Por­tu­gal, ha­cia unas na­vi­da­des tris­tes

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la UE y el Ban­co Cen­tral Europeo exigen ca­da día más sa­cri­fi­cios al país, que ca­da vez es­tá más pa­ra­do eco­nó­mi­ca­men­te por­que los re­cor­tes lle­nan de are­na los en­gra­na­jes e im­pi­den un ele­men­tal di­na­mis­mo.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El pa­sa­do día 24 de no­viem­bre, con motivo de la huel­ga ge­ne­ral con­vo­ca­da por los dos gran­des sin­di­ca­tos por­tu­gue­ses, Joao Na­vei­ro, can­tan­te va­ga­bun­do de fa­dos, en­to­na­ba con melodía fa­dis­ta en la pla­za lis­boe­ta del Ros­sio la co­pla que di­ce: “Can­ta, mais can­ta tris­te, por­que tris­te­za e so o que se ten pa­ra can­tar; cho­ra, mais cho­ra rin­do por­que o va­len­te nun­ca se dei­xa que­brar” (“Can­ta, pe­ro can­ta tris­te, por­que tris­te­za es lo úni­co que te­ne­mos pa­ra can­tar; llo­ra, pe­ro llo­ra rien­do por­que el va­lien­te nun­ca se de­ja que­brar”). La ver­dad es que la ma­yo­ría de los pue­blos del Sur, no so­lo Por­tu­gal, lo úni­co que te­ne­mos pa­ra can­tar des­de ha­ce tres años son tris­te­zas, con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad, pe­ro tris­te­zas. Gre­cia y Por­tu­gal ya han si­do in­ter­ve­ni­dos, a Ita­lia le han pues­to un go­bierno de tec­nó­cra­tas y ha­cia Es­pa­ña mi­ran los es­cru­ta­do­res ojos de la Mer­kel ana­li­zan­do has­ta dón­de nos pue­den des­ga­rrar los mer­ca­dos. Aquí da­mos per­ma­nen­te­men­te los gri­tos de ri­gor, an­tes de cual­quier aná­li­sis: no so­mos co­mo Gre­cia, no so­mos co­mo Por­tu­gal, tam­po­co so­mos co­mo Ita­lia. Ha­bla­mos de lo eco­nó­mi­co, cla­ro. Sin em­bar­go vi­vi­mos ba­jo la ame­na­za per­ma­nen­te de la in­ter­ven­ción con un des­ho­jar in­cier­to de mar­ga­ri­tas: sí, no, sí, no... en un re­ci­tal de pe­sa­di­llas. Pe­ro hoy to­ca ha­blar de Por­tu­gal.

El pa­sa­do 23 de mar­zo, el Go­bierno so­cia­lis­ta de Jo­sé Só­cra­tes pre­sen­tó an­te el Par­la­men­to por­tu­gués su cuar­to plan de ajus­tes. Los tres an­te­rio­res fue­ron apro­ba­dos por los par­ti­dos de la opo­si­ción, que, sin em­bar­go, se ne­ga­ron en re­don­do a apro­bar el cuar­to con el pre­tex­to de que el Eje­cu­ti­vo no lo ha­bía pac­ta­do con ellos. Y era ver­dad, Só­cra­tes so­lo lo ha­bía pac­ta­do con Bru­se­las. De pron­to el Go­bierno se en­con­tró con que no po­día afron­tar la deu­da y se vio abo­ca­do a dos re­so­lu­cio­nes inapla­za­bles: pe­dir la in­ter­ven­ción de la UE y con­vo­car las elec­cio­nes que se ce­le­bra­ron en ju­nio. Ya se sa­be que una in­ter­ven­ción no es un ca­mino de ro­sas, no es un flo­ta­dor be­né­vo­lo y gra­tui­to que le lan­zan a un país cuan­do su eco­no­mía se aho­ga, exi­ge unos ri­gu­ro­sos re­qui­si­tos e im­po­si­cio­nes ago­bian­tes. In­me­dia­ta­men­te acu­die­ron los de­le­ga­dos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), de la UE y del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE). La fa­mo­sa troi­ka.

Acuer­do en­tre par­ti­dos.

El tér­mino troi­ka pa­só a ser una pa­la­bra de uso co­mún en el vo­ca­bu­la­rio de los por­tu­gue­ses, el mos­car­dón inevi­ta­ble. La troi­ka ana­li­zó las cuen­tas con los res­pon­sa­bles de fi­nan­zas lu­sos y vio que las co­sas es­ta­ban peor de lo que ha­bía pen­sa­do. Lo di­ce siem­pre. Se ne­ce­si­ta­ban 78.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sal­var al país de la ban­ca­rro­ta. An­tes de en­trar en cam­pa­ña elec­to­ral, los tres par­ti­dos con po­si­bi­li­da­des de go­ber­nar fir­ma­ron un acuer­do de ajus­tes que de­bían apli­car los ven­ce­do­res en las ur­nas. El nue­vo Go­bierno de­bía to­mar las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ba­jar la deu­da pú­bli­ca del 8,7% al 3% pa­ra 2013. Un re­to que exi­gía ma­yor fle­xi­bi­li­za­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo, aba-

Ca­da vez es más fuer­te la sen­sa­ción de que por la puer­ta que le han se­ña­la­do a Por­tu­gal no se sa­le

ra­ta­mien­to del des­pi­do, au­men­to del IVA, en­ca­re­ci­mien­to de la sa­lud pú­bli­ca y re­cor­tes en otros gas­tos so­cia­les. Con es­tas pre­mi­sas fir­ma­das con la troi­ka se lan­za­ron a la cam­pa­ña elec­to­ral, que fue de guan­te blan­co, ya que se sos­la­ya­ron los gran­des te­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les. To­dos los son­deos pro­nos­ti­ca­ban que los so­cia­lis­tas pa­ga­rían la cri­sis en las ur­nas, a pe­sar de te­ner un lí­der tan ca­ris­má­ti­co co­mo Só­cra­tes. En un Par­la­men­to de 230 dipu­tados, los so­cial­de­mó­cra­tas de Pas­sos Coel­ho ob­tu­vie­ron 105; el CDS de­re­chis­ta de Por­tas, 24; y los so­cia­lis­tas se des­pe­ña­ron has­ta los 75 dipu­tados. Só­cra­tes di­mi­tió co­mo lí­der del par­ti­do y co­mo dipu­tado pa­ra que su som­bra no pe­sa­ra so­bre su su­ce­sor. Pa­ra sus­ti­tuir­le eli­gie­ron a An­to­nio Jo­sé Se­gu­ro, que es­tos días se mue­ve con ha­bi­li­dad res­ba­la­di­za, ya que las cir­cuns­tan­cias no le per­mi­ten ha­cer una opo­si­ción dura co­mo a él le gus­ta­ría.

Ya se sa­be que los mer­ca­dos si­guen sien­do in­sa­cia­bles, y pa­ra cum­plir los com­pro­mi­sos la troi­ka exi­ge a los por­tu­gue­ses ca­da vez más re­cor­tes y más sa­cri­fi­cios. Ca­da día el país es­tá más pa­ra­do eco­nó­mi­ca­men­te, por­que los re­cor­tes lle­nan de are­na los en­gra­na­jes e im­pi­den un ele­men­tal di­na­mis­mo. Un pres­ti­gio­so economista ha di­cho que él no sa­be có­mo se sa­le de la cri­sis, pe­ro que tal co­mo se es­tán ha­cien­do las co­sas no sal­drán nun­ca. El de­to­nan­te que ha pro­vo­ca­do la úl­ti­ma huel­ga ge­ne­ral ha si­do el anun­cio de la su­pre­sión de las pa­gas ex­tra de Na­vi­dad y ve­rano a los pen­sio­nis­tas y em­plea­dos de la Ad­mi­nis­tra­ción y de las em­pre­sas pú­bli­cas que ga­na­ran más de 1.000 eu­ros pa­ra los dos pró­xi­mos años, tam­bién ha ati­za­do el fue­go de la re­be­lión que los em­pre­sa­rios pri­va­dos pue­dan obli­gar a tra­ba­jar me­dia ho­ra más a sus em­plea­dos pa­ra

fo­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad. El Go­bierno tam­bién re­vi­sa­rá el ca­len­da­rio de días fes­ti­vos eli­mi­nan­do los puen­tes y cier­tas fies­tas pa­tro­na­les. El ma­les­tar es gran­de y por eso en un pue­blo tan pa­cien­te y re­sig­na­do co­mo el por­tu­gués los tra­ba­ja­do­res pa­ra­li­za­ron el país y pro­vo­ca­ron episodios vio­len­tos y cru­ces de gol­pes con las fuer­zas del or­den. No al­can­za­ron la dra­má­ti­ca vio­len­cia de las ma­ni­fes­ta­cio­nes grie­gas, pe­ro han su­pues­to un se­rio avi­so pa­ra el Go­bierno.

Cam­biar de di­rec­ción.

Ma­rio Soa­res y otros di­ri­gen­tes han fir­ma­do un apa­sio­na­do ma­ni­fies­to ti­tu­la­do

Cam­bio de rum­bo, en el que pi­den un cam­bio en las so­lu­cio­nes que se es­tán dan­do a la cri­sis, no so­lo pa­ra la por­tu­gue­sa, sino pa­ra las de to­da Eu­ro­pa. En­tre otras co­sas di­cen que no se pue­de asis­tir im­pá­vi­do a la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal y al des­man­te­la­mien­to de los Es­ta­dos que po­nen en ries­go la su­per­vi­ven­cia de la Unión Eu­ro­pea. “Los os­cu­ros jue­gos del ca­pi­tal pue­den ha­cer des­apa­re­cer la pro­pia de­mo­cra­cia. La des­truc­ción y el caos que los mer­ca­dos han producido en es­tos úl­ti­mos tiem­pos es in­quie­tan­te”. En el ma­ni­fies­to tam­bién se pue­de leer la idea-eje que Ma­rio Soa­res ha re­pe­ti­do con fre­cuen­cia en los úl­ti­mos me­ses: “Los Es­ta­dos no pue­den de­jar­se do­mi­nar por los mer­ca­dos, por­que son es­pe­cu­la­ti­vos”. Es­ta idea que aho­ra Soa­res ha lle­va­do al ma­ni­fies­to se re­pi­te con fre­cuen­cia, pe­ro na­die le po­ne el cas­ca­bel al ga­to. Los ban­que­ros es­tu­vie­ron en el ori­gen de la cri­sis y aho­ra se lla­ma a esos mis­mos ban­que­ros pa­ra re­sol­ver­la. Da la sen­sa­ción de que, nun­ca co­mo aho­ra, eco­no­mías co­mo la por­tu­gue­sa han es­ta­do tan di­ri­gi­das por ban­que­ros, a pe­sar de que en Por­tu­gal to­da­vía no han pues­to un Go­bierno de tec­nó­cra­tas co­mo en Gre­cia e Ita­lia, aunque si­guen di­rec­tri­ces pu­ra­men­te tec­no­crá­ti­cas.

A sus 86 años, Ma­rio Soa­res si­gue sien­do un re­fe­ren­te pa­ra la iz­quier­da por­tu­gue­sa y eu­ro­pea, por eso su ma­ni­fies­to ha sem­bra­do un vi­vo debate. Ca­da vez es más fuer­te la sen­sa­ción de que por la puer­ta que le han se­ña­la­do a Gre­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, y po­día­mos aña­dir que a Es­pa­ña, no se sa­le. Si la ava­ri­cia de los mer­ca­dos quie­re ren­ta­bi­li­zar con cos­tes al­tí­si­mos la deu­da de los paí­ses en apu­ros ter­mi­na­rá es­tran­gu­lán­do­los y no ha­brá sal­va­ción ni res­ca­te po­si­bles. Hay que ha­cer los de­be­res, pe­ro no tal co­mo quie­ren im­po­nér­nos­los. La fra­se de que pa­gan siem­pre los mis­mos es­tá muy ma­ni­da, pe­ro no por eso de­ja de ser cier­ta. Si se ana­li­za el ca­so de Por­tu­gal se ve có­mo son los po­bres y las cla­ses me­dias quie­nes pa­gan los erro­res y los abu­sos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. En Por­tu­gal la di­fe­ren­cia en­tre ri­cos y po­bres es ca­da vez más pro­fun­da, y des­pués de es­tos ajus­tes se ahon­da­rá más. Si los po­lí­ti­cos no to­man las rien­das del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, los con­flic­tos so­cia­les son im­pre­vi­si­bles.

Pro­tes­ta. Ma­ni­fes­tan­tes en Opor­to du­ran­te la jornada de huel­ga ge­ne­ral con­vo­ca­do por los sin­di­ca­tos el 24 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.