La vi­da se­cre­ta de DSK

Una in­ves­ti­ga­ción so­bre una red de pros­ti­tu­ción con se­de en la ciu­dad fran­ce­sa de Li­lle po­ne al des­cu­bier­to las juer­gas del ex­di­rec­tor ge­ren­te del FMI.

Tiempo - - MUNDO - POR CA­RO­LI­NA PÉ­REZ

Mien­tras el ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni ha­cía fa­mo­so el de­ca­den­te bun­ga, bun­ga con to­do ti­po de jó­ve­nes de vi­da ale­gre, to­do apun­ta a que el ex­di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal Do­mi­ni­que Strauss-kahn (DSK) no per­día el tiem­po. Ha­ce so­lo unos días, en Fran­cia tras­cen­día el des­man­te­la­mien­to de una red de pros­ti­tu­ción de lu­jo en los ho­te­les de la ciu­dad de Li­lle, al nor­te del país. El asun­to no hu­bie­se ido más allá si no fue­ra por el he­cho de que la in­ves­ti­ga­ción ha des­ve­la­do que era uti­li­za­da por per­so­nas re­le­van­tes del mun­do de la eco­no­mía y de la po­lí­ti­ca, en­tre las que des­ta­ca pre­sun­ta­men­te el nom­bre de Strauss-kahn. Cuan­do to­dos pen­sa­ban que ha­bía que­da­do atrás el de­li­ca­do asun­to de Nue­va York, don­de una ca­ma­re­ra de ho­tel le de­nun­ció por abu­sos se­xua­les, es­ta nue­va in­ves­ti­ga­ción vuel­ve a po­ner al exas­pi­ran­te a la pre­si­den­cia de Fran­cia en me­dio de los fo­cos. De ser impu­tado en es­te ca­so se po­dría com­pli­car tam­bién el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial al que es­tá so­me­ti­do en Es­ta­dos Uni­dos, que si­gue su cur­so por la vía ci­vil des­pués de que la pre­sun­ta víc­ti­ma, Na­fis­sa­tou Dia­llo, per­die­ra la vía pe­nal.

DSK y su mu­jer, la pe­rio­dis­ta es­tre­lla y ri­ca he­re­de­ra An­ne Sin­clair, han anun­cia­do que lle­va­rán a los tri­bu­na­les a to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ga­los – L’ex­press, Le Fi­ga­ro, Nou­vel Ob­ser­va­teur,

Pa­ris-match y VSD– que han pu­bli­ca­do los escabrosos de­ta­lles de las fies­tas del de­no­mi­na­do Gru­po del Nor­te con di­ver­sas se­ño­ri­tas de com­pa­ñía lla­ma­das Mu­nia, Bea y Ja­de. To­da la in­for­ma­ción ha si­do fil­tra­da des­de las cer­ca­nías de la Po­li­cía Ju­di­cial y la ins­truc­ción de los tres jue­ces en­car­ga­dos de acla­rar las ra­mi­fi­ca­cio­nes de la ban­da. Las jó­ve­nes han da­do to­da suerte de de­ta­lles so­bre los sór­di­dos en­cuen­tros, e in­clu­so so­bre el com­por­ta­mien­to se­xual de Strauss-kahn, un su­per­do­ta­do de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca que se atre­vió a so­ñar un día con un pre­mio No­bel. “No me vio­len­tó, pe­ro se no­ta­ba que le gus­ta­ban las re­la­cio­nes de fuer­za”, de­cla­ra una de las pros­ti­tu­tas.

Los abo­ga­dos de la pa­re­ja Straus­sKahn, Fré­dé­ri­que Bau­lieu y Hen­ri Le­clerc, han ca­li­fi­ca­do los ríos de tin­ta que ha des­en­ca­de­na­do el ca­so de Li­lle de “lin­cha­mien­to me­diá­ti­co”, pe­ro que­da por ver si los jue­ces de­ci­den lla­mar­le co­mo tes­ti­go, pues en Fran­cia ser clien­te de pros­ti­tu­tas no es de­li­to, o si po­dría ser impu­tado por otros car­gos co­mo pro­xe­ne­tis­mo o una fi­gu­ra de­no­mi­na­da “abu­so de bie­nes so­cia­les”, en la me­di­da en que to­dos los gas­tos de sus co­rre­rías eran cos­tea­dos por di­ver­sas em­pre­sas. El ex­rres­pon­sa­ble del FMI, aco­rra­la­do de nue­vo en su lu­jo­so pi­so de París, ha re­cla­ma­do com­pa­re­cer an­te la Jus­ti­cia pa­ra ofre­cer sus ex­pli­ca­cio­nes.

Que­da por ver si DSK po­dría ser impu­tado por car­gos co­mo pro­xe­ne­tis­mo

Po­li­cías y em­pre­sa­rios.

La red in­ves­ti­ga­da, que te­nía el ex­clu­si­vo ho­tel Carl­ton de Li­lle co­mo epi­cen­tro, es­ta­ba for­ma­da por un he­te­ro­gé­neo gru­po de em­pre­sa­rios y po­li­cías que se mo­vían co­mo pez en el agua en otros lo­ca­les de París, Bél­gi­ca y Washington, siem­pre cer­ca del que fue­ra can­di­da­to a las pre­si­den­cia­les de 2012. Las con­se­cuen­cias de la in­ves­ti­ga­ción han su­pues­to la des­ti­tu­ci ón de gran par­te de la Je­fa­tu­ra de Po­li­cía del De­par­ta­men­to Nor­te de Fran­cia y la acu­sa­ción por pro­xe­ne­tis­mo agra­va­do por per­te­nen­cia a ban­da or­ga­ni­za­da del má­xi­mo res­pon­sa­ble po­li­cial. Ade­más, el ca­so cuen­ta con ex­tra­ñas ra­mi­fi­ca­cio­nes fi­nan­cie­ras, don­de de­li­tos co­mo es­ta­fa, fal­si­fi­ca­ción y frau­de apa­re­cen al la­do de los nom­bres de im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des de la eco­no­mía, que po­drían es­pe­rar sa­car ta­ja­da de la si­tua­ción si su in­flu­yen­te com­pa­ñe­ro de co­rre­rías lo­gra­ba la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. En con­cre­to, en el asun­to es­tá im­pli­ca­da una fi­lial de Eif­fa­ge,

ter­cer gru­po ga­lo de obra pú­bli­ca. Mien­tras se ve­ri­fi­ca si Strauss-kahn re­ci­bió de ma­ne­ra gra­tui­ta los ser­vi­cios que le ofre­cía la red, su nom­bre apa­re­ce cons­tan­te­men­te en men­sa­jes in­ter­cep­ta­dos, tes­ti­mo­nios de acu­sa­dos y tes­ti­gos y es­cu­chas te­le­fó­ni­cas. To­dos re­ve­lan que las jor­na­das del man­da­ta­rio que em­pe­za­ban en ele­gan­tes sa­lo­nes en­mo­que­ta­dos con per­so­na­li­da­des in­ter­na­cio­na­les y com­pa­re­cen­cias an­te la pren­sa, ter­mi­na­ban de la ma­ne­ra más chusca con un gru­po de vi­vi­do­res, en­tre los que se men­cio­na tam­bién al ac­tor Jean-clau­de Van Dam­me, y sus acom­pa­ñan­tes de pa­go.

Un vie­jo co­no­ci­do.

En me­dio de to­do es­te tur­bio asun­to apa­re­ce un ex­tra­ño per­so­na­je de pu­ro en mano, ca­de­na de oro y ca­mi­sa abier­ta. Se tra­ta de Do­mi­ni­que Al­der­we­reild, apo­da­do Do­do la sal­mue­ra, pro­pie­ta­rio de una de­ce­na de bur­de­les en Bél­gi­ca y es­pe­cia­li­za­do en la or­ga­ni­za­ción de fies­tas con pros­ti­tu­tas. Se­gún al­gu­nos de sus ami­gos po­li­cías, su apo­do se re­fie­re al “lí­qui­do que per­mi­te con­ser­var el pes­ca­do”, en una re­fe­ren­cia cha­ba­ca­na a las mu­je­res que siem­pre le ro­dea­ban. Es­te hom­bre, vie­jo co­no­ci­do de la zo­na por sus ac­ti­vi­da­des li­ber­ti­nas, fue de­te­ni­do el 1 de oc­tu­bre a su vuel­ta de un via­je a Es­pa­ña, al mis­mo tiem­po que su com­pa­ñe­ra, Bea Le­grain, y dos cóm­pli­ces fran­ce­ses, en el mar­co de un ter­cer asun­to de pros­ti­tu­ción en el nor­te de Bél­gi­ca, que ha re­sul­ta­do te­ner tes­ti­gos en co­mún con la in­ves­ti­ga­ción del ho­tel Carl­ton de Li­lle. Las po­li­cías fran­ce­sa y bel­ga es­tán com­par­tien­do la in­for­ma­ción, a tra­vés de co­mi­sio­nes ro­ga­to­rias, con vis­tas a de­ci­dir dón­de se­rá juz­ga­do el ca­so, pues al­gu­nas de las chi­cas que par­ti­ci­pa­ban en las soi­rées de al­to stan­ding ha­brían sa­li­do pre­ci­sa­men­te de los clu­bes de al­ter­ne de Do­do. Se­gún ha ex­pli­ca­do él mis­mo, si cier­tas mu­je­res que tra­ba­ja­ban en sus es­ta­ble­ci­mien­tos ha­bían par­ti­ci­pa­do en las no­ches de lu­ju­ria del ex­lí­der so­cia­lis­ta fue por “pro­pia ini­cia­ti­va”, pues son tra­ba­ja­do­ras “in­de­pen­dien­tes” en Bél­gi­ca.

Su mu­jer, Bea, es una de las tes­ti­gos de las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que im­pli­can a Strauss-kahn. Se­gún las es­cu­chas, el ex­man­da­ta­rio ha­bría in­ten­ta­do man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ella en los ba­ños de un res­tau­ran­te de París lla­ma­do L’aven­tu­re el 19 de fe­bre­ro de 2009:

Jo­ven: He vis­to la TV. Tu ami­go Straus­sKahn ha si­do de­te­ni­do en Nue­va York. Y

Do­do, ¿qué di­ce? Bea: Bueno, es­tá­ba­mos en el co­che cuan­do he­mos oí­do eso en las no­ti­cias. Le he di­cho que no me ex­tra­ña, des­pués de lo que hi­zo en los ba­ños. J: Lo hi­zo con­ti­go en el ser­vi­cio, ¿eh? B: No, me sal­tó en­ci­ma, pe­ro yo no me acos­té con él, ha­bía lle­va­do una chi­ca. Pues eso, que le di­je [a Do­do] que no me ex­tra­ña na­da, pe­ro es una pe­na pa­ra él, a un año de las elec­cio­nes.

J: Pre­si­den­te, se aca­bó. Se­rá pre­si­den­te... de la cár­cel [ri­sas].

Otra de las pis­tas que lle­van a DSK es un te­lé­fono pro­pie­dad de su ami­go Fa­bri­ce Pasz­kows­ki, uno de los em­pre­sa­rios ba­jo arres­to, que uti­li­zó du­ran­te unos me­ses. Al pa­re­cer, el in­di­vi­duo de­jó ol­vi-

Su nom­bre apa­re­ce cons­tan­te­men­te en men­sa­jes, tes­ti­mo­nios y con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas

da­do su te­lé­fono en una de sus fies­tas en fe­bre­ro de 2011 y el ex­man­da­ta­rio se lo re­co­gió y se lo lle­vó a Washington, des­de don­de lo uti­li­zó pa­ra co­mu­ni­car­se con él, so­bre to­do, pa­ra la or­ga­ni­za­ción de ve

la­das ca­lien­tes. Cuan­do fue de­te­ni­do, Pasz­kows­ki en­tre­gó es­pon­tá­nea­men­te dos mó­vi­les a la po­li­cía: el que es­tu­vo en ma­nos de DSK y otro con el que se man­te­nía en co­mu­ni­ca­ción con el ex­je­fe del FMI. Ca­sual­men­te, to­dos los men­sa­jes que él en­vió a DSK los ha­bía bo­rra­do el mis­mo día en que el po­lí­ti­co fue de­te­ni­do por la po­li­cía es­ta­dou­ni­den­se por el asun­to de la ca­ma­re­ra del ho­tel So­fi­tel de Nue­va York.

Aho­ra la po­li­cía in­ten­ta re­cu­pe­rar con la com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes los

SMS que fal­tan, pe­ro los tex­tos que se co­no­cen de­jan lu­gar a po­cas du­das: “¿Vie­nes acom­pa­ña­do a Washington?”, “¿La co­noz­co?”. “Llevo a una pe­que­ña a las dis­cos de Vie­na. ¿Te ape­te­ce ve­nir con una se­ño­ri­ta?”, pro­po­ne DSK al em­pre­sa­rio en ma­yo de 2009, mien­tras en ju­nio le ofre­ce un plan pa­ra ir a una “dis­co pi­can­te de Ma­drid”.

Es­te es­cán­da­lo, el enési­mo pa­ra un hom­bre que to­ca­ba el cie­lo del Elí­seo ha­ce un año gra­cias a su po­pu­la­ri­dad, pa­re­ce ha­ber­le lle­va­do a to­car fon­do. Se­gún un alle­ga­do, ci­ta­do por el Jour­nal du Di­man

che, “por pri­me­ra vez ha di­cho que te­nía que re­ci­bir tra­ta­mien­to. Ad­mi­te que es­tá en­fer­mo: se co­me las uñas has­ta ha­cer­se san­gre, de­vo­ra has­ta la piel de sus de­dos y pa­sa sus días sin ha­cer na­da, in­ca­paz de con­cen­trar­se so­bre un li­bro, re­cha­zan­do en­cen­der la te­le o leer los pe­rió­di­cos. So­lo las ecua­cio­nes de ma­te­má­ti­cas le cal­man, pe­ro su tiem­po es­tá va­cío”. “No es más que la som­bra de sí mis­mo”, con­clu­ye la mis­ma fuen­te.

Li­ber­tad. Strauss-kahn y su mu­jer, An­ne Sin­clair, en la Pla­ce des Vos­ges de París, tras su lle­ga­da de Nue­va York.

52

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.