. Fren­te a es­te aná­li­sis, S&P ex­pli­ca que lo que ha ocu­rri­do ha si­do, sim­ple­men­te, una es­pe­cie de en­cum­bra­mien­to de las agencias por par-

te de re­gu­la­do­res, ban­cos o com­pa­ñías de se­gu­ros, “que nos han da­do un pa­pel mu­cho más im­por­tan­te del que que­ría­mos te­ner” al in­cluir sus ra­tings en los cri­te­rios que han de cum­plir los pro­duc­tos o deu­das pa­ra in­ver­tir en ellos. Por ejem­plo, en la idea de Fran­cia y Ale­ma­nia pa­ra crear un nú­cleo du­ro del eu­ro al que ac­ce­de­rían paí­ses con eco­no­mías sa­nea­das a los que se ofre­ce­ría que el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) les com­pra­ra deu­da ca­li­fi­ca­da co­mo AAA. Es­to con­ver­ti­ría a las agencias po­co me­nos que en ár­bi­tro de los paí­ses que pue­den ac­ce­der al gru­po de ca­be­za del eu­ro.

S&P tie­ne en cuen­ta cin­co fac­to­res pa­ra ha­cer su ca­li­fi­ca­ción, me­dian­te un mé­to­do muy si­mi­lar al de Fitch y Moody’s: aná­li­sis po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, mo­ne­ta­rio, ex­te­rior y fis­cal, aunque los dos pri­me­ros tie­nen más pe­so que los tres úl­ti­mos. Pue­den aña­dir­se ajus­tes ex­cep­cio­na­les pa­ra paí­ses con una deu­da muy ele­va­da, ries­gos geo­es­tra­té­gi­cos o de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, que en Es­pa­ña no se han apli­ca­do nun­ca. Su tra­ba­jo con­sis­te en com- pa­rar la reali­dad de un país, con­for­me a es­tos fac­to­res con los re­qui­si­tos que de­fi­ne la me­to­do­lo­gía de la agen­cia, pa­ra asig­nar una pun­tua­ción de 1 a 6, don­de 1 es la má­xi­ma y 6 la mí­ni­ma. Pon­de­ra­dos los re­sul­ta­dos de los cin­co fac­to­res, el re­sul­ta­do es el ra­ting. Fernández de Heredia defiende que las opi­nio­nes de S&P se ba­san en cri­te­rios co­no­ci­dos y se rea­li­zan to­man­do da­tos pú­bli­cos, de go­bier­nos y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) o la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Agencias versus mer­ca­dos.

“Tam­bién –di­ce– in­cor­po­ra­mos a nues­tros ra­tings la in­for­ma­ción que nos da el mer­ca­do”, el mis­mo que, ad­mi­te, “es­tá dan­do una vi­sión de Ita­lia y Es­pa­ña co­mo si fue­ran de bono ba­su­ra”, na­da que ver con la ca­li­fi­ca­ción que les dan las agencias. Jun­to al eco­nó­mi­co, el fac­tor po­lí­ti­co es el de ma­yor pe­so. Pe­ro “no se tra­ta de una eva­lua­ción de la for­ta­le­za de un par­ti­do, sino de las ac­tua­cio­nes po­lí­ti­cas que pue­dan lle­var a un cre­ci-

“No hay nin­gún ries­go de que Es­pa­ña no pue­da pa­gar su deu­da, in­clu­so aunque ba­já­ra­mos el ra­ting” Las agencias di­cen no dar “re­ce­tas”, pe­ro va­lo­ran re­for­mas es­truc­tu­ra­les, la­bo­ra­les y li­be­ra­li­za­cio­nes

mien­to eco­nó­mi­co y una con­so­li­da­ción fis­cal sos­te­ni­da”. “No da­mos re­ce­tas”, se­ña­la, a pe­sar de que mu­chas ve­ces los in­for­mes de las ca­li­fi­ca­do­ras se han in­ter­pre­ta­do co­mo un ma­nual de ins­truc­cio­nes. Así, el 28 de abril de 2010 S&P re­ba­jó la ca­li­fi­ca­ción de Es­pa­ña a AA con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va, que quie­re de­cir que en un pla­zo de 6 a 24 me­ses exis­te un ter­cio de po­si­bi­li­da­des de que la agen­cia re­vi­se su ca­li­fi­ca­ción, al al­za o a la ba­ja. Días des­pués, el 9 de ma­yo, el Go­bierno anun­cia­ba su plan de re­cor­tes, que in­cluía re­ba­jar el suel­do de los fun­cio­na­rios y con­ge­lar las pen­sio­nes. S&P no re­vi­só su ca­li­fi­ca­ción, en lo que po­dría ha­ber si­do una reac­ción a las me­di­das, pe­ro en mo­do al­guno hu­bo in­ten­ción de con­di­cio­nar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, se­gún Fernández de Heredia. El si­guien­te ra

ting fue el úl­ti­mo, el pa­sa­do 13 de oc­tu­bre, cuan­do pa­só de AA a AA-.

Más re­cien­te­men­te, el 21 de no­viem­bre, S&P pu­bli­có una no­ta pa­ra sus in­ver­so­res don­de ex­pre­sa­ba su con­fian­za en que la am­plia ma­yo­ría del PP fa­ci­li­ta­ría la pues­ta en mar­cha de re­for­mas que es­pe­ra­ba se anun­cia­ran en breve. “No opi­na­mos so­bre lo que es me­jor o peor, sino lo que pue­de in­fluir en la ca­pa­ci­dad de Es­pa­ña de pa­gar su deu­da a tiem­po y en su to­ta­li­dad y cree­mos que no hay nin­gún ries­go en ese sen­ti­do, in­clu­so aunque ba­já­ra­mos el ra­ting de Es­pa­ña”. Las agencias va­lo­ran me­di­das en­ca­mi­na­das al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que en Es­pa­ña es­tá las­tra­do por el des­em­pleo y los efec­tos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, jun­to al ele­va­do en­deu­da­mien­to del sec­tor pri­va­do. “Va­mos a va­lo­rar to­da re­for­ma es­truc­tu­ral, del mer­ca­do de tra­ba­jo, de li­be­ra­li­za­ción de to­do ti­po de ser­vi­cios”, di­ce la ana­lis­ta, que ad­vier­te de que el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ten­drá una ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra “muy es­ca­sa” en una si­tua­ción

en la que “no hay cer­te­zas” y en la que las pre­vi­sio­nes y los da­tos his­tó­ri­cos que tam­bién tie­nen en cuen­ta son arro­lla­dos por los acon­te­ci­mien­tos. “El pro­ble­ma es de con­fian­za en la Eu­ro­zo­na, no en los paí­ses”. Así, la con­fian­za que re­cla­ma el PP pa­ra su fu­tu­ro Go­bierno pa­sa­ría a un se­gun­do plano, por­que la in­cer­ti­dum­bre es­tá en có­mo ac­tua­rá el BCE o en el flu­jo de in­ver­sio­nes ha­cia Eu­ro­pa. “Un cam­bio en po­lí­ti­cas es­truc­tu­ra­les pue­de lle­var a un cam­bio de ra­ting y otro no”, di­ce Fernández de Heredia.

Pró­xi­mo ra­ting.

La agencias tie­nen obli­ga­ción de re­vi­sar el ra­ting al me­nos una vez al año, aunque des­de que em­pe­zó la cri­sis es más fre­cuen­te en deu­da so­be­ra­na. Una vez anun­cia­da, la ca­li­fi­ca­ción es­tá en re­vi­sión con­ti­nua has­ta que hay un pun­to de in­fle­xión que ha­ce que la agen­cia de­ci­da pu­bli­car una nue­va no­ta. En Es­pa­ña no hay fe­cha pre­vis­ta pa­ra re­vi­sar el AA-, por­que fren­te a las ba­ja­das de la bol­sa y la es­ca­la­da de la pri­ma de ries­go, el se­cre­tis­mo de Ra­joy es­tas pri­me­ras se­ma­nas “no es un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra el ra­ting es­pa­ñol”. Las agencias es­pe­ran me­di­das. “Cuan­do las vea­mos, las eva­lua­re­mos. Pe­ro el mar­gen de ma­nio­bra es muy es­ca­so, no creo que nos va­ya­mos a sor­pren­der mu­cho de las me­di­das que pue­da to­mar el Go­bierno”, di­ce De Heredia. ¿Ser­vi­rán pa­ra al­go? “Si per­mi­ten un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble se­rán va­lo­ra­das po­si­ti­va­men­te, no sé si pa­ra man­te­ner el ra­ting o pa­ra im­pe­dir una ba­ja­da”.

Las agencias de ca­li­fi­ca­ción tam­bién es­tán a la es­pe­ra de que Ra­joy de­sig­ne a quie­nes se­rán sus nue­vos in­ter­lo­cu­to­res. El mo­de­lo de ne­go­cio de las agencias es un pa­ra­dó­ji­co es­que­ma en el que quien pa­ga por sus ser­vi­cios, es­to es, quie­nes las con­tra­tan, no son los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rios de las ca­li­fi­ca­cio­nes. S&P, Moody’s y Fitch ca­li­fi­can la deu­da so­be­ra­na es­pa­ño­la a ins­tan­cias del Go­bierno es­pa­ñol. Pe­ro quie­nes más uti­li­zan la in­for­ma­ción son los in­ver­so­res: “Nos con­tra­tan los emi­so­res, pe­ro los usua­rios de los ra­tings son los in­ver­so­res”, ex­pli­ca Fernández de Heredia.

El Go­bierno es al mis­mo tiem­po el con­tra­tan­te y el exa­mi­na­do. Los con­tac­tos de los ana­lis­tas con las au­to­ri­da­des se dan prin­ci­pal­men­te con el Te­so­ro Pú­bli­co, en­car­ga­do de emi­tir deu­da y de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y, se­gún los da­tos que se ne­ce­si­ten, con Eco­no­mía u otros, co­mo Tra­ba­jo. La re­la­ción ha si­do siem­pre “muy flui­da”. Tan­to “en pe­rio­dos de cal­ma, de cre­ci­mien­to, de su­pe­rá­vit y deu­da ba­ja” co­mo aho­ra, cuan­do la cri­sis ha he­cho más fre­cuen­tes los con­tac­tos –“en los úl­ti­mos 3 o 4 años hay más, pa­ra pe­dir más in­for­ma­ción, ver có­mo les pue­de afec­tar ca­da de­ci­sión que se to­ma a ni­vel europeo”- y a pe­sar de que la to­da­vía mi­nis­tra de Eco­no­mía, Ele­na Sal­ga­do, ha cri­ti­ca­do ca­da re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da es­pa­ño­la. “No co­noz­co aún a nin­gún emi­sor que es­té con­ten­to por­que le re­ba­jen la ca­li-

La cri­sis de con­fian­za es so­bre el eu­ro, así que el mar­gen de ma­nio­bra del nue­vo Go­bierno es muy es­ca­so

fi­ca­ción”, di­ce la ana­lis­ta, que re­co­no­ce que la de­gra­da­ción se produce a pe­sar de los es­fuer­zos de to­dos los go­bier­nos “por sa­car a la luz to­do lo me­jor” con ci­fras y da­tos que no siem­pre coin­ci­den con las pre­vi­sio­nes que tie­ne en cuen­ta la agen­cia. Se da la pa­ra­do­ja de que Es­pa­ña pa­ga un ser­vi­cio -que po­dría lle­gar al me­dio mi­llón de eu­ros anua­les, se­gún es­ti­ma­cio­nes so­bre las tres agencias- con cu­yo re­sul­ta­do no es­tá de acuer­do.

Es muy po­co fre­cuen­te, ca­si inau­di­to, que un país pres­cin­da de sus ser­vi­cios. En los úl­ti­mos años ha pa­sa­do con em­pre­sas y en­ti­da­des ban­ca­rias –Ca­ja del Me­di­te­rrá­neo y Ban­ca­ja-. Si Es­pa­ña qui­sie­ra pres­cin­dir de las agencias ocu­rri­rían dos úl­ti­mas co­sas, que es­tán plas­ma­das en el con­tra­to en­tre es­tas y el Go­bierno: se pu­bli­ca­ría un úl­ti­mo ra­ting (pa­ra evi­tar, por ejem­plo, que una en­ti­dad que te­mie­ra una re­ba­ja se fue­ra an­tes) y la agen­cia anun­cia­ría que Es­pa­ña ha pre­fe­ri­do no ser ca­li­fi­ca­da, con la con­si­guien­te des­con­fian­za que es­to crea­ría en­tre los in­ver­so­res. Es­to tie­ne efec­to en em­pre­sas o ban­cos por­que, co­mo otros paí­ses que co­mo Ale­ma­nia o Fran­cia no con­tra­tan sus ser­vi­cios, S&P se­gui­ría ca­li­fi­can­do la deu­da de Es­pa­ña por la im­por­tan­cia de su eco­no­mía, sus em­pre­sas y sus ban­cos.

Los in­ter­lo­cu­to­res de los ana­lis­tas de S&P per­te­ne­cen al es­ca­la­fón de se­cre­ta­rios de Es­ta­do y di­rec­to­res ge­ne­ra­les, car­gos de de­sig­na­ción po­lí­ti­ca que aho­ra cam­bia­rán, por lo que S&P tam­bién pre­pa­ra su pro­pia trans­fe­ren­cia de po­de­res. “Una vez se for­me Go­bierno, nos pon­dre­mos en con­tac­to con los nue­vos res­pon­sa­bles y se­gui­re­mos la re­la­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.