Ca­ta­lu­ña abre la ve­da

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, ha reabier­to el debate so­bre si el mo­de­lo ac­tual de las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas es sos­te­ni­ble en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción, en el blog de Jo­sé Ma­ría Vals en www.tiem­po­dehoy.com

La de­ci­sión del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña de ex­ten­der el re­cor­te de gas­tos a la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca (TV3) ha vuel­to a abrir el debate so­bre el sen­ti­do eco­nó­mi­co y la sos­te­ni­bi­li­dad de una red de te­le­vi­sio­nes, de­pen­dien­tes de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, que son de­fi­ci­ta­rias y que con la ac­tual caí­da de in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios ame­na­zan con agran­dar el agu­je­ro de las cuen­tas pú­bli­cas.

En Ca­ta­lu­ña, el Go­bierno de Ar­tur Mas ha de­ci­di­do que la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca re­nun­cie al fút­bol en abier­to, lo cual, se­gún sus cálcu­los, con­tri­bui­rá po­de­ro­sa­men­te a ha­cer via­ble es­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca, ya que se aho­rra­rán los cuan­tio­sos cos­tes que su­po­nen las re­trans­mi­sio­nes y, so­bre to­do, los de­re­chos que hay que pa­gar a los clu­bes.

¿Tan im­por­tan­tes son las ci­fras de las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la? Al­gu­nas de ellas ayu­dan a com­pren­der la mag­ni­tud del pro­ble­ma. La deu­da con­jun­ta de es­tas cade- nas te­le­vi­si­vas y sus emi­so­ras de ra­dio aso­cia­das ter­mi­na­rá 2011 en una can­ti­dad apro­xi­ma­da de 1.900 mi­llo­nes de eu­ros, y eso si se cum­plen mí­ni­ma­men­te los pre­su­pues­tos de in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios, que se­gún fuen­tes del sec­tor no se van a cum­plir, con lo que la deu­da real ter­mi­na­rá pro­ba­ble­men­te por en­ci­ma de los 2.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Es­ta deu­da es fru­to de los cré­di­tos que las te­le­vi­sio­nes han te­ni­do que pe­dir a los ban­cos, con el aval de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, pa­ra aco­me­ter sus mu­chas ve­ces desor­bi­ta­das in­ver­sio­nes y pa­ra ta­po­nar los agu­je­ros que les pro­du­cen las pér­di­das en las que in­cu­rren año tras año. En­tre 2009 y 2011 el con­jun­to de las te­le­vi­sio­nes de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ha­brá per­di­do, se­gún se co­men­ta en el sec­tor, en­tre 2.000 y 2.500 mi­llo­nes de eu­ros.

Lo peor de to­do es que esas pér­di­das se pro­du­cen des­pués de que las ca­de­nas au­to­nó­mi­cas ha­yan re­ci­bi­do en ese mis­mo pe­rio­do sub­ven­cio­nes por va­lor de más de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros. Es de­cir, que los gas­tos de es­tas so­cie­da­des ads­cri­tas a los go­bier­nos re­gio­na­les son ma­yo­res que la su­ma de los in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios y las sub­ven­cio­nes re­ci­bi­das, con lo que al fi­nal si­guen te­nien­do pér­di­das.

Du­pli­ci­da­des.

En to­do es­te ca­mino de ges­tión que nin­gu­na em­pre­sa pri­va­da po­dría per­mi­tir­se se dan al­gu­nos ca­sos que tam­bién ayu­dan a ilus­trar la cues­tión. Las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas emi­ten ca­da fin de se­ma­na un par­ti­do de fút­bol en abier­to (el del sá­ba­do por la no­che), por el que pa­gan de­re­chos de re­trans­mi­sión. Ese mis­mo en­cuen­tro lo televisa en di­rec­to tam­bién La Sex­ta, con lo que la in­men­sa ma­yo­ría de los ho­ga­res es­pa­ño­les pue­de ver­lo por dos ca­de­nas a la vez, con la úni­ca di­fe­ren­cia de que los co­men­ta­ris­tas son dis­tin­tos.

Las 13 au­to­no­mías que tie­nen te­le­vi­sio­nes acu­mu­lan en to­tal 36 ca­na­les dis­tin­tos

Si­guien­do con el de­por­te, tam­bién se han producido en los úl­ti­mos años he­chos co­mo los 35 mi­llo­nes de eu­ros que las au­to­nó­mi­cas han pa­ga­do pa­ra com­par­tir con TVE los de­re­chos de re­trans­mi­sión de al­gu­nos par­ti­dos de fút­bol de la Li­ga de Campeones, o la irrup­ción de cua­tro ca­de­nas au­to­nó­mi­cas (las de Ca­ta­lu­ña, Va­len­cia, Ba­lea­res y As­tu­rias) en el cir­co de la Fór­mu­la 1, don­de pa­gan de­re­chos por emi­tir unas ca­rre­ras que tam­bién son re­trans­mi­ti­das por una ca­de­na na­cio­nal.

Y jun­to a to­do ello se ha producido tam­bién una mul­ti­pli­ca­ción de ca­na­les de te­le­vi­sión au­to­nó­mi­cos. De las 17 au­to­no­mías que hay en Es­pa­ña, cua­tro de ellas no tie­nen te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas. Se tra­ta de Cas­ti­lla y León, Can­ta­bria, Na­va­rra y La Rio­ja. Pues bien, las tre­ce res­tan­tes acu­mu­lan 36 ca­na­les de te­le­vi­sión, y en to­das ellas los en­tes pú­bli­cos cuen­tan tam­bién con emi­so­ras de ra­dio au­to­nó­mi­cas, ex­cep­to Mur­cia, que so­lo tie­ne te­le­vi­sión.

Sal­vo Mur­cia, Ara­gón y Ba­lea­res, to­das las de­más que cuen­tan con te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas dis­po­nen de más de un ca­nal pú­bli­co re­gio­nal. Des­ta­can Ca­ta­lu­ña y Ga­li­cia, con seis ca­da una, y les si­gue el País Vas­co con cin­co (ver ma­pa). To­do es­to tie­ne que ver con dos co­sas. La pri­me­ra de ellas es la de­fen­sa de los idio­mas pro­pios. En Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Ga­li­cia hay ca­na­les en sus res­pec­ti­vos idio­mas que con­vi­ven con otros en cas­te­llano. Y la se­gun­da de­ri­va­da es la de las po­si­bi­li­da­des téc­ni­cas.

La irrup­ción de la Te­le­vi­sión Di­gi­tal Te­rres­tre au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te la ca­pa­ci­dad de trans­mi­sión de ca­na­les, por­que es­te mé­to­do téc­ni­co es ca­paz de em­pa­que­tar va­rios en una mis­ma fre­cuen­cia, lo que mul­ti­pli­ca las po­si­bi­li­da­des con res­pec­to al sis­te­ma an­te­rior, el analó­gi­co. Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas fue­ron las en­car­ga­das de re­par­tir cien­tos de es­tos ca­na­les en sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios, y en ca­si to­dos los ca­sos su­cum­bie­ron a la ten­ta­ción de que­dar­se con al­guno pa­ra ellas mis­mas, ca­si siem­pre con la ex­cu­sa de po­der te­ner un ca­nal que trans­mi­ta en la nue­va tec­no­lo­gía de al­ta de­fi­ni­ción, los fa­mo­sos HD.

Un ejem­plo cla­ro de es­ta tác­ti­ca es la Ra­dio Te­le­vi­sión de Ma­drid, don­de Te­le­ma­drid emi­te por un ca­nal nor­mal, otro de HD y ade­más cuen­ta con un ter­ce­ro, de­no­mi­na­do La Otra, que cuen­ta con una pro­gra­ma­ción es­pe­cial. Es­te ter­cer ca­nal de pro­gra­ma­ción es­pe­cial es­tá pre­sen­te tam­bién en co­mu­ni­da­des co­mo Ca­ta­lu­ña, Ga­li­cia, País Vas­co, Ex­tre­ma­du­ra, An­da­lu­cía o Ca­na­rias, don­de ade­más pa­gan por co­lo­car­los en las parrillas de las pla­ta­for­mas de sa­té­li­te, de for­ma que pue­dan ver­se fue­ra de Es­pa­ña. Son los fa­mo­sos ca­na­les au­to­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les.

¿Sos­te­ni­ble?

Pe­ro to­do es­te en­tra­ma­do, que en épo­cas de bo­nan­za no preo­cu­pa­ba en ex­ce­so a los po­lí­ti­cos, al me­nos en lo que a las cuen­tas pú­bli­cas se re­fie­re, ame­na­za con de­jar de ser sos­te­ni­ble en un pla­zo no de­ma­sia­do lar­go. La pu­bli­ci­dad, a pe­sar de que apro­ve­cha­ron par­te de la que TVE de­jó de emi­tir en 2010, no aca­ba de su­bir y las au­to­nó­mi­cas no lle­gan al 10% de cuo­ta de mer­ca­do. Sus au­dien­cias, que en me­dia se si­túan en esa mis­ma lí­nea (10%) tam­po­co ayu­dan. Y de­trás hay 9.700 per­so­nas que tra­ba­jan en sus plan­ti­llas, más las de las em­pre­sas que les pres­tan ser­vi­cios.

Pa­ra el fu­tu­ro, el PP ha pro­pues­to bus­car un sis­te­ma que no le cues­te di­ne­ro a los ciu­da­da­nos (aho­ra le cues­tan en­tre 100 y 200 eu­ros por per­so­na y año vía sub­ven­cio­nes y pér­di­das). Pa­re­ce que la so­lu­ción que aca­ri­cia el pró­xi­mo nue­vo Go­bierno es acer­car el mo­de­lo es­pa­ñol al ale­mán, de for­ma que to­das ten­gan unos con­te­ni­dos co­mu­nes que cos­tea­rían pro­por­cio­nal­men­te y que les sal­drían mu­cho más ba­ra­tos, jun­to a unas ho­ras dia­rias de pro­gra­ma­ción es­tric­ta­men­te au­to­nó­mi­ca. El PP va a con­tar con el ma­yor po­der au­to­nó­mi­co de la his­to­ria, con lo que lo tie­ne más fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.